lunes, 28 de marzo de 2011

DIRK BOGARDE

Según nos cuentan en una autorizada biografía sobre Dirk Bogarde, existen cuatro posibles razones para que el actor británico no se convirtiera en toda una estrella de Hollywood.


El que “Sueño de amor”, su lanzamiento allí en 1960 fuera un fracaso podría ser una de ellas. También que su indiscutible talento interpretativo no se considerara en ese momento especialmente diferente al de Montgomery Clift, John Cassavetes o Anthony Perkins, y no hubiera posibilidad para él de competir en la comedia ligera con Cary Grant o Rock Hudson.

En tercer lugar, el ferviente deseo del actor de hacer películas que realmente demostraran que era un actor serio. Y en cuarto, lo que más le condicionó, su tajante negativa a acceder, para su promoción, a un matrimonio arreglado con una starlett, negativa que no gustó nada a los grandes productores de Hollywood.


Hace hoy 90 años, el 28 de Marzo de 1921 nacía, en un suburbio londinense de Hampstead (Inglaterra), Derek Jules Gaspard Ulric Niven van den Bogaerde.

La infancia fue para mí básicamente un patio trasero, una pala y un cubo de barro y alguien que me cuidaba

Hijo de Ulric van den Bogaerde, editor artístico del periódico The Times y de la actriz Margaret Niven, el pequeño Derek tenía, además, dos hermanos, Elizabeth y Gareth.

Educado en la escuela de Glen Allen, en Glasgow, asistió después a la universidad de Londres, especializándose en arte comercial. Aunque la intención de su padre era que se quedara en The Times como crítico de arte, Derek se convirtió después en estudiante de teatro, trabajando también como artista comercial y diseñador de escena.


Aprendió a desenvolverse como actor en la Amersham Repertory Company, y se inició en el escenario londinense en 1939 con un papel en donde sólo tenía una frase. Su debut en el London’s West End llegó unos meses más tarde con la obra “Cornelius”, donde figuraba como Derek Bogaerde. Su debut cinematográfico sería ese mismo año como extra en la comedia “Come on George!”.

Pero su recién iniciada carrera como actor se vio pronto interrumpida por la irrupción de la Segunda Guerra Mundial. Se unió al ejército, alcanzando el rango de capitán, y estuvo en las batallas de Europa y el Pacífico como oficial de inteligencia.


Fue uno de los primeros oficiales aliados en llegar al campo de concentración Bergen-Belsen en Alemania, una terrible experiencia de la que no pudo hablar durante mucho tiempo. No en vano, siempre fue “Rey y patria” (1977) su película favorita de su filmografía por reflejar tan claramente su claro punto de vista antibelicista.

Tras la guerra, Derek fue contratado por la Rank Organization para comenzar, al fin, su carrera como actor cinematográfico, ya con el nombre de Dirk Bogarde.


Estaba tan flaco como una gallina desplumada. La Rank Organization me abastecía con pesas. Me ponía dos jerseys debajo y encima la camisa

Tras títulos como “El farol azul” y “Extraño suceso”, Bogarde obtuvo su primer éxito cinematográfico en 1954 dando vida a Simon Sparrow en “Un médico en la familia”, éxito que le llevó en los años siguientes a repetir este mismo personaje en “Un médico en la Marina” (donde compartía cartel con Brigitte Bardot), “Un médico fenómeno” y “Los problemas del doctor”.

Primero fue la guerra y después la paz, y de repente yo era una estrella de cine. Todo sucedió muy pronto


En ese mismo año de 1954, era elegido por vez primera por el director americano Joseph Losey para protagonizar “El tigre dormido”, título que iniciaría su trabajo conjunto con el director que se completaría con “El sirviente”, uno de las más memorables interpretaciones del actor, “Rey y patria”, “Modesty Blaise” y “Accidente”.


