lunes, 19 de diciembre de 2011

The children's hour. Wyler y Hellman en sesión doble

Entre la oscuridad y la luz del día,
cuando la noche comienza a desaparecer,
viene una pausa en las ocupaciones diarias
que se conoce como la hora de los niños

(Estrofa inicial de “The children’s hour” poema del escritor americano Henry Wadsworth Longfellow publicado en 1860 en “The Atlantic Monthly” )


El 20 de Noviembre de 1934 era estrenada en el Maxine Elliot’s Theatre en Broadway “The children’s hour”, exitosa obra teatral escrita por Lillian Hellman que llegó a las 691 representaciones.

Esta obra estaba inspirada en un caso real ocurrido en 1810 en Edimburgo (Escocia), en el que dos maestras de escuela, Jane Pirie y Marianne Woods, eran falsamente acusadas por Jane Gordon, una de sus alumnas,  de mantener una relación sentimental. Dame Cumming Gordon, la abuela de la niña, influía activamente en el hecho de que los padres de las alumnas restantes se apresuraran a sacar a éstas del colegio, siendo éste cerrado y presentando las maestras posteriormente una demanda por difamación contra la abuela de la criatura. Ganaron el caso las maestras, pero su vida y su reputación quedaron ya prácticamente destruídas.


El también escritor Dashiell Hammett, entonces compañero sentimental de Lillian Hellman, fue quien le dio a conocer esta historia, apresurándose ella a convertirla en obra de teatro, representación escénica que no careció de controversia en su estreno por el espinoso tema que trataba.


El productor Samuel Goldwyn vio en esta historia un buen proyecto cinematográfico y eligió a William  Wyler como director del mismo. La propia Lillian Hellman adaptó su obra como guión para la gran pantalla, convirtiéndose ésta en la primera ocasión en la que ella trabajaba con William Wyler, formando sin duda alguna uno de los tándem más fructíferos y exquisitos de la historia del cine.


Debido al tema al que hacía referencia la obra, la Oficina Hays se negó a permitir el título original ni ninguna mención en la película o en la publicidad de la misma. En un primer lugar, la película fue titulada “La mentira” antes de ser cambiada definitivamente por “Esos tres”.


En la obra, la niña lanzaba la mentira de la relación sentimental entre las dos maestras. En la película, esta mentira tuvo que ser cambiada por la supuesta relación sentimental de ambas mujeres con el protagonista masculino, oficialmente novio de una de ellas. A Hellman le pareció bien este cambio al considerar que lo fundamental de esta historia eran las tremendas consecuencias que traía consigo esta calumnia más que lo que trataba la calumnia en sí.


Para la banda sonora de la película se contó con Alfred Newman, gran compositor cinematográfico que tras este título nos dejó otras maravillas musicales como “Cumbres borrascosas”, “¡Qué verde era mi valle!”, “Eva al desnudo” o “La historia más grande jamás contada”.


Y en la fotografía, otro nombre que comenzaba aquí su singular carrera con William Wyler. Gregg Toland ya nos había regalado la imagen de títulos como “Flor del desierto”, “La reina Kelly” o “Noche nupcial”. “Esos tres” suponía el primero de los siete títulos que firmaría junto a Wyler.


Merle Oberon hizo su debut cinematográfico en 1929 y llevaba ya en su carrera títulos como “La vida privada de Enrique VIII”, “La pimpinela escarlata” o “El ángel de las tinieblas” cuando fue elegida para interpretar a Karen Wright, una de las dos maestras de la escuela.


Miriam Hopkins, Martha Dobie, la otra maestra de esta historia, llevaba un año menos en el cine pero ya había sido dirigida por Rouben Mamoulian en “El hombre y el monstruo”, por Ernst Lubitsch en “Un ladrón en la alcoba” y “Una mujer para dos” y por el propio William Wyler (finalmente sustituido por Howard Hawks) en “Ciudad sin ley”.


William Wyler quería para el personaje del doctor Joseph Cardin al actor Leslie Howard, pero fue elegido en su lugar Joel McCrea, rostro ya conocido en la gran pantalla americana a través de títulos como “Ave del paraíso”, “Tentación” o “Ciudad sin ley”.


