lunes, 26 de noviembre de 2012

Casablanca

Llena de estrellas de talento, de imágenes realmente atractivas
y dirigida con considerable oficio por Michael Curtiz
("Sunday Times")


En 1941 llegaba a las manos del legendario productor norteamericano Hal B. Wallis, ya entonces conocido por títulos como “Hampa dorada”, “Los crímenes del museo” o “El sargento York”…


… una obra de teatro escrita por Murray Burnett y Joan Alison que llevaba por título “Everybody comes to Rick’s”. Hal B. Wallis decidía entonces llevar esta obra a la gran pantalla, para cuyo guión contó en un principio con Aeneas MacKenzie y Wally Kline, quienes, sin embargo, tan sólo permanecieron unas semanas en el proyecto inicial.


Wallis contrataba entonces para el mismo fin a los hermanos Julius J. y Phillip G. Epstein, cuya mayor contribución en esta historia fue el personaje de Claude Rains. Los Epstein llevaban en el cine desde 1934 y contaban ya con títulos a sus espaldas como “Cuatro esposas”, “La pelirroja” o “El hombre que vino a cenar”.


También fue contratado, más adelante, Howard Koch para pulir el guión,  prestando especial atención al personaje de Rick Blaine. Koch había debutado como guionista en 1940 y ya nos había escrito los guiones de “La carta”, “El sargento York” o “Como ella sola”.

Casey Robinson, Michael Curtiz y Hal B. Wallis

Y Casey Robinson, a quien se le encomendaron las escenas románticas entre los personajes de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman.


Casablanca” era dirigida con maestría por el norteamericano de origen húngaro Michael Curtiz, quien llevaba tras las cámaras desde 1912 (eso sí, figurando en un principio en los títulos de crédito como Kertész Mihály)  y ya nos había dejado grandes clásicos como “El capitán Blood”, “La carga de la brigada ligera”, “Robin de los bosques”, “Ángeles con caras sucias”, “La vida privada de Elisabeth y Essex”, “Camino de Santa Fe” o la maravillosa “Yanqui Dandy”.


La ya mítica banda sonora de “Casablanca” venía firmada por un genio llamado Max Steiner, grandioso compositor a toda pantalla desde 1916 que ya nos había regalado auténticas maravillas musicales en títulos como “King Kong”, “Las cuatro hermanitas”, “La patrulla perdida”, “El delator”, “El pequeño Lord”, “Las aventuras de Tom Sawyer”, “Jezabel”, “Amarga victoria”, “La solterona”, “Intermezzo”, “Lo que el viento se llevó”, “La carta”, “Camino de Santa Fe”, “El sargento York”, “Murieron con las botas puestas” o “La extraña pasajera”… Un auténtico clásico musical de la historia del cine.



La excelente fotografía de “Casablanca” venía firmada por el neoyorkino Arthur Edeson, en el cine desde 1914 y ya con títulos a sus espaldas tan clásicos como “Sin novedad en el frente”, “El puente de Waterloo”, “El doctor Frankenstein”, “La tragedia de la Bounty”, “La pasión ciega” o “El halcón maltés”.


Edeson se permitía incluso un guiño hacia su propio trabajo como director de fotografía incluyendo en “Casablanca” un plano del reflejo en el suelo del cartel de “La Belle Aurore” muy similar al de “Spade and Archer” que un año antes había mostrado en “El halcón maltés”.


La muy correcta dirección artística de Carl Jules Weyl y el acertado montaje de Owen Marks redondeaban el conjunto técnico de la película, del que también formaba parte Don Siegel, sí, el mismo que, años más tarde, se convertiría en el afamado director de “Código del hampa”, “Brigada homicida”, “La jungla humana”, “Dos mulas y una mujer”, “Harry, el sucio” o “Fuga de Alcatraz”.

Llena de talento interpretativo y de momentos humanos y dramáticos
(“The Guardian”)

La primera opción de Jack Warner para el personaje de Rick Blaine era George Raft, pero el actor rechazó el ofrecimiento. Hal B. Wallis, por el contrario, siempre vio en Humphrey Bogart al actor perfecto para el papel.