La década de los 50 traería a Bogarde otros trabajos en películas como “El jardinero español”, “La dinastía del petróleo”, “El viento no sabe leer” o “Historia de dos ciudades”, adaptación cinematográfica de la novela de Charles Dickens.

Los años 60 nos presentaban a un Dirk Bogarde ya más formado como actor, tal como se demuestra en la variedad de registros de sus personajes. Papeles como el de “El ángel vestido de rojo”, “Sueño de amor” (donde daba vida al compositor Franz Liszt) o su teniente de “Motin en el Defiant”, un mano a mano con Alec Guinness, contrastaban con los más intrigantes que interpretó en “Víctima” o “El extraño caso del Dr. Longman”.


O “A las nueve cada noche”, inquietante historia dirigida magistralmente por Jack Clayton sobre siete hermanos, niños todos ellos, en la que Bogarde brillaba con luz propia como el supuesto padre de las criaturas.

También en esta década, Dirk fue dirigido por John Schlesinger en “Darling”, junto a Julie Christie, por George Cukor en “Justine”, junto a Anouk Aimée, y por Luchino Visconti en “La caída de los dioses”.

A finales de los años 60 decidió trasladarse a Europa viendo que su carrera se inclinaba más hacia la clase de películas que se producían en Italia, Francia y Alemania que a las producidas en Inglaterra o Estados Unidos. En Francia llegó a vivir alrededor de veinte años cumpliendo así una ambición que tenía desde su adolescencia.
 

Y en 1971 vendría esa obra maestra, rodada también a las órdenes de Visconti, que se llamó “Muerte en Venecia”, donde Dirk Bogarde llegó a la cumbre de su profesionalidad (que ya nos había demostrado con creces en “El sirviente”), brindándonos con su Gustav von Aschenbach uno de los personajes más recordados de la historia del cine.

El resto de los años 70 sería completado con títulos como “El serpiente”, “El portero de noche”, dirigido por Liliana Cavani, “Providence”, a las órdenes de Alain Resnais y “Un puente lejano”, título bélico dirigido por Richard Attemborough donde junto a Bogarde se paseaban por la película nombres tan conocidos ya como Robert Redford, Sean Connery, Gene Hackman, Anthony Hopkins, Michael Caine, Laurence Olivier, James Caan o Maximiliam Schell.
 

Y aún nos dejó dos últimos trabajos como buen testimonio de su buen hacer. “The Patricia Neal story” (1981), película para la televisión donde Bogarde encarnaba al escritor Roald Dahl, y, a las órdenes de Bertrand Tavernier, “Daddy nostalgie” (1990), una bonita historia en la que Jane Birkin hacía el papel de su hija.


La carrera de 70 títulos de Dirk Bogarde pudo haber sido aún más extensa. El actor fue considerado para el papel de Thomas Cromwell en “Un hombre para la eternidad”, para el de Louis Jourdan en “Gigi” y para el de Omar Shariff en “Doctor Zhivago”.


Y rechazó el de Glenn Ford en “Los cuatro jinetes del Apocalipsis” y el de Jeremy Irons en “La Misión”. Tampoco quiso participar en “El día más largo”.

Rex Harrison es el actor del que más he aprendido. Cuando tenía que pensar en cómo iba a desempeñar un papel, pensaba en cómo lo enfocaría él

Gran amigo de Rex Harrison, actor que más le influyó en su decisión de dedicarse a la actuación, Bogarde consideró la idea de retirarse en 1974 tras el rodaje de “Portero de noche”, título que le había dejado emocionalmente agotado.
 

Ocurre algo malo con los actores, siempre hemos sido una raza sospechosa. Socialmente, me encuentro más admitido en Inglaterra porque he escrito libros


En 1977 empezó a vislumbrarse su segunda pasión, la escritura. Pronto se convirtió en un prolífico escritor, con “A postillion struck by lighting”, primero de los siete volúmenes que formarían su autobiografía.


Y seis novelas que se convirtieron en best-seller, “A gentle occupation”, “Voices in the garden”, “West of sunset”, “Jericho”, “A period of adjustment” y “Closing ranks”.


