miércoles, 14 de diciembre de 2011

Vencedores o vencidos

El 16 de Abril de 1959 se emitía en la televisión norteamericana una producción cuyo guión, firmado por Abby Mann, trataba sobre los juicios de crímenes de guerra de Nuremberg.


En 1961, Stanley Kramer producía para United Artists, y para la gran pantalla, “Vencedores o vencidos”, una magistral película que contaba con una excelente adaptación cinematográfica del propio Abby Mann de su citado guión televisivo.


Stanley Kramer había debutado como director en 1955 con “No serás un extraño”. Vendrían después “Orgullo y pasión”, “Fugitivos”, “La hora final” y “La herencia del viento” antes de “Vencedores o vencidos”.

La impecable dirección de Kramer y el exquisito guión de Mann se veían completados con la maestría de Ernest Laszlo en la fotografía, de Frederic Knudtson en el montaje y de Ernest Gold en la banda sonora.


Y con un incomparable reparto que venía encabezado por un extraordinario Spencer Tracy, quien acababa de trabajar a las órdenes de Stanley Kramer en “La herencia del viento” y volvería a hacerlo dos años después en “El mundo está loco, loco, loco”. Kramer también le dirigiría en su última y magistral interpretación en la maravillosa “Adivina quién viene esta noche”.


El discurso final de once minutos de duración del Juez Dan Haywood que nos presenta el actor fue rodado en una sola toma. Muy grande Tracy.


Marlon Brando estaba interesado en interpretar el papel de Hans Rolfe, el abogado de los personajes alemanes de la historia. A Kramer y a Mann les cautivaba la idea de que Brando apareciese en la película, pero ambos habían quedado ya impresionados con la interpretación que de este mismo personaje había hecho dos años atrás en la producción televisiva un aún desconocido pero convincente actor.


Y así fue elegido para este papel el actor austríaco Maximilian Schell. Buena elección que se vio recompensada con un Oscar de la Academia.

El 26 de Marzo de 2001, y durante 56 representaciones, Schell volvía a encontrarse con esta historia, aunque en los escenarios teatrales de Broadway y en la piel esta vez del personaje que interpretó en el cine Burt Lancaster.


Richard Widmark ya llevaba en la gran pantalla desde 1947 y ya le habíamos visto, entre otros géneros, en el cine negro (“El beso de la muerte”, “La calle sin nombre”, “Pánico en las calles”) y en el western (“Cielo amarillo”, “Lanza rota”, “Dos cabalgan juntos”).


Widmark daba vida al fiscal Tal Lawson. Otra más que correcta interpretación a añadir a su ya fructífera carrera cinematográfica.


Para encarnar al personaje de Ernst Janning la opción original fue Laurence Olivier. Finalmente, fue elegido Burt Lancaster, que llevaba ya a sus espaldas títulos como “Forajidos”, “De aquí a la eternidad”. “Mesas separadas”  o “El fuego y la palabra”. Lancaster está espléndido también en su personaje.


Al igual que Marlene Dietrich como Mrs. Bertholt, personaje de la que sería su penúltima película tras dejarnos, desde 1919, otros títulos tan clásicos como “El ángel azul”, “Marruecos”, “Testigo de cargo” o “Sed de mal”.


Otro mito de la gran pantalla, Judy Garland, hacía aquí una pequeña pero muy convincente interpretación como Irene Hoffman tras habernos dejado una huella imborrable en el género del cine musical a través de películas como “El mago de Oz”, “Los hijos de la farándula” o “Ha nacido una estrella”.


Y Montgomery Clift nos ofrecía una creación extraordinaria de su Rudolf Petersen. Durante el rodaje de su breve escena, el actor tuvo serios problemas para recordar su texto, por lo que se hicieron repetidas tomas de su secuencia.

Finalmente, Stanley Kramer decidió darle cierta libertad en las líneas de sus frases, comentando con él que eso le aportaría una especial autenticidad a la confusión de su personaje al ser interrogado.


