martes, 26 de julio de 2011

Dos cabalgan juntos

Los familiares de los prisioneros blancos secuestrados por los comanches presionan al ejército federal para que los rescate. El comandante Frazer convence al cínico sheriff de Tascosa, Guthrie McCabe, para que se encargue de negociar con los indios la entrega de los cautivos. En esta misión le acompañará el teniente Jim Gary.


Con el inconfundible sello de John Ford en la dirección, se estrenaba en Estados Unidos el 26 de Julio de 1961, hace hoy ya 50 años, “Dos cabalgan juntos” (Two rode together), genuino western producido por el propio Ford para la Columbia Pictures.

La fotografía de Charles Lawton, Jr. y la banda sonora de George Duning redondeaban una película cuyo guión, escrito por Frank S. Nugent, habitual en el cine de Ford en clásicos como “Fort Apache”, “La legión invencible”, “El hombre tranquilo”, “Escala en Hawai”, “Centauros del desierto” o “La taberna del irlandés”, estaba basado en la novela “Comanche captives”, escrita en 1960 por Will Cook.


En el rodaje de “Dos cabalgan juntos” se aprovecharon los decorados que habían sido construidos en Brackettville, sudoeste de Texas, para “El Álamo” (1960).

Y allí comenzó a trabajar el equipo el 15 de Octubre de 1960, con auténticos navajos del Monument Valley interpretando a la mayor parte de los comanches. En la segunda mitad de Noviembre se rodó en el rancho de la Columbia lo que quedaba pendiente.


El indiscutible protagonismo en este film corría de la mano de James Stewart y Richard Widmark, o lo que es lo mismo, del sheriff Guthrie McCabe y del teniente Jim Gary, los dos que cabalgan juntos en esta historia, muy bien acompañados por dos mujeres interpretadas por Shirley Jones y Linda Cristal.


Entre los dos que cabalgan juntos, un extraordinario John McIntire, excelente actor de primera de títulos ya clásicos como “Tierras lejanas”, “Cazador de forajidos”, Psicosis”, “El mundo en sus manos”, “Caravana de mujeres”, “El fuego y la palabra” o “La jungla de asfalto”.

Y secundando excelentemente el reparto principal, una serie de nombres más que reconocibles en el cine de John Ford.


Olive Carey, esposa del comandante Frazer en esta historia, mujer en la vida real del gran Harry Carey y madre de Harry Carey, Jr., había coincidido anteriormente con John Ford en “Escrito bajo el sol” y “Centauros del desierto”.


Harry Carey Jr., aquí como el genuino Ortho Clegg, era ya un rostro reconocido en el cine de John Ford tras haber intervenido en títulos como “Tres padrinos”, “La legión invencible”, “Caravana de paz”, “Río Grande”, “Cuna de héroes”, “Escala en Hawai” o “Centauros de desierto”.


Ken Curtis, el también genuino Greeley Clegg de esta historia, había sido ya dirigido por Ford en títulos como “Río Grande”, “El hombre tranquilo”, “Escala en Hawai”, “Centauros del desierto” o “Misión de audaces”. Y volvería a trabajar con él en “El gran combate”.


John Qualen, otro gran actor de primera aquí en el papel de Ole Nudsen, trabajó anteriormente con Ford en películas como “Las uvas de la ira”, “Hombres intrépidos” o “Centauros del desierto” y posteriormente sería también dirigido por él en “La taberna del irlandés” y “El gran combate”.


En el papel del genuino Sargento Posey, Andy Devine, en 1939 inolvidable conductor de “La diligencia”, que fue dirigido de nuevo por Ford en “El hombre que mató a Liberty Valance”.


Y Woody Strode, en esta historia como el comanche Stone Calf. Strode había trabajado anteriormente con Ford en “La diligencia” y “El sargento negro”. Tras “Dos cabalgan juntos”, volvería a coincidir con él en “El hombre que mató a Liberty Valance” y “Siete mujeres”, última película rodada por el genial director.