Catherine Doucet, actriz americana procedente del mundo teatral, era en “Esos tresLily Mortar, la insufrible tía de Martha.


Alma Kruger, otra gran figura teatral, hacía aquí un impecable debut cinematográfico como Amelia Tilford, la abuela de la niña acusadora.


Niña que llevaba el nombre de Mary Tilford y era extraordinariamente interpretada por Bonita Granville, muy acertadamente elegida por el propio Wyler entre una larga lista de candidatas.


Granville debutó en el cine a los nueve años de edad, interviniendo en títulos como “Las cuatro hermanitas”, “Canción de cuna” o “Anne of Green Gables” antes de hacerse mundialmente conocida como Mary Tilford, papel que la hizo merecedora de una nominación al Oscar como mejor actriz secundaria.


La otra niña de esta historia, Rosalie Wells, era magníficamente interpretada por Marcia Mae Jones, actriz infantil que debutó en 1926 y participó también en títulos como “El rey del jazz”, “El campeón”  o “Imitación a la vida”.


Agatha, sufrida mujer al servicio de la señora Tilford, que intentaba, sin conseguirlo, educar a la rebelde Mary, era interpretada por Margaret Hamilton, excelente actriz de reparto ya conocida por títulos como “Estrictamente confidencial”, “Contrastes” o “A través de la tormenta” que, tres años después, nos regalaría su personaje más celebrado, la Malvada Bruja del Oeste  de “El mago de Oz”.


Y Walter Brennan componía un breve pero singular personaje (y cómo no) como el taxista del pueblo. Brennan, en la gran pantalla desde 1925, llevaba ya un total de 134 títulos cinematográficos. “El rey del jazz” (donde coincidió con Marcia Mae Jones), “El ciclón tejano”, “Camino de la horca”, “El hombre invisible”, “La novia de Frankenstein” o “Ciudad sin ley” (donde coincidió con Miriam Hopkins y Joel McCrea), son tan sólo algunos de ellos.


Esos tres” (These three) se estrenaba, hace ya 75 años, el 18 de Marzo de 1936.


Y hace hoy 50 años, el 19 de Diciembre de 1961, era estrenada “La calumnia” (The children’s hour), vuelta a esta misma historia, a través de un guión escrito por John Michael Hayes bajo la supervisión de Lillian Hellman, en la que Wyler pudo  finalmente tratar el mismo tema que trató en su día la obra teatral que le daba nombre.


Dirigida y producida por William Wyler para The Mirisch Company, esta nueva versión contaba con el arte musical de otro ilustre compositor cinematográfico, Alex North, que ya nos había regalado, entre otras, las bandas sonoras de “Un tranvía llamado deseo”, “Espartaco” o “Vidas rebeldes”.


Y con la fotografía en blanco y negro de Franz Planer, otro nombre a tener en cuenta que nos había ya maravillado con las  imágenes de títulos como “Carta de una desconocida”, “Cyrano de Bergerac” y “Horizontes de grandeza”. Planer había también coincidido anteriormente con Audrey Hepburn en “Vacaciones en Roma”, “Historia de una monja” y “Desayuno con diamantes”.


Para dar vida a Karen Wright en esta nueva versión fue elegida Audrey Hepburn, quien dos años después de debutar en la gran pantalla se hizo con el Oscar a la mejor actriz por “Vacaciones en Roma”, dirigida, precisamente, por William Wyler. Título éste al que seguirían otros como “Sabrina”, “Guerra y paz”, “Una cara con ángel”, “Ariane”, “Historia de una monja” o “Desayuno con diamantes” antes de “La calumnia”.


Shirley MacLaine  era en esta historia Martha Dobie, la otra protagonista. Mac Laine llevaba en el cine desde 1955, año en el que debutó con “Pero... ¿quién mató a Harry?” a las órdenes nada menos que de Alfred Hitchcock, y ya nos había convencido como excelente actriz tanto en drama como en comedia, e incluso en el género musical, con títulos como “Can-Can”, “Como un torrente” o “El apartamento”.


James Garner, entonces conocido gracias a la pequeña pantalla y títulos cinematográficos como “Sayonara”, “La escuadrilla Lafayette” o “Infierno bajo las aguas”, era el encargado de interpretar al doctor Joe Cardin, tercer personaje en discordia.


