miércoles, 27 de abril de 2011

Los cañones de Navarone

Segunda Guerra Mundial. Sobre la sólida roca de un acantilado se alza una inexpugnable fortaleza del ejército alemán donde se esconden los poderosos cañones de Navarone. Puesto que controlan un estratégico canal del Mar Egeo, es preciso que los cañones sean destruídos. Un comando especializado es reclutado para esta dura misión…


En 1957, Columbia Pictures adquirió los derechos cinematográficos de la novela “The guns of Navarone”, escrita ese mismo año por el novelista escocés Alistair MacLean. Y un año más tarde, los estudios anunciaban su propósito de llevarla a la gran pantalla.

Invirtiendo en el proyecto un presupuesto de seis millones de dólares, el más elevado hasta aquella fecha, se contrató para llevarlo a cabo a Carl Foreman, productor y guionista estadounidense que ya había conseguido grandes triunfos con títulos como “Solo ante el peligro” o “El puente sobre el río Kwai”.

Oswald Morris, prestigioso director de fotografía de titulos como “Lolita”, “El violinista en el tejado”, “El hombre que pudo reinar” o “Cristal Oscuro”, también se unía a este magnífico proyecto.


J. Lee Thompson, director inglés que ya había dejado en la historia del cine títulos como “La bahía del tigre” o “La India en llamas”, fue finalmente el asignado para llevar a buen término “Los cañones de Navarone”, si bien también participó en ella Alexander Mackendrick, aunque no llegó a figurar en los títulos de crédito.

Y llegó la difícil elección de un reparto que estuviera a la altura de un proyecto de tales características.

Para el papel principal del Capitán Mallory, se barajaron en un principio nombres como los de Rock Hudson o Cary Grant. Y William Holden, que fue desestimado por pedir, aparte de su salario, el diez por ciento de los ingresos brutos que generara el film.


Con lo que le llegó el turno a Gregory Peck, ya considerado entonces como una gran estrella cinematográfica con treinta títulos en su carrera. Acertada elección final, al aportarle Peck al papel crucial de su personaje en esta arriesgada misión una impresionante presencia que encajaba perfectamente con lo que requería su Capitán Mallory.


Para el personaje del cabo Miller, fueron considerados en un primer momento Alec Guinness y Dean Martin. Finalmente, el actor elegido fue David Niven, quien también se había hecho ya un sitio de honor en el estrellato cinematográfico. Curiosamente, Niven no se sintió en un principio muy apropiado para este papel, al que se le otorgaron pequeños detalles cómicos que el actor plasmó con auténtica naturalidad.

Más adelante, Niven aseguró considerar su personaje en “Los cañones de Navarone” como uno de los mejores de su carrera. Veintiun años más tarde, el actor volvió a compartir reparto con Gregory Peck en “Lobos marinos”.


Completaba el trío estelar Anthony Quinn, otra gran figura ya por entonces del universo fílmico al que directamente se le asignó el personaje de Andreas Stavros. Y qué decir de Anthony Quinn. Uno de los actores más camaleónicos de la historia del cine y uno de los más imprescindibles.


Como era de esperar, Quinn realizó aquí una maravillosa creación de su personaje, una auténtica delicia para el espectador cinéfilo.


El reparto se redondeaba con nombres como Anthony Quayle, Stanley Baker, James Darren o Richard Harris. Y para aumentar el tirón de taquilla de la película, Carl Foreman, con el permiso de Alistair MacLean, creó dos personajes femeninos para la historia. Irene Papas y Gia Scala daban la talla en sus respectivas interpretaciones.

Y un último personaje, muy principal, en “Los cañones de Navarone“ le ponía la guinda al suculento pastel. Un personaje que envolvía mágicamente a la historia, al reparto, a las imágenes…


La magistral banda sonora de Dimitri Tiomkin, sin duda una de las más completas y más bellas de toda la historia del cine. Maravillosa música que se encuentra muy presente en todo el metraje de la cinta y que se funde con la historia recalcando la grandeza de la misión de sus protagonistas.


En 1960 comenzó el rodaje de “Los cañones de Navarone”. El lugar elegido fue la isla griega de Rodas y la filmación de los interiores tuvo lugar en los estudios Shepperton de Londres.

Para la famosa secuencia de la tormenta se utilizó una pequeña barca metida en un tanque dentro del propio estudio. Y para el momento cumbre de la película, la destrucción de los cañones, el director artístico Geoffrey Drake diseñó una “cueva” equipada hasta con ascensores, que se construyó a tamaño real (90 metros de alto) en el aparcamiento trasero de los estudios Shepperton.