Pero el incluir a Woody Strode en el reparto de “Dos cabalgan juntos” le costó a John Ford una pelea con los de la Columbia, ya que los ejecutivos de la productora pensaban que resultaba algo extraño que un actor negro interpretara a un indio, siendo evidentemente desconocedores del hecho de que Strode tenía parte de indio en su sangre.

Claro que este logro de Ford de incluir a Woody Strode en el reparto haciéndole pasar por indio no le impidió al genuino director el enfadarse con él una noche en la que Strode desobedeció las órdenes y se emborrachó en compañía de un jefe indio y de otros navajos del Monument Valley. Tras prender fuego a una vieja caravana para bailar la danza de guerra en torno a ella, Ford salió de su habitación maldiciendo y preguntando a gritos qué estaba ocurriendo.

A la mañana siguiente, a la hora del desayuno, Woody Strode cogió su bandeja y fue a sentarse a la mesa de Ford junto a Stewart y Widmark. En palabras de Strode, “Ford se negó a dejarme comer con ellos”.

Borrachín y lacónico, mondando un palo con un cuchillo en el porche, el sheriff McCabe es cínico, temperamental y francamente mercenario. Es una memorable caracterización empapada en autenticidad
(New York Times, 1961)


James Stewart fue elegido para protagonizar esta película por el jefe de la Columbia Pictures, Harry Cohn, antes incluso de ofrecérsela el estudio a John Ford.

Por su parte, Ford accedió a dirigirla a pesar de considerar muy malo su guión. Según el propio director, aceptó tan sólo por el dinero que le iba a proporcionar, incluyendo un veinticinco por ciento de los beneficios netos de la película.


Stewart y Widmark, sin embargo, se mostraron en todo momento entusiasmados con esta historia, aunque Widmark en un principio había sido reacio a participar en ella por considerarse demasiado mayor para dar vida a su personaje.

James Stewart llevaba en esta película el mismo sombrero vaquero que había utilizado desde “Winchester 73” (1950). “Dos cabalgan juntos” era la primera película que rodaba con John Ford, quien no quería de ninguna manera que Stewart usara este sombrero porque pensaba que era el de peor aspecto que había visto en su vida.

Ford finalmente accedió a que lo llevara pero, cuando volvieron a coincidir en 1962 en “El hombre que mató a Liberty Valance”, directamente no le permitió a Stewart llevar sombrero alguno.


Las producciones de John Ford resultaban agotadoras para James Stewart. “No sabías si aquel día ibas a ser el cabeza de turco, si Ford iba a apuntarte con su pistola”. El director, por su parte, consideraba que James “hacía un trabajo extraordinario creando un personaje que el público deseaba. Había estudiado para actor”.

De hecho, Ford pensó en su momento en darle a Stewart el papel de Doc Holliday en “Pasión de los fuertes” y el del mayor Kendall en “Misión de audaces”. “Era bueno en todo lo que hacía. Se interpretaba a sí mismo pero también al personaje. A la gente le gustaba”. Stewart tenía su propio punto de vista sobre esto, “creo que Hank intercedió por mí . Hank, Henry Fonda, era gran amigo de John Ford.


Curiosamente, en la escena inicial de “Dos cabalgan juntos” aparecía James Stewart, como sheriff, reclinado en su silla. Los críticos, evidentemente, vieron una parodia del mismo plano de Henry Fonda, como Wyatt Earp, en “Pasión de los fuertes”.

Ford tenía una forma de dirigir asombrosa. Él dejaba bastante en tu mano como actor el hecho de trabajar la escena. Tú tenías el guión, te sabías la historia, la escena, y él la planificaba visualmente. Luego te dejaba que te movieras dentro de la escena
(James Stewart)

John Ford sólo rodaría dos westerns más, “El hombre que mató a Liberty Valance” y “El gran combate”. En ambos aparecía James Stewart. En el primero como Ransom Stoddard, el protagonista de la historia. En la segunda, directamente como Wyatt Earp.

Y en “El gran combate”, Stewart volvía a coincidir en el reparto con Richard Widmark en el papel del capitán Thomas Archer. Y con Harry Carey, Jr, Ken Curtis y John Qualen.