Miriam Hopkins, que había encarnado a Martha Dobie en la versión anterior de 1936, era aquí Lily Mortar, la insufrible tía de Martha. Entre ambas versiones, Hopkins había vuelto a trabajar con Wyler en “La heredera” y “Carrie”.

William Wyler le ofreció en un primer lugar a Merle Oberon, que había interpretado en la primera versión a Karen Wright, el papel de Amelia Tilford, la abuela de la niña. Wyler pretendía con esto homenajear a las dos actrices haciéndoles partícipes también de esta nueva versión. Pero Merle desestimó este proyecto por no querer interpretar un personaje de edad tan avanzada.


Y así fue finalmente elegida para este papel Fay Bainter, entonces actriz teatral de reconocido prestigio, que había dejado ya su huella en películas como “Olivia”, “Jezabel”, “El joven Edison” o “La mujer del año” y en la pequeña pantalla.


Karen Balkin debutaba en “La calumnia” como la consentida Mary Tilford. En este caso, la elección de esta pequeña actriz no fue tan acertada. El propio Wyler reconoció que ni siquiera él fue capaz de controlar sus exagerados gestos.


Por el contrario, Veronica Cartwright, que procedía de la pequeña pantalla y hacía aquí su primer papel relevante, sí nos ofrecía una correcta Rosalie Wells.


Mismo caso que Hope Summers como Agatha, la criada. Versátil actriz procedente del mundo televisivo, Summers ya había aparecido en la gran pantalla en títulos como “Ella, él y Asta”, “Quiero vivir” o “La herencia del viento”.


La calumnia” recibió cinco nominaciones en los Premios Oscar: mejor actriz secundaria (Fay Bainter), mejor fotografía, mejor dirección artística, mejor diseño de vestuario y mejor sonido.


Y otras tres en los Globos de Oro: mejor director, mejor actriz (Shirley MacLaine) y mejor actriz secundaria (Fay Bainter).


Era el director más grande de América. Tenía un sentido pictórico maravilloso, sabía cómo meter tanto en una toma, que me parecía que yo podía dejar de decir algunas cosas, porque sabía que Wyler haría que se vieran. Tuvimos que hacernos amigos por fuerza, porque éramos las dos únicas personas del manicomio Goldwyn que no estábamos completamente chifladas
(Lillian Hellman)

14 comentarios:

El Tirador Solitario dijo...

Pues...no he visto ninguna de las dos versiones de Wyler, debo confesar...y creo que hay incluso una tercera (ya no de WW, que se estrenó hace unos años, y no recuerdo el título).

La verdad es que siempre he leido maravillas del filme en cuestión...así que la pongo en lista de espera, y ya te cuento; por cierto: ¿Cual te gusta más de las dos que comentas?

Manderly dijo...

Desconocía la primera vesión y no puedo opinar porque no la he visto pero al cambiar el tema principal, lo convierten en un triángulo amoroso nada 'original'. Es un tema más visto (aunque en el cine no se mostrara y en aquel entonces fuera ya bastante escandaloso).
La versión de 1961 me encanta. No sólo porque muestra las consecuencias de una mentira sino porque adoro a Audrey y a Shirley. Maravillosas actrices!! Y Fay Bainter hace un papelón!!
La niña es de lo más odioso!!!!
Buena entrada Clementine.
Saludos.

Marcos Callau dijo...

Interesantes dos versiones Clementine aunque me quedo con "La calumnia" ya que el código Hays emborronó la versión anterior y el reparto de la moderna es apabullante. Besos

natsnoC dijo...

Vaya, el caso es que me suenan, pero... no, sólo me suenan, estoy convencido de que no he visto ninguna.

La historia suena interesantísima.

miquel zueras dijo...

Me encantó Shirley McLaine en esa película, creo que fue su mejor trabajo como actriz y que llegó a eclipsar a Hepburn.
Es curioso el doblete de Myriam Hopkins (a la que recuerdo sobre todo de su divertido papel de carterista en "Un ladrón en mi alcoba") y es que esta actriz fue siempre perseguida por rumores acerca de su bisexualidad y por su relación de amor odio con Bette Davis. Besos. Borgo.

deWitt dijo...

