viernes, 21 de octubre de 2011

Desayuno con diamantes


Érase una vez una bonita y escuálida muchacha. Vivía sola exceptuando un gato sin nombre…


El 5 de Octubre de 1961, hace ya 50 años, se estrenaba en Nueva York “Desayuno con diamantes” (Breakfast at Tiffany’s), una de las películas con más encanto de toda la historia del cine.


Impecablemente dirigida por Blake Edwards, nos era presentada por la Paramount Pictures a través de una producción de Martin Jurow y Richard Sheperd


Desayuno con diamantes” nos regalaba una magistral banda sonora de Henry Mancini que incluía “Moon River”, sin duda alguna uno de los temas musicales más excepcionales de toda la historia del cine.


Y completaba la película un delicioso guión firmado por George Axelrod basado a su vez en la no menos exquisita novela de Truman CapoteBreakfast at Tiffany”. La novela llegó a las librerías en 1958 y la mayoría de los críticos se mostraron encantados con ella.

A Truman Capote no le conozco bien, pero me gusta. Es tan agrio como una solterona, pero en el fondo es un diablillo y el más perfecto escritor de mi generación. Es quien escribe las mejores frases, palabra por palabra, ritmo a ritmo. Yo no tocaría ni una sola palabra en ‘Desayuno con diamantes’, que se convertirá en un pequeño clásico
(Norman Mailer, escritor y periodista estadounidense)

Estoy loca por Tiffany’s… La tranquilidad y el aspecto lujoso que tiene, nada malo podría ocurrirme alli…


Truman Capote tenía en mente a Marilyn Monroe como protagonista cinematográfica de su historia. Lee Strasberg, profesor de teatro estadounidense bajo cuya tutela se encontraba entonces Marilyn, le desaconsejó a la actriz que aceptara este papel.

La productora, sin embargo, había concebido la película como un vehículo para Shirley McLaine, pero ésta también lo rechazó porque no deseaba verse encasillada en ese tipo de papeles. McLaine ya nos había dejado, entre otras, “Como un torrente”, “Can-Can”, “El apartamento” o “La cuadrilla de los once”.


Y el estudio tuvo la feliz idea de recurrir a Audrey Hepburn, una de sus mejores estrellas. Audrey, que ya era un rostro conocido por títulos como “Vacaciones en Roma”, “Sabrina”, “Una cara con ángel” o “Ariane”, se mostró en un principio reacia a aceptar pues no se veía demasiado adecuada para este papel.


Moon River se escribió para ella. Nadie la ha entendido tan bien. Ha habido más de mil versiones de Moon River, pero la suya es la mejor con diferencia
(Henry Mancini)


Afortunadamente para la historia del cine, Hepburn accedió a dar vida en la gran pantalla a Holly Golightly, uno de los personajes más adorables del celuloide y una de las interpretaciones más inolvidables de la actriz.

Es una chica que no puede ayudar a nadie, ni siquiera a sí misma. Pero lo importante es que yo puedo ayudarla y para mí esto es una sensación agradable

A Steve McQueen le fue ofrecido en un principio el papel de Paul Varjak, protagonista masculino de esta historia. Pero McQueen tuvo que rechazarlo por encontrarse entonces bajo contrato de la serie televisiva “Wanted: dead or alive”.


El papel fue así a parar a George Peppard, actor que llevaba ya cinco años asomándose a la pequeña pantalla y había dejado ya una buena impresión en el cine a través de su participación, junto a Robert Mitchum, en ”Con él llegó el escándalo”.


Peppard nos dejó también una más que correcta interpretación de su personaje, otorgándole además la naturalidad y simpatía que caracterizarían al actor durante toda su carrera.


Durante el rodaje, George seguía el método de actuación del Actor’s Studio, estilo que Audrey no compartía en absoluto.  A pesar de ello, entablaron aquí una amistad que perduraría hasta la muerte de la actriz.


Completaban un adecuado reparto nombres como Patricia Neal, Buddy Ebsen, Alan Reed, Martin Balsam, Mickey Rooney y José Luis de Vilallonga.

Pobre animalito sin nombre… Según creo, no tengo derecho a darle uno, no me pertenece, simpatizamos un día al lado del río…"


Y Gato, inseparable compañero de Holly y personaje imprescindible en esta historia. A lo largo del rodaje de la misma se llegó a utilizar un total de nueve gatos distintos.


Audrey declararía más adelante que el tener que lanzar al animal a la calle lluviosa había sido una de las cosas más desagradables que jamás tuvo que hacer en una película.