“De todos los cafés y locales del mundo,
aparece en el mío”


Humphrey Bogart había debutado a toda pantalla en 1930 y el público americano le había visto ya en títulos como “El bosque petrificado”, “Calle sin salida”, “Ángeles con caras sucias”, “La pasión ciega”, “El último refugio” o “El halcón maltés”.

El señor Bogart es el tipo imperturbable, cínico, eficaz e inteligente de siempre, cuyo planteamiento a la hora de manejar sus asuntos es estrictamente práctico, pero que, con todo, posee un fondo sentimental e idealista. El papel que tiene que desempeñar es en realidad el del conflicto, labor que realiza de modo loable
(Bosley Crowther, “The New York Times”)


Pues eso, como bien creía Hal B. Wallis, imposible imaginarse un Rick Blaine que no sea Humphrey Bogart.

Para el personaje protagonista femenino, sin embargo, Wallis había considerado a Hedy Lamarr, pero ésta, aparte de estar bajo contrato de la MGM, no quería trabajar en un guión tan poco preciso. Dos años más tarde, Hedy interpretaría a Ilsa en un programa de radio basado en guiones cinematográficos.

“El mundo se derrumba
y nosotros nos enamoramos…”


Ingrid Bergman debutó como extra en 1932 y tras ella llevaba ya dos versiones de “Intermezzo” y otros títulos como “Un rostro de mujer” (un maravilloso rostro, añado yo), “Los cuatro hijos de Adán” o “El extraño caso del doctor Jekyll”.

Ingrid Bergman encarna a la heroína con todo el atractivo de su autoridad y belleza… Su presencia ilumina todas las secuencias en las que aparece
(Howard Barnes, “New York Herald Tribune”)


Ingrid se encontraba bajo contrato con David O’Selznick cuando se pensó en ella como la Ilsa Lund de “Casablanca”. Hal B. Wallis envió entonces a los hermanos Epstein al estudio de O’Selznick para que intentaran persuadirle de ceder a Bergman. No sin gran esfuerzo lo consiguieron, sí, muy afortunadamente para la historia del cine.

“¿He de permanecer escondido en un hotel o continuar luchando por mis ideas?”


Paul Henreid llevaba en el cine desde 1933 y ya había aparecido en títulos como “Alta escuela”, “Adiós, Mr. Chips” o “La extraña pasajera”. Henreid también fue cedido a la Warner  por Selznick International Pictures, pero en este caso en contra de la voluntad del actor, a quien le preocupaba que un personaje secundario pudiera arruinar su buena fama como protagonista romántico. En mi modesta y humilde opinión, esta interpretación de Paul Henreid como Víctor Laszlo es la mejor de toda su carrera.

“Es hora de adular un poco al señor Strasser… Hasta luego, Rick”


El Capitán Louis Renault era encarnado magníficamente por Claude Rains, quien había debutado a toda pantalla en 1920 y llevaba ya tras de sí títulos como “El hombre invisible”, “Robin de los bosques”, “Juárez”, “Caballero sin espada”, “El difunto protesta”, “El hombre lobo” o “La extraña pasajera”.

“Como cabeza de negocios ilegales en Casablanca, soy un hombre influyente y respetado”


Sydney Greenstreet nos ofrecía una excepcional recreación de Ferrari, su personaje en esta historia. Greenstreet había debutado magistralmente en la gran pantalla el año anterior en “El halcón maltés”, título al que siguió “Murieron con  las botas puestas”. Ya en 1942, pero antes de “Casablanca”, Sydney había aparecido también en “Como ella sola” y “A través del Pacífico”.


Greenstreet  sugirió llevar puesto algo más étnico en su papel de Ferrari para mostrar que su personaje había asimilado el estilo de vida marroquí. Wallis insistió, sin embargo, en que llevara un traje blanco. Hoy, este traje es icónico de su personaje.

“Piensa en esos pobres refugiados, si no fuera por mí se morirían esperando. Al fin y al cabo, yo les proporciono los visados que tanto desean…”


Peter Lorre nos regalaba una magistral composición de Ugarte, su personaje en "Casablanca". Lorre, en el cine desde 1929, llevaba ya tras de sí títulos como “M, el vampiro de Düsseldorf”, “Crimen y castigo”, “El agente secreto”, “El halcón maltés” o las dos versiones de “El hombre que sabía demasiado”.

