jueves, 21 de abril de 2011

Doce hombres sin piedad

En la sala del jurado, los doce personajes se encuentran identificados por sus números, sentados en riguroso orden alrededor de una mesa. Sólo llegamos a conocer, al final del metraje, el nombre de dos de ellos. Del resto no llegamos a conocer sus nombres, aunque sí algunas de sus respectivas profesiones...


En 1954, Henry Fonda quedó gratamente impresionado tras ver en el espacio televisivo “Studio 1” la obra “Twelve angry men”, dirigida en este caso por Franklin J. Schaffner. El actor pidió entonces personalmente a Sidney Lumet que se encargara de su adaptación al cine.

Sidney Lumet debutaba así en la gran pantalla con esta maravillosa historia, aplicando en ella una impecable profesionalidad adquirida en su fructífera carrera en el medio televisivo.
 

La película fue producida por el propio Fonda, en colaboración con Reginald Rose (autor también de la obra televisiva) y George Justin. Redondeaban este proyecto una envolvente banda sonora firmada por Kenyon Hopkins, compositor americano de otras joyas musicales como “Baby Doll”, “El buscavidas”, “Propiedad condenada” o la mítica serie “La extraña pareja”, y una inmejorable fotografía de Boris Kaufman, artista de la imagen en títulos cinematográficos como “La ley del silencio”, “Esplendor en la hierba” o “Larga jornada hacia la noche”.

Proyecto que ya se convertía en perfecto con el maravilloso guión de Reginald Rose, responsable también del texto que aparecía en la versión televisiva que conquistó a Henry Fonda.


Al igual que Lumet, Reginald Rose llevaba también tras de sí una prolífica carrera televisiva. “Doce hombres sin piedad” era su segundo trabajo para el cine y seguiría trabajando después principalmente para la pequeña pantalla, aunque nos regaló también títulos cinematográficos como “Patos salvajes”, “Lobos marinos” o “Mi vida es mía”.


JURADO Nº1  MARTIN BALSAM Procedente del mundo televisivo, apareció en “La ley del silencio” antes de llevar a cabo su magnífica interpretación como el jurado moderador de la sala. Después le seguiríamos viendo en “Psicosis”, “Desayuno con diamantes”, “El cabo del terror”, “Pequeño gran hombre”, “Todos los hombres del Presidente” o “Asesinato en el Orient Express”, en esta última dirigido de nuevo por Sidney Lumet.


JURADO Nº2  JOHN FIEDLER Tras aparecer tan sólo en dos episodios de una serie televisiva, debutó en la gran pantalla con esta película. Intervino después en un gran número de series para la pequeña pantalla y participó en títulos cinematográficos como “Bésame, tonto”, “Valor de ley” o ”La extraña pareja”. Y le prestó su voz al personaje de Piglet de los cortos de “Winnie the Pooh” y a otros personajes de las películas de Walt Disney.
 

JURADO Nº3  LEE J. COBB Ya reconocido actor del mejor cine clásico, donde debutó en 1934, pudimos verle en “La ciudad de los muchachos”, “La canción de Bernadette”, “La ley del silencio” o “El hombre del traje gris” antes de regalarnos su magnífica creación como miembro del jurado. Después, le seguimos viendo en “Chicago, años 30”, “Éxodo” o “La conquista del Oeste”.
 

JURADO Nº4  E.G. MARSHALL También veterano actor televisivo y de la gran pantalla, donde debutó en 1945 y donde nos dejó títulos como “El motín del Caine”, “Lanza rota” o “El cáliz de plata” antes de “Doce hombres sin piedad”. Después seguiría alternando el mundo televisivo con títulos cinematográficos como “Impulso criminal”, “La jauría humana” o “Tora, Tora, Tora”.


Sidney Lumet tuvo a los doce actores en la misma habitación durante horas, ensayando una y otra vez sus respectivos papeles. Su objetivo era darle un carácter real al hecho de estar encerrados un largo tiempo en una misma habitación con un mismo número de personas. De hecho, exceptuando tres minutos del metraje total, el resto tuvo como único escenario el interior de la sala del jurado.


JURADO Nº5  JACK KLUGMAN Actor esencialmente televisivo que hacía aquí su segunda interpretación cinematográfica. Participó en un gran número de series para la pequeña pantalla y en títulos cinematográficos como “Desayuno con diamantes” o “El detective”. Y se nos hizo un rostro tremendamente familiar en el papel de Oscar Madison para la serie “La extraña pareja” junto al entrañable Tony Randall dando vida, claro, a Felix Unger.


JURADO Nº6  EDWARD BINNS Reconocido actor de televisión, donde empezó a principios de los años 50, siguió después de esta película apareciendo en la pequeña pantalla y participando en títulos cinematográficos como “Ella, él y Asta”, “Con la muerte en los talones” o “Vencedores o vencidos”, volviendo a ser dirigido por Sidney Lumet en “Punto límite” y “Veredicto final”.


