domingo, 22 de enero de 2012

La familia

El filme es una larga mirada sobre la familia italiana, en el arco que va desde el nacimiento del protagonista, en 1906, hasta el día en que
cumple los 80 años
(Ettore Scola)


El 22 de Enero de 1987, hace hoy 25 años, se estrenaba en Italia “La familia” (La famiglia), una maravillosa coproducción italofrancesa que nos era narrada de manera magistral por Carlo, su protagonista.


La familia” venía firmada por Ettore Scola, exquisito cineasta italiano que había debutado en la dirección en 1964 con “Se permettete parliamo di donne” y “El millón de dólares” y llevaba ya tras de sí títulos como “Una jornada particular”, “La terraza”, “La noche de Varennes” o “La sala de baile”. Dos años después de “La familia”, Scola nos regalaría “Splendor”,  otra joya del cine italiano.


La mágica historia de “La familia” era obra de Ruggero Maccari, Furio Scarpelli, Graziano Diana  y el propio Ettore Scola. A ella se unía el impecable montaje de Francesco Malvestito y una magistral fotografía a cargo de Ricardo Aronovich, quien ya había coincidido con Scola en “La sala de baile” y nos había dejado las imágenes de otras películas como “Un soplo al corazón”, “Lo importante es amar”, “Providence” o “Desaparecido”.


Y Armando Trovajoli firmaba la extraordinaria banda sonora. En el cine desde 1952, este prestigioso compositor italiano nos había regalado ya “Dos mujeres”, “Matrimonio a la italiana”, “Casanova’70”, “El profeta”, “Los secretos de la cosa nostra”, “Perfume de mujer”... Y “El diluvio que viene”.


Trovajoli había ya había trabajado anteriormente con Ettore Scola en “Una jornada particular”, “La terraza”, “La noche de Varennes” y “Macarroni”. Dos años después de “La familia”, ambos volverían a coincidir en “Splendor”.


Vittorio Gassman llevaba ya en la gran pantalla, desde 1945, una prestigiosa carrera cinematográfica donde lucían clásicos como “Arroz amargo”, “Ana”, “Guerra y paz”, “Rufufú”, “La gran guerra”, “Fantasmas de Roma”, “El juicio universal”, “La escapada”, “En nombre del pueblo italiano”, “Perfume de mujer”...


Gassman también había trabajado ya con Scola, en el debut de éste como director, en “Se permettete parliamo di donne” (donde Vittorio interpretaba a varios personajes) y “El millón de dólares”, ambas de 1964. Más adelante, volverían a coincidir en “Nos habíamos amado tanto” y “La terraza”. Y, tras “La familia”, de nuevo trabajarían juntos en “La cena”.

A mí edad uno ya no piensa, sólo recuerda


Vittorio nos hace un maravilloso regalo con su extraordinaria y magnética composición de Carlo, su mágico personaje en esta entrañable familia. Una auténtica lección magistral de interpretación. Muy grande Vittorio Gassman... Y elegantísimo.


Andrea Occhipinti, que había debutado en el cine en 1980, llevaba ya nueve títulos cinematográficos (entre ellos, “Bolero”) y se había asomado además a la pequeña pantalla.


Pero fue con su papel del Carlo joven de “La familia” con el que se dio a conocer a nivel mundial, personaje al que Andrea transmitió todo su encanto personal. Tras “La familia”, Occhipinti continuó en la pequeña y gran pantalla con series como “Princesa Alexandra” y películas como “Más allá del jardín”, “Amor de hombre”, “Mar adentro” o “Reinas”. 


Fanny Ardant hace también aquí un maravilloso papel como Adriana. Fanny, elegante actriz francesa y última musa y compañera del director François Truffaut, debutó en el cine en 1976 y ya llevaba tras de sí títulos como “Los unos y los otros”, “La mujer de al lado”, “Vivamente el Domingo”, “El amor de Swann” o “Consejo de familia”. En 1998 volvía a coincidir con Vittorio Gassman y Ettore Scola en “La cena”.


Jo Champa, actriz americana que daba vida a Adriana de joven, llevaba tan sólo un año en el mundo de la interpretación. Tras “La familia” siguió apareciendo en títulos como “Pequeño Buda” o “Don Juan DeMarco” así como en la pequeña pantalla.