“Usted enfatiza lo de Tercer Reich.
¿Acaso espera otro?”


Conrad Veidt era un extraordinario Mayor Strasser. En el cine desde 1916, Veidt ya había sido visto a toda pantalla en “El gabinete del Dr. Caligari”, “El hombre que ríe”, “El ladrón de Bagdad”, “Un rostro de mujer” o “A través de la noche”.

“You must remember this, a kiss is still a kiss,
a sigh is just a sight…”


Y el entrañable Sam nos llegaba maravillosamente a través de Dooley Wilson quien, habiendo debutado a toda pantalla en 1939, llevaba tan sólo cinco títulos antes de “Casablanca”, interpretación con la que consiguió una gran popularidad. Su personaje, hoy mítico, es también ya parte importante de la historia del cine. 


Dooley era actor y cantante, y también fue batería profesional pero, curiosamente, no sabía tocar el piano. El piano que aparecía en pantalla no sonaba en realidad, estaba vacío.


Sí sonaba el que había detrás de las cámaras, el tocado por el pianista y compositor Elliot Carpenter, estratégicamente colocado en el plató donde Dooley pudiera verle e imitar sus movimientos ante el piano. Tras este rodaje, Carpenter y Wilson se hicieron buenos amigos.


Completaban el reparto S.Z. Sakall, John Qualen, Max Linder, Dan Seymour, George Dee, Marcel Dalio, Curt Bois, Leonid Kinskey…  

“And wait… and wait… and wait”

Y Lou Marcelle como narrador. Actor de carácter en diversos shows radiofónicos durante las décadas de 1930 y 1940, Marcelle debutó en la gran pantalla como narrador en “Casablanca”, repitiendo esta misma función en títulos posteriores como “Persecución en el Norte”, “Destino Tokio” o “La última patrulla”, así como haciendo voces provenientes de la radio o de la televisión en otras escenas de otros títulos cinematográficos.

Personaje también fundamental de “Casablanca” es el hoy ya legendario tema musical “As time goes by”, escrito por el compositor estadounidense Herman Hupfeld para el musical de Broadway de 1931 “Everybody’s welcome”.


Maravillosa canción que perdurará, y perdurará, y perdurará… por mucho tiempo que pase.




Y otro personaje crucial de la película, el Rick’s Cafe Americain, para cuya decoración se tomó como modelo el Hotel El Minzah de Tánger.


Producida por Hal B. Wallis para la Warner Bros. Pictures, “Casablanca” era estrenada en Nueva York, hace hoy ya 70 años, el 26 de Noviembre de 1942.


Tanto Claude Rains como Humphrey Bogart fueron nominados al Oscar por sus respectivos trabajos, así como la fotografía, el montaje y la banda sonora. El film sí recibió dicho galardón en las categorías de película, director y guión.

Porque sí, “Casablanca” tenía guión aunque sólo como referencia, ya que continuamente llegaban al plató nuevas hojas con nuevos diálogos.

Casablanca se creó en el plató. Yo tenía tres guionistas en plató que escribían mientras nosotros rodábamos
(Michael Curtiz)


Sistema éste bastante duro, como es de suponer, para los actores. Y sobre todo para Ingrid Bergman, quien no dejaba de preguntar de cuál de los dos hombres debía aparentar estar enamorada.

Yo no me atrevía a mirar amorosamente a Humphrey Bogart porque eso me hubiese obligado a mirar a Paul Henreid de otra forma

Humphrey Bogart, Ingrid Bergman y Paul Henreid representarían un año después sus respectivos papeles en un show benéfico de un programa de radio de la CBS.


Y otras curiosidades. Hal B. Wallis no quiso mostrar demasiado a Bogart con sombrero para que el público no le asociara en esta película con los gángsters que había representado ya el actor en la gran pantalla...

La música que se escucha en los títulos de crédito iniciales había sido ya escrita y utilizada por Max Steiner en “La patrulla perdida” (1934). Eso sí, para “Casablanca” Steiner alteró ligeramente el tempo y la instrumentación de esa melodía.

