lunes, 5 de septiembre de 2011

Henry Fonda en imágenes

"No sabe usted cuánto me gusta su nombre... Clementine"



El legendario personaje de Wyatt Earp ha sido llevado a la gran pantalla en innumerables ocasiones. Ninguna de ellas ha podido aún eclipsar a la ofrecida en 1946 en “Pasión de los fuertes”, bajo la impecable dirección de John Ford y a través de un Henry Fonda en uno de sus personajes más íntegros y, a la vez, más entrañables.


Henry Jaynes Fonda nació el 16 de Mayo de 1905 en Grand Island, Nebraska. Con tan sólo seis meses se trasladó con su familia a Omaha, instalándose finalmente en una enorme mansión de uno de los mejores barrios de la ciudad.


Eran jóvenes actores que luchaban en Nueva York por conseguir papeles pequeños, esperando su gran oportunidad. En su tiempo libre, y tenían mucho, construían maquetas de aeroplanos, una afición de la que se quedaron colgados
(Jane Fonda)



Henry Fonda y James Stewart se conocieron a principios de los años 30. Compartieron una pasión común, el aeromodelismo, y cincuenta años de amistad.


Cuando John Ford le ofreció a Fonda interpretar a Abraham Lincoln, Henry lo rechazó. “Lincoln es un hombre demasiado grande. No sólo en la historia, sino en los corazones y afectos de todo el mundo. No estoy preparado para un papel como ése”. John Ford le pidió entonces que hiciera para él una prueba de pantalla totalmente maquillado.


A Fonda le gustó lo que vio y aceptó protagonizar “El joven Lincoln”. Más adelante, diría en una entrevista: “Me sentía como si estuviera interpretando a Cristo en la pantalla”.


Henry Fonda y Betsy Palmer en un descanso del rodaje de “Cazador de forajidos”, un más que entretenido western donde Fonda compartía cartel con Anthony Perkins.


A los diez años, Henry ganó un concurso de relatos cortos. Su historia, “The mouse”, estaba narrada desde el punto de vista del personaje principal y fue publicado en el periódico local. Para entonces, también había revelado su talento para el dibujo y la pintura.



En Los Ángeles, California, se encuentra el Henry Fonda Theatre. Hace unos años yo tuve el inmenso honor de pasar por delante de este teatro en un autobús turístico.


Henry Fonda dedicó su vida por entero a sus dos pasiones: la interpretación, preferentemente sobre los escenarios, y la pintura, que se convirtió con el tiempo en mucho más que una afición.


En 1942, Fonda dejaba sus huellas en el cemento del Grauman’s Chinese Theatre. Sí, también me hice entonces una foto con estas legendarias huellas.


Henry junto a  Charles Boyer, Rita Hayworth, Charles Laughton y Edward G. Robinson, excelente reparto de la película “Seis destinos”. Tras ellos, el propietario del citado teatro, Sid Grauman.


Y congeniando con auténticos indios arapahoes en el set de rodaje de “La conquista del Oeste”.


Fonda interpretaba a Jethro Stuart en el episodio de la película dirigido por George Marshall que llevó en el original el nombre de “The railroad”.


El 15 de Marzo de 1978, Henry Fonda era homenajeado por el American Film Institute (AFI) por su fructífera carrera en el teatro, la televisión y el cine. Este programa, producido por George Stevens, Jr., recibió una nominación a los Premios Emmy.


Y en 1937 se celebraba en el set de “Wings of the morning” el 30 cumpleaños de la actriz francesa Anabella, protagonista junto a Henry Fonda de esta película. Junto a ellos, el director Harold Schuster y el director de fotografía Ray Rennahan.


El mejor hombre”, realizada en 1964 por Franklin Schaffner con un inteligente guión del escritor e historiador americano Gore Vidal, nos presentaba a un elegantísimo Henry Fonda como secretario de estado del gobierno y candidato a la presidencia.


En 1940, Henry y Jimmy Stewart se unieron a otras estrellas de Hollywood para recaudar fondos en una gala benéfica. Casi todo Houston acudió al Coliseum para ver a James y a Henry actuar como magos aficionados e interpretar juntos un dueto musical, Fonda al clarinete y Stewart al acordeón.