JURADO Nº7  JACK WARDEN Actor clásico de los de toda la vida, debutó en 1950 en la gran pantalla en un pequeño papel de “La jungla de asfalto”, iniciando así una larga trayectoria televisiva y cinematográfica con otros títulos fílmicos como “De aquí a la eternidad” o “Donde la ciudad termina”. Tras bordar su personaje en “Doce hombres sin piedad”, se mantuvo un tiempo en el mundo televisivo para aparecer después en películas como “La taberna del irlandés”, “Todos los hombres del Presidente”, “El cielo puede esperar” o “Veredicto final”, de nuevo a las órdenes de Lumet.


JURADO Nº8  HENRY FONDA Henry llevaba ya un total de 44 títulos para la gran pantalla cuando dio vida a este maravilloso personaje. También llevaba a sus espaldas una fructífera y exitosa experiencia en el escenario teatral, su verdadera pasión y motivo fundamental que le impulsó a hacer realidad este proyecto, ya que fue rodado con la misma técnica de una obra teatral. Su personaje en la película viste simbólicamente de blanco durante todo el metraje. Más adelante, volvió a ser dirigido por Sidney Lumet en “Punto límite”.


En los primeros momentos de la película, Lumet posiciona las cámaras por encima del nivel del ojo para dar la apariencia de una mayor distancia entre los sujetos. Conforme avanza el metraje, se va deslizando la posición de las cámaras al nivel del ojo, creando un mayor acercamiento entre los miembros del jurado. Ya en los tramos finales del film, la posición de las cámaras está por debajo de ese nivel, de modo que los fondos parecen acercarse a los personajes, consiguiendo una mayor sensación de claustrofobia.


JURADO Nº9  JOSEPH SWEENEY Debutó en el cine mudo en 1918, y se hizo sobre todo un rostro conocido de la pequeña pantalla gracias a su aparición en multitud de series, aunque también intervino en títulos cinematográficos como “Historias de Filadelfia”, “El hombre del traje gris” o “Llega un pistolero” antes de interpretar su sabio personaje en esta película, mismo papel que ya hiciera en la versión televisiva de 1954.


JURADO Nº10  ED BEGLEY Actor también clásico de la gran pantalla, donde debutó en 1947, participó en títulos como “Niñera moderna”, “La calle sin nombre” o “Voces de muerte” así como en diversidad de series televisivas antes de dar vida a su genuino hombre del jurado. Después, seguiría principalmente apareciendo en la pequeña pantalla y en ilustres títulos cinematográficos como “Dulce pájaro de juventud”, “Los malvados de Firecreek” o “Cometieron dos errores”.


JURADO Nº11  GEORGE VOSKOVEC  Actor también más televisivo que cinematográfico, participó en películas como ”La dama de Trinidad” o “La novia de acero” antes de dar vida a su conciliador personaje de “Doce hombres sin piedad”, papel que, al igual que Joseph Sweeney, ya había interpretado en la versión televisiva de 1954. Después, vendrían más series, y títulos cinematográficos como “El vengador sin piedad”, “Una mujer marcada” o “El espía que surgió del frío”.


JURADO Nº12  ROBERT WEBBER Actor también de la pequeña pantalla que hacía con esta película su segunda incursión cinematográfica. Más adelante, sin salirse del mundo televisivo, intervino en títulos de películas como “Castillos en la arena”, “Harper, investigador privado”, “Doce del patíbulo” o “La venganza de la pantera rosa”.


Tras un programa de ensayo riguroso y una impecable precisión, la película fue rodada en menos de tres semanas. La dirección del film fue realmente maestra. La interpretación de los doce actores, antológica.


El 10 de Abril de 1957 se estrenaba “Doce hombres sin piedad” (12 angry men), una de las más reconocidas e imprescindibles obras maestras de la historia del cine.

A pesar de los numerosos elogios que recibió de la crítica, “Doce hombres sin piedad” no fue un éxito de taquilla en el momento de su estreno. La película no obtuvo un beneficio extra, con lo que Fonda no recibió un salario adicional como productor.

No obstante, “Doce hombres sin piedad” fue siempre considerada por el actor como una de las tres películas mejor hechas de su filmografía, junto a “Incidente en Ox-Bow” y, por supuesto, “Las uvas de la ira”.


Sí fue la cinta, sin embargo, bien reconocida con una gran cantidad de premios y nominaciones a nivel mundial. Y aunque en los Premios de la Academia fue tan sólo nominada como mejor película, mejor director y mejor guión, y en los Globos de Oro se quedó en la candidatura a la mejor película, mejor director, mejor actor (Henry Fonda) y mejor actor de reparto (Lee J. Cobb), Henry Fonda fue distinguido con el Diploma al Mérito en los premios finlandeses conocidos como Jussi Awards y la película obtuvo en los británicos Premios Bafta el galardón al mejor actor (Henry Fonda), siendo también nominada como mejor película.
 

