domingo, 1 de mayo de 2011

Ciudadano Kane

A los 23 años de edad, Orson Welles se había labrado un merecido prestigio. En el teatro ya era muy bien considerado por sus adaptaciones de Shakespeare y otros clásicos. Y el 30 de Octubre de 1938, con su versión radiofónica de “La guerra de los mundos” como si de un reportaje en directo se tratara, había conseguido sembrar el pánico de punta a punta de los Estados Unidos.


Motivos más que suficientes para que la productora RKO decidiera abrirle las puertas del mundo del cine. El contrato de Welles con RKO le dio una libertad sin precedentes para un director novel. Iba a escribir, producir, dirigir y actuar en dos peliculas para la compañía, con total autonomía en la contratación de actores, técnicos y montaje final. La otra película sería, un año más tarde, “El cuarto mandamiento”, otra joya clásica que protagonizó también su amigo Joseph Cotten.

A Carole Lombard se le ofreció el papel principal de un melodrama llamado "Smiler with a knife", que iba a ser dirigido por Orson Welles, recién llegado a la RKO. Ella lo rechazó, optando por regresar a la comedia con “Mr. & Mrs. Smith”. Welles entonces desechó hacer la película sin Lombard y comenzó a trabajar en “Ciudadano Kane”.


Orson Welles siempre afirmó que en “Ciudadano Kane” no se contaba la biografía de un individuo específico, sino un compuesto de personajes estadounidenses de esa época. El diseño de Xanadú, la mansión de Charles Foster Kane, estaba inspirado en la propia casa de William Randolph Hearst y aunque es universalmente reconocido que esta película está basada en la vida del periodista y magnate de la prensa estadounidense, también hay elementos de la historia que se aplican a la vida de Samuel Insull, magnate del sector de empresas de concesiones de servicios públicos de Chicago.


Herman J. Mankiewicz, hermano del director de cine Joseph Leo Mankiewicz, firmaba junto a Orson Welles el brillante guión de esta película. Hacía ya varios años que Welles tenía escrita una obra, nunca producida, en la que se llevaba a cabo la exploración de una persona pública a través de los testimonios de las personas que le conocieron a lo largo de su vida. Mankiewicz escribió el primer borrador del guión de “Ciudadano Kane” a partir de esta historia, dándole luego forma entre él y Welles y convirtiéndole en una joya del cine.


Las maravillosas imágenes a través de las cuales se nos cuenta esta película venían de la mano de un verdadero maestro en la materia, Gregg Toland, excelente director de fotografía americano que ya nos había cautivado visualmente con títulos como “Rivales”, “Cumbres Borrascosas” o “Las uvas de la ira”. Vamos, un genio de la imagen. Para “Ciudadano Kane” utilizó Toland una técnica fotográfica que enfocaba simultáneamente todos los objetos situados en primer plano, centro o fondo de la imagen, dándole a la misma una sensación de profundidad no vista antes en la gran pantalla.


Y la utilización del contrapicado de la cámara nos mostraba caracteres fuertes como el de Charles Foster Kane. Por el contrario, la posición de la cámara en picado nos presentaba el carácter más débil de Susan Alexander Kane, la segunda esposa del magnate. Ésta fue una técnica que Orson Welles tomó de John Ford, quien la había utilizado dos años antes en “La diligencia”. Welles vio en privado este mítico título del western alrededor de cuarenta veces mientras rodaba “Ciudadano Kane”.


El impecable montaje del film era obra artística de Robert Wise quien, antes de este título, había firmado el montaje de “Esmeralda la zíngara” y después, el de “El cuarto mandamiento”, título éste al que Wise aportó también la dirección de escenas adicionales, comenzando aquí su carrera como director de cine, donde nos dejó joyas como “Ultimátum a la Tierra”, “West Side Story” o “Sonrisas y lágrimas”.


Y para redondear el equipo técnico se unía a la película, en su debut cinematográfico, el compositor neoyorkino Bernard Herrmann, que más adelante corroboraría su excelencia musical con su gran obra en clásicos como “El cuarto mandamiento”, “El hombre que sabía demasiado”, “Falso culpable”, “Vértigo”, “Con la muerte en los talones” o “Psicosis”. Total nada.