Fonda siempre definió a  Barbara Stanwyck como su dama favorita. “Era la persona más adorable que nunca ha pisado un plató. No había nada fingido en su vida real ni en la pantalla”. Coincidieron en la gran pantalla en tres títulos: “Ocho mujeres y un crimen, “Me perteneces”…



… y, por supuesto, “Las tres noches de Eva”. Los dos actores entablaron entonces una amistad que perduró hasta la muerte de Henry en 1982.


Don Siegel  dirigiendo en 1968 a Henry Fonda y a Richard Widmark en “Brigada homicida”, una buena historia policíaca basada en la novela de Richard Dougherty ”El comisionado”.


En 1954 Henry Fonda representaba en los escenarios “The Caine Mutiny Court Martial”. Charles Nolte, uno de sus compañeros de reparto que también coincidió con él en la representación teatral de “Mr. Roberts”, consideraba a Fonda como el actor más interesante con el que había trabajado.


Junto a Dana Andrews y Otto Preminger en el set de “Daisy Kenyon”, melodrama de 1947 de la 20th Century Fox.


Henry fue nominado al Oscar como productor, junto a Reginald Rose, por “Doce hombres sin piedad”, magistral película donde el propio Fonda daba vida al Jurado Nº8.


En 1970, Gene Kelly dirigía a James Stewart y a Henry Fonda en “El club social de Cheyenne”, un divertido western en el que el personaje de Stewart heredaba de su hermano un peculiar legado. Buena oportunidad de disfrutar de la magnífica química que nos transmiten estos dos veteranos actores.


Y en 1954 Henry Fonda probaba el surfboard en las playas de Waikiki en un descanso del rodaje de “Escala en Hawai”.



Dirigida por John Ford, “Escala en Hawai” reunía uno de los mejores repartos de la historia del cine.



Ward Bond, James Cagney, William Powell, Henry Fonda y Jack Lemmon.
Menudo quinteto.


Paul Newman visitando a su señora, Joanne Woodward, y a Henry Fonda en el set de rodaje de “El destino también juega” (1966). Cuatro años después, Newman dirigía a Fonda en “Casta invencible“.



En 1970, Joseph Leo Mankiewicz firmaba magistralmente “El día de los tramposos”, película protagonizada por dos espléndidos Kirk Douglas y Henry Fonda.


Y tres años más tarde, el director Henri Verneuil reunía para su película “El serpiente” a cuatro grandes nombres de la gran pantalla: Dirk Bogarde, Yul Brynner, Henry Fonda y Philippe Noiret.



En 1956 Henry Fonda rodaba su única película a las órdenes de Alfred Hitchcock, “Falso culpable”.



Y James Stewart, que ya había trabajado con Hitchcock en “La soga” y “La ventana indiscreta”, les hacía una visita en el plató. Ese mismo año, Stewart rodaría con Hitchcock “El hombre que sabía demasiado” y, dos años más tarde, “Vértigo”.


Jane Wyman, Henry Fonda, Boris Karloff, Gene Kelly y Ronald Reagan acudían a una reunión del Screen Actors Guild en Los Ángeles en 1946.


Leyendo en su camerino en un descanso del rodaje de “La pícara soltera”. Fonda formaba en esta película una deliciosa pareja con otra leyenda de la pantalla, Lauren Bacall.


En 1955, nueve años atrás, Bacall y Fonda habían sido dirigidos por Delbert Mann en la adaptación para la pequeña pantalla de “El bosque petrificado”. El reparto se completaba con Humphrey Bogart que llevaba a cabo el mismo papel que ya interpretara a toda pantalla en 1936.


Los personajes principales de “Hasta que llegó su hora” eran magníficamente encarnados por Henry Fonda, Claudia CardinaleCharles Bronson y Jason Robards. Completaban el reparto nombres como Paolo Stoppa. Woody Strode, Jack Elam. Keenan Wynn o Aldo Sanbrell. La impecable dirección de Sergio Leone y la soberbia partitura de Ennio Morricone redondeaban esta obra maestra del cine.