"Un viaje de placer por el reino de la fantasía, completamente increíble,
pero absolutamente delicioso
(A. H. Weiler, crítico del New York Times)


Desayuno con diamantes” recibió el Oscar a la mejor banda sonora y canción original (“Moon River”), siendo también nominada en las categorías de actriz (Audrey Hepburn), guión adaptado y dirección artística.


Audrey fue también galardonada como mejor actriz en los italianos David di Donatello y nominada en los Globos de Oro. Henry Mancini, por su parte, obtuvo el Premio Grammy a la mejor banda sonora.


Una inolvidable historia con una encantadora protagonista a la que envolvía la magia musical de Henry Mancini.

No creo que Holly haya estado con tantos hombres como dice.
Es que a ella le gusta crearse una fachada exótica, porque en realidad no es más que una pueblerina que se ha metido
en un ambiente que le queda grande
(Audrey Hepburn)

20 comentarios:

Las Crónicas de Éowyn dijo...

Una película magnífica. La interpretación de Audrey Hepburn, impresionante.

Siento fascinación por esta mujer. Símbolo de belleza. Su cara dulce, sus ojos tan expresivos, sus delicadas posturas al caminar... Vestía con mucha elegancia y sabía moverse como nadie.

Una gran mujer y actríz.

Un saludo!

Marcos Callau dijo...

Buenos días clementine. Yo creo que con Audrey Hepburn el personaje de Holy, adquirió una perspectiva muy diferente a lo que hubiera sido con Monroe. En mi opinión, mejor con Hepbrun aunque la Monroe fuera la opción que pensó Capote. Por cierto, te alabo el gusto de haber incluido una fotografía de Henry Mancini. Sin la música de Mancini "Desayuno con diamantes" no hubiera sido lo mismo. De hecho, Audrey Hepburn no hubiera sido lo mismo sin los temas de Henry Mancini que le acompañaron en sus mejores y más recordadas películas. Besos Clementine.

PEPE CAHIERS dijo...

Película especial para mi, pues con Moon river se abrió el baile de mi boda. Cuando se lo solicité al tipo que ponía la música no tenía ni idea de que le hablaba. Un merluzo, sin duda.

Clementine dijo...

Hola, Éowyn. Sí, esta película es muy especial y a Audrey no te cansas de verla en pantalla, era maravillosa en todo.

Buenos días, Marcos Callau. Yo ni siquiera me imagino a Marilyn en este papel. La novela aún no la he leído pero este personaje le sienta como un guante a Audrey Hepburn, no puede ser para otra actriz. Y cómo no voy a incluir a Henry Mancini si en esta película en concreto es un personaje más. Y es verdad que formó parte de la banda sonora de Audrey Hepburn, buena observación la tuya.

Ya sabía yo que tenía que ser por algo el que me gustara tanto este tema de Moon River, Cahiers. Y más aún conociendo ya a la Señora Cahiers… Y sí, el tipo que puso la música en tu boda era un merluzo, con todas las letras.

Saludos para los tres.

A-B-C dijo...

Me gusta mucho esta película y Moon River es deliciosa. Una suerte pare George Peppard hacer esta película pues se encasilló en el mundo televisivo enseguida.
La famosa escena del gato, entiendo a Hepburn porque lo pasé fatal viéndola

Alicia dijo...

Es una peli deliciosa, estoy totalmente de acuerdo. Y Audrey es maravillosa.
Contrariamente a lo que me suele suceder cuando nos cuentas qué actores podrían haber dado vida al personaje, en esta ocasión me hubiera gustado ver la versión de Steve. La verdad es que me lo imagino totalmente en el papel, y me gusta muuucho.
Yo sí he leído el libro, muy recomendable.
Y mira que lanzar un gato bajo la lluvia...

El Tirador Solitario dijo...

Desde luego el disc-Jockey al que se refiere Cahieres, era la repera, y tengo el vago recuerdo de que no puso la canción entera...¿Puede ser, Cahiers?

Por lo demás, aunque la Hepburn ya se había encumbrado con Vacaciones en Roma, me da la sensación que con esta película llega a la categoría de mito, de icono del cine, del pop-art, de la cultura del siglo pasado...y diez mil cosas más...

Layna dijo...

A mí me gusta especialmente esta película y como dice Tirador, es un icono además la imagen que transmitía Audrey Hepburn es de lo más glamurosa,sofisticada y llena de estilo. Besos

miquel zueras dijo...

La película se salva por la interpretación de Hepburn (Truman Capote quería a Marilyn Monroe en ese papel) aunque yo prefiero la novela y es que me sobra la aparición de Rooney como un japonés descerebrado que se carga todas las escenas. Divertida esa polémica sobre si había que suprimir o no el cigarrillo del famoso cartel. Besos. Borgo.

natsnoC dijo...

