lunes, 19 de marzo de 2012

Padres a toda pantalla


En 1965, Robert Wise nos presentaba en “Sonrisas y lágrimas” (The sound of music) a Georg Von Trapp, estricto padre de siete niños cantores que nos llegaba a través de un maravilloso Christopher Plummer, único actor de todo el reparto que conoció, de niño, a la verdadera María Von Trapp.


Dirigido por Stephen Frears en 1993, Colm Meaney interpretaba magistralmente en “Café irlandés” (The snapper) a Dessie Curley, un padre de familia que debía encajar, como el resto, la inesperada noticia del embarazo no deseado de su hija Sharon.


En 1962 conocíamos al aparejador Carlos Alonso... y a sus quince hijos, miembros todos ellos de “La gran familia” dirigida por Fernando Palacios. Alberto Closas dio vida también a este elegante padre en “La familia... y uno más” y “La familia, bien, gracias”.


Spencer Tracy nos regalaba una de las mejores interpretaciones de su carrera a través de su personaje, Stanley Banks, en “El padre de la novia” (Father of the bride), inolvidable clásico dirigido por Vincente Minnelli en 1950. Tracy repetiría su divertido papel un año después en “El padre es abuelo”.


Robert Benton dirigía en 1979 “Kramer contra Kramer” (Kramer vs. Kramer), historia en la que, tras el abandono de su mujer, Ted Kramer debía hacerse cargo de Billy, el hijo de ambos. Dustin Hoffman, sensacional en su papel, estaba atravesando en esos momentos su propio divorcio y colaboró en gran medida en los diálogos de la película.


Magistralmente dirigido por Robert Mulligan en 1962, Gregory Peck nos brindaba en “Matar a un ruiseñor” (To kill a mockingbird) uno de los más memorables padres de la gran pantalla. Su maravilloso Atticus Finch forma ya parte de la historia del cine, siendo además ésta la película favorita del actor de toda su filmografía. Y no era para menos.


En 1989, George Lucas y Steven Spielberg nos presentaban en “Indiana Jones y la última cruzada” (Indiana Jones and the last crusade) al genuino padre del arqueólogo más aventurero de la historia del cine. Henry Jones era magníficamente interpretado por el siempre impresionante Sean Connery.


En 1968 vivíamos una verdadera aventura con Caractacus Potts, un mágico Dick Van Dyke, y sus adorables hijos Jemima y Jeremy en “Chitty Chitty Bang Bang”, maravillosa película dirigida por Ken Hughes que incluía una extraordinaria banda sonora de los hermanos Sherman.


En “Quiero ser famosa” (Iedereen beroemd!) conocíamos a través de un magistral Josse De Paw a Jean Vereecken, trabajador en una fábrica con aspiraciones en la composición musical que hacía lo imposible por lanzar al estrellato como cantante a su hija Marva. Genuina historia dirigida en 2000 por Dominique Deruddere.


Henry Fonda nos hipnotizaba en 1981 con su maravilloso Norman Thayer, Jr. en la extraordinaria “En el estanque dorado” (On golden pond). Dirigido por Mark Rydell, el actor conseguía fundirse con la magia de una película de cuyo guión se enamoró desde el primer momento.


Franco Zeffirelli dirigia en 1979 “Campeón” (The champ), historia donde conocíamos al ex boxeador Billy Flint, magníficamente interpretado por Jon Voight. Su hijo T.J. nos era presentado por Ricky Schroder, sin duda el actor infantil que más lágrimas nos ha hecho derramar en la gran pantalla.


Giuseppe Tornatore nos contaba  en 1990 una historia tan real como la vida misma en “Están todos bien” (Stanno tutti bene) a través de un maravilloso Marcello Mastroianni y su Matteo Scuro, un funcionario ya jubilado que decidía recorrerse Italia para visitar a sus cinco hijos.


En 1994, al animado ritmo musical de Hans Zimmer, Tim Rice y Elton John y dirigido por Roger Allers y Rob Minkoff, conocíamos en “El rey léon” (The lion king) a Mufasa, más que digno padre de Simba, un pequeño león que no podía esperar a ser rey.


George Lucas nos presentaba en 1977, y en “La guerra de las galaxias” (Star Wars), a Darth Vader, sin duda alguna el padre más oscuro de la gran pantalla, siendo David Prowse el actor que se escondía tras este tremendo personaje. En su versión original, la impactante voz de Darth Vader nos la ofrecía un extraordinario James Earl Jones, en su versión doblada, un magnífico Constantino Romero.


Y para terminar con algo más de claridad en este día tan señalado lo hacemos con “Begginers”, dirigida en 2010 por Mike Mills y de nuevo de la mano de Christopher Plummer y del personaje que este año le ha brindado su primer Oscar, Hal Fields, un padre con una interesante historia que contar.

Feliz Día del Padre... y de San José

16 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Momentazo de "Greystoke, la leyenda de Tarzán": Christopher Lambert abrazado a un viejo simio moribundo en el corazón de Londres y gritando "¡Era mi padre!".

A. dijo...

Menudo repaso :) La verdad es que desde el más oscuro al más cantarín hay padres para todos los gustos.

