lunes, 5 de noviembre de 2012

Steve McQueen en imágenes

No estoy seguro de que actuar sea algo
que deba hacer un hombre adulto


Terence Steven McQueen nació en Indiana el 24 de Marzo de 1930.


En la noche del 24 de Marzo, pero de 1944, en el campo de concentración nazi Stalag Luft III, se llevaba a cabo “La gran evasión”… de prisioneros tal y como nos lo contaba la ya mítica película…



… historia en la que McQueen destacaba como principal protagonista en el papel del invencible Capitán Virgil Hilts. Encantador personaje y magistral interpretación la de Steve…



… quien, durante el rodaje, disfrutaba a tope subido en su inseparable moto y se tomaba un descanso entre toma y toma junto a su primera mujer, la actriz, cantante y bailarina Neile Adams




… y junto a James Coburn, James Garner y Charles Bronson, tres de sus extraordinarios compañeros de reparto, y John Sturges, el no menos excepcional director de esta maravillosa película rodada en 1963.


Junto a James Garner y James Coburn en un pase privado de “La gran evasión”.





Febrero de 1965. Steve McQueen fotografiado por Richard Avedon para Harper Bazaar, primera ocasión en la que aparecía un hombre en la portada de una revista femenina.


En 1969 en un descanso del rodaje de “Los rateros”, entretenido título dirigido por Mark Rydell.




McQueen conducía en “Los rateros” un Winton Flyer. Aunque la marca Winton existió en realidad, el modelo Flyer es inventado. Los productores del film encargaron a Kenny “Von Dutch” Howard, especialista en vehículos personalizados y amigo personal de McQueen, la fabricación de un automóvil de 1904. Tal fue la repercusión de este coche que en algunos países se distribuyó la película bajo el título de “El Winton Flyer amarillo”.


Septiembre de 1959. Un joven McQueen de 29 años preparándose para una carrera en Santa Bárbara (California).



En el gimnasio de Paramount Studios durante el rodaje de “Amores con un extraño” (1963)…




… entrañable historia de amor dirigida por Robert Mulligan en la que Steve compartía protagonismo con una encantadora Natalie Wood.





En 1963 “practicando” en la sala de estar de su casa de Palm Springs…


… antes de la consiguiente sesión de disparos, junto a su mujer Neile, en el desierto.



Gran amante del jazz, poniendo unos discos en su casa de Palm Springs y bailando con Neile, su mujer.


Steve y Neile en 1962 con sus dos hijos, Chad y Terry.


... y en Julio de 1963 en la portada de la revista Life.












En una escena de “La huída” (1972) y en el set de rodaje de esta película junto a su director, Sam Peckinpah, y su compañera de reparto, Ali MacGraw




… que un año después se convertía en la segunda señora McQueen.





En 1964 con Kitty Kat, su lindo gatito.




 





 

McQueen (junto a su perro Junior) en el set de rodaje de “Tom Horn” (1980), western dirigido por William Wiard en el que el actor daba a vida a un personaje real que, según cuentan, capturó al jefe apache Gerónimo.







En tres fotos publicitarias de “Zafarrancho en el casino”, comedia dirigida en 1961 por Richard Thorpe en la que Steve compartía cartel, entre otros, con el entrañable actor Jim Hutton (en la foto de más arriba, sentado a su lado). Sí, el padre en la vida real del joven Timothy de “Gente corriente”.




El 6 de Septiembre de 1958, Steve se asomaba a la pequeña pantalla americana en la serie de televisión “Wanted: live or alive”, en la que daba vida al cazador de recompensas Josh Randall. La serie se mantuvo en antena hasta 1961 completando un total de 94 episodios.




En 1973, McQueen nos regalaba otra extraordinaria interpretación como el inolvidable protagonista de “Papillon”, dirigido por Franklin J. Schaffner y acompañado en el reparto en esta ocasión por Dustin Hoffman, también magistral en su papel.






 







En el set de rodaje de “Nevada Smith” junto a Henry Hathaway, director de este curioso western de 1966.




En 1960, Steve protagonizaba con otros seis extraordinarios actores “Los siete magníficos”, todo un clásico de la historia del cine a ritmo de una ya legendaria banda sonora.



En el set de rodaje de “Las 24 horas de Le Mans” (1971) junto al director, Lee H. Katzin, y dándose una vuelta en moto con su hijo Chad...



... película fundamental en la carrera de McQueen pues su personaje, Michael Delaney, era un piloto americano que participaba en la ya mítica carrera automovilística de Le Mans. Más apropiado imposible.