¡Hola!

Me encanta esta película. Siempre me ha llamado la atención que en el título original así como en el libro se haga referencia a una marca como Tiffany's. Me pregunto si la marca llegó a desembolsar algo de dinero por ello. La publicidad aún perdura.

Clementine dijo...

Bueno, Peppard tiene en su filmografía unos cuantos títulos a tener en cuenta aparte de éste, pero es verdad que se le conoce más por la televisión. Un día le invitaré a esta pantalla para equilibrar la balanza. Yo también entiendo a Hepburn, A-B-C, pobre Gato…

McQueen hubiera hecho otro Paul, pero seguro que muy bien porque es verdad que también le pega mucho el papel. Y es tan mono… El libro me lo leeré antes o después, Alicia, Capote es mi escritor favorito, creo. Y seguimos sumando puntos con lo de Gato…

Pues menuda joya de disc-jockey, Tirador. Sí, esta película es la más emblemática de Audrey, aunque luego tiene otros papeles también inolvidables como los de “Sabrina” o “My fair lady”.

Audrey era maravillosamente elegante, Layna. Y única.

Hombre, Miquel, la película tiene muchas más cosas buenas aparte de Audrey, aunque estoy de acuerdo contigo en lo del personaje de Rooney, nunca he entendido muy bien qué pinta ahí, supongo que fue una aportación de Blake Edwards para hacer la película más a su estilo de comedia. Y seguro que yo también preferiré la novela cuando la lea, porque Truman Capote me apasiona como escritor. Y oye, que no me sé yo eso del cigarrillo del cartel, cuéntanos, cuéntanos, enciclopedia andante…

Clementine dijo...

¡Hola, natsnoC! Te me has cruzado por todo el medio y encima te me has colado, no sé yo si esto es muy correcto... te libra que has visto la película y que además te encanta.
No tengo ni idea si Tiffany's llegó a desembolsar dinero, pero supongo que sí. Miquel, si tú lo sabes haz el favor de contárnoslo también.
Un beso, nats (que se me gasta el boli).

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Pues lo del cigarrillo viene a que en la última edición en DVD de la película en los USA suprimieron el cigarrillo dejando huérfana la larga boquilla de Hepburn. Me recuerda cuando en la edición americana pretendieron eliminar la pipa de mi portada de Maigret. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Muy coherentes las dos cosas, Miquel. Besos, Borgo.

Manderly dijo...

Desde luego Marilyn no encaja en la 'chica escuálida' de Capote!!
Sólo hay un Holly!! Sólo hay una Audrey!!!
Un saludo.

Clementine dijo...

De acuerdo contigo, Manderly. Este personaje sólo puede ser para Audrey. Un saludo.

Roberto Béjar dijo...

Una película mítica por muchos motivos, y entre ellos la brillante elección de Audrey Hepburn para el papel protagonista y la inmortal banda sonora de Henry Mancini.

George Peppard comenzó una carrera cinematográfica que parecía prometedora, pero en los 70 pasó a protagonizar engendros como "Los siete magníficos del espacio" o productos televisivos. Creo que el alcohol tuvo que algo que ver en su declive. No obstante, para mí siempre será el inigualable Hannibal Smith de "El Equipo A".

Abrazos!

Clementine dijo...

Sí, es una pena que Peppard no se prodigara más en la gran pantalla. A mí me encantó en "La conquista del Oeste" y, sobre todo, en "Con él llegó el escándalo", aquí tiene un papel precioso. Abrazos, Roberto.

Jose Golightly dijo...

Hace unas semanas me pidieron que presentara unas colecciones de DVDs que Paramount va a sacar esta Navidad. Entre ellas estaba una edición de lujo 50 aniversario de "Desayuno con diamantes". Conté que yo de pequeño pensaba que Audrey y Katharine eran hermanas, porque aunque no se parecían en nada, las dos eran guapas. Luego deduje que por esta regla de tres, yo sería hermano de los Calatrava, y abandoné mi teoría. Ahora, aunque adoro a Katharine, me declaro incondicionalmente devoto de Audrey, una de las pocas actrices cuya imagen decora mi extraña casa. Y yo también me enamoré de Holy Golightly, y también soñé que cuando cantaba "Moon river", esperara que fuera yo el que la escuchaba desde mi ventana.

Clementine dijo...

Qué bonito comentario, Jose Golightly, te estarán escuchando las dos Hepburn desde ahí arriba, que seguro que se han hecho amigas. Entonces, ¿tú eres hermano de Holy?