El Café de Rick  fue uno de los pocos set construidos para la película. El resto fueron todos reciclados de otras producciones Warner debido a las restricciones de materiales para la construcción en tiempo de guerra.




Todo lo que ocurre resulta creíble porque tiene su raíz en las relaciones de unos personajes perfectamente humanos, como humanos son también las manías, la cobardía y el sacrificio
(“Daily Film Renter”)

12 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Una de mis imprescindibles, una extraordinaria película que es grande porque nunca se tuvo la intención de que lo fuera. Salió y ya está.

Clementine dijo...

Muy bien expresado, Cahiers, y cómo no viniendo de usted. Sí señor, es grande por eso y, añado yo, porque cuenta una de las historias más preciosas y románticas del cine. Es maravillosa.

Manderly dijo...

Una gran historia tanto delante como detrás de la pantalla.
Nunca me canso de verla!!
Y esa gran cantidad de frases ya míticas!!
Saludos.

Pablo J. Álvarez dijo...

Esta es mi favorita, la he visto incontables veces, pero llegó el punto en que la ponía hasta para oírla de fondo, y me sabía sus diálogos de memoria. Hay películas que cuentan historias, incluso películas que sorprenden con sus imágenes, pero Casablanca crea una atmósfera, un lugar donde ir, un sitio donde los demás no pueden seguirte, hasta Shasha el camarero ruso loco, es un personaje grande, "Ivonne te quiero, pero el me paga"... en definitiva, deje de verla porque dejé de fumar hace siete años, y cuando he vuelto a verla de repente me he dado cuenta que estoy en otro siglo, no lo sabía, hasta que me di cuenta que hay más libertad en Ricks con la ocupación que en cualquier cafetería de hoy día.

Pablo J. Álvarez dijo...

Huy perdón que mala educación, Gracias Clementine, gracias por una entrada tan de mi gusto, y... "recuerda que le debes a Rick seis cartones de cigarrillos americanos"

Clementine dijo...

Yo tampoco me canso de verla, Manderly, es de las que te atrapan para siempre. Saludos.

Gracias a ti, Pablo, qué comentario tan bonito. Sí, hay pocos lugares como Rick's, tiene algo mágico, ¿verdad? Y ya ves tú, yo a Rick le debo mucho más que esos seis cartones de cigarrillos americanos. "Casablanca" es uno de los motivos por los que me apasiona el cine clásico.

miquel zueras dijo...

Es de las pocas películas que gana con el tiempo. No le sobra nada de metraje, diálogos magistrales y un reparto como hay pocos, me encantan Veidt y Lorre. Eso sí, prefiero el título original.
Los Epstein eran gemelos, se dice que compartían sus conquistas. Cuando uno de ellos dejaba en la cama a su ligue con cualquier pretexto venía el otro hermano a suplantarlo, de ahí su fama de amantes fogosos.
Muy buen post como siempre, Clementine. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

... Y Greenstreet, Miquel, también genial. Es verdad, esta película, lejos de perder va ganando con el tiempo. Vaya con los Epstein. Besos, Borgo.

natsnoC dijo...

La he visto bastantes veces (algunas más que otras que has comentado por aquí) y la verdad es que siempre me ha dado la sensación de que se acaba 5 minutos después de empezar, el tiempo delante de la pantalla se me pasa muy rápido.

Clementine dijo...

Cierto, natsnoC, es de esas películas que desde el minuto uno te enganchan de tal manera que el tiempo se pasa volando. Y además es una historia preciosa.

Alicia dijo...

Comparto todo lo dicho: no me canso de verla ni de escucharla. El guión es simplemente perfecto, redondo, genial ¿y lo iban haciendo sobre la marcha?.Como dice Pepe, salió y ya está.

Mi amigo Rafa, de Puertollano él, presumía siempre de que el nombre de su pueblo aparece (junto a Barcelona, creo) en el mapa del inicio de la pelí, cuando se dibuja la procedencia de los extranjeros que se quedaban bloqueados en Casablanca. Vete tú a saber a quién tendría en ese pueblo uno de los artífices de la peli...

Clementine dijo...

Qué bien, Alicia, qué de acuerdo estamos todos, eso es que tenemos razón...