miércoles, 26 de julio de 2017

Abuelas a toda pantalla


Bajo la dirección de Robert Mulligan, Uta Hagen era en 1972 la abuela Ada en “El otro” (The other), uno de los mejores clásicos de la historia del cine. 


Zeffie Tilbury nos regalaba en 1940 su extraordinaria composición de la abuela de la familia Joad en “Las uvas de la ira” (The grapes of wrath). Un año después, también dirigida por John Ford, Zeffie interpretaba a otra abuela en “La ruta del tabaco” (Tobacco Road).


Dirigida en 1995 por Mike Gabriel y Eric Goldberg, la Abuela Sauce de “Pocahontas” nos hablaba en el original con la voz de Linda Hunt.


Una mágica Shirley Knight, bajo la dirección de James L. Brooks, daba vida en 1997 a Beverly, la encantadora abuela de Spencer en “Mejor… imposible” (As good as it gets).


Gunn Wallgren era en 1982 la abuela Helena de “Fanny y Alexander” (Fanny och Alexander), maravilloso título de la filmografía de Ingmar Bergman. 


Dirigida en 1988 por Hayao Miyazaki, Nanny, la abuela de Kanta en “Mi vecino Totoro” (Tonari no Totoro), hablaba en el original con la voz de Tanie Kitabayashi


En 1936, Alma Kruger daba vida en “Esos tres” (These three), bajo la dirección de William Wyler, a Amelia Tilford, la abuela de Mary, una niña muy, muy mentirosa. 


Este mismo personaje de la abuela Amelia era interpretado en 1961, también bajo la dirección de Wyler, por Fay Bainter


CCH Pounder era Brenda, madre de Salomon y, por tanto, abuela del hijo de éste, en “Bagdad Cafe” (Out of Rosenheim), una deliciosa historia dirigida por Percy Adlon en 1987.


Dirigida en 1988 por Tony Bancroft y Barry Cook, la Abuela Fa de “Mulan” nos hablaba en el original a través de June Foray.


Y una deliciosa Cathleen Nesbitt daba vida en 1957, bajo la dirección de Leo McCarey, a Janou, la encantadora abuela de Nickie, el personaje de Cary Grant en “Tú y yo” (An affair to remember). 


A las abuelas, nuestras maravillosas aliadas.

miércoles, 12 de julio de 2017

El joven austríaco


"Se había contratado para la película a un joven austríaco como asesor de vestuario, para que no hubiese fallos, para la secuencia final con la fuga de la pareja protagonista a la vieja Europa. Cierto día, este joven austríaco se acercó a Wyler sugiriéndole que rodase la escena de otra manera. 'Mi primer impulso fue mandarle al diablo' - comentó Wyler - 'pero me acordé de cómo era yo en mis comienzos y comenté a mi gente que aquel chico haría carrera'. Aquel chico se llamaba Fred Zinnemann."

Sobre el rodaje de "Esos tres" (These three. William Wyler. 1936)


(William Wyler. Su obra y su época. Ángel Comas. T&B Editores)

domingo, 18 de junio de 2017

Elegancia masculina en la pantalla española


Alberto Closas debutó en el cine en 1942. Intervino en títulos como “La pródiga”, “Tierra de fuego”, “Romance en tres noches”, “Vivir un instante” o “El honorable inquilino”. Compartió protagonismo con Lucía Bosé en “Muerte de un ciclista”, con Analía Gadé en “Una muchachita de Valladolid”, con Julia Gutiérrez Caba en “Operación Plus Ultra”… Y fue Don Beltrán de Lara en “La fierecilla domada”, Nicomedes en “La vida en un bloc”, Pedro en “El baile”, Simón en “Usted puede ser un asesino”, Alberto en “Casi un caballero”… y, por supuesto, Carlos Alonso, el inolvidable padre de “La gran familia”.