El tipo de actuación que yo solía hacer ya no existe debido a que lo que prima hoy es el presupuesto, el tiempo de rodaje y si lo van a entender en Milwaukee


A lo largo de su carrera cinematográfica, Dirk Bogarde fue galardonado con multitud de premios. Obtuvo el británico Premio Bafta por “El sirviente” y por “Darling”, siendo también nominado por “Víctima”, “Accidente”, “Muerte en Venecia” y “A las nueve cada noche”.

También fue candidato a los Globos de Oro por “Sueño de amor” y “The Patricia Neal Story”.

Nombrado miembro del British Film Institute en reconocimiento a su destacada contribución a la cultura cinematográfica, fue también Presidente del Jurado en el Festival de Cine de Cannes en 1984.
 

Bogarde fue asimismo distinguido con el Chevalier de l’Ordre des Lettres del gobierno francés en 1982. En 1985 la Universidad St. Andrews en Escocia le concedió el doctorado honorario de literatura. Y fue también distinguido con el Knight Bachelor de la Orden del Imperio Británico en 1992 por sus servicios al teatro, siendo nombrado caballero de forma oficial.


Dirk Bogarde nos dejaba, muy tristemente, a los 78 años de edad, el 8 de Mayo de 1999. Gracias, Dirk, por tu saber estar ante las cámaras, tu naturalidad, tu elegancia, tu magnética personalidad y tu impecable profesionalidad en todos y cada uno de los papeles que interpretaste. Y gracias también por demostrarnos con creces que, realmente, no necesitabas a Hollywood.


Porque siempre nos quedará tu partitura de Liszt en “Sueño de amor”, tu antibélico capitán de “Rey y patria” y tu teniente general de “Un puente lejano”, tu Maximiliam de “El portero de noche”, tu tremendamente inteligente Barrett de “El sirviente”, tu perverso Charlie Hook de “A las nueve cada noche”, tu maravilloso Roald Dahl y tu entrañable testimonio final en “Daddy nostalgie”.


Y siempre, siempre nos quedará Venecia…

"Amo a la cámara y la cámara me ama a mí. Bueno, no mucho a veces. Pero somos buenos amigos
(DIRK BOGARDE)

24 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Nunca he sido muy de Bogarde, aunque me entusiasma esa tensión de dominio psicológico de "El sirviente".

Dickson dijo...

¿Por qué sería Hollywood tan incomprensible para tantos europeos? Como Bogarde, fueron muchos los actores de este lado del Atlántico que, a pesar de triunfar allí, tuvieron la vista puesta en el retorno a Europa.

Como siempre acabo aprendiendo cosas nuevas, me descubres su faceta como escritor. Saludos, Clementine.

JLin dijo...

Lo tuyo, amiga Clementine, es arte y gusto a la hora de escribir estas pequeñas maravillas en forma de artículos para La Gran Pantalla.
Excelente como siempre; no creo haber visto muchas pelíclas de Bogarde

Clementine dijo...

Bogarde es, Cahiers, uno de mis diez, por poner un buen margen, favoritos de siempre. Es de esos actores que me dejan medio hipnotizada viéndoles en una película, de los que sólo levanta una ceja y ya te están expresando algo, y de la forma más natural. Yo te lo recomiendo en "Muerte en Venecia"... Que no, que te lo perdono... Y de acuerdo contigo, a mí también me entusiasma "El sirviente".

Me alegro, Dickson, de que descubras la faceta de escritor de Bogarde porque creo que no lo hacía nada mal. Yo me enteré de casualidad porque vi dos novelas suyas en el Corte Inglés y me las compré sin más, pero aún las tengo pendientes de leer. Cuando se asome por aquí una tal Alicia nos dirá que tal están, seguro, porque a ella se las dejó una servidora.

Y lo tuyo, amigo JLin, es levantarme siempre la moral con estas cosas que me dices. Te recomiendo, si no las has visto ya, "El sirviente" y "A las nueve cada noche", así, para empezar.

