lunes, 2 de enero de 2012

Salvatore "Totò" Cascio

Hagas lo que hagas, ámalo.
Como amabas la cabina del Paradiso cuando eras niño


En 1988, Giuseppe Tornatore le hacía un exquisito y emotivo homenaje al Séptimo Arte. Su película, “Cinema Paradiso”, nos contaba una maravillosa historia a través de un magistral guión escrito por el propio director siciliano.


Tornatore contaba también en este proyecto con una de las más grandiosas y mágicas bandas sonoras de la historia del cine que firmaba un gran maestro en la materia, el extraordinario Ennio Morricone.

Y con un excepcional reparto encabezado por Philippe Noiret, Jacques Perrin, Leopoldo Trieste, Marco Leonardi...




Y Salvatore Cascio, un pequeño gran actor que a los ocho años, por su naturalidad y por su simpatía, era elegido para interpretar a Totò, el maravilloso niño de esta preciosa historia.

Nacido el 8 de Noviembre de 1979 en Palazzo Adriano, Palermo (Italia), Salvatore había debutado ya en la televisión italiana en pequeños gags del programa ideado y conducido en el Canale 5 por el cómico Maurizio Constanzo.




Dos años después de su gran descubrimiento en “Cinema Paradiso”, Cascio compartió cartel con Peter Ustinov en la comedia “C’era un castello con 40 cani”.


Y con Franco Nero, Vannesa Redgrave y Fernando Rey en “Diceria dell’ untore”.




Ese mismo año, dirigido de nuevo por Giuseppe Tornatore, Salvatore actuaba, junto a Marcello Mastroianni, en otra maravillosa historia llamada “Están todos bien” (Stanno tutti bene).



Tras participar en 1991, junto a Massimo Ranieri, en la miniserie televisiva “Il ricatto 2”, aparecía en la comedia ubicada en el Vaticano “The Pope must die”.


Un año más tarde compartía cartel con Adriano Celentano, Christopher Lee y Carroll Baker en la italofrancesa comedia de ciencia-ficción “Jackpot”...



... retirándose después de las pantallas para dedicarse a sus estudios y reapareciendo en 1999 en el thriller “Il morso del serpente”. Y en 2005 rodaba, junto a Bud Spencer, su último trabajo hasta la fecha, “Padre Speranza”.




Por su excepcional interpretación en “Cinema Paradiso”, el pequeño Salvatore obtuvo muy merecidamente el británico Premio Bafta como mejor actor secundario, haciéndose con el galardón sobre Alan Alda (“Delitos y faltas”), Al Pacino (“Dick Tracy”) y John Hurt (“El prado”).




También le fue otorgado por este papel el Special Award al mejor actor infantil en los Young Artist Award.


Y es que para la historia del cine, y para nosotros, Salvatore Cascio siempre será el pícaro y avispado Totòsin duda alguna uno de los personajes más entrañables de la gran pantalla.

Alfredo, no lo entiendo... Si los cortes son míos,
¿por qué tienes que guardarlos tú?
(Totò en “Cinema Paradiso”)

20 comentarios:

El Tirador Solitario dijo...

Cinema Paradiso tiene todos los trucos para que nos guste a los cinéfilos: amor incondicional, tanto al Séptimo Arte como a las propias salas cinematográficas, y además con un niño bien dirigido, y que da mucho juego.
Mientras leía tu estupenda entrada pensaba en las distintas películas que se suelen llamar cine dentro del cine, o de amor al cine...y mira, recordaba una que no es de las más conocidas, pero que es estupenda, también italiana, Splendor, de Ettore Scola...y que vale muy mucha la pena!!

deWitt dijo...

Inolvidable Totó! Creo que es uno de esos personajes que se quedan grabados.

La verdad es que le había perdido la pista al niño/hombre pero gracias a tu entrada ya lo tengo ubicadísimo!!

Gracias!!

feliz año!

PEPE CAHIERS dijo...

Creo que lo mejor de esta película se concentra en esos minutos finales, en ese regalo extraordinario que recibe el protagonista.

Clementine dijo...

Sí, "Cinema Paradiso" lo tiene todo, y con esa banda sonora, Tirador, PRODIGIOSA. Y "Splendor" es otra maravilla que, además, vi por primera vez a toda pantalla, con Mastroianni y Troisi para quitarse el sombrero y una dirección de lujo de Ettore Scola.
Motrileño, coincidimos, empezamos bien el año, esto es buena señal.

Inolvidable, deWitt, personaje antológico. Gracias a ti por asomarte y ¡feliz año!