Los cañones de Navarone” (The guns of Navarone) se estrenaba en Londres el 27 de Abril de 1961, hace hoy 50 años.

La película fue acogida por la crítica con un entusiasmo unánime. Y el público espectador la convirtió en la película más taquillera de ese año al recaudar trece millones de dólares únicamente en Norte América. En el resto del mundo, esta cantidad se duplicó.


Galardonada con el Oscar a los mejores efectos especiales, fue además nominada como mejor película, director, guión adaptado, montaje, banda sonora y sonido.

Los Globos de Oro también la premiaron como mejor película y mejor banda sonora, nominando además a su director. Y la magistral música de Dimitri Tiomkin fue candidata en los Premios Grammy.

Los cañones de Navarone, de Carl Foreman, es una de las mejores películas de 1961. Puede contarse con toda justicia entre las mejores películas de todos los tiempos"
(Los Ángeles Times, 1961)

27 comentarios:

Dickson dijo...

Como recordarás, hace poco tiempo dediqué en mi blog un recuerdo a esta película, aunque agradezco tus apuntes sobre algunas cosas que desconocía. Saludos.

JLin dijo...

Tendría yo 12 ó 13 años y si mis recuerdos no me fallan la vi por vez en primera un sábado a mediodía, en casa de mis abuelos, tapado con una manta, invierno, y con los ojos como platos ante esta épica aventura con un repartazo impresionante. El señor David Niven, sin desmerecer desde luego a Peck y Quinn, me encanta, con esa pose de gentelman inglés. Una de aventuras con mayúsculas. Se me quedaron grabados los pitidos de los barcos al final.

miquel zueras dijo...

Claro, por eso me zumbaban los oídos con el post del papá de John en Navarone, je, je... La portada del libro me ha recordado a la que hice de "Pet Sematary" me hicieron poner el nombre de Stephen King tan grande que no se veía el dibujo.
Veo que Holden aprendió la lección de "El puente sobre el rio Kwai" pedió un diez por ciento de taquilla y eso le convirtió en el actor más rico del momento. Me alegro de que eligieran a Peck. También destacaría la banda sonora, me encanta la música griega.
"Los cañones..." es una de las películas bélicas imprescindibles de los 60 junto a "Doce del patibulo" "El puente sobre el rio Kwai" y "La gran evasión" mi preferida. Besos. Borgo.

Lala dijo...

Muy buen post, te felicito. Gran película y maravillosos actores. Peck y Niven me encantan y en esta películas están fenomenal, bordan sus papeles con gran maestría. En cuanto a Quinn solo reirerar lo que tu has dicho. Tiene una fuerza muy potente ante las cámaras y en su papel esta que ni pintado, luego le veríamos en zorba, el griego, donde también esta estupendo. Cine bien hecho de nuevo, donde hay de todo, ternura, rudeza, compañerismo y mucha acción.

Besos

Lala dijo...

Aunque, se me olvidaba decirte, que para cañones, los del post anterior, no se me quitan de la cabeza. Seguro que este post los has hecho pensando "cañones, cañones!!! los cañones de navarone!!! ¿verdad? jajaja

Besotes

natsnoC dijo...

Clementine, qué poco recuerdo de alguna de estas películas, me empieza a preocupar mi falta de memoria, la verdad.

Porque esta la he visto, y varias veces. Y recuerdo principalmente emociones, el suspense de algunas escenas y la épica de otras... pero tendré que "revisionarla"

Por cierto, me encanta David Niven como actor. Y como cómico siempre me ha parecido genial. Casino Royale y las de la pantera rosa, las recordaré siempre entre sonrisas.

PEPE CAHIERS dijo...

Yo no soy muy del cine bélico y esta película hace mucho que no la veo. Tendré que darle otra oportunidad. No obstante, soy un incondicional de "Patton".

Mario dijo...

Ésta película la tengo pendiente, ya la tengo pero el tiempo y la enorme lista de las que quiero ver siempre me retrasan. Me agrada Peck y sobre todo Quinn, a éste último le tengo aprecio, no sé pero despierta cierta bondad que me gusta y además es tremendo actor, hay una película excelente con Quinn que sorprendentemente hace de malo, la película a mí me encantó aunque no es tan popular, se llama "Revenge" y actua Costner en ella. Ya veré "Los cañones de Navarone" que es fija. Un abrazo.