Robert Mulligan dirigía en 1965 a Steve y a Lee Remick en “La última tentativa”, título en el que el actor interpretaba a un convicto en libertad condicional que vuelve a su pueblo para actuar como cantante de una banda.





En 1972, McQueen era dirigido por Sam Peckinpah en “Junior Bonner”, entrañable western donde el actor daba vida a un hábil artista del rodeo y en el que compartía cartel con dos importantes nombres del cine clásico, Ida Lupino y Robert Preston quienes, además, interpretaban a sus padres en esta historia.





En 1965, Steve McQueen llegaba al set de Taiwan para comenzar el rodaje de otro pequeño gran clásico del cine,  “El Yang-Tsé en llamas” (1966)...





... Steve daba vida a Jake Holman, el maquinista de un barco de la marina americana, compartía cartel con Candice Bergen y era dirigido por el maravilloso Robert Wise.

Y cuando tenía un descanso en el rodaje... Lo adivináis, ¿verdad?













A las órdenes de Norman Jewison y compartiendo un excelente cartel con Edward G. Robinson, Karl Malden, Ann-Margret, Tuesday Weld, Rip Torn y Joan Blondell, McQueen rodaba en 1965 otro título antológico en su carrera, “El rey del juego”...




... donde magistralmente daba vida al mágico Cincinnati Kid, otro memorable papel de su filmografía, un precioso personaje de maravillosa mirada.


En el set de rodaje de “El coloso en llamas” (1974) donde, dirigido por John Guillermin e Irwin Allen, McQueen participó en un cartel realmente estelar en el que figuraban, entre otros, Faye Dunaway, William Holden, Jennifer Jones, Fred Astaire, Robert Vaughn...



... y Paul Newman. Steve había coincidido ya en el rodaje con esta otra maravillosa mirada en “Marcado por el odio” (1956), debut a toda pantalla de Steve en un pequeño papel aunque a punto estuvo de conseguir el protagonista. En 1968, McQueen optaba de nuevo a compartir cartel con Newman al figurar como serio candidato para el papel de Sundance Kid en “Dos hombres y un destino”. Pero en esta ocasión, el propio destino tenía a otro rubio en mente...


En un descanso de rodaje de “El amante de la muerte” (1962), título bélico dirigido por Philip Leacock en el que Steve compartía cartel con Robert Wagner y Shirley Anne Field.




En 1968, McQueen rodaba “El caso de Thomas Crown”, otro clásico del cine bajo las órdenes de Norman Jewison y con Faye Dunaway como co protagonista.





En esta historia, Steve interpretaba a un millonario que, aburrido de su ya resuelta vida, prepara un golpe perfecto con robo a un banco incluído. Otro personaje clave en la filmografía de McQueen.



En 1963, Steve coincidía en el reparto con Jackie Gleason en “Compañeros de armas y puñetazos”...



...comedia dirigida por Ralph Nelson en la que interpretaba a un joven sargento con las ideas muy claras.




En el set de rodaje de “Cazador a sueldo” (1980), último título en la filmografía de Steve McQueen, quien se nos iba, muy, muy tristemente, tres meses después del estreno de esta película.






Junto a Jacqueline Bisset…



… y disfrutando con la moto y jugando con el frisbee en el set de rodaje de “Bullit” (1968)…




… y atendiendo a las observaciones del director Peter Yates.




Un título ya mítico de la historia del cine…


 


… y otro personaje legendario en la filmografía del actor.


Una pasión...

... un arte...

... y una maravillosa sonrisa para la historia del cine.


No estoy seguro de si soy un actor que corre
o un corredor que actúa
(STEVE McQUEEN)


A dos entrañables amigos, míos y entre sí,
que están chalaos en general
y en particular por el magnífico McQueen.

... Y yo por ellos tres.

14 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Estuvo magnífico en "La gran evasión" y optó por una pose de divo en "El coloso en llamas", cuando se empecinó en que su nombre apareciera primero en los títulos de crédito.

Marcos Callau dijo...

Comparto con él su afición por los coches. Pedazo de galería que nos has preparado Clementine. Me quedo con tres fotografías. La de "Bullit", con el coche suspendido en el aire. La de la moto en color (es buenísima) y la del Jaguar. Ese coche siempre me ha encantado. Besos.

miquel zueras dijo...

Unas fotos muy interesantes. Ahora usan la imagen de McQueen -con permiso de sus herederos- en los paquetes de tabaco en USA para advertir de los riesgos del fumar.
Me encanta el subgénero cine-póker y hace poco revisé "The Cincinatty Kid". Qué lástima que Peckinpah fuera despedido del rodaje y ese horrible final feliz impuesto pero McQueen está aquí muy bien, él y Edwar G. Robinson son lo mejor de la película. Besos. Borgo.

