sábado, 19 de noviembre de 2011

La Bounty a toda pantalla


En 1787, el Almirantazgo británico encomendó al teniente  William Bligh la misión de recoger en Tahití árboles del pan con el fin de ser transplantados en sus colonias del Caribe.

A bordo del HMS Bounty, un pequeño buque de la armada inglesa, Bligh capitaneó, junto al contramaestre Fletcher Christian y el resto de la tripulación, una larga travesía …


En 1935, Frank Lloyd dirigía para la gran pantalla "Rebelión a bordo" (Mutiny on The Bounty), una producción de Albert Lewin, Irving Thalberg y el propio Lloyd para la Metro Goldwyn-Mayer.

La fotografía en blanco y negro de Arthur Edeson, el montaje de Margaret Booth y la banda sonora de Herbert Stothart se unían a un guión escrito por Talbot Jennings, Jules Furthman y Carey Wilson basado en la novela homónima de Charles Nordhoff y James Norman Hall.


El “Pacific Queen” que aparece en esta película era en realidad un barco del siglo XIX, originalmente llamado “Balclutha” y rebautizado más tarde con el nombre de “Star of Alaska”. Hoy, de nuevo como “Balclutha”, dicho barco se encuentra en San Francisco, en el Hyde Street Pier como parte del San Francisco Maritime Nacional Historical Park.


Charles Laughton, excelente aquí como William Bligh, llevaba a sus espaldas siete años de cine con un total  de 17 películas entre las que se encontraban “Si yo tuviera un millón”, “El signo de la cruz”, “La vida privada de Enrique VIII”, “Las vírgenes de Wimpole Street ” o “Los miserables”.


Clark Gable, Fletcher Christian en la película, había debutado en la gran pantalla en 1924 y ya había aparecido en las versiones mudas de “La viuda alegre” y “Ben-Hur”. Ya en el sonoro, el espectador americano le había visto en diversidad de títulos entre los que se encontraban “Susan Lenox”, “Tierra de pasión”, “Alma de bailarina”, “Sucedió una noche” o “Mares de China”.

Completaban el reparto Franchot Tone, Donald Crisp, Henry Stephenson, Spring Byington y Mamo Clark como Maimiti.

… Tras una larga y relajada estancia en Tahití, La Bounty partió rumbo a las Indias Occidentales con las bodegas llenas de plantas vivas.

El 28 de Abril de 1789, nueve miembros de la tripulación con Fletcher Christian en cabeza, se amotinaron apoderándose del navío. El capitán Bligh y 18 hombres de su confianza fueron abandonados en un bote …


En 1962 se asomaba a los cines una nueva versión para la Metro Goldwyn-Mayer de idéntico título, "Rebelión a bordo" (Mutiny on The Bounty), pero producida esta vez por Aaron Rosenberg y dirigida por Lewis Milestone.

El guión escrito por Charles Lederer, igualmente  basado en el libro de Charles Nordhoff y James Norman Hall, se unía a la fotografía de Robert Surtees, el montaje de John McSweeney, Jr. y la banda sonora de Bronislau Koper.


Durante casi cuatro décadas, el barco utilizado en esta película, construido en la Metro Goldwyn Mayer, ha  sido una popular atracción turística en San Petersburgo, Florida. Desde 2007, recrea parte del histórico viaje, navegando de Estados Unidos a Inglaterra a la isla de Pitcairn.


El personaje de William Bligh era en esta ocasión interpretado por Trevor Howard, extraordinario actor que había debutado en 1944 en la gran pantalla con “The way ahead” y ya había dejado en ella títulos míticos como “Breve encuentro”, “El tercer hombre” o “La vuelta al mundo en ochenta días”.


Marlon Brando hizo su debut en el cine en 1950 con “Hombres”. Después vendrían “Un tranvía llamado deseo”, “¡Viva Zapata!”, “Julio César”, “La ley del silencio”, “La casa de té de la luna de Agosto”, “El baile de los malditos”, “Piel de serpiente” o “El rostro impenetrable” antes de dar el actor vida a Fletcher Christian en esta segunda versión de la historia.

El reparto se completaba con Richard Harris, Richard Haydn, Gordon Jackson y Tarita como Maimiti.

… Christian y su tripulación arribaron en Tubai, en las islas australes, para refugiarse después en Pitcairn, pequeña isla volcánica situada a 5.000 millas de Australia y 1.350 de Tahití.

Los hombres que no acompañaron a Christian, decidiendo permanecer en Tahití, fueron finalmente apresados y trasladados a Inglaterra donde fueron juzgados …


Y en 1984 se estrenaba "Motín a bordo" (The Bounty), producción de Dino de Laurentiis y Bernard Williams que era dirigida por Roger Donaldson.

El guión de Robert Bolt, basado en el libro de Richard Hough, se unía a la fotografía de Arthur Ibettson, el montaje de Tony Lawson y la banda sonora original de Vangelis.


La recrecreación de La Bounty construida especialmente para la película fue más tarde utilizada, durante varios años, como barco de crucero turístico en Darling Harbour, Sydney, Australia, hasta que fue vendido en 2007 a HKR Internacional Limited. Hoy se encuentra en la isla de Lantau en Discovery Bay, Hong Kong y sigue funcionando como crucero charter.