Este plantel de lujo en el aspecto técnico del film sólo podía completarse con un cartel de primera línea en el plano artístico. El elenco de actores de “Ciudadano Kane” era casi por completo el que integraba la compañía del Mercury Theatre que Welles fundó en 1937 con John Houseman. Allí se representaron radiofónicamente obras como "Los Miserables", "Historia de dos ciudades", "La isla del tesoro", "39 escalones", "Abraham Lincoln", "El Conde de Montecristo"… Y "La Guerra de los Mundos".


Ciudadano Kane” fue el debut cinematográfico más que brillante de actores luego de renombre en la gran pantalla como Agnes Moorehead, Ray Collins, Ruth Warrick, George Colouris o Everett Sloane.


Y de Joseph Cotten, aquí en el papel de Jedediah Leland, el mejor amigo de Charles Foster Kane. El personaje de Leland se basaba en el célebre columnista Ashton Stevens, crítico teatral del San Francisco Examiner y del Chicago Herald, y hermano del actor Landers Stevens, que hacía una corta aparición en esta película. Ashton era también el tío del director George Stevens, el hijo de Landers.


Joseph Cotten hacía aquí, pues, su entrada en el cine por la puerta grande. Amigo personal de Orson Welles, volvió a ser dirigido por él en “El cuarto mandamiento” y formó también con él más adelante una de las parejas más recordadas de la historia del cine en “El tercer hombre”.

Joseph siguió cosechando éxitos en su carrera como actor dejándonos títulos ya clásicos en la historia del cine como “La sombra de una duda”, “Duelo al sol”, “Jennie”, “Atormentada”, “Niágara” o “Canción de cuna para un cadáver”.

En "Ciudadano Kane" Cotten tenía, además, trabajo extra al prestarle también su voz y su presencia a uno de los periodistas que ve el noticiario en la sala de proyección, a oscuras, donde también figuraban todos los actores masculinos de la película, incluído el propio Orson Welles.


Y otros datos curiosos del film. El que Welles se rompiera el tobillo durante el rodaje de la película y tuviera que dirigir durante dos semanas en una silla de ruedas. O el que una frase que dice Kane en la película ("No crea todo lo que oye en la radio") pudiera ser tan claramente interpretada como un guiño astuto del director aludiendo a su propia guerra de los mundos radiofónica.

Ciudadano Kane” estaba lista para su lanzamiento en febrero de 1941. Pero la controversia en torno al tema que trataba la película retrasó su estreno y, entre otras cosas, el que el círculo de William Randolph Hearst intentara comprarla para evitar su lanzamiento y presionara a la RKO para que no lo llevara a cabo.


Afortunadamente, el 1 de Mayo de 1941, hace hoy ya 70 años, se estrenaba en Nueva York “Ciudadano Kane”, uno de los títulos más imprescindibles de la gran pantalla. Tan sólo fue premiada con el Oscar al mejor guión original, aunque fue también nominada como mejor película, director, actor (Orson Welles), fotografía, montaje, banda sonora, dirección artística y sonido.

Orson Welles tenía tan sólo 25 años cuando dirigió “Ciudadano Kane”, su primera película, hoy uno de los mejores clásicos de la historia del cine.

Si no hubiese sido tan rico, hubiera llegado a ser un gran hombre
(Charles Foster Kane)

27 comentarios:

El Tirador Solitario dijo...

Prácticamente desde que se pusieran de moda tras la Expo de Bruselas en 1958, Ciudadano Kane ha copado el primer puesto en el 90% de las listas cinéfilas.
Y en la de Sigth&Sound lleva medio siglo, y no hay quien la mueva.
A mí me encanta CK desde la primera vez que la ví, de forma tardía, hará unos 20 años.
No dudo que sea ligeramente tramposilla en la trama ¿Quién demonios escucha el famoso Rusebud que desencadena la historia, en un Mcguffin digno de Sir Alfred?
Y muchísimo expresionismo alemán, muy bien utilizado...

Cuando la emitieron en QGEC, Juan Cobos comentó que como en España tardó una barbaridad en estrenarse (de tapadillo en 1946, de forma ya general en 1966) la única posibilidad era verla fuera de nuestro país.
Así un amigo de Cobos, la pudo ver por fin a finales de los cincuenta en Argentina, y de inmediato le mandó a su compadre un telegrama:
"He visto C. K.; no es para tanto, prefiero Sed de Mal..."