Con el fin de caracterizar a su personaje, Henry Fonda apareció en el set de rodaje con lentillas de color marrón y un crecido bigote. Al verle, Sergio Leone le pidió que se lo quitara.


Su idea era presentar al personaje de Frank en la película a través de un primer plano de Fonda y quería que el público reconociera de inmediato al actor, con esos inconfundibles ojos azules. A Henry Fonda le dijo su padre en una ocasión que había heredado la mirada de sus antepasados italianos.


Claudia, Jason, Henry y Shirlee, la mujer de Fonda, en un descanso del rodaje. Fonda vuelve a parecer bueno en esta foto, ¿verdad?


En el set de “Jezabel”, junto a Bette Davis y William Wyler. Fonda se ausentó durante el rodaje, como bien establecía una claúsula de su contrato, para poder asistir al nacimiento de su primer hijo, que resultó ser Jane.


"Ella quería ser como yo. A los cinco años montaba mis caballos y me ayudaba a arar el huerto. Era muy masculina. Creí que se le pasaría cuando fuera al colegio y empezara a interesarse por los chicos. Pero lo que ocurrió entonces fue que se dedicó aún más a los caballos. Una vez le dije: 'Creo que terminarás casándote con un caballo' "


Con el tiempo, tanto Jane como su hermano Peter segurían los pasos de su padre hacia la gran pantalla.


Frances Seymour Brokaw, la madre de Jane y Peter, fue la segunda mujer de Henry Fonda. Frances aportaba a su unión con Henry a Pan, habida en su matrimonio anterior.


En “Las uvas de la ira” (1940), Jane Darwell era la madre de Henry Fonda. Ya lo había sido, un año antes, en “Tierra de audaces”. Y coincidiría también con él después en “Chad Hanna”, “Incidente en Ox Bow” y “Pasión de los fuertes”. Según contaba la propia Darwell “he interpretado a la madre de Henry Fonda tan a menudo que siempre que coincidíamos yo le llamaba a él “hijo” y él a mí “Ma” sólo para ahorrar tiempo”.



Henry Fonda y Tyrone Power en dos descansos del rodaje del clásico de Henry King “Tierra de audaces”, donde dieron vida a los hermanos James, Frank y Jesse.  Fonda rodaría una continuación, “La venganza de Frank James”, en esta ocasión bajo las órdenes de Fritz Lang.


Tyrone Power visitando a John Ford y a Henry Fonda en el set de rodaje de “Las uvas de la ira”.




En 1940, bajo la impecable dirección de John Ford, Henry Fonda daba vida en “Las uvas de la ira” a Tom Joad, uno de los personajes más memorables de toda la historia del cine. Igual de memorable fue su magistral interpretación, considerada sin ninguna duda como una de las mejores que nos ha brindado la gran pantalla.


Henry Fonda y John Carradine, en sus respectivos papeles de Tom Joad y Casy, brillaban con luz propia en "Las uvas de la ira".


Ambos actores habían ya concidido en "Tierra de audaces" y "Corazones indomables". Tras "Las uvas de la ira" volverían a trabajar juntos en "La venganza de Frank James" y "Chad Hanna".


Henry Fonda y James Stewart en un descanso del rodaje de “Los malvados de Firecreek”, western en el que Fonda daba vida a un pistolero cuya banda amenaza a un pequeño pueblo que regenta el sheriff interpretado por Stewart.


Cuando le preguntaban a Fonda por esta película, movía la cabeza refiriéndose sarcásticamente a la brillante idea de convertirle a él en un villano enfrentado a su viejo amigo. “Cualquier hombre que trate de matar a Jimmy Stewart tiene que ser calificado como un hombre que está simplemente podrido. No se puede ser peor que eso”.


Entre 1974 y 1975, y durante un total de 218 representaciones teatrales, Henry Fonda fue el prestigioso abogado Clarence Darrow.
Mr. Fonda pierde tan completamente su propia identidad sobre el escenario, se sumerge tan profundamente en el personaje de Darrow… que resulta casi imposible  recordar que estamos viendo una interpretación teatral, más aún teniendo en cuenta que la teatralidad de la interpretación es obviamente apropiada y atañe al personaje
(New York Times)


Compartiendo cartel con Olivia de Havilland, Marc Singer, Robert Culp, Debbie Allen, Marlon Brando, James Earl Jones e Irene Cara, Fonda interpretaba en 1979 al Coronel Frederick Warner en “Raíces: la nueva generación”, continuación de la exitosa serie de 1977.