Mario.

Layna dijo...

Gran película sin lugar a dudas, yo la recuerdo muy de pasada de alguna vez que la debieron hacer en la TV. ¿50 años ya? pues la verdad es que se dicen rápido. De estos actores masculinos de esta película me quedo con Gregory Peck. Un beso

natsnoC dijo...

Buff, se han nombrado aquí otras grandísimas películas. Fíjate, de esas sí recuerdo algo más.

Me encanta como a Cahiers "Patton", pero tengo especial debilidad por las tres que menciona Miquel, y especialmente "La gran evasión". Dediqué un post hace tiempo con motivo del aniversario de la evasión que motivó la película, hecho histórico que se dio la noche entre el 24 y 25 de Marzo de 1944.

Y volvemos a hablar de Steve McQueen, fíjate.

El Tirador Solitario dijo...

Pues debo ponerla en la lista de películas que debo revisar, porque la ví hará más de 20 años, en VHS, y no recuerdo que me entusiasmara, la recuerdo como si le faltara chispa...pero claro, te estoy hablando de hace una barbaridad de tiempo, Clementine, y tu estupendo post me está haciéndo replantearme esos recuerdos de hace más de dos décadas...

Eso sí, mi película favorita del cine bélico, (en una vieja discusión que mantengo hace más de 15 años con el Sr. Cahiers, que se aferra a Platoon) es sin duda alguna Objetivo Birmania.

Clementine dijo...

Bueno, me toca poner al día mi correspondencia…

Recuerdo, Dickson, tu entrada sobre esta película. Esta vez me la he visto directamente en DVD, sin cortes publicitarios, y sigue sin parecerme demasiado larga, y eso que son dos horas y media… Saludos.

Pues yo era bastante más mayor que tú, JLin (ya sabes) cuando me la vi por primera vez, pero desde entonces me ha acompañado. Me ha gustado siempre por su historia, sus personajes, sus actores… y esa música que me vuelve loca. Sí, mas. A mí también me encanta el señor Niven, es taaaan elegante…

Claro, Miquel, era yo, que me estaba viendo la película mientras tú hacías tu entrada… A mí me hace mucha ilusión estas coincidencias, está claro que había que hacerle un homenaje en toda regla al padre de John que, por cierto, me encanta tu historia con el hijo. Yo también me alegro de que eligieran a Peck para esto, le veo más en este papel. En cuanto a la banda sonora, es de mis preferidas, de hecho me la puse de música de fondo para escribir esta entrada. Y de esas películas bélicas que citas me quedo con todas y te añado “La batalla de Midway”.

Gracias, Lala. El reparto de esta película es una de sus bazas más importantes, vaya tres, y respaldados por actores también de lujo. Y bueno, no se me había ocurrido lo de enlazar a unos cañones con otros, pero no te digo yo que no haya podido ser el subconsciente…

NatsnoC, si recuerdas poco de esta película y la tienes en tu estantería, es el momento de verla de nuevo. Me pega que te tiene que gustar un montón. A mí David Niven también me encanta como actor, en drama me parece muy correcto y en comedia creo que se mueve como pez en el agua. Junto a Cary Grant, es mi actor favorito en ese género. De hecho, me pongo de vez en cuando “La mujer del obispo” que además de ser muy entretenida están los dos en estado puro.

Ya sabía yo, Cahiers, que tú eras de lo más pacífico, se te nota. Yo, por el contrario, tendría que volverme a ver “Patton”.

Si yo te contara, Mario, la de películas que tengo pendientes… Quinn es un monstruo cinematográfico, le puede robar el plano a cualquiera que se descuide. He visto ésa que dices con Kevin Costner y ahí está Quinn también muy bien, y cuándo no.

Ya ves, Layna, 50 añitos ya… Oye, haces muy bien en quedarte aquí con Gregory Peck. Tú no eres tonta…

NatsnoC de nuevo, yo también tengo especial debilidad por “La gran evasión” y en concreto por el personaje de Steve McQueen, es uno de los mejores de la historia del cine. Ya llegaré yo a ese post tuyo del aniversario, te enterarás, te enterarás… Y siempre es bueno hablar de McQueen, por algo será.