Saludos.

A-B-C dijo...

La familia, de ahi venimos y allí vamos, aunque no queramos.
Buen post, amigo, un clásico.
Ahora que ha cambiado tanto este entorno, a ver si consigo enviarte mi comentario (estoy desfasada)

Besos,

A-B-C dijo...

¿he dicho "amigo"????
perdón amigA

Jose Caractacus-Atticus dijo...

¡Ah, el Día del Padre! ¡Ah, qué de cosas podemos celebrar gracias a El Corte Inglés! Dicho esto, sólo se me ocurren tres comentarios:
1) Que hoy, precisamente hoy, uno de los padres que mencionas, Colm Meaney, está de visita en Madrid promocionando su última película, "El perfecto desconocido". A eso de las 22 estará en la premiere en el Cine Palafox, por si alguien quiere ir a ver de cerca sus míticas patillas.
2) Yo no soy padre ni tengo pinta de ir a serlo, pero si alguna vez lo fuera quiera Dios que mis hijos me llamen Caractacus Potts. Qué gran nombre.
3) James Earl Jones, además de ponerle la voz al padre de Luke, también se la puso al de Simba. Se ve que tenía una voz muy de padre.
Y ya está.

Clementine dijo...

Momentazo, Cahiers, y en la misma línea que Vader/Skywalker, vamos. Si te tenía que haber consultado antes de hacer esta entrada, mira que lo pensé...

¡Hola, A.! Qué grata sorpresa, amigo de bandas sonoras. Padres para todos los gustos y de todos los colores. Saludos.

Gracias, A-B-C, me alegra verte por aquí de nuevo. Y mira, has conseguido enviarme dos comentarios. No te preocupes por lo de amigo, me han llamado cosas peores. Besos.

Jose Caractacus-Atticus, sencillo nombre el tuyo aunque bien sonoro. No me voy a acercar a ver las patillas de Colm Meaney, pero me gusta un rato como actor. Y cierto, James Earl Jones (qué grande) también es la voz de Mufasa.
Mufasa, Mufasa... ¿Y no te mola este nombre para añadirlo a tu colección?

natsnoC dijo...

¿Ultimamente publicas más a menudo o soy yo que no llego a todo?.

A ver si adivinas con cual me quedo. Estoy entre dos (ninguno es el de dibujos), pero es que nada más verlo lo he sabido.

Clementine dijo...

No lo sé, natsnoC, por lo general publico cuando puedo y me deja el mundo real (por mí estaría todo el día a toda pantalla) y si es con fecha señalada procuro ajustarme.
Adivinanzas, me voy a lanzar. Tus dos son... Henry Jones y... qué difícil, ah sí, Darth Vader.
Un beso, nats.

natsnoC dijo...

Jeje, no, mujer. Los mios son Von Trapp y el genial Dick Van Dike de Chitty Chitty Bang Bang. No puedo evitarlo, soy un crío.

Por cierto que me acabo de enterar de que Von Trapp era un personaje real.

Clementine dijo...

Sí, la historia real de Von Trapp es muy interesante y muy similar a la de la película. A ver si un día la saco aquí a través del personaje de Christopher Plummer, mira qué idea me acabas de dar...
Y tú no evites ser un crío, eso no se debe evitar nunca, a mí también me encantan tus dos y también considero genial a Dick Van Dyke. Yo me quedo con todos los de esta entrada, me parecen buenos personajes, pero mis dos debilidades son Henry Fonda en su maravilloso estanque y Gregory Peck-Atticus Finch. Este último es el mejor padre del cine. Verás cuando veas la película, que será cuando saque yo aquí la entrada de "Matar a un ruiseñor". Verás, verás qué padre...
Oye, me alegra que sigas por aquí, que ya pensaba que me habíais desaparecido los dos, y además a la vez.

Alicia dijo...

Jó, qué bien traídos, están todos los que yo creo que deberían estar? A ver si se me ocurre algún otro... a ver, a ver...Pues no, debe ser que no hay más.

Preciosísimo y atrasadísima que voy!!

Clementine dijo...

Gracias, Alicia. Sí, están bien traídos todos porque se han querido venir. Y tráete tú el que quieras, caber caben...

Marcos Callau dijo...

Muy original la manera de celebrar el día del padre, Clementine. Me quedo con el entrañable Carlos Alonso de Alberto Closas, sin duda. Besicos.

Clementine dijo...

Gracias, Marcos. Pues porque no me he parado a pensarlo pero hubiera adivinado que tú te quedabas con el entrañable, y muy elegante, Alberto Closas. Más besicos para ti.

Roberto Béjar dijo...

Yo añadiría a esta espléndida lista al padre más surrealista, el incomparable Luis Ciges, tanto de Resines en "Amanece que no es poco" como de la pareja de extraterrestres y del grandullón de la bombona en "El milagro de P. Tinto".

Un besote!

Clementine dijo...

Hola, Roberto. Muy buena tu aportación, me encanta. Luis Ciges ya es una buena opción aunque no haga de padre, era genial. Otro besote para ti.