El 31 de Marzo de 1981 Henry Fonda recibía el Oscar Honorífico, en reconocimiento a toda su carrera, de manos de Robert Redford. En esa misma ceremonia, Redford era galardonado como mejor director por “Gente corriente”.


Y ese mismo año Mark Rydell firmaba la maravillosa “En el estanque dorado”, primera película que rodaban juntos Henry Fonda y su hija Jane. También era la primera vez que coincidían en la gran pantalla Fonda y Katharine Hepburn.


Durante el rodaje, Henry le regaló a Katharine esta acuarela pintada por él mismo en la que aparecían los tres sombreros que llevaba el actor en esta entrañable historia. Uno de estos sombreros era el favorito de Spencer Tracy y se lo había regalado Hepburn a Fonda el primer día de rodaje de la primera y única película donde trabajaron juntos. Según recordaba el propio Henry, ese primer día él se hallaba solo en el plató cuando “Kate entró, sonrió, me miró directamente y exclamó: 'Ya era hora' ”.


Tan sólo nominado al Oscar como mejor actor en una ocasión por su impresionante interpretación de Tom Joad en “Las uvas de la ira”,  Henry consiguió finalmente el galardón a través de su Norman Thayer,  Jr. de “En el estanque dorado”. Ya muy débil del corazón, no pudo acudir a la ceremonia, pero lo recibió emocionado en su casa de manos de su hija Jane.


El 20 de Mayo de 2005, el servicio postal americano añadía la imagen de Fonda como nuevo sello postal en su serie conmemorativa de
Leyendas de Hollywood



A mediados de los años 30, Henry Fonda empezaba a destacar en la gran pantalla. El resto ya forma parte de la historia del cine.

A Clementine y su pasión por Henry Fonda

33 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Se nota su pasión por Fonda, ya que se lo ha trabajado usted el artículo a fondo. Es impresionante. Como dato curioso me resulta gracioso que James Stewart sea aficionado al aeromodelismo, al relacionarlo con el personaje de Hardy Krüger de "El vuelo del Fenix". Esos penetrantes ojos azules en esos primeros planos de "Hasta que llegó su hora" son impresionantes.

Clementine dijo...

Gracias, Cahiers. En realidad lo mío con Fonda no tiene nombre, yo lo llamo pasión porque es a lo que más se le acerca. Es impresionante su interpretación en esa película de Sergio Leone, ayer la pusieron en la tele pero la pillé bastante avanzada. Por supuesto, me quedé ya a verla hasta el final.

natsnoC dijo...

Hoy longitud extra. Iba a decirte lo mismo que Cahiers, y es que se nota tu devoción por Fonda.

Y no sin motivos. He visto un buen puñado de las películas que mencionas ahi (le tengo un cariño especial a "Escala en Hawaii"), pero tengo otro buen puñado pendiente, empezando por "12 hombres sin piedad".

JLin dijo...

No sabe usted cuanto me gusta su gran pantalla... Clemtentine

espectacular la entrada cobre este señor, montruosamente bueno, de nombre Henry. Pasión compartida la nuestra .-)

Clementine dijo...

Sí, natsnoC, se nota, soy incapaz de disimularlo… Yo también le tengo un cariño especial a “Escala en Hawai”, me parece muy entrañable, y a “Pasión de los fuertes”, que no me canso de verla. Respecto a Henry Fonda, tú lo has dicho, lo mío es directamente devoción. Un beso.

Y no sabe usted cuánto me alegra que me diga esto… Gracias, JLin, me gusta compartir esta pasión contigo. Mira, te regalo una foto en concreto de esta entrada, a ver si adivinas cuál… Un abrazo.

El Tirador Solitario dijo...