Saludos a los tres.

El Tirador Solitario dijo...

Me quedo con cuatro reflexiones tras leer el artículo:

- Que el no casarse con una starlett condicionara su carrera de tal manera.

-Que he visto poquísimo de Dirk Bogarde (y menos mal que una buena amiga me lió con Muerte en Venecia).

-Que existe una raza de cineastas que escriben muy, pero que muy bien.

-Y que te ha salido un post estupendo, Milady, pero eso ya no ha sido ninguna sorpresa...

natsnoC dijo...

Siempre que oigo su nombre me suena a un gigante de la escena, y no sé por qué, la verdad puesto que no creo haber visto prácticamente nada suyo, y lo que sí he visto como "Un puente lejano" o "Muerte en Venecia" no me trae recuerdos de sus actuaciones.

Y sin embargo, ese nombre lo he leido, oido y visto muchas veces, estoy seguro.

Clementine dijo...

Gracias, Tirador, me alegra haberte hecho reflexionar. Su carrera hubiera sido distinta, evidentemente, pero no necesariamente peor, mira tú qué bien le fue a Henry Fonda, por ejemplo. Pero yo ahora no cambiaría nada de la filmografía de Bogarde, quizá no hubiera trabajado con Visconti o con Joseph Losey, esenciales los dos en su carrera, y a lo mejor no hubiera hecho pública su faceta de escritor, no lo sé. Lo que sí me parece perfecto es que actuara según sus propias convicciones, eso es un derecho que se le debe respetar a cualquiera sin condicionarle por eso. Pues, hala, ya que has cumplido con "Muerte en Venecia", a pesar de Cahiers, sigue con "El sirviente", que ahí tienes a Cahiers a favor.

Te suena bien, natsnoC, porque realmente está considerado uno de los mejores actores de la historia del cine. En "Un puente lejano", brutal banda sonora por cierto, Bogarde hace un muy correcto papel más entre los de un sinfín de actores muy conocidos que también salen, algunos, sólo unos minutos.
Y en "Muerte en Venecia" yo creo que lleva el peso de la tercera parte de la película, las otras dos son la música y la fotografía. Y por encima de todas, la magistral dirección de Visconti que de buena que es, ni se nota.
Si tienes oportunidad míratelo en algún otro título porque te digo yo que es una buena pieza en la interpretación.

Saludos a los dos.

Susan Lenox dijo...

Dick Bogarde, ya era hora qué alguien revindicará a este actor.
Insuperable en MUERTE EN VENECIA,
mágnfico en EL SIRVIENTE Y EN PÓRTERO DE NOCHE y pienso lo mismo
qué tú Clementine, Bogarde, erá un actor, qué con un simple gesto o una mirada, transmitía mucho, sabes
qué me han dado ganas de revisionar sus pelis, menos MUERTE EN vENEZIA, qué no puedo ni contar
la de veces que la he visto.
Me alegro haber tropezado con tu blog, yo acabo de abrir el mío, si te apetece no tienes más qué entrar.
Saludos de cinéfila empedenida.

Clementine dijo...

Muy bienvenida, Susan Lenox. Yo tengo a Bogarde entre mis preferidos desde que empecé a verle, que ya ni me acuerdo cuando fue.
Pues vuelve a ver sus películas que eso nunca sobra y menos con alguien de su categoría.
Gracias por tu visita, seguro que me paso por tu blog. Saludos.

Layna dijo...

Pues no, no he visto a Bogarde en escena pero me ha encantado como tú me has ayudado a imaginármelo. Besos

Clementine dijo...

Ah, Layna, pero tú sabes ya por cuál de su filmografía tienes que empezar... Y cuando la veas, siempre te quedará Venecia. Besos.

Mario dijo...