Dos cabalgan juntos” también guardaba similitudes en la historia que contaba con otra obra de John Ford, “Centauros del desierto”. Pero, a diferencia de los personajes de Ethan y Martin, McCabe y Gary (Stewart y Widmark) no creen en absoluto en el sentido de su búsqueda.

Nunca supe realmente de qué iba la película, y no estoy totalmente segura de que ni el mismo Ford lo supiera. Por supuesto, Jimmy Stewart se lo tomó como si estuviera rodando una obra maestra. Sin él y Widmark, habría sido un fiasco sin parangón
(Shirley Jones)


La secuencia más célebre, el ya mítico diálogo entre McCabe y Gary en la orilla del río, fue rodada con toda rapidez y con la cámara sobre el agua, después de que Stewart y Widmark la hubiesen ensayado largamente y en privado.


El hecho de que no hubiera planos de espaldas da la impresión de que esos dos tipos sencillamente deciden sentarse para hablar de lo que ha ocurrido y de lo que va a ocurrir
(James Stewart)


¡Estaba loco por el viejo Jack! Le conocí en la última etapa de su vida, cuando hablaba como si fuera Mr. Magoo… ¡pero era grande! Una mañana, Jimmy y yo estábamos desayunando y un tipo dijo que Jack quería vernos. Fuimos a su encuentro. Se presentó con su camisón chino, que apenas le cubría el cuerpo, y con su parche y su puro. Miró hacia el cielo y dijo: “Demonios, con este tiempo no podemos rodar. ¿Por qué no os volvéis a meter en la cama, muchachos?” A eso de las dos de la tarde de ese mismo día, nos dirigimos al lugar del rodaje e hicimos unas seis páginas del guión en dos horas… Stewart y yo, sentados a la orilla del río y hablando. Es una escena muy buena
(Richard Widmark)


Ford se paseó por la orilla y luego se dirigió hacia el río. Bueno, todo el mundo sabía lo que eso significaba, de modo que el cámara y el equipo le siguieron inmediatamente. Se dio la vuelta y nos dijo a Dick Widmark y a mí: “Sentaos ahí”. Y luego, dirigiéndose al cámara: “Cógeles desde ahí, así”. No era algo fácil, ya que el cámara podía hundirse, estaba lleno de barro. Era una escena larga. La hicimos toda en dos tomas. Ford estaba fuera del río cuando la hicimos. Nos dijo: “Perfecto”, y se fue. Y eso fue todo… Ford solía decir “Perfecto” en lugar de “Corten”. El técnico de sonido dijo: “El sonido… He escuchado el río”. “Bueno, ése es tu problema”, dijo simplemente Ford
(James Stewart)


Todas las cosas que he oído de Ford estaban ahí. Pero eran una ayuda en vez de algo que tú… No sé si alguien se lo tomaba con miedo o resentimiento. Yo estaba decidido a no actuar así. Al final, acabó en una relación de amistad. Fue una experiencia simplemente maravillosa, no sólo el conocerle, sino trabajar muy cerca de él para darse cuenta de que era un maestro
(James Stewart)


A Cahiers y al Tirador, al Tirador y a Cahiers.
En definitiva, a dos que cabalgan juntos

22 comentarios:

ATTICUS dijo...

Buen post Clementine,no podia ser de otra manera cuando se habla de una obra del gran Ford.Es verdad que lo tiene todo,pero sobre todo un guion estupendo como siempre que se juntaba con el.
Precisamente he conseguido una pelicula que tenia ganas de verla
con guion de el "El salario de la violencia" de Phill Karlson.
En este film del que hablas me encanta como toca el tema muy duro como el racismo y lo mezcla con un humor inteligente.
Buen post repito.

PEPE CAHIERS dijo...

Emocionado estoy por su dedicatoria y por tan magistral artículo. Además, "Dos cabalgan juntos" es uno de mis western favoritos. Me divierten esos dialogos y me quedo admirado ante la interpretación soberbia de ambos protagonistas. Moralmente ambigua como el personaje de James Stewart, una suerte de Ethan con sentido del humor. Como diría el Tirador, me pongo a sus pies ante tan fenomenal disertación.