Yo casi me quedo también con Sed de Mal, pero me ha encantado tu post.
Un abrazo, Clementine.

Marcos Callau dijo...

Siempre que reviso esta magnífica obra maestra he de hacerlo sin ningún ruido en la casa, con las luces apagadas y sin nada que me pueda distraer. Es tal la atención que hay que prestar en esta película que no me ocurre con ninguna otra. Me encanta la "entrada pro la puerta grande" de Cotten y por supuesto Welles. Desde que vi sta pelíciula me ice un adicto al cine de Welles. Saludos.

Stardust dijo...

Esta película está entre las mejores de la historia en todas las listas elaboradas. A ello contribuyen fundamentalmente los aspectos técnicos que son impecables según la valoración realizada por los expertos (planos, travellings,flashback,..), pero me gustaría resaltar la gran actuación de O.W. en el papel de CFK, creo que le imprime un caracter al personaje que traspasa la pantalla. Un pesonaje que causa una gran atracción y que al final de su vida, tras haberlo tenido todo, su ultimo pensamiento es para su infancia a través de su trineo (ROSEBUD).
Poco hay que añadir al magnifico repaso que nos has hecho de esta película con anecdotas como la de la silla de ruedas que desconocia. Unicamente quiero recordar el momento en el que están retirando las cosas de la mansión, me trae al recuerdo esos momentos en los que fallece alguien y otras personas revisan sus cosas, es como una invasión de la intimidad, no se,..
Como siempre fantastica entrada.
s2!!

PEPE CAHIERS dijo...

Parte del mérito de "Ciudadano Kane" le corresponde, como usted dice, al maestro Gregg Toland que supo plasmar a la perfección las ideas de Welles. Recuerdo que, cuando nuestra economía de estudiante era más que precaria, "La masa" tuvo una crísis cinematográfica cuando se planteó borrar "Ciudadano Kane" para grabar encima "Foragidos de leyenda". De todas formas, yo también prefiero "Sed de mal".

Dickson dijo...

Sólo los escogidos pueden crear algo así con veinticinco años y en su primera incursión en la dirección cinematográfica. Te pueden gustar más o menos que otros de sus grandes títulos, pero no deja de ser una obra maestra. Saludos.

El Tirador Solitario dijo...

No es que sólo se planteara "La Masa" borrar C.K. y grabar encima la de los Forajidos, es que llegó a introducir la cinta en el vídeo y presionó el PLay-Record...pero como nuestro amigo había quitado las patillas de grabación que tenían las entrañables cintas de VHS, y se le olvidó recubrirlas con papel celo...pues no pudo concluir aquella herejía cinéfila..."La Masa" siempre achacó ese azar a alguna intervención entre esotérica y paranormal...

JLin dijo...

Entro en confesionario y admito que no he visto Ciudadano Kane así que poco puedo opinar de la película en si. Del artículo de mi amiga Clementine... excelente como siempre.
La que si he visto es Sed de Mal, un peliculón. Ciudadano me la pusieron cuando tenía 12 ó 13 años, no recuerdo bien, y a esas edades estaba yo pensando en otras cosas y lo cierto es que no la acabé de ver y se me hizo pesada, le cogí un poco de tiña y ahí sigue, en la lista de peliculas míticas que aún he de ver.

Clementine dijo...

Gracias, Tirador, eres tremendamente amable. Creo que “Ciudadano Kane” debe estar en todas las listas de mejores películas del cine porque está muy bien hecha. Y creo también que no hay por qué compararla con “Sed de mal”, también magistral ya sólo con ese comienzo que tiene. Yo en este caso me quedo con las dos. Y tan pancha.

Así, como dices tú, Marcos, me la vi yo ayer. Prestando absoluta atención a cada imagen, a la música, al guión, y pasándolo realmente bien. Joseph Cotten me gusta especialmente aquí, está perfecto como actor y encantador como siempre. Yo no sé si vi antes “Ciudadano Kane”, “El cuarto mandamiento” o “Sed de mal” pero sí sé que me enganché enseguida a este genio llamado Orson Welles.
Mira, estamos de acuerdo en algo, por fin… ¿Y la garantía que me da a mí coincidir contigo en tantas cosas de esto del cine? Un lujo.