Stefania Sandrelli era Beatriz, la hermana pequeña de Adriana y mujer de Carlo. Sandrelli ya era un rostro muy conocido del cine italiano, debutando en él en 1961 y habiendo intervenido ya en una larga lista de títulos clásicos: “Divorcio a la italiana”, “El conformista”, “Novecento”, “El gran atasco”...


Con Ettore Scola y con Vittorio Gassman había trabajado ya Stefania en “Nos habíamos amado tanto” y “La terraza”. Y tras “La familia”, volvería a coincidir de nuevo con ambos, y con Fanny Ardant, en “La cena”.


Giulio, el hermano pequeño de Carlo, era interpretado por Carlo Dapporto, actor que intervino en un total de 37 títulos cinematográficos, todos ellos italianos, siendo “La familia” el último de ellos. Y su hijo, Massimo Dapporto, daba vida a este mismo personaje en su juventud.


Y Adelina, la esposa de Giulio, era interpretada por Ottavia Piccolo, actriz de la gran y pequeña pantalla italiana que llevaba tras de sí títulos como “El gatopardo”, “Faustina” o “El Zorro”.


Completaban un impecable reparto, entre otros, Memè Perlini como Aristide, el padre de Carlo, y Hanja Kochansky como Susana, su madre. Y Athina Cenci, Alessandra Panelli y Monica Scattini como las peculiares tía Margarita, tía Luisa y tía Milina.


Y un excepcional Philippe Noiret en el corto pero efectivo papel de Jean Luc. Noiret, en el cine desde 1949, ya había intervenido en clásicos como “Zazie en el metro”, “La noche de los generales”, “Justine”, “El serpiente” o “La gran comilona”.


Tras “La familia” nos dejó dos maravillosos personajes: su Pablo Neruda en “El cartero (y Pablo Neruda)” y, por supuesto, su entrañable Alfredo de “Cinema Paradiso”.

La familia debe empezar por nosotros mismos,
a la propia felicidad no se debe renunciar


Entre otros premios y nominaciones, “La familia” fue candidata al Oscar a la mejor película extranjera (ganó la danesa “El festín de Babette”) y galardonada con el Globo de Oro a la mejor actriz (Stefania Sandrelli).


También obtuvo el David di Donatello a la mejor película, mejor director, mejor actor (Vittorio Gassman), mejor guión, mejor montaje y mejor música, siendo también nominada a la mejor actriz (Stefania Sandrelli), mejor fotografía, mejor diseño de vestuario, mejor producción, mejor diseño de producción y mejor sonido.


Y ya no os cuento más, aunque me permito un último añadido. Si ya la habéis visto, qué mejor momento que éste para conmemorar su 25 aniversario. Si aún no la conocéis, no perdáis la oportunidad de fundiros con toda su magia.


Porque “La familia” es una de esas películas que te hipnotizan desde su comienzo. De ésas que te atrapan rápidamente en su historia. De ésas en las que concentras todos tus sentidos durante todo su metraje. De ésas en las que, cuando llegan a su final, te alegras infinito de haber participado emocionalmente como espectador.

Y así he llegado a los 80 años. ¿Son muchos, son pocos?
Puede resultar la edad más hermosa
(Carlo)

14 comentarios:

El Tirador Solitario dijo...

Estupendísima película.
Recuerdo cuando los Oscars de 1987, (que se daban en el 1988), y Garci había sido nominado por "Asignatura aprobada", que comentaba que la nominación era el mayor premio que podía soñar, ya que ese año no había ninguna posibilidad de obtener la estatuilla, por mor de dos fabulosas películas que se repartían todos los pronósticos: "Au revoir les enfants" y "La familia". Por ello fue todo una sorpresa, al menos en Europa, el triunfo de Gabriel Axel. Una novieta que tuve (en realidad ,me dio calabazas, pero ese no es el tema que nos ocupa) no paraba de referirme que la del Festín de Babette era una sensacional película...que todavía no he visto.

miquel zueras dijo...

Me recuerda a lo que decía el gran Henry Fonda en "El estanque dorado" ¿Qué cómo te sientes al cumplir los ochenta? pues el doble de mal que al cumplir los cuarenta.
Me encanta esta película, la vi en la Filmo de Barcelona en un programa doble dedicado a Gassman, la otra era "La escapada" de Dino Risi, buenísima. Besos. Borgo.

JLin dijo...

Simplemente diré que es un placer estar de nuevo en medio de esta gran familia bloguera, y especialmente en esta Gran(dísima) Pantalla

:-)

A-B-C dijo...