En 1943, Tomás Blanco aparecía por vez primera en la gran pantalla como Don Álvaro en “Un caballero famoso”. Después fue Ernesto en “Mariona Rebull”, Juan en “Nada” o el Capitán Cortés en “El santuario no se rinde”. Fue también Don Leo en “La Revoltosa”, Juan en “La laguna negra”, Alfonso en “La violetera” y el duque de Sesto en “¿Dónde vas, Alfonso XII?”. Compartió cartel con Tony Leblanc e Ismael Merlo en “La fiel infantería”, con Manolo Gómez Bur y Pepe Isbert en “La pandilla de los once”, con Mel Ferrer y Manuel Alexandre en “El señor de La Salle”, con Arturo Fernández y y José Bódalo en “El salario del crimen”, con Antonio Garisa y Concha Velasco en “Historias de la televisión”… Y apareció en títulos tan clásicos como “Los que tocan el piano” o “La residencia” y en westerns como “La muerte tenía un precio” o “El hombre que mató a Billy el Niño”.


Arturo Fernández se estrenó a toda pantalla en 1954, apareciendo después en títulos como “Cuerda de presos”, “Distrito quinto” o “La frontera del miedo”. Fue Ernesto en “Las chicas de la Cruz Roja”, el Comandante Goñi en “La fiel infantería”, Ángel Romera en “Currito de la Cruz”… Intervino también en “Novios 68”, “Cristina Guzmán”, “El relicario”… Y compartió protagonismo con Concha Velasco en “Un lujo a su alcance”, con Alfredo Landa en “El crack dos” y con Paco Rabal en “Truhanes”.


Eduardo Fajardo debutó en el cine en 1947. Participó en títulos como “Dulcinea”, “La dama de armiño” o “Fuenteovejuna” y después fue Franklin Perry en “Dos cuentos para dos”, el Marqués de Villena en “Locura de amor”, el Teniente Ramos en “El santuario no se rinde”, Luis Montana en “Agustina de Aragón”… También apareció en “Balarrasa”, “Alba de América” o “El curioso impertinente”. Y más adelante, fue Olaf en “Erik, el vikingo”, Agustín en “La ciudad no es para mí” o Miguel en “Cuatro noches de boda”. En la pequeña pantalla, Eduardo nos dejó a su Tío Barret de “La barraca” y a su Fray Eugenio de “Los gozos y las sombras”.


En 1914, Rafael Rivelles iniciaba su carrera cinematográfica, que retomaría más tarde, ya en 1931 con “La mujer X”. Intervino posteriormente en otros títulos como “El embrujo de Sevilla”, “Niebla” o “El hombre que se reía del amor”. Y fue después Lalo en “Nuestra Natacha”, Lachinsky en “El capitán Tormenta” y “El león de Damasco”, el Capitán Fernando Pizarro en “Goyescas”, Judas en “El beso de Judas”… y, por supuesto, Don Quijote en “Don Quijote de La Mancha” y el Padre Superior en “Marcelino, pan y vino”.


José María Rodero se estrenó en la gran pantalla en 1945. Después intervino en “Cinco lobitos” y “Séptima página”, también fue Octavio en “Balarrasa”, Juan en “Ronda española” y Don Luis Mejía en “Don Juan Tenorio”. Formó parte del reparto de “Esa pareja feliz”, “Novio a la vista” y “La herida luminosa”. Y fue Vicente García en “¡Viva lo imposible!”, Don Arturo en “Los tramposos”, Don Heliodoro en “La becerrada”En la pequeña pantalla queda su maravilloso Alberto Barea de “Anillos de oro”.