Clementine dijo...

Gracias, Atticus. A mí siempre me ha parecido ésta una película muy entretenida, además con esos dos actores protagonistas de lujo y un reparto secundario si cabe aún mejor. Y el tratamiento de la historia al estilo Ford, como cabía esperar. Un saludo.

Gracias por tus palabras, Cahiers, pero no podía ser de otra manera. Tocaba hablar de esta película y no podía pasar por alto el incluiros a los dos en este magnífico reparto. También es uno de mis westerns favoritos, aunque la verdad es que a mí me pones una película del Oeste, y encima de John Ford, y ya soy feliz. Pero ésta en concreto es muy especial.
Y una pregunta: ¿tú cuál eres, Stewart o Widmark?

A-B-C dijo...

Genial entrada, ha sido como volver a ver la película y el making off todo incluido. Me ha encantado la anécdota del sombrero del actor negro-indio Woody... perdón no recuerdo su apellido, el rodaje de la secuencia en el río, la aparición de Ford en camisón chino y todo el lujo de comentarios, fotos y anécdotas que rescatas aquí. Sublime, como siempre.

¡Ah! y hermosísima dedicatoria a otros dos cinéfilos que no sabía cabalgaban juntos xD
Besos y buena semana

Clementine dijo...

Gracias, A-B-C. Es que el making off de esta película no tiene desperdicio. Yo he vuelto a disfrutarla volviéndomela a ver hace unos días y casi me atrevo a asegurarte que me lo he pasado aún mejor escribiendo esta entrada. En cuanto a los dos cinéfilos de la dedicatoria, sólo te diré que Dios los cría… Besos y feliz semana también para ti.

Marcos Callau dijo...

Ah...qué ,maravilla de película, Clementien. Y qué buena idea finalizar este grandioso post con el "The end" de la peli. Esuno de mis western favoritos pero hace mucho que no lo he visto. Agradezco que me lo recuerdes. Besos.

PEPE CAHIERS dijo...

Yo seria Widmark, el Tirador es más bien un vividor tipo Stewart, aunque tampoco le haría ascos al trabajo de este último, sentado en mi mecedora y contemplar como transcurre el día, entre cigarros puros y una cerveza bien fria.

El Tirador Solitario dijo...

Mi querida amiga, enormemente agradecido por la dedicatoria de este post tan sublime.

Ya sabes que adoro a Ford, y esa escena siempre me ha cautivado, esa sana disquisición sobre la vida y mujeres...que no deja de ser lo mismo...
En cuanto a quién es quién, he sentido siempre veneración por Stewart, protagonista de esas películas tan fabulosas con mi idolatrado Mann...

Besos y abrazos, amiga!! (Y yo también a sus pies)

Por cierto, recuerdo, que durante unos años, el crítico de la cartelera televisiva de ABC (Fabián Molino), siempre que emitían esta maravilla, le ponía dos estrellas...ya mosqueado con tamaño delirio, deje un comentarion alusivo en el blog de Oti Rguez Marchante (responsable de todo lo del cine en el Abc), y desde ese día le subieron una estrella más...que por lo visto fue lo máximo que estaba dispuesto a transigir Fabián Molino...

Clementine dijo...

Gracias, Marcos. Pues no sólo te lo recuerdo, te recomiendo que te la vuelvas a ver, no ha perdido nada, nada. Besos.

Cahiers, habría puesto la mano en el fuego (de una hoguera en este caso) en cuanto a que tú serías Widmark. Mira que me resulta entrañable de siempre James Stewart, y en esta película está que se sale, pues yo me quedo aquí también con Richard. Es más, es mi personaje favorito de él, creo que está escrito a su medida.

Mi querido amigo Tirador, ha sido un auténtico placer. Lo sé, lo sé, adoras a Ford y mira, coincidimos en eso. Me alegro de que consiguieras una estrella más para la película. Y me alegra también que te inclines tú por Stewart, así te saldrán mejor tus escenas con Cahiers, con los papeles bien repartidos. Más besos y abrazos.

natsnoC dijo...