El final de esta película es absolutamente mágico, Cahiers, yo no me canso de verlo, y siempre, siempre me emociona.

natsnoC dijo...

Pues, mira, me parece una película muy bonita. Y desde luego que es de esas historias que te tocan la fibra. El niño es un personaje que te llega, sin duda. Y acabas la película con la sonrisa tonta....

Ojalá la mitad de las películas actuales tuvieran la mitas de esos ingredientes...

Pero sin embargo no es de esas que me gusta ver una y otra vez, de las que no me canso. No, no sé qué es pero le falta algo para subir ese escalón que le falta. Sin decir con ello que sea mala en absoluto, no me vayas a malinterpretar. Más bien todo lo contrario.

Clementine dijo...

Con todo lo que dices antes, natsnoC, es imposible interpretar que te parezca mala película.
Yo sí la vería una y otra vez. Claro que con este personaje de Totò, sobre todo de niño y el ya mayor de la escena final, es con el que más me he identificado yo de todas las películas que me he visto en mi vida. Y encima con un magistral Morricone de fondo musical.
De todas maneras, nats, esta entrada va dedicada principalmente a este pequeño gran actor. Aún tiene que aparecer por esta Gran Pantalla "Cinema Paradiso". Seguro que entonces te convenzo de que es para verla una y otra vez, no sé cómo lo hago pero siempre lo consigo.
Ya, ya, no tengo abuela, ¿y?

Alicia dijo...

Vaya carrerón que tuvo el niño! No sabía que hubiera hecho tantas cosas después, ni siquiera recordaba haberlo visto en "Están todos bien".
En Cinema, desde luego, lo borda. Y de esa peli, aunque repita lo dicho, el final es verdaderamente antológico.
totototototottototo

Clementine dijo...

Ya ves, Alicia, y nos lo queríamos perder. En "Están todos bien", que yo vi en el cine no sé si contigo o con el hermano pequeño, hace de uno de los hijos de Mastroianni, creo que el mayor, pero de niño, claro, y lo hace también muy bien. Que era muy bueno, canastos.

natsnoC dijo...

No sé, no sé. Convencerme para ver cualquier peli es fácil, pero para ver una que ya he visto cuesta más. Pero esperaré esa entrada.

Clementine dijo...

Eso, tú espera esa entrada...

A-B-C dijo...

Una gran película, un niño precioso que ya es todo un adulto. Estupenda entrada

Clementine dijo...

Gracias, A-B-C. Esta película ya es un clásico moderno. Besos.

Marcos Callau dijo...

Pendiente, pendiente, pendiente, la tengo pendiente! Se que voy a decir una burrada pero conozco la banda sonora antes que la película... Que desastre! Pondré remedio. Besos Clementine.

Clementine dijo...

No, Marcos, en este caso es fundamental conocer, antes o después, su magistral banda sonora. Pero sí, ponle remedio, ponle remedio, ponle remedio, ponle remedio! Que a ti, que te gusta ligeramente el cine, te va a chiflar poco esta película. Más besos.

Roberto Béjar dijo...

Maravillosa película en todos los aspectos, y yo sí soy de los que la volvería a ver de vez en cuando.

Morricone hizo uno de sus mejores trabajos de las últimas décadas, lo que ya es decir.

La que no conozco es la película de Cascio con Mastroiani.

Espero impaciente la entrada propia de "Cinema Paradiso".

Clementine dijo...

Maravillosa es, Roberto, y la banda sonora, una joya de la historia del cine. La de Mastroianni es también preciosa y haces bien en esperar la entrada propia de "Cinema Paradiso", a ver cuánto aguanto sin sacarla aquí. Besos.

majuzali dijo...

Que maravillosa pelicula! Inolvidable! Gracias mil por toda esa informacion acerca de "Toto".

Clementine dijo...

A tí, majuzali, por sumarte a esta entrada. Maravillosa película y maravilloso Totó.

Anónimo dijo...

lastimosamente llegue un poco tarde a descubrir ésta maravillosa y clásica historia del cine. Pero más vale tarde que nunca y tuve el gran placer de reír y llorar con esta excelente historia. Gracias a mi compañero Viscenzo Severini por compartirla conmigo Jesus del Guercio Col.

Ma.Elena dijo...

hola recien descubro tu blog. ya pusiste un post sobre cinema paradiso? y si puedes hacer sobre uno de mis actores preferidos, el gran Philippe Noiret :) o Jean Gabin.

gracias y saludos