lunes, 25 de febrero de 2013

Maravillosas parejas de baile


Eleanor Powell y Fred Astaire nos deleitaban en “La nueva melodía de Broadway” (1940) con “Jukebox dance”, número musical compuesto el año anterior por Walter Ruick. Eleanor llevaba ya diez años apareciendo en la gran pantalla como bailarina y era ya merecidamente conocida como “la reina del claqué”. Fred había debutado en el cine en 1933 y hasta entonces había sido tan sólo visto como pareja de baile de Ginger Rogers.


En “Mary Poppins” (1964) Julie Andrews y Dick Van Dyke nos cantaban, y bailaban, el “Supercalifragilisticoexpialidocious” compuesto por los maravillosos hermanos Sherman. Julie conseguía fama mundial, y el Oscar a la mejor actriz, gracias a esta película. Dick ya era para entonces un rostro conocido de la pequeña pantalla y también había aparecido ya en el cine en dos musicales: “Un beso para Birdie” y “Ella y sus maridos”.


Bésame, Kate” (1953) reunía en “Why can’t you behave”, tema musical compuesto por Cole Porter, a Ann Miller y Tommy Rall, dos de los más imprescindibles bailarines del cine musical americano. Ann había ya aparecido en clásicos como “Damas del teatro”, “Vive como quieras”, “El hotel de los líos”, “Desfile de Pascua” o “Un día en Nueva York”. Tommy llevaba a toda pantalla desde 1942 con un total de once títulos cinematográficos entre los que se encontraban “La estrella del Norte” y “Ziegfeld Follies”. Y en 1954 le llegaba su gran oportunidad al dar vida a Frank Pontipee (Flor para la familia) en “Siete novias para siete hermanos”. Extraordinario bailarín Tommy Rall, extraordinario.


En 1963 Judy Garland y Mickey Rooney se reunían en "The Judy Garland Show". Judy y Mickey compartieron por vez primera cartel cinematográfico en “Thoroughbreds don’t cry” (1937), película a la que siguieron otras muchas como “Andy Harvey se enamora” (y otros títulos con Andy Harvey de protagonista), “Los hijos de la farándula”, “Armonías de juventud”, “Chicos de Broadway”, “Girl crazy”... Una pareja de leyenda del musical americano que en la vida real mantuvo en todo momento una estrecha amistad.


Marido y mujer desde 1954, Mel Ferrer y Audrey Hepburn bailaban en “Guerra y paz” (1956) al son de “Natasha’s waltz”, precioso tema compuesto para la película por Nino Rota. Elegantísima pareja de bailarines. Audrey había debutado en el cine en 1951 y ya había aparecido en “Oro en barras”, “Vacaciones en Roma” y “Sabrina”. Mel había sido ya visto en “Scaramouche”, “Lili” y “Los caballeros del rey Arturo”.


En “Just around the corner” (1938), Shirley Temple y Bill “Bojangles” Robinson nos cantaban, y bailaban, "This is a happy little ditty", un encantador tema musical compuesto por Harold Spina y Walter Bullock. Shirley ya había compartido pantalla, y baile, con el excepcional bailarín americano en “La pequeña coronela”, “Rebelde” o “Rebecca of Sunnybrook Farm”.


James Cagney y Bob Hope, dos leyendas de la historia del cine, nos maravillaban en la película “The seven little foys” (1955) con su genuina interpretación de “Mary’s grand old name”, tema compuesto por George M. Cohan, completísimo artista estadounidense a quien Cagney había dado vida, trece años atrás, en “Yanqui Dandy” (1942).


En "Damn Yankees!" (1958) Bob Fosse y Gwen Verdon nos regalaban “Who’s got the pain”, fantástico número musical compuesto por Richard Adler y Jerry Ross y extraordinariamente coreografiado por el propio Fosse. Gwen y Bob contrajeron matrimonio en 1960 y tres años después nacía su hija Nicole, con el tiempo también bailarina. La pareja se separaba en 1971 pero nunca llegaron a divorciarse. En la maravillosa “All that jazz”, el personaje protagonista estaba basado en Bob Fosse y los personajes de su mujer y su hija en las figuras de Gwen y Nicole.


Gene Kelly y Jerry (a través de la voz de la actriz Sara Berner) cantaban y bailaban para nosotros “The King who couldn’t dance”, precioso tema musical compuesto por Sammy Fain y Arthur Freed para la película “Levando anclas“ (1945). Gene llevaba en el cine desde 1942 y había sido ya visto en siete títulos cinematográficos. Jerry había debutado a toda pantalla, junto a su inseparable Tom, en “Puss gets the boot”, cortometraje dirigido en 1940 por Hanna-Barbera que fue nominado al Oscar. El simpático ratón llevaba ya tras de sí unos cuantos y geniales cortos cuando intervino en “Levando anclas”, su única aparición en un largometraje cinematográfico. Mágica, mágica escena.


