lunes, 21 de noviembre de 2011

El Doctor Frankenstein


Producida por Carl Laemmle y E.M. Asher para Universal Pictures, se estrenaba el 21 de Noviembre de 1931, hace hoy ya 80 años, “El Doctor Frankenstein” (Frankenstein), indiscutible título clásico de la historia del cine.

En un principio, el proyecto iba a ser dirigido por Robert Florey, quien le ofreció a Bela Lugosi el papel de Frankenstein. Sin embargo, el productor Carl Laemmle quería que Lugosi interpretara al monstruo, cosa que el actor rechazó por no tener este personaje texto y  por no ser aceptado por el estudio su propio diseño del maquillaje del monstruo. Florey llegó a filmar, en el set de “Drácula” (título rodado ese mismo año), unas imágenes de Lugosi maquillado como monstruo. Poco después, Florey era reemplazado por James Whale como director y Lugosi por Boris Karloff como criatura.


James Whale había debutado como director en 1930 con “Journey’s end”. Después vendrían “Los ángeles del infierno” y “El puente de Waterloo” antes de dirigir “El Dr. Frankenstein”, historia a la que volvería en 1935 con “La novia de Frankenstein”.


La célebre novela homónima de Mary Shelley era llevada a la pantalla a través de un guión firmado por Garrett Fort y Francis Edward Faragoh, que a su vez estaba basado en la composición de un texto de John L. Balderston y en la adaptación de la obra de Peggy Webbing. Richard Schayer, John Russell y el anteriormente citado Robert Florey también participaron en la construcción del guión definitivo.


La impecable dirección artística de Charles D. Hall y el reconocido maquillaje de Jack P. Pierce, ambos artífices también de “Drácula”,  se unía al conjunto del film junto con la música de Bernhard Haun y la fotografía de Arthur Edeson.

“It’s alive!”


Boris Karloff había debutado en la gran pantalla en 1919 y llevaba ya un total de 77 títulos cinematográficos. Ya había aparecido como indio en “El último mohicano” (1920), como pirata en “El águila del mar” (1926) y como villano en “The vanishing rider” (1928). Su interpretación como el Monstruo que crea el Doctor Frankenstein se convertiría en el papel de su vida.


Para el personaje de Henry Frankenstein fue considerado en un principio Leslie Howard. James Whale, sin embargo, quería para este papel a Colin Clive, actor francés que había debutado en el cine el año anterior y llevaba tan sólo dos títulos en su carrera. Clive no decepcionó en absoluto con su interpretación, repitiendo este mismo personaje en “La novia de Frankenstein”.


Edward Van Sloan  era elegido para dar vida al Doctor Waldman, pero también como el actor que nos hace la presentación de la película. Sloan había debutado en 1916 con “Slander”, pero no volvería a la gran pantalla hasta ese mismo año de 1931 en el papel de Van Helsing en “Drácula”. En 1932 volvería a coincidir con Boris Karloff en “La momia”.


Y Dwight Frye se ponía en la piel de Fritz, el peculiar ayudante de Frankenstein. Frye inició su carrera cinematográfica en 1928 y ese mismo año de 1931 fue Renfield en “Drácula” y Wilmer Cook en la primera versión de “El halcón maltés”. En 1935 era también dirigido por Whale en “La novia de Frankenstein”, esta vez en el papel de Karl.


El reparto se completaba con Mae Clarke como Elizabeth, la prometida del Doctor Frankenstein (papel en un principio pensado para Bette Davis). Clarke había debutado en la gran pantalla en 1929 y ya había aparecido como Kitty en “El enemigo público número 1” y como Myra en la versión de 1931 de “El puente de Waterloo”. Y con John Boles como Victor Moritz, amigo de Frankenstein, y Frederic Kerr como el  Baron Frankenstein.

Y Marilyn Harris  como la pequeña María. Marilyn ya había sido dirigida el año anterior por Raoul Walsh en “La gran jornada”. “El Dr. Frankenstein” era  su segunda película  y  aún volvería a ser dirigida por Whale en “La novia de Frankenstein” y “Magnolia”. 


Durante el rodaje, había cierta preocupación por que a la niña, que contaba entonces siete años de edad, le diera miedo el aspecto de Boris Karloff maquillado como monstruo. Lejos de esto, cuando el elenco se reunió para desplazarse a la localización de la escena que ambos compartían, la pequeña corrió hacia el coche donde estaba Karloff, ya maquillado, y le preguntó si podía ir con el. Y se fue con la terrible criatura...

Entre otras curiosidades de la película, el que algunos de los decorados utilizados en “El Doctor Frankenstein” hubieran sido construídos originalmente para la película “The cat and the canary”, producida por Universal cuatro años antes.


O el que el Monstruo mostrado en la gran pantalla no se parece físicamente al descrito por Mary Shelley en su novela, al añadirle Jack P. Pierce innovaciones propias tales como la cabeza plana, los tornillos en el cuello, los párpados caídos y el traje mal ajustado. O que el nombre del doctor fuera Henry en la película y Victor en la novela, y el de su amigo fuera Henry en la novela y Victor en la película.


O el que en la historia de Shelley no se contara el método de animación de la criatura por no querer divulgarlo el Doctor Frankenstein con el fin de que nadie más pudiera repetir sus acciones, y en la película sí se mostrara el uso de rayos para resucitar al monstruo, algo que se ha convertido en la metodología aceptada y suele aparecer en las versiones que se han hecho posteriormente.