No he visto esta película, pero con tamaño elenco y con lo que cuentas es de las imprescindibles. ¡Qué joven P. Noiret!
Aunque el argumento es totalmente distinto, me gustó mucho la historia que Fernando León de Aranoa cuenta en Familia y que tu post me ha traido a la memoria.
Saludos,

Marcos Callau dijo...

Recuerdo a Philippe Noiret en us estupendo, excelente, papel de Neruda en la célebra película del cartero. Muy interesante descubrimiento elque realiza hoy en tu blog, Clementine. No tenía ni idea de esta película. Mil gracias! Un abrazo!

Clementine dijo...

Tirador, coincido en todo con tu comentario (menos en lo de la novieta, claro). También tengo pendiente “El festín de Babette” y me gustó mucho “Adiós, muchachos”. Y aún así, sigo creyendo que tal vez se mereciera más el premio “La familia”. Me la acabo de ver de nuevo y me sigue maravillando de igual manera que cuando la vi a toda pantalla. Es magistral en todo.

Menudo programa doble, Miquel, “La escapada” es genial también. Y ambas con Vittorio Gassman, mi actor italiano favorito, me quedo tonta viéndole actuar y me pierde su elegancia. Besos, Borgo.

El placer de que estés de nuevo por aquí, Gran(dísima) Debilidad Bloguera, es todo mío :-) Un fuerte abrazo, JLin, y no me hagas echarte de menos, anda, que eso no está nada bien.

La de Aranoa es un título muy válido aunque, como bien dices, no tiene nada que ver. Te recomiendo mucho ésta, A-B-C, aparte de tener una buenísima factura en todo, es de las que te transmiten su historia directamente al corazón.

Me alegro de habértela descubierto entonces, Marcos Callau, ahora sólo te falta verla. En ésta, Noiret tiene un papel muy corto pero lo borda. ¡Mil de nadas y otro abrazo!

natsnoC dijo...

No podría decir que he visto esta película, aunque no me atrevo a decir que no la he visto.

Así pues creo que igual es posible que recuerde alguna de esas escenas, o que por el contrario esté mezclándolas con las de otra película.

Para evitar meterme en un lío, comentar que volví a ver "Qué bello es vivir" la semana pasada, y volví a disfrutar y a llorar como un idiota.

¡Hola, compañero de pupitre! Me suena que tenemos deberes en esta escuela del cine.

Clementine dijo...

Hola, natsnoC. Pues celebra su 25 aniversario viéndola, de nuevas o no, que la vas a disfrutar mucho, lo sé, y así de paso te aclaras en los dos primeros párrafos de tu comentario.
Yo lloro cada vez que veo "Qué bello es vivir" y ya van.. Pero no lloro como una idiota, lloro simplemente, es mucho mejor.
Gracias por tu comentario, me has sacado una sonrisa y todo. Un beso, pupitrero de lujo.

natsnoC dijo...

Iba a hacer los párrafos iniciales mucho más liosos con retórica de esa que no llega a nada, pero me he parado.

Yo es que no sé llorar con gracia.

Esa sonrisa que te he sacado... Lo siento, pero me la quedo. Te doy una mía a cambio, ¿vale?.

Clementine dijo...

Es que si no me la cambias por una tuya, no me vale, no...

Alicia dijo...

25 años??? Estamos seguros???
Pues sí, ya toca ir viéndola ¿capiscas, sorella??
(al apuntarlo veo que aún espero Rivales, que no me acuerdo cual era)
pd. Cuando se habla de "Nos habíamos amado tanto" es como si se hablara de mí)

Clementine dijo...

Lo estamos, lo estamos... Como yo también estaba segura de que me la ibas a pedir y vale, irá en pack con "Rivales" (Howard Hawks/William Wyler, Edward Arnold, Walter Brennan... peliculón).
¿Y yo que aún no he visto "Nos habíamos..."? Que no, que no...

Roberto Béjar dijo...

Otra película más pendiente de ver, aunque me suena de haber visto alguna secuencia suelta. Un lujo contar en un reparto con Gassman y con Noiret, aunque su papel en esta película sea pequeño.

Un abrazo.

Clementine dijo...

Hola, Roberto. Te recomiendo mucho, mucho que no se te pase esta película, es magistral en todo y tiene una historia preciosa contada, además, de lujo. Sí, Gassman y Noiret juntos en el reparto y, además, en la misma escena, maravilloso. Otro abrazo para ti.