Hola Clementine: pues tengo una gran deuda con la primera de las versiones....esas cosas que vas dejando, vas dejando, y al final nunca das visto y tengo muchas ganas porque la segunda es una película que me encanta.

Gracias por todos esos detalles y anécotas que siempre nos cuentas. Me ha encantado esta entrada.

Felices Fiestas!!!

PEPE CAHIERS dijo...

Yo tampoco la he visto, y siendo de Wyler me merezco un cero patatero.

Roberto Béjar dijo...

No recuerdo haber visto ninguna de las dos, pero ambas prometen. Tengo curiosidad por la segunda y ese tándem MacLaine-Hepburn. Lástima que la cría protagonista en este caso no este a la altura.

Aprovecho para desearte unas felices y cinematográficas Navidades, my Darling Clementine ;)

Clementine dijo...

Merece la pena ver las dos, Tirador, pero a mí me gusta bastante más la primera (qué raro, ¿eh?) porque es mucho más estilo Wyler, aunque no se ajuste exactamente al tema real de la obra teatral. Pon en la lista las dos versiones y me cuentas, me cuentas.

Gracias, Manderly. Pues sí, al cambiar el tema podría quedarse en una película más de triángulo amoroso, pero Wyler consigue que no sea así, era único contando sus historias. Fay Bainter era maravillosa. Saludos.

No sé si habrás visto la primera, Marcos. Si no es así, te aseguro que igual te quedabas con ella, que tú tienes el mismo peligro que yo con el cine más clásico. Además, la abuela y la niña de la primera son magistrales y Miriam Hopkins está genial también aquí. Besos.

La historia, natsnoC, es de las que te mantienen interesado toda la película, tanto en un caso como en otro. Y es que Lillian Hellman era magistral.

Shirley MacLaine destaca por encima del resto del reparto, hace un verdadero papelón. Lo mismo que Miriam Hopkins en su mismo papel en la versión anterior. También es verdad que este personaje tiene mucha más riqueza que el de la otra maestra y da para lucirse mejor. No sabía eso que cuentas de la Hopkins, qué de cosas te sabes, enciclopedia Borgo. Besos, Miquel.

Gracias a ti por apuntarte a mis entradas. Salda ya esa deuda que tienes con la primera, deWitt. Un wyleriano como yo no puedo dejar pasar esta oportunidad. ¡Felices Fiestas!

Lo mismo te digo, Cahiers. Asómate a las dos pero, sobre todo en tu caso, a la primera que tiene a Gregg Toland haciendo de las suyas.

A ti también te van a gustar las dos versiones, Roberto, pero como bien dices en la segunda es una pena que la niña no esté a la altura del resto, porque la niña de esta historia es muy importante y se agradece un montón lo bien que lo hace la actriz infantil de la primera versión. Felices y cinematográficas Navidades para ti tambíen, my dear Robert.

¡Felices Fiestas a todos!

Alicia dijo...

Pues yo recuerdo haber visto una peli, creo que francesa, con el mismo argumento. Una de las actrices era bastante conocida (Simone algo?) y había una piscina en el jardin con el agua bastante sucilla de hojas y guarrerías en invierno. La piscina en cuestión era importante, no sé si alguien se ahogaba ahí o algo.
Tb recuerdo que era en blanco y negro. Lo que pasa es que desconfío de tanto recuerdo si una documentadísima como tú ni tan siquiera lo menciona.
¿Me sacas de dudas, oh Oráculo??

Layna dijo...

Feliz Navidad Clementine, que la disfrutes rodeada de los tuyos y que sean especiales, tan especiales que parezcan de película. Un placer tenerte por aquí siempre cerca. Besos

Clementine dijo...

Pues por los datos que me das, Alicia, a este oh Oráculo sólo le viene "Las diabólicas", película francesa con Simone Signoret en el reparto pero que no es esta misma historia de Lillian Hellman. Eso sí, también es una gran película, vive Dios. Felices Fiestas tengas tú también.

Feliz Navidad, Layna, gracias por este comentario tuyo tan cinéfilo. El placer es mutuo, pero eso ya lo sabes. Besos.

Alicia dijo...

Esa era, esa era, sí señor!!!

Clementine dijo...

¡Bien, me alegro!... ¿Y mi premio?