Jooo, no la he visto y ahora no sé qué comentar. Me ha gustado imaginarme a Cahiers y el Tirador en la piel de Widmark y Stewart

Clementine dijo...

Corcho, natsnoC, pues consíguete la película, te la ves y me la comentas luego aquí.
Y en cuanto a Cahiers y el Tirador, te los imaginarás aún mejor si te asomas a esta entrada:

http://pepecahiers.blogspot.com/2010/12/dos-reflexionan-juntos-i.html

Y luego puedes continuar con la 2, la 3 y la 4. Sí, tiene cuatro partes, como Rocky.
Un beso.

Lala dijo...

Hace mucho que ví la peli y no la recuerdo bien pero por tu reseña, que me ha hecho recordar cosas de ella, me gustaría volverla a ver. Es una de las buenas!!

Besotes

deWitt dijo...

Yo confieso: yo y el western, por lo general, no somos buenos amigos :-( Seguiré intentándolo!
La entrada impecable, eso sí!

Muacks

Clementine dijo...

Sí, Lala, es una de las buenas. Una de ésas que ves una y otra vez y no te cansas. Más besos para ti.

Gracias, deWitt. Yo también confieso: no hubiera pensado nunca que no te llevas bien con el western, me sorprendes, aunque nada como ser independiente en cuanto al cine, ya sabes... Más muacks para ti también.

miquel zueras dijo...

Estoy de acuerdo con Ford en que la historia no es de las mejores que rodó pero tiene escenas memorables como la conversación entre Stewart y Widmark que tanto gusta a nuestros dos amigos y sus secundarios: Andy Devine, el de la voz aflautada, Harry Carey Jr... y Woody Strode que montó su fiesta india. Ja,ja, menos mal que no le dio por arrancar cabelleras. Un post con muchas anécdotas interesantes, Clementine. Saludos. Borgo.

Clementine dijo...

Gracias, Miquel. Estoy de acuerdo contigo, también creo que "Dos cabalgan juntos" no es una de las grandes películas de John Ford (mi director favorito) pero tiene una serie de ingredientes que la hace única y muy especial. Esos maravillosos actores que citas, y John McIntire, que a mí me apasiona ver actuar a este caballero, ese humor de Ford tan genuino y, sobre todo, esos dos protagonistas. Creo que Stewart y Widmark forman aquí una de las mejores parejas de la gran pantalla. Y si juntas todas estas cosas, aunque la película no sea redonda te queda de lo más entretenida.
Lo de Woody Strode es muy divertido, sí, menos mal que no le dio por las cabelleras... Era muy grande, por aquí se asomará seguro, ya está invitado. Besos, Borgo.

Alicia dijo...

¡¡Qué bien que me cae a mí James Stewart!!

Clementine dijo...

¡¡Pues anda que a mí Richard Widmark!!

Roberto Béjar dijo...

A mí es una película que me encanta. Tal vez sea porque el reparto es inmejorable, muy fordiano. Brillantes como siempre Stewart y Widmark.

Saludos!

Clementine dijo...

Hola, Roberto. Realmente me hubiera sorprendido que no te gustara esta película. Sí, yo también creo que el impecable reparto tan fordiano, además, es la clave de este film. Y esa magia que hay aquí entre Stewart y Widmark, inmejorable también.
Buen fin de semana.

Piru dijo...

Estaba buscando información en la web para hacer la crítica de Dos Cabalgan Juntos y me encontré con tu blog. Sorprendentemente, estamos enlazados a través de otros blogs, como el de Borgo, pero no había caído antes en ti. Me pasrece impresionante tu entrada, te agrego desde ya para seguir disfrutando y aprendiendo de tus conocmimentos.

Un saludo

Clementine dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Piru, y muy bienvenido. Cierto, yo también te he visto a ti en otros blogs. Un saludo, seguiremos enlazados, seguro. Por cierto, me encanta Sinatra.