William Bligh nos era aquí presentado a través de un extraordinario Anthony Hopkins, quien había iniciado en 1965 una fructífera carrera en la pequeña pantalla y ya había dejado títulos en el cine como “El león en invierno”, “Un puente lejano" o “El hombre elefante".


Mel Gibson, aquí como Fletcher Christian, llevaba en el cine desde 1977 y ya le habíamos visto en “Gallipolli”, “El año que vivimos peligrosamente” y las dos primeras entregas de “Mad Max".

Completaban el reparto Laurence Olivier, Edward Fox, Daniel Day-Lewis, Liam Neeson y Tevaite Vernette  como Mauatua.

... El capitán William Bligh reconoció que las relaciones afectivas de la tripulación con las nativas de Tahití determinaron en gran medida la rebelión. Bligh logró ascender  completando una buena carrera en la Marina.


10 comentarios:

miquel zueras dijo...

Magnífico post. Guardo todo lo que puedo sobre las expediciones del capitán Cook con el que Bligth sirvió como primer oficial. Parece que hay alguna controversia pues Fletcher tenía amigos importantes que tejieron una leyenda negra en torno a Blight. Lo cierto es que el viaje de Blight con sus leales fue increible, alimentándose de pescado crudo, sangre de gaviota y escapando de os caníbales de las Fiji.
Me encanta Laughton aunque para mi gusto creo que la mejor versión fue la de Brando. Besos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

La primera la tengo pendiente y de las otras dos me quedo con la de Marlon Brando, no por éste sino por Richard Harris y Trevor Howard que están magníficos. Dicen que el rodaje fue un desastre gracias a la actitud de diva de Brando. Por cierto, la copia de dvd es muy buena.

Roberto Béjar dijo...

Yo también me quedo con la segunda, Trevord Howard está impresionante.

Por cierto (yo a lo mío), para impresionante la brillante y variada banda sonora de Bronislau Kaper, con una majestuosa obertura para describir a la Bounty. Soberbia.

Besos.

deWitt dijo...

Me encantan tus entradas. Son como puzzles en donde todo, poco a poco, va cobrando sentido. Enhorabuana de nuevo!

He visto las pelis (menos la de Gibson y Hopkins) hace muchísimo pero fíjate que son esa clase de films a los que, no sé por qué, no suelo volver o quizás mi subconsciente los olvida hasta que alguien como tú me refresca la memoria.

De acuerdo con todos vosotros en reivindicar el buen hacer de Trevor Howard, aquí y en todo!!

Besos

Clementine dijo...

Gracias, Miquel. A mí también me gustan estas historias de expediciones y viajes, y la de La Bounty en concreto me encanta. Y sí, parece ser que ni Blight era tan malo ni Christian tan bueno como nos los ponen en estas tres versiones cinematográficas. Yo me he visto las tres varias veces y, muy raro en mí, es la más moderna la que más me gusta en su conjunto. Besos, Borgo.

De acuerdo contigo, Cahiers, Richard Harris está espléndido en esta película (pocas veces no lo está) al igual que Trevor Howard. Y Brando haciendo de Brando, que es lo suyo.

Claro, Roberto, lo tuyo, ya sabía yo que tenías un máster hecho en bandas sonoras.

Gracias, deWitt, a mí me encanta esto que me dices. Te recomiendo también la de Hopkins. Trevor Howard era maravilloso.

Besos a todos.

Marcos Callau dijo...

Muy buen post, Clementine. Franchot Tone me resulta como de otro tiempo, porque siempre se lo escuchaba nombrar a mi abuela porque le gustaban mucho sus películas. Me gustaría ver la primer ad etodas aunque no he visto ninguna de las tres y agradezco mucho tu información constante en tu blog. Besos.

Antonio de Castro dijo...

Me ha gustado mucho la mezcla de cine y literatura, además es un tema que me resulta muy interesante. Mi versión favorita es la segunda, aunque el final no me acaba de convencer, porque creo que llevaron demasiado lejos el intentar hacer de Fletcher Christian un mártir.
La tercera me parece la más floja, pero la interpretación de Anthony Hopkins es magistral, y los paisajes impresionantes.
Un saludo.

Clementine dijo...

Muchas gracias, Marcos. Para mí, Franchot Tone es de toda la vida, más que nada porque lo veía muy a menudo en ese espacio de cine llamado Primera Sesión de los Sábados por la tarde. Y yo, tan clásica como tú, te recomiendo esta vez las tres versiones. Las tres tienen, además, a tres actores de lujo en el papel de William Bligh, muy bien secundados, eso sí, por los otros tres que hacen de Fletcher Christian y, por supuesto, por el resto del reparto. Y la historia que cuentan es muy interesante.
Son tres "películas de barcos" (expresión de mi madre) que merecen un visionado. Besos, clásico-cinéfilo.

Gracias, Antonio. El cine le debe mucho a la literatura, han salido películas maravillosas de esta mezcla. Anthony Hopkins es un monstruo de la interpretación y aquí crea otro personaje extraordinario. Otro saludo para ti.

Alicia dijo...

qué buen post, los deberían publicar en alguna revista guay de cine..
Y qué retraso llevo esta vez, que todo hay que decirlo.

Clementine dijo...

Gracias, Alicia. Y vas llegando, vas llegando.