Y terminamos con la misma pareja de baile con la que comenzamos este recorrido musical. Eleanor Powell y Fred Astaire de nuevo en “La nueva melodía de Broadway” (1940) pero esta vez bailando al son de “Begin the beguine”, maravilloso tema musical compuesto en 1935 por Cole Porter y, para muchos, la mejor escena de baile de la historia del cine. De cualquier manera, indiscutiblemente extraordinaria.

A  natsnoC
... Por ser como eres

18 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

¿Y Arnold Schwarzenegger y Jamie Lee Curtis en "Mentiras arriesgadas"?

miquel zueras dijo...

Una muy bonita entrada, Clementine. No podían faltar en tu blog las parejas del musical. Yo me quedo con el entrañable número de "Mary Poppins" que me deslumbró de niño. Cómo me gustaría pasear a lomos de un caballito por ese parque o al menos sentarme en una terraza con esos pinguinos camareros, les tengo tanto cariño que nunca pienso comer pinguino, prometido.
Ayer volví a ver "El pirata" con otra simpática pareja de baile: Gene Kelly y Judy Garland cantando aquello de "Be a Clown".
Besos. Borgo.

natsnoC dijo...

De esta entrada no los he visto todos, pero por supuesto he visto el de Gene Kelly. También el de Mary Poppins, a Bos Fosse y Gwen Verdon, Fred Astaire y el de "Bésame Kate" me suena muchísimo.

Estas películas, Clementine, éstas que comienzas a verlas con una sonrisa y acabas con agujetas en las mejillas. Éstas son las mías. Muchísimas gracias por la entrada.

¿Sabes qué? No bailo casi nunca. No sé llevar el ritmo, soy patoso y se me da fatal. En fin, alguna otra cosa buena tengo (creo) :).

Clementine dijo...

Ya que lo mencionas, Cahiers, a punto estuve de incluir esa escena de baile de "Mentiras arriesgadas", es tan al estilo de las otras que aparecen en esta entrada... Pero al final me decidí por el vals de Audrey y Mel Ferrer en "Guerra y paz", ya ves tú, muchísimo menos elegante.

Gracias, Miquel. Gene y Judy formaron otra buena pareja de baile. En cuanto a lo de los pingüinos, o me lo das por escrito o no me vale, no. Besos, Borgo.

De nada. Y sí, alguna otra cosa buena tendrás... A mí me chiflas, natsnoC. Y punto :)

PEPE CAHIERS dijo...

Pero Arnold tiene más presencia que Mel.

Clementine dijo...

Supongo que es cuestión de opiniones. Para mí... NO.

PEPE CAHIERS dijo...

Si más presencia si que tiene, si para tapar a Arnold haría falta media docena de Mels.

Clementine dijo...

Sí, evidentemente, Schwarzenegger tiene más presencia de ésa que Mel, se le ve enseguida quieras o no. Ahora, en cuanto a la otra presencia, a la guay, no habría suficientes Arnies para tapar a Mel.

natsnoC dijo...

El baile de Mentiras arriesgadas no está mal. Tampoco el de el Señor y la señora Smith, pero no hay color.

Por proponer, propondría el de Al Pacino en Esencia de Mujer.

Aunque no creo que la entrada vaya de escenas míticas de baile (donde no hay que olvidar Pulp Fiction) sino de grandes parejas de baile.

Clementine dijo...

Ahí, ahí, natsnoC, ahí voy yo... La entrada va de grandes (y maravillosas) parejas de baile. Y Arnold sí, es grande (para tapar a Arnold...) pero no es maravilloso. Para mí, para Cahiers sí.

PEPE CAHIERS dijo...

Es una pena que no haya visto usted al Tirador Solitario bailando la banda sonora de "Tiburón". Un espectáculo.

Clementine dijo...

Ah, pero ¿se puede bailar esa banda sonora? ¿y eso está en youtube? Pero si no baila en pareja no me vale para esta entrada, tendría que incluirle en otra más... más... Cuide, cuide bien a su amigo que, desde luego, no va a encontrar otro igual :-)

PEPE CAHIERS dijo...

Jajaja, bueno era una versión infame de Henry Salomon orquesta y es, efectivamente, un baile en solitario.

Clementine dijo...

Versión infame... baile en solitario... Vaya, vaya.

Marcos Callau dijo...

Me quedo con Jerry y Gene Kelly jejeje Me encanta esa escena. Besos.

Clementine dijo...

No me extraña que te quedes con ellos, Marcos, para mí también es muy especial esta escena, es muy mágica. Besos.

Alicia dijo...

A mí se me van los ojos a Fred aunque no esté en esa escena.
Qué elegancia, qué bien mueve los brazos, qué fácil lo hace parecer todo...

Clementine dijo...

Ahí, ahí... Fred es lo más, Alicia.