Poco se puede decir o añadir ante una entrada tan fabulosa, y un actor de esa categoría.
Me sigue pareciendo sublime, fuera de cualquier definición su papel en "Doce hombres sin piedad", cada vez que la veo me asombra, esa facultad de interpretar, de transmitir...

Y como viejo admirador de los westerns de Mann, señalo esa sensacional y poca conocida joya del genero, "Cazador de recompensas"...una delicia.

Clementine dijo...

Gracias, Tirador. La última vez que vi yo “Doce hombres sin piedad” fue cuando le hice aquí su entrada, y me pasé toda la película como hipnotizada con la interpretación de Fonda, que está como en su casa, impresionante. Y eso que el reparto que tiene alrededor no se queda precisamente atrás.
Y mira, me alegra que hables de “Cazador de forajidos” ("Cazador de recompensas" es otra película... o Lee Van Cleef). Este western de Anthony Mann no está nada reconocido, pero a mí me encanta. Tirador, coincidimos aquí en todo… ¿será la luna?

deWitt dijo...

Caramba Clementine, pedazo entrada!! Completa no, lo siguiente!
Yo confieso: siempre me ha gustado Fonda, es uno de esos actores que ves en la pantalla y estás seguro de que en la vida real es buena persona.

Sólo puedo felicitarte por este minucioso recorrido por su trayectoria!!

felicidades!

Clementine dijo...

Caramba, deWitt, muchas gracias!! Me alegra que también te guste Fonda, te aseguro que era buena persona, su personaje en la película de Leone era sólo para despistarnos… En cuanto a este minucioso recorrido por su trayectoria , reconozco que ha sido un poco un trabajo de chinos, pero es que a mí me han dicho siempre que tengo rasgos orientales. Un saludo

miquel zueras dijo...

Recuerdo una conmovedora entrevista con Jane Fonda poco después de la muerte de su padre, decía que en sus últimos días James Stewart solía visitarle y simplemente eran felices pasando un rato juntos en silencio. Eso sí: el demócrata Fonda y el republicano Stewart llegaron un día a los puños discutiendo sobre política por lo quwe acordaron no tocar más ese tema.
Volví a ver hace poco "El club social de Cheyenne" y lo más destacable era la complicidad que se notaba entre los dos. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Sí, Miquel, yo tengo un documental precioso sobre Henry Fonda presentado por su hija Jane donde ella cuenta ese acuerdo al que llegaron de hablar de todo menos de política, que más les valía si querían mantener su amistad. Y mira, lo consiguieron.
La principal baza de "El club social de Cheyenne" está en que son ellos dos. Fonda en un principio no quería hacerla y propuso a Jack Elam, pero Gene Kelly, el director, quería que fueran Fonda y Stewart. Besos, Borgo.

Marcos Callau dijo...

Hola Clementine. A mí Hnery Fonda me cautivó como Tom Joad en "Las uvas de la ira". Me parece insuperable o, mejor dicho, me parecía insuperable pero, más tarde, descubrí "Doce hombres sin piedad". Creo que es uno de los mejores actores de la historia, sin lugar a dudas y tal y como está el asunto hoy en día, seguro que se mantiene en esa posición por los siglos de los siglos. Decían de él que era el actor más elegante y el que mejor caminaba. Yo creoq ue tenía un estilo admirable. Al recordar toda su elegancia me da por recordar una escena memorable de "La pícara soltera" en la que baila de una manera muy peculiar auren Bacall. Genial!

Besos Clementine!

Clementine dijo...

Hola, Marcos Callau. A mí me pasa igual con Fonda, le veo como Tom Joad y digo: insuperable, le veo como el Jurado nº8 y digo: insuperable. Le veo en Escala en Hawai y digo: no lo puede hacer mejor, en Pasión de los fuertes y digo lo mismo, en El destino también juega, en El día de los tramposos... Y así en prácticamente todas sus películas.
Crees bien, es uno de los mejores actores que ha habido y que va a haber, y no sé si será el más elegante pero tiene muchas papeletas para serlo... Y esa forma de caminar tan, tan personal, y esos ojos y esa sonrisa... Y ya me callo, que le voy a tener que dedicar otra entrada y ya tiene un blog todo para él.
Esa escena en la que baila con Lauren Bacall en "La pícara soltera" es de lo mejor de la película. De hecho, pienso que ellos dos son lo mejor de la película y eso que no van ahí de protagonistas.
¡Besos, Marcos! Me encanta hablar de Henry Fonda contigo.