Gracias, Stardust. Welles es el alma absoluta de esta película, tanto a través de su personaje como coordinando a la perfección todos los aspectos técnicos y artísticos del film. Menudo cineasta estaba hecho y menudo cerebro gastaba el amigo.

Ah, Cahiers, ya sabía yo que ibas a recalcar a Gregg Toland. Yo no sé si es el mejor director de fotografía que ha habido, pero le debe faltar poco. Lo que me extraña es que el Tirador no haya mencionado a su amigo Bernard Herrmann, aunque seguro que añade ahora un comentario al respecto, como si lo viera. Menudo peligro tenía vuestro amigo “La masa”…

Es que Orson Welles, Dickson, ha sido uno de los genios más grandes del cine. Ya el hecho de que sea ésta su primera película la convierte en obra maestra.

Lo dicho, Tirador, “La masa” era un peligro público, menos mal que se ponía trabas a sí mismo.

Yo te absuelvo, JLin, amigo mío, pero ahora que eres un poco más mayor hazme el favor de pensar en verla. Estoy segura de que te va a gustar y mucho, ya sólo en el plano visual te va a dejar maravillado. Ya me lo contarás, ya. “Sed de mal” es otra joya.

Besos a repartir.

El Tirador Solitario dijo...

Perdona, Clementine, es que estaba liadísimo con el Mundial de Río, y tardo en entrar para cumplir tu profecía...
A estas alturas todo lo que yo diga de Hermann...sus músicas tienen tal fuerza, tal garra, tan chispa...
Y es que menudo elenco tiene la peli en cuestión...para sobrevivir al ataque de La masa, fíjate...

Clementine dijo...

Ay, Tirador, qué tendrá el Mundial de Río que te tiene tan liado... Pero está muy bien que estés pendiente de cumplir mis profecías. Y sí, tú lo has dicho, menudo elenco.
Un beso futbolero.

miquel zueras dijo...

Una de mis películas preferidas,`por algo mi segundo blog (el de mis portadas) se llama ROSEBUD. Existe una interesante película sobre su rodaje llamada "RKO 2.500" que muestra algunos trucos de Welles como el de hacer agujeros en el suelo para que la camara tomara aquellos contrapicados. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

No esperaba menos al llamar así a tu otro blog, Miquel. Supongo que te refieres a "RKO 281". Sí, la tengo y la he visto, está muy curiosa esa película. Y sí, yo he encontrado por internet una foto en la que se ve a Gregg Toland haciendo uno de esos contrapicados desde uno de esos agujeros. Muy curioso. Besos.

Susan Lenox dijo...

Simplemente una obra maestra, la he visto varias veces y siempre quedo satisfecha. El trineo Rosebud, ese recuerdo hacia la infancia, este film siempre será recordado y siempre se hablara de él, porque está hecho con tiralíneas, por un genio que era O.W.
Un abrazo, buena entrada.

Clementine dijo...

Qué bien expresado, Susan. Efectivamente, está hecho con tiralíneas, con una absoluta precisión. Otro abrazo para ti.

Lala dijo...

Clementine, como siempre, muy bueno tu post sobre esta tremenda película. Recuerdo que hace unos años tuve que ayudar a mi hermana a hacer un trabajo de guión sobre esta película y como soy una cinéfila empedernida y además he estudiado guión me volví loca haciéndole el trabajo y claro esta, tuve que ver la película una vez más. Mi hermana se quedaba atónita pensando "si ya la ha visto mil veces, porque la mira con esos ojos?"

En fin, como dice Marcos, esta y todas las películas me gusta verlas "en completa quietud" (frase que dice dice Paul Newman en "la gata sobre el tejado de zinc". Que frikie soy Dios mío, no tengo cura..ni la quiero. jajaja.

Un besazo

Clementine dijo...

Gracias, Lala. Es que las hermanas, por lo general, no entienden estas cosas... Pero yo tampoco quiero remedio.
Y sí, tú cita a Marcos, y a Paul Newman, que los dos saben mucho de esto del cine.
Otro besazo para ti.

natsnoC dijo...

Pues lo voy a decir, alguna vez tenía que pasar: No me gusta nada de nada Ciudadano Kane. No he conseguido jamás verla entera aunque sí la he visto completa.