Alfredo Mayo iniciaba su carrera cinematográfica en 1935. “La florista de la reina”, “Raza”, “¡A mí la legión!” o “Malvaloca” fueron títulos de su primera andadura como actor. Luego fue Ernesto Acevedo en “Deliciosamente tontos”, Luis de Aracil en “El santuario no se rinde”, Manrique en “La leona de Castilla”, Don Álvaro en “El alcalde de Zalamea”… Intervino después en otros títulos como “El último cuplé”, “15 bajo la lona”, “Don Lucio y el hermano Pío”… Y también fue Don Juan de Porres en “Fray Escoba” o el Padre Francisco de Borja en “Teresa de Jesús”. Apareció en “55 días en Pekín” y “El señor de La Salle” y luego fue Paco en “La caza”, Pablo en “Peppermint Frappé” y Don Nicolás de Valcárcel en “El bosque del lobo”. En televisión, nos dejó a su magistral Tío Palomo de “Cañas y barro” y apareció después en otros títulos cinematográficos como “La leyenda del tambor”, “Bearn o la sala de las muñecas” o “Luces de bohemia”. 

martes, 16 de mayo de 2017

JOHN HURT

“No puedo decir que me preocupe la mortalidad, pero es imposible llegar a mi edad y no contemplarla un poco. Pasamos el tiempo y ocupamos nuestra silla muy brevemente”


El pasado 25 de enero se nos iba uno de los actores más extraordinarios de la gran pantalla. John Hurt nos dejaba, muy tristemente, a sus 77 años de edad. 

Como John Vincent Hurt, nacías el 22 de enero de 1940 en Chesterfield, Derbyshire (Inglaterra). El más pequeño de los tres hijos de Phyllis, ingeniera y esporádica actriz y Arnould Herbert Hurt, vicario en Derbyshire, te trasladabas a los doce años con tu familia a Grimsby (Lincolnshire) siendo inscrito en la Escuela de Arte a pesar de tu temprana pasión por la actuación…

“La primera vez que decidí ser actor tenía 9 años”


Al poco tiempo te aceptaban en la Royal Academy of Dramatic Art, haciendo tu debut en el escenario en 1962.

“Fue un camino bastante largo y difícil de recorrer, pero muy emocionante cuando lo conseguí”

Ese mismo año de 1962 te estrenabas en la pequeña pantalla en las series “Z Cars” y “Probation officer”...


… y en el cine con “El salvaje y la voluntad”, bajo la dirección de Ralph Thomas y actuando junto a Ian McShane y Samantha Eggar.

Compartiste habitación con Ian McShane en vuestra época de estudiantes y debutásteis juntos en el cine…

“Y nunca más volvimos a coincidir, porque él ha vivido muchos años en Estados Unidos”

Llegaban después más series, como “First night”, “Love story” o “Gideon's way” y más títulos cinematográficos como “The contact”...


… o “This is my street”.

“He hecho cosas horribles en el cine. No puedes arrepentirte; siempre hay razones para hacer algo, incluso si es sólo por ubicarte”

En 1966 te llegaba la gran oportunidad de trabajar a toda pantalla bajo las órdenes de Fred Zinnemann...


… en “Un hombre para la eternidad”, donde dabas vida a Rich y compartías cartel con actores de la talla de Paul Scofield, Wendy Hiller, Robert Shaw, Orson Welles o Susannah York.




En 1969 eras dirigido por John Huston en “La horca puede esperar”, rodabas junto a Topol, David Niven y Anthony Quayle “Cadenas de libertad” y junto a Julie Christie “Buscando a Gregory”...



… y en 1971 eras Timothy Evans en “El estrangulador de Rillington Place” y Forbush en “Mr. Forbush and the penguins”.

1972 te traía un musical de fantasía...


… “El flautista”, basado en el poema de Robert Browning y el cuento clásico de los hermanos Grimm, siendo dirigido por Jacques Demy.

Nuevas series de televisión como “Cuentos de Wessex”, “Ten from the Twenties” o “Sombras de Greene”...



... y películas como “Little Malcolm and his struggle against eunuchs”, “El necrófago”...


… o el telefilme de 1975 “El funcionario desnudo”, historia basada en la autobiografía del escritor y actor inglés Quentin Crisp.