Layna dijo...

A mí me gusta saber eos detalles de los actores que los hacen más cercanos... por ejemplo lo que cuentas de que otra de sus grandes pasiones era la pintura ¿no sientes curiosidad por ver alguna de sus obras? ¿Qué debía pintar el actor a quién tanto admiras?
Me ha encantado leerte y me ha hecho gracia que te dedicaras a ti misma la entrada... eres auténtica y genial. Y ahora que no nos oye nadie, chívame que día es tu cumple ...vaaaaa...solo el día de septiembre que cumples años... el año no me interesa, solo el día :-) Un beso

Roberto Béjar dijo...

Maravillosa entrada sobre Henry Fonda, no se puede decir más ni mejor en el espacio de una entrada de un blog.

Tenía ganas de ver "Escala en Hawaii", y asombrado por el reparto que acompaña a Fonda, está claro que trataré de verla cuanto antes. Y vaya filmografía que nos ha legado, parece imposible que sólo tenga un óscar.

Saludos.

Clementine dijo...

Gracias, Layna. A mí también me gusta saber esos detalles de los actores. Y no, no siento curiosidad por saber lo que pintaba Henry Fonda… porque ya lo sé. Lo descubrí en ese documental que cito en otro comentario de arriba y con lo que encontré por la red, más bien poco, le dediqué ya esta entrada en su propio blog, que a la vez es también mío. Mira, te invito:

http://clementine-lagranpantalla.blogspot.com/2011/06/la-otra-gran-pasion-de-henry-fonda.html

En cuanto a lo de mi cumple, el año no te lo chivo porque dices que no te interesa y, sobre todo, porque soy tremendamente mayor y después todo se sabe. Y el día de Septiembre… vaaaa… pues tampoco. Aunque sí te diré lo siguiente:
Si tú tuvieras un blog propio que fuera un blog de cine, y además tuvieras un actor en concreto favorito-favorito-favorito, y decidieras dedicarle una entrada y al mismo tiempo dedicarte esa entrada a ti, ¿qué día eligirías para publicar esa entrada? Otro beso.

¡Roberto Béjar, qué alegría verte por aquí! Gracias, esta entrada es edición de coleccionista, qué menos. Estoy segura de que te va a encantar “Escala en Hawai”, como bien dices, el reparto ya es suficiente pero es que encima la dirige John Ford. Y sí, la filmografía de Fonda es de las de tener muy en cuenta. Un beso.

Layna dijo...

Ahhhh llego dos días tarde!!!!!! FELICIDADES!!! Y te canto el cumpleaños feliz!!!
Mayor tú? Nooooooo eres una mujer con experiencia. Un beso grande

Clementine dijo...

¡¡¡GRACIAS!!! Y me vale también que me felicites hoy. Una hermana mía me ha felicitado hoy, a ver por qué tú no...
Y nooooo, no soy tan mayor, aún me falta mucha experiencia. Y si te digo lo que me importa realmente cumplir años, seguro que también te lo crees... Otro beso grande para ti.

Roberto Béjar dijo...

¡Caray, que se me escapa! ¡¡¡Muchísimas felicidades!!! Espero que hayas disfrutado de tu día, como bien te mereces, repleto de felicidad.

¡Un besote!

Clementine dijo...

¡Caray, gracias Roberto! Lo disfruté, lo disfruté como bien merezco. Otro besote para ti.

A-B-C dijo...

Currado post, imágenes y películas inolvidables. Una de mis favoritas Hasta que llegó su hora si bien me resulta difícil elegir.
¡Qué actor tan brillante! Gracias por las curiosidades que has rescatado para el post en forma de mágenes y de historias.

Clementine dijo...

Gracias, A-B-C. ¿Una de tus favoritas "Hasta que llegó su hora"? Pues ya me caes muchísimo mejor, si cabe. Tú lo has dicho, un actor taaaan brillante... Un beso.