Me pareció un tostón cuando la vi de chaval y cuando ya más crecidito quise enmendar mi posible error vi que no lo era tal.

Recuerdo por otro lado del visionado de hace un par de semanas de "Ed Wood" cuando el protagonista se encuentra con Welles en un bar. Qué gran escena

Clementine dijo...

Pues muy bien dicho, natsnoC, sí señor. En este blog, en esta entrada, entre estos comentaristas, conmigo delante... Bravo por ti.
Aunque si ahora se me echa para atrás JLin, hablamos tú y yo, ¿eh?
A mí "Ed Wood" me encanta toda ella. Un beso.
PD: ¿Cómo se ve una película completa sin haberla visto jamás entera?

natsnoC dijo...

Bueno, Clementine, ya me conoces y sabes que la mayoría de lo que posteas aquí me encanta.

Ciudadano Kane es de esas con las que jamás he conectado, no es para mí y punto, aunque no pienso criticar en absoluto la parte técnica.

Y lo de verla completa sin verla entera... la han echado tantas veces que me la he visto toda, pero verla de un tirón no he podido nunca.

Clementine dijo...

No tienes que justificarte, natsnoC, y mucho menos conmigo. Me parece tan posible no conectar con esta película como con cualquier otra, el cine es de las cosas más subjetivas que hay porque a cada uno nos llega de una manera. Además te agradezco mil veces más tu franqueza que el que me des la razón en todo lo que digo. Que por lo general la tengo, pero este no es el tema ahora... A mí me gusta la gente que
dice las cosas como las piensa, por eso me gustas tú...
Otro beso.
PD: Pero a JLin ni palabra de esto, que no tiene por qué enterarse...

Roberto Béjar dijo...

Ciudadano Kane es una película que he visto ya unas cuantas veces y gana enteros en cada pase.

Herrmann escribió para esta película dos temas muy distintos que me encantan, el aria de "Salammbo" y otro muy animado relacionado con el periódico de Kane.

Besos.

Clementine dijo...

Qué bien me vienes, Roberto, como amigo bloguero cinéfilo musical. Siempre me aportas algo nuevo a la banda sonora de turno, y me encanta.
Más besos para ti.

Alicia dijo...

Muy buen post y excelente peliculón, Clementine.
¡¡25 añitos!!Siempre me sorprende la temprana edad a la que los genios demuestran que son genios

"las hermanas no entienden, las hermanas no entienden..". ¿Qué querrás decir con eso, que no lo entiendo??

Clementine dijo...

Gracias, Alicia. Pues sí, 25 añitos tenía el amigo...
Y si no lo entiendes, ¿no serás una hermana?

A-B-C dijo...

Estimada Clementine,
Ví ciudadano Kane cuando era adolescente, entonces me impactó mucho. La ví hasta el final pero me pareció tan confusa como un sueño extraño que casi llega a pesadilla. Reconozco con vergüenza que me gustaría superar ese miedo asociado desde entonces a la misma y volver a verla.
Da gusto leer a personas como tú tan conocedoras de este, para mí, entretenido arte que es el cine. Me encantaría poder desgranar tan bien el trabajo de todos los profesionales implicados en la realización de una película y poder analizar con detalle el trabajo de cada uno. Es una asignatura pendiente.
Gracias por compartir tu extenso conocimiento entorno a esta mítica película.
Saludos,

Ibán dijo...

¿Qué decir a estas alturas de CK si ya se ha dicho todo? Tu texto ya hace una gran justicia a este clásico inmortal. Enconmendémonos a posteriores lecturas.

Clementine dijo...

Estimada A-B-C, muy bienvenida, qué alegría leerte también por aquí.
Ciudadano Kane no es una película fácil de ver, tiene mucha creatividad y requiere su dosis de concentración. Yo te invito a que te quites el miedo (¿miedo, por qué?) viéndola otra vez que seguro que ahora la interpretas de otra manera...
Muchas gracias a ti por tus palabras y por asomarte a esta gran pantalla.
Un beso y un consejo: no preguntes por esta película a natsnoC...

Gracias, Ibán, sé también bienvenido. Tú lo has dicho, un clásico inmortal. Un saludo.