“La interpretación no es algo real, porque no hacemos documentales. Así que mi trabajo como actor es crear la realidad, saber qué piezas necesitas para levantar esa realidad que engancha al público; y además hacerlo a la mayor velocidad posible”

Y llegaba así una de tus interpretaciones más memorables, también para la pequeña pantalla...




… tu extraordinario e inolvidable Calígula en la mítica serie de 1976 “Yo, Claudio”. Qué lujo de personaje, John.

“No hay caracteres más difíciles o papeles más complejos, sino que cada uno es una experiencia, porque cada película es una experiencia”



Fuiste después Atkinson en “La desaparición”, Nash en “East of Elephant Rock”...


… y en 1978 nos maravillabas de nuevo a través de tu Max en “El expreso de medianoche”, hoy ya clásica película dirigida por Alan Parker en la que compartías cartel, y prisión, con Brad Davis, el protagonista de esta historia. 

“Cuando leo un guión, pienso en cómo apoyar el éxito que el director o el productor buscan. Puede ser un triunfo artístico o económico, da igual. Miro si yo encajo ahí. Después releo mi personaje y finalmente estudio al director”


En este mismo año rodabas “El grito” bajo la dirección de Jerzy Skolimowsky...



… y le prestabas tu voz a dos personajes animados: Hazel en “Orejas largas” y Aragorn en “El señor de los anillos”, antes de dar vida, ya en 1979, a otro de tus personajes más populares...


… tu Kane de “Alien, el octavo pasajero”, también ya clásico cinematográfico en el que, bajo la dirección de Ridley Scott, compartías protagonismo con Sigourney Weaver, Harry Dean Stanton, Ian Holm, Veronica Cartwright, Tom Skerritt o Yaphet Kotto.

“Era la segunda película de Ridley y se escondía mucho detrás de la cámara para no resolver las dudas de los actores”


Iniciabas 1980 interpretando otro de tus personajes más recordados: el John Merrick de “El hombre elefante”, bajo las órdenes de David Lynch y de nuevo actuando junto a grandes nombres como Anthony Hopkins, Anne Bancroft o Wendy Hiller.

“En 'El hombre elefante' tomó doce horas el aplicar el maquillaje original. Y pensé: ‘En realidad, han encontrado una manera de hacer que no disfrute de una película’. Christopher Tucker ideó el maquillaje, lo aplicó el primer día y cuando terminó, yo entré en el estudio. Estaba aterrorizado por si alguien se reía. Pero hubo un silencio absoluto, sólo roto por Anthony Hopkins diciendo: ‘Hagamos la prueba’. Se hizo, y duró el hechizo”


Y en ese mismo año, te incorporabas al reparto de otro importante título cinematográfico: “La puerta del cielo”, bajo la dirección de Michael Cimino y junto a Kris Kristofferson, Isabelle Huppert y Christopher Walken. 




Después llegaban “La loca historia del mundo”, dirigida por Mel Brooks, “Fuga de noche” y “Algo más que colegas”.



Y cerrabas este año de 1982 apareciendo en “Take it away”, vídeo musical de Paul McCartney, y prestándole tu voz al personaje Snitter de la película de animación “Los perros de la plaga”.


1983 te traía la oportunidad de actuar junto a Laurence Olivier en la película para la televisión “El Rey Lear”, donde tú interpretabas al Loco

“Cuando rodábamos 'El Rey Lear', Laurence Olivier me comentó: ‘Cuando llegue tu obituario, tan sólo mencionarán dos o tres actuaciones, y serán las que te definieron desde el principio’. Le pregunté: ‘¿Qué escribirán sobre ti?’. ‘Ricardo III y Cumbres Borrascosas’, me respondió. Y tuvo razón”




Y después, otros títulos cinematográficos como “Clave: Omega”, a las órdenes de Sam Peckinpah; “Reto al destino”, “La venganza”, en esta última a las órdenes de Stephen Frears…


… y “1984”, otro título clave en tu filmografía, basado en la novela homónima de George Orwell, dirigido por Michael Radford y compartiendo cartel con Richard Burton y Cyril Cusack.