Pablo J. Álvarez dijo...

Para mi, Las 24 horas de Lemans y Bullit son parte de mi niñez. Son como un recuerdo, de cuando todo era posible para todos. Gracias por recordarlas, son mis favoritas.

natsnoC dijo...

Esto sí es un post bien completito. Yo que iba bajando y bajando y no me cansaba.... y al mismo tiempo "¿Y Bullit? no será posible que..."

Y no, no ha sido posible, ahí estaba. Junto a "La gran evasión", "Papillon", "Los siete magníficos", "El coloso en llamas", "Las 24 horas de Le Mans".

Qué gran post. Esos dos amigos seguro que han recorrido el post con una gran sonrisa incluso antes de leer la dedicatoria. Ésta ha sido ya el colofón.

Un abrazo.

---

PD.- Aún no me he recuperado del puente, ¡¡necesito días de 48 horas!!

Clementine dijo...

Su personaje en "El coloso..." es bastante importante aunque creo recordar que era más protagonista aquí Paul Newman. Y esto es todo lo objetiva que puedo ser con McQueen, Cahiers, es que yo le dejaría que pusiera su nombre por encima de mi título, así, sin empecinarse ni nada. Y a Newman también le dejaría, no te creas.

Gracias, Marcos. Y ni te imaginas la de fotos interesantes que me he dejado en el tintero, con lo poco fotogénico que era además aquí el amigo... Besos.

Gracias, Miquel. Bueno, incluso con ese final sigue siendo una gran película y sin duda uno de los mejores personajes de McQueen. Besos, Borgo.

Gracias a ti por recordarlas conmigo, Pablo. Un saludo.

Gracias, natsnoC. Si me dejara Bullit dejaría de ser yo, imposible no mencionarla hablando de McQueen.
Eso espero yo de esos dos amigos, me encanta darles motivos para sonreír.
Otro abrazo para ti.
PD.- Aún no se han hecho los días de 48 horas, te aseguro que yo me habría enterado por la cuenta que me trae...

A-B-C dijo...

¡Qué de fotos interesantes y datos curiosos! Sí que te lo curraste. Me encanta. Steve McQueen uno de los grandes de todos los tiempos y más me gusta con la frase final que has rescatado

Clementine dijo...

Gracias, A-B-C, y me alegra verte por aquí de nuevo. Esto no supuso curro para mí sino todo un placer, es más, cuando se trata de un elemento así, tan auténtico (y tan mono), ni siquiera veo el momento de dar la entrada por terminada.
Esa última frase suya es genial.

Mario Salazar dijo...

Hola Clementine, muy buen post, me ha encantado ver las fotos, me gusta McQueen, Papillon es una de mis películas favoritas, ahí vemos como era, en el deporte y con los autos, también de buena simpatía con un carisma enorme. Creo que en su senda de héroe sin músculos, muy normal pero con seguridad es el primero, el mejor de los clásicos. Un abrazo.

Clementine dijo...

Hola, Mario, muchas gracias y encantada de tenerte por aquí de nuevo. Qué bien describes a McQueen, un gran clásico simpático, muy normal (a mí no me van nada los musculitos) y aún así con un gran, gran carisma. Así le veo yo y por eso me encanta.
Otro abrazo para ti.

El Tirador Solitario dijo...

Que barbaridad! La verdad es que las galerias te salen bordadas, pero esta es de categoria...recuerdo cuando vi "El coloso en llamas" en el cine...la chiquilleria estaba embobada ante ese espectaculo!! (por cierto el teclado del smartphone no me deja poner tildes, o lo mismo es que no las encuentro)

Clementine dijo...

Gracias, Tirador, había que ponerse a la altura del protagonista de esta galería... "El coloso en llamas" es de las más decentes en su género, en su momento fue aún más espectacular.
Y oye, oye, el mundo sin tildes... No sé yo, ese phone tuyo tiene poco de smart entonces. Búscalas, búscalas (mira, mi teclado sí me deja).

Alicia dijo...

Soy consciente de lo mucho que has tenido que disfrutar seleccionando y adjuntando las imágenes: seguro que eras de las que tenías carpetas y carpetas llenas de fotos de actores, como si lo viera..
Yo también soy fan de Steve, hay que ver qué bien le sientan las motos, está espectacular.
Una gozada de post, Clemen

Clementine dijo...

Gracias, Alicia. Y sí, claro que disfruté haciendo esta entrada, yo no soy tonta, y compruebo que tú tampoco...