Monty se mostró entonces más tranquilo. No siempre se ajustaba al guión, pero todo lo que decía encajaba a la perfección, consiguiendo una interpretación tan buena como yo había esperado de él


Vencedores o vencidos” fue filmada en la misma ciudad de Nuremberg. Y el 14 de Diciembre de 1961, hace hoy ya 50 años, tenía lugar su estreno en Berlín, al que acudió un gran número de periodistas llevados por el propio Stanley Kramer desde América.


Entre otros premios y nominaciones, “Vencedores o vencidos” recibió el Oscar al mejor actor (Maximilian Schell) y mejor guión adaptado, siendo también nominada a la mejor película, mejor director, mejor actor (Spencer Tracy), mejor actor secundario (Montgomery Clift), mejor actriz secundaria (Judy Garland), mejor montaje, mejor dirección artística, mejor fotografía y mejor diseño de vestuario.


Fue también recompensada con el David di Donatello a la mejor producción extranjera, al mejor actor extranjero (Spencer Tracy) y con un premio especial para Marlene Dietrich.


Y en los Globos de Oro  obtuvo el premio al mejor director y al mejor actor (Maximilian Schell), siendo también nominada a la mejor película, mejor actor secundario (Montgomery Clift) y mejor actriz secundaria (Judy Garland).

Muchos de los actores de este magistral reparto quisieron intervenir en la película cobrando un salario mucho más bajo de lo habitual, conscientes de su participación en esta trascendental historia.


Y no les faltaba razón. “Vencedores o vencidos” es hoy uno de los más imprescindibles títulos de la historia del Séptimo Arte.

8 comentarios:

deWitt dijo...

Muy bien Clementine! Bravo!! Es una producción fantástica en donde el guión es soberbio y donde los actores están impecables. Poco puedo añadir, salvo que, si quieres, hice una entrada sobre esta peli hace unos meses pero abordando más la historia que todos estos magníficos detalles y curiosidades que nos cuentas. Te la dejo por si te apetece:http://soyconfeso.blogspot.com/2011/06/vencedores-o-vencidos.html

Bicos!!

PEPE CAHIERS dijo...

Absolutamente magistral y con unos actores que te dejan clavado. Además, ciertamente objetiva, aunque aquel documental que proyecta el fiscal (Widmark) deja a cada uno en su sitio.

miquel zueras dijo...

Impactantes las actuaciones de Judy Garland y Monty Clift que con su hablar entrecortado aún da más credibilidad a su personaje. No recuerdo si en esta película o en "Un lugar en el Sol" pasó una noche en una celda para asumir mejor su papel de ex prisionero. Muy buen post como siempre. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

¡Gracias, deWitt! Y otro ¡bravo! para tu magnífica entrada sobre esta película. Perfecta no, lo siguiente. Ahí queda tu enlace para que la puedan también disfrutar los demás.

Magistral, Cahiers, de quitarse el sombrero. De las que ya no se hacen.

Gracias, Miquel. A mí se me siguen saltando las lágrimas, literalmente, cuando veo la escena de Monty Clift, y eso que me la sé casi de memoria. Es magistral. Fue para “Un lugar en el sol” lo de pasar una noche en la celda, otra interpretación fabulosa la que hace ahí.

Besos a los tres.

Alicia dijo...

Peliculón en toda regla. Y buenísima la entrada, Clemen

Clementine dijo...

Gracias, Ali. Y peliculón, peliculón.

Roberto Béjar dijo...

Esto sí que es un peliculón con todas las letras. Sensacional la elección de Tracy para el papel de juez, y hubiese sido curioso ver lo que hubiera hecho Marlon Brando en lugar de Maximilian Schell, pero éste está que se sale.

Clementine dijo...

Directamente una obra maestra, Roberto. Yo ya no me imagino a otro juez que no sea Tracy y tampoco a otro en el papel de Schell. La verdad es que este reparto me parece impecable tal cual. Besos.