Después fuiste Peter en “After darkness”…


… la voz de El Rey del Mal en “Tarón y el caldero mágico”…



Bill en “Rocinante” y Gilbert Colville en “Pasiones en Kenia”…


… y en 1987 te interpretabas a ti mismo, de nuevo dirigido por Mel Brooks, en “La loca historia de las galaxias”.

Ese mismo año prestabas tu voz para el documental “Vincent: Vida y muerte de Vincent Van Gogh”…


… hacías de narrador en “The hunting of the snark”, musical basado en el poema de Lewis Carroll…


… y nos maravillabas también como narrador en “El cuentacuentos”, preciosa serie de Jim Henson para la televisión. 




En 1989 interpretabas a Stephen Ward en “El escándalo (El caso de Cristine Keeler)”, a Robert Burger en “Little sweetheart” y a Charles Rutherford en “Huellas al viento”.


Y en 1990 compartías cartel con Richard Harris, Sean Bean y Brenda Fricker en “El prado”, drama dirigido por Jim Sheridan en el que dabas vida a Bird’ O’Donnell


Cerrabas 1990 actuando junto a Raul Julia, bajo la dirección de Roger Corman, en “La resurrección de Frankenstein”…


… e iniciabas 1991 compartiendo reparto con John Goodman y Peter O’Toole en “Rafi, un rey de peso”, título cinematográfico al que siguieron otros como “Comisionado para matar” o “Ellas también se deprimen” y alguna que otra incursión en series televisivas. 

Volvías a hacer de narrador en el vídeo “Rabbit Ears: Aladdin and the magic lamp”…


… y a prestar tu voz en una película animada, en este caso al Sr. Mole de “Pulgarcita”.

Nuevas apariciones en cine y televisión te llevaban, ya en 1995…




… a tu Montrose de “Rob Roy”, tu John Scholfield de “Dead man” y tu Charley Prince de “Wild Bill”.

Y después, otros títulos cinematográficos como “Amor y muerte en Long Island”, “Contact”, “The climb”, “Brute”…




En 1998 dabas vida a James Morton en “The commissioner”, a Michael Poole en “Night train”, a Mr. Summers en “Todos los animales pequeños”…


… en 2000 prestabas tu voz como narrador a “La película de Tigger”…


… y en 2001 interpretabas al Dr. Iannis en “La mandolina del capitán Corelli”…


… y en “Harry Potter y la piedra filosofal” a Mr. Ollivander, personaje que repetirías en “Harry Potter y las reliquias de la muerte”. 

Llegarían después más títulos cinematográficos como “Miranda”, “Crimen y castigo”, “Dogville” (como narrador)…


… “Hellboy”…


… “Valiant”, película de animación en la que prestabas tu voz a Felix… 


… o “Manderlay”, donde eras nuevamente el narrador

“Estoy abierto a todos los géneros cinematográficos, todo me interesa. Soy fundamentalmente un actor de alquiler”





Ya en 2005, fuiste Ben Devereaux en “La llave del mal”, Christopher en “Disparando a perros”, Jellon Lamb en “La propuesta” y Adam Sutler en “V de Vendetta”.

Y después llegaron a tu filmografía “El perfume, historia de un asesino” (de nuevo como narrador)… 




… “Los crímenes de Oxford”, bajo la dirección de Álex de la Iglesia, “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”, dando vida al Profesor Oxley, y “Outlander”. 

“Mi oficio es fingir e intentar que el público se crea mis personajes”


2009 te traía una nueva recreación del escritor y actor inglés Quentin Crisp, en los últimos años de su vida y esta vez a toda pantalla, en “An englishman in New York”.



Y dos nuevos personajes animados a los que les prestabas tu voz: Owl en el cortometraje televisivo “El Grúfalo” y Gradpa Sammy en “Las aventuras de Sammy: Un viaje extraordinario”. 