El productor Carl Laemmle, Jr. ofreció a James Whale un total de 30 adaptaciones cinematográficas para dirigir y James escogió ésta por alejarse de las películas bélicas con las que se le había asociado hasta entonces. Whale es ahora principalmente recordado por esta ya mítica adaptación cinematográfica.


La extraña y penetrante personalidad de Karloff era más importante
que su físico, el cual podía ser fácilmente alterado
(James Whale)

15 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Hace una eternidad que no la veo, pero recuerdo ese blanco y negro lúgubre, esa memorable escena del cementerio con un ahorcado recortando el horizonte. Mítica sin duda alguna.

lemmonade dijo...

Tu blog es genial, está muy trabajado, además es muy interesante para la gente que admira el cine como yo! Yo empecé el mío hace unas semanas, ojalá llegué a currarmelo tanto como tú y que lo lea tanta gente!!
Te sigo a partir de ahora :)

P.D:Genial la película del Doctor Frankestein, aunque yo soy más del libro.

natsnoC dijo...

Estimada Clementine, comentarte para mi regocijo (y espero que tu alegría) que esta película sí la he visto, que recuerdo principalmente la escena con la niña y que sin duda es un gran clásico.

También que no puedo oir hablar de esta película sin acordarme de la gamberra y divertidísima "El jovencito Frankenstein" (Aaaiiiigor) de Mel Brooks.

Ah, y que las anécdotas que cuentas son como siempre geniales.

miquel zueras dijo...

It´s Alive!!! Posiblemente el primer grito célebre del cine sonoro. Esta película tiene además la escena perdida más famosa del cine, la de la niña que es arrojada al lago.
Efectívamente el físico de la criatura no se parece en nada al descrito por Shelley. Whale (que era un pintor de talento) habló sobre ello con Jack Pierce y un cirujano. Acordaron que su cabeza sería como una "caja" para facilitar el trasplante de cerebro y que unos tornillos metálicos sujetarían los huesos del cráneo. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Yo me la he vuelto a ver ahora otra vez, Cahiers, y la he disfrutado como nunca. Es una maravilla.

Muchas gracias por tus palabras, lemmonade, y muy bienvenida. El libro de Frankenstein es otra joya.

Estimado natsnoC… muy estimado, más bien. Me alegro, me alegro de que la hayas visto, la recuerdes y la consideres un gran clásico, así no discrepamos. La de Mel Brooks es muy divertida. Y tú sí que eres genial.

Miquel, desconocía que Whale era un pintor de talento y eso que cuentas de Jack Pierce y el cirujano. Siempre me completas mis entradas, ¿cómo lo haces?
It’s alive! Escena antógica del cine. Además, quitando a Karloff, es Colin Clive mi actor favorito aquí, y eso que su ayudante tampoco lo hace nada mal. Besos, Borgo.

miquel zueras dijo...

Clementine: te aconsejo el libro "El padre de Frankenstein" en el que se basó la película "Dioses y monstruos" con Ian McKellen. Cuenta datos curiosos como que Clive y Whale fueron amantes. A mi también me encanta Colin Clive que protagonizó una película con Katherine Hepburn: "Hacia las alturas". Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Tengo ese libro pendiente de leer, Miquel, me lo compré después de ver esa película, que me encantó. No conozco esa otra de Clive con Hepburn, tomo nota. Gracias, Borgo.

A-B-C dijo...

¡Qué ganas de volver a ver tan mítica película! especialmete tras los detalles aquí tan bien narrados... y es que el b/n tiene un romanticismo que no se consigue con el color.

Besos

Clementine dijo...

Hola, A-B-C. Pues miratela de nuevo, dura poco más de una hora y tiene imágenes en blanco y negro de lujo. Besos.

Marcos Callau dijo...

Creoq ue fue una suerte para el mundo del cine que Bela Lugosi, en este caso, rechazara el personaje y aunque esto pueda parecer un comentario demasiado duro es que no puedo imaginarme un Frankestein mejor que el que recreó Boris Karloff. De hecho, que no tenga diálogo, es un aliciente al que Karloff le saca mucho partido. Ochenta años ya ¡qué barbaridad! Y sigue siendo insuperable. Saludos Clementine.

Clementine dijo...

Hola, Marcos Callau. No seré yo quien te quite la razón a esto que comentas. Lugosi habría hecho una criatura a lo Lugosi, efectivamente muy distinto a lo que hizo Boris Karloff. Yo también pienso que Karloff es el monstruo de Frankenstein ideal. La película, ya ves, ochenta años y sigue siendo una obra maestra. Besos.

El Tirador Solitario dijo...

Menudas películas nos regaló la Universal en los años 30. Al igual que Cahiers hace tiempo que no la veo, creo que en VHS...así que al igual que hice con La momia y El hombre lobo, que si tengo en DVD, con esta estupenda entrada me han entrado ganas de tener ese clásico como Dios manda.

Un abrazo, amiga!!

Clementine dijo...

Y a qué esperas, Tirador, por el amor bendito... ¡Otro abrazo, amigo!

Alicia dijo...

Y yo no puedo evitar ver a Kiko Veneno con su "eeeella se ha enamorado de mí"
¿Era Kiko Veneno?

Clementine dijo...

Sí, creo que era Veneno. De todas maneras, Alicia, lo hacía mucho mejor Boris Karloff, dónde va a parar...