Que desgracia ni siquiera sabía de su existencia pero tu artículo me ha gustado y me lo ha mostrado, también eso de que no hacia películas porque solo buscaban que las entiendan en Milwaukee me ha causado mucha gracia, si que era ácido, por cierto como es el tiempo a veces, es para pensárcelo, nos olvidamos o pasamos desapercibidos actores como el mencionado, una pena, pero trataré de remendar esa falta grave en el futuro. Un abrazo.

Mario.

miquel zueras dijo...

He leído que Bogarde quedó tan traumatizado por su experiencia en la guerra que declaró que "con un alemán no compartiría ni el ascensor" y que su papel de Max, el nazi de "Portero de noche" le sirvió como terapia.
Hace poco le vi en un western muy extraño "The Singer Not the Song" donde interpreta a un bandido mexicano con un look abiertamente gay. Saludos. Borgo.

Clementine dijo...

Pues me alegro entonces de habértelo presentado, Mario, y si tienes oportunidad no dejes de verlo, merece mucho la pena.

Perfectamente pudo ser el papel de Max una terapia para él, Miquel, yo también he leído lo mucho que le afectó la guerra. Y ese western que dices no lo he visto, pero sí algunas fotos y me resulta ya de lo más extraño verle así, con lo que la película tiene que ser más que curiosa.

Saludos a los dos.

Alicia dijo...

Es un actorazo como la copa de un pino, único en los matices y poderosísimo imán para la mirada.

Ya, ya sé que no digo nada nuevo, pero está bien repetirse (bueno, a veces).

Pues sí, yo leí esas dos novelas y están estupendamente escritas. Disfuté leyéndolas y admirando esta segunda faceta artística de Bogarde.

Qué fan que soy de él, Mari Clementine

Clementine dijo...

Bien, Alicia, al fin apareces como comentario nº15, mira, la niña bonita...
Y mira qué bien quedamos las dos con sus novelas, tú porque te han gustado y yo porque no gasté el dinero a lo tonto...
Y oye, haces muy bien en ser su fan y qué bien le defines como actor, Mari Alicia...

Roberto Béjar dijo...

Un actor cuyo nombre siempre me ha sonado, pero del que he visto muy pocas películas. Si además es escritor sin duda tiene que ser un artista muy interesante.

Saludos.

Clementine dijo...

Sí, Roberto, es un personaje muy interesante porque además era tremendamente inteligente. De esos que te gustaría tener de amigo para disfrutar, entre otras cosas, de su conversación.
Hazle un repaso a su filmografía, verás como no te desilusiona nada.
Un beso.

A. dijo...

Vaya, pues no sabía que había desestimado casarse con una starlett ni que había escrito :/
Lo que sí sabía era que venir a Europa y olvidarse de Jolibú fue bunea idea :)
mua!

Clementine dijo...

Pues ya lo sabes, A., pues ya lo sabes. Yo también creo que fue buena idea en su caso venirse a Europa.
Más mua!

Jorge Perez dijo...

Interesante artículo. De Bogarde he visto varias películas a través de los años, y recuerdo en particular El sirviente y Accidentes, dirigidas por Losey y con guiones de Harold Pinter.
Pero también me gustó su comedia en la serie de películas que hizo en los cincuenta acerca de un grupo de estudiantes de medicina que preferían las mujeres y la bebida a los estudios, precursoras tal vez de las comedias estudiantiles de épocas posteriores.

Clementine dijo...

Gracias, Jorge. Bogarde es de esos actores que tienen el don de gustar en todo lo que hacen, es uno de los grandes sin duda.

Anónimo dijo...

A mis 23 años ví, por primera vez, el "Portero de noche". Y aluciné!!!!! Por todo lo que mostró en su película la Cavani. Y ya no hubo marcha atrás. El cine europeo era, indiscutible, el mejor. Y lo sigue siendo.

Clementine dijo...

Portero de noche no es cualquier película, tiene mucha miga. El cine europeo tiene, como los de otras nacionalidades, de todo, pero indudablemente también títulos muy interesantes. Un saludo.