Luego formabas parte del reparto de “Brighton Rock”…




… y, ya en 2011, eras Dexter en “Melancolía”, Control en “El topo” (basada en la novela de John le Carré) y sacerdote en “The confession”, junto a Kiefer Sutherland. 




En 2012 compartías cartel con Robert Duvall en “Jayne Mansfield’s car”, en 2013 con Tilda Swinton en “Sólo los amantes sobreviven” y dabas vida a Gilliam en “Rompenieves”…


… aparecías de manera especial en tres episodios de la serie televisiva “Doctor Who”…


… y en 2014 dabas vida a Lord Cotys en el film “Hércules”.




En los últimos años de tu carrera cinematográfica fuiste Francis Bonar en “ChickLit”, Harry Patterson en “The journey” y sacerdote en “Jackie”. 




Y nos dejas también valiosas interpretaciones en tus tres últimas películas: “That good night”, “Damascus cover” y “My name is Lenny”.

Entre las innumerables obras teatrales en las que apareciste: “Chips with everything”, “The Dwarfs”, “The dumb waiter”, “Belcher’s luck”, “Man and Superman”, “The caretaker”, “Travesties”, “Romeo and Juliet”, “The seagull”, “A month in the country”, “Afterplay”…

A lo largo de tu extensa carrera, entre muchos otros premios y nominaciones, obtuviste el Globo de Oro por “El expreso de medianoche” y fuiste candidato al Oscar por este título y por “El hombre elefante”.

En los británicos Premios Bafta fuiste premiado por “El funcionario desnudo, “El expreso de medianoche”, “El hombre elefante”…


… y en 2012 por tu extraordinaria contribución al cine.

En 2003 te fue entregado el Richard Harris Award en los British Independent Film Awards y en 2009 el Special Teddy en el Festival de Cine de Berlín por su interpretación en “An englishman in New York”.

“No estoy interesado en los premios, nunca lo he estado ni creo que sean importantes. No me malinterpreten, si me dan un premio, les quedo muy agradecido, porque es muy agradable recibir un premio. Pero no creo que los premios deban ser buscados. Alientan en nuestro negocio a ser competitivos, y ése es un camino equivocado. No somos deportistas, no estamos tratando de entrar en primer lugar”

¿Contamos ahora algunas curiosidades sobre ti, John? Como el que tu modelo de actor fuera el Alec Guinnes del “Oliver Twist” de David Lean.

“Era la primera vez que veía a un actor recurrir en la pantalla a la tradición teatral que consiste en ponerse al servicio de un personaje y no al revés, lo cual influyó en mi trabajo”

O el que “El hombre elefante” se estrenara en la gran pantalla al mismo tiempo que David Bowie lo estaba interpretando en Broadway. O que aceptaras trabajar en “La loca historia del mundo” porque acababas de hacer dos películas dramáticas y querías divertirte haciendo una comedia.

O que se te ofreciera el papel de Mohandas K. Gandhi en “Gandhi” y rechazaras la oferta por sentir inapropiado que un europeo caucásico representara a una persona de origen asiático. O que fueras también considerado para el papel del Dr. Hannibal Lecter en “El silencio de los corderos”…


Gracias, John, por tu grandeza, tu maestría, tu profesionalidad. Gracias por tu enorme abanico de personajes y por tus grandes dotes para lo trágico y lo cómico. Mil gracias por saber transmitirnos tu extraordinario arte a través de la pantalla.

“Estoy asombrado de haber durado tanto tiempo. Sabía que quería actuar desde muy temprana edad, 9 años, pero no sabía cómo hacerlo. El mundo era entonces un lugar mucho más grande. Tampoco tenía las comunicaciones que tenemos hoy; ahora todos tenemos internet, sabemos lo que está pasando en todas partes. Entonces, no. Sólo usábamos la máquina de escribir”
(JOHN HURT)