ATTICUS dijo...

Definicion que es mas destacable
de este grandisimo actor : La
presencia.
No solo eso sino que tenia una serenidad y sobriedad que pocos actores han tenido,por eso es de los mejores de la historia.
Su gran amigo James Stewart comento tras su declarada victoria por "Historias de Philadelphia"
que el que se merecia la estatuilla era su amigo Fonda por la interpretacion de "Las uvas de la ira" y yo pienso lo mismo.
Su hijo dijo mas de una vez que
viendolo en pantalla no parecia que estuviera actuando,otra cualidad de su virtud como actor.

Clementine dijo...

Cómo me gusta tu comentario, Atticus, estoy de acuerdo contigo en todo. Cuando empezó a actuar, Jane Fonda seguía a rajatabla el método del Actor's Studio, algo que Henry Fonda no compartía en absoluto porque él prefería actuar por instinto, de forma más natural. Ni Jane ni Henry cedieron nunca en reconocer como bueno el método del otro, aunque siempre se lo respetaron mutuamente, incluso llegaron a actuar juntos en teatro, cada uno con su método de interpretación. Jane Fonda es muy buena actriz, pero el "instinto natural" del padre tampoco se quedó atrás.

Mario dijo...

Que bien que trasmites tu entusiasmo por éste actor, que por supuesto tiene un nombre bien ganado, leyendo lo que has puesto uno ve la variedad de películas interesantes de su filmografía, los estupendos actores de los que estuvo rodeado, James Steward me parece un estupendo actor, uno de los que más me agradan, que hayan compartido aventuras fuera y dentro del cine lo hace a Fonda más especial a mis ojos. Y en la última foto muy bien se le ve, siempre dando la imagen de todo un caballero, elegante, bien educado y sereno. Y aunque llego tarde felicidades por tu cumpleaños. Un abrazo.

Mario.

Clementine dijo...

Muchas gracias, Mario, por tu felicitación, a eso nunca se llega tarde. A mí Henry Fonda me transmite tanto, y tan bueno, que me es del todo imposible no transmitir yo mi entusiasmo por él. Y así, como bien le describes tú, es como era considerado Fonda en su entorno. Todo un caballero, elegante, bien educado y sereno. Porque cuentan que fue siempre un señor, en el más amplio sentido de la palabra, muy correcto, dentro y fuera de la pantalla. ¿Y cómo no me va a entusiasmar? Otro abrazo para ti.

Manderly dijo...

Me encanta Henry Fonda!!!
Incluso me gusta cuando hace de viejo gruñón en la maravillosa 'En el estanque dorado' donde se juntaron tres grandísimos actores!!
Un saludo.

Clementine dijo...

Qué bien, Manderly, y a mí!!! Su personaje de "En el estanque dorado" es un gruñón, sí, pero de los geniales, y menuda interpretación hace ahí. Y todos los demás actores, en realidad esa película es perfecta toda ella. Otro saludo para ti.

Alicia dijo...

FELICIDADES CLEMENTINE.
Porque siempre serás más joven
Por esta entrada
Porque tu nombre le guste a él
Porque él nos guste también a todos los demás.

Y hasta aquí. Felicidades

Clementine dijo...

Alicia, no sabes cómo me ha gustado también tu comentario...
Gracias por tan original felicitación. Y sí, siempre seré más joven... ¿que quién?

Jose Cable dijo...

Anonadado y abrumado por esta entrada. Ha sido como entrar en casa de Henry Fonda y robarle durante un largo rato sus álbumes de fotos.

Clementine dijo...

Gracias, Jose Cable, qué comentario más bonito... Y en el fondo, era ésa mi intención, compartir su álbum de fotos con todos vosotros.

Anónimo dijo...

Bueno, pues he estado jodidamente enamorada de henry fonda que me dan celos cuando veo fotos de el con Barbara Stanwick o con la Lucille Ball, pero prefiero dejarlos por suspirar al ver sus varoniles ojos celestes. Mis peliculas favoritas son Jezabel, Fort Apache y 12 hombres sin piedad