Anda, mira, Tirador, no estamos de acuerdo… La chispa que piensas que le falta a esta película está en haberla visto en VHS. Si la ves ahora en DVD te encontrarás con toda esa chispa. Si es que no sé qué harías si no estuviera yo aquí para replantearte tus recuerdos… “Objetivo Birmania” está francamente bien, mira, ahí te doy la razón.

Besos a todos.

PEPE CAHIERS dijo...

Sr.Tirador, es "Patton" no "Platoon". Tampoco es Platón el de su deseada Atlántida.

Clementine dijo...

Pues me alegro, Cahiers. A mí "Platoon" no me gustó. La verdad es que no me gustan las bélicas modernas, donde estén las clásicas..

PEPE CAHIERS dijo...

Pero es que "Platoon" también me gusta con esa historia del novato idealista y ese terrible sargento Barnes interpretado por un Berenger magnífico. Y estaba también Dafoe, Johnny Depp, Kevin Dillon, Francesco Quinn, Forrest Whitaker y, claro está, Charlie Sheen. Lo que pasa es que es usted una clásica entre las clásicas.

Clementine dijo...

Ah, bueno, entonces te dejo que te guste "Platoon". Sí es verdad que me gusta muuuucho más el cine clásico, pero también alguna que otra más moderna, y alguna habrá bélica moderna que me haya parecido bien, seguro. "Platoon", pese a ese reparto, muy bueno, eso es verdad, no me gustó, no. Y no insistas.
PD: Entonces, no entiendo por qué corriges al Tirador, para una vez que dice algo bien...

miquel zueras dijo...

Clementine: eres una de mis seleccionadas para el juego de los MEMES y las mejores escenas pero creo que Cahiers se me ha adelantado. Bueno, seguro que lo harás muy bien si te animas.Yo ya he puesto el mío y ha sido muy divertido. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Ya me he visto, Miquel, ya me he leído tu entrada, me queda añadirte mi comentario. Y te lo agradezco enormemente, es todo un honor.
Te digo lo que le dije a Cahiers, me animo, me animo, cómo no, lo que no pongo es fecha porque no la sé ni yo. Y claro que lo voy a hacer muy bien, lo mejor que pueda al menos, y me lo voy a pasar muy bien también.
Pero sólo hago uno ¿eh? Ya os lo repartís los dos como buenos amigos que sois..
Besos, Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

Disculpe Sr. Cahiers, me he confundido, sobre todo porque sé que usted es muy de Platoon...

Yo adoro Objetivo Birmania, la ví por primera vez con seis años, y luego recuerdo como si fuera hoy que la pusieron por TVE la noche que murió Franco, y la volví a ver maravillado, y volvería estar jugando varios meses a esas aventuras en la jungla...

Clementine dijo...

Ya, Tirador, que te veo venir... Sacarás una entrada en tu blog sobre "Objetivo Birmania", diciendo lo que te gusta y la de veces que la has disfrutado. Y que Errol Flynn es lo más... Haremos un debate larguísimo en el que tendré que vérmela yo otra vez.
Y al final nos comunicarás que te gusta más Dana Scully...

El Tirador Solitario dijo...

¡¡Que barbaridad!! Ahora tendrás siempre la duda de si eres pitonisa o simplemente me has dado la idea...

Marcos Callau dijo...

Buenas noches clementine. Vuelvo por aquí después de una semana con problemas en el PC. ¡vaya elenco de actorazos que hay aquí!. Me encanta David Niven, siempre me parece perfecto. Me averguenza decir que no he visto esta pelíciula. Es una de las que siempre tengo pendientes. Me animas con tu reseña. Besos Clementine.

Clementine dijo...

Buenas noches, Marcos. Siento que hayas tenido problemas con el PC. Oye, no tardes en ver esta película, que tú eres tan clásico-cinéfilo como yo y te va a entusiasmar, seguro.
A mí me encantas tú. Eres igual de correcto que David Niven.
Besos, Marcos.

Roberto Béjar dijo...

El reparto es soberbio con un trío protagonista inmejorable.
La música de Tiomkin es genial. El tema principal está muy bien así como la música que se escucha cuando se narra la leyenda de Navarone.

Un abrazo.

Clementine dijo...

Ah, Roberto, ya sabía yo que me ibas a recalcar esta banda sonora, maravilloso Tiomkin.
Otro abrazo grande para ti.

Alicia dijo...

Pasé por aquí, leílo todo y parecióme bien.
No ocurriéronseme comentarios

Clementine dijo...

Bien, bien, Alicia, se agradece la visita.