A Fonda no le gustaba verse a sí mismo en pantalla con lo que, al darse por finalizado el rodaje, no se quedó en la sala de proyección a visionar la película en su totalidad. Pero antes de salir de la sala, se acercó a Sidney Lumet y le dijo en voz baja: “Sidney, es magnífica”.

Sólo trato de exponer una duda razonable
(JURADO Nº8, un extraordinario Henry Fonda)

A JLin, con muchísimo cariño… Porque hoy es hoy

21 comentarios:

JLin dijo...

Mi querida Clementine, que me dediques una entrada en la Gran Pantalla por que hoy es hoy :-) ya es un regalo excepcional, pero si encima esa entrada es sobre "Doce hombres sin piedad" el regalo pasa a ser sublime ¡¡¡Muchísimas gracias!!!

Parir una obra maestra es complicado, pero si esa obra maestra transcurre casi por completo en una sola habitación es para quitarse el sombrero. Esta película me encantó en su día y me sigue pareciendo fabulosa. Por cierto los jurados... secundarios de lujo muchos de ellos y más de un actorazo con mayúsculas.

Gracias de nuevo amiga Clementine

Clementine dijo...

Mi querido JLin, esta entrada sólo te la podía dedicar a ti y qué mejor día que hoy...
Además al publicarla me he dado cuenta de que hace la número 100. Con lo que compartimos hoy celebración, tus taytantos y mi centenario. Mola.
De acuerdo contigo, esta obra maestra lo es aún más al transcurrir toda ella en un único espacio. En cuanto al reparto, ya ves tú, menudo plantel. Y el de blanco, encima, mi querido Henry Fonda.
¡Muy feliz día, amiguísimo amiblog, y que lo disfrutes!
Y un millón de besos.

PEPE CAHIERS dijo...

Aquí tenemos otra película a la que podríamos jugar a realizar una versión moderna y elegir al elenco protagonista. Pelicula de atmósfera densa y de actuaciones viscerales. Que gran versión se hizo en España con aquel Bódalo, Jose María Rodero, Ismael Merlo, Jesús Puente, Manuel Alexandre...

Clementine dijo...

Ah, Cahiers, pero aquí no te dejo jugar a eso, te vas a jugar a tu blog.
Este reparto clásico es intocable, no me vale la película si me cambias a uno solo.
He oído hablar genial de esa versión española pero, claro, menudo reparto también. Y la veré, la veré algún día.
Y realmente no creo que se pueda seleccionar ahora a doce actores válidos para una versión moderna medianamente decente.

Layna dijo...

Al leer el otro día la entrada de Lumet me apeteció enormemente leer algo de "Doce Hombres sin piedad" y me lo apunté en mi lista mental de "buscar por Internet en un momento de ocio". Y ahora va y tú me lo detallas de principio a fin. ¡Perfecto! El hecho que ocurra todo dentro de una habitación es de un nivel excepcional. Entrañable el regalo que le has hecho a JLin . ¡Felicidades por tu entrada número 100!. Besos

Clementine dijo...

Ay, Layna, esa telepatía... Aunque el sacar esta entrada hoy no estaba muy previsto. Me vi la película la semana pasada y me entraron unas ganas locas de hacerle una entrada, pero tenía que buscarle un hueco. Luego me enteré de que le gustaba mucho a JLin y pensé: "Ahí está el hueco". Y encima resulta que te vale también a ti, pues genial. Gracias por tu felicitación centenaria. Más besos.

El Tirador Solitario dijo...

Estoy de acuerdo que el reparto de esta película es fabuloso, pero lo de Fonda es ya sobrenatural...hay planos, miradas, que son increíbles. Y ese final, ese espacio abierto tras tanta sala cerrada...

Muy buena entrada, y cuando puedas visiona la versión española de Estudio 1. Otra joya. (Y ahora descubro que se llamaba igual que su origen USA).

Feliz día del amor fraterno...

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias por recordar la filmografía de cada uo de los actores. Algo muy necesario. Me parecen todos uno actorazos. Sus interpretaciones (cada uno de ellos) son soberbias. Por supuesto Henry Fonda está perfecto pero me quedo también con el papel de Lee J. Cobb por citrar mi preferido pero todos se deberían des estudiar en las escuelas de interpretación. Saludos.

Clementine dijo...

Henry Fonda... fíjate, Tirador, que yo hasta sería capaz de dedicarle todo un blog en exclusiva...

Los doce actores de esta película, Marcos, son precisamente uno de los pilares que la convierten en obra maestra. Imposible no hablar de todos y cada uno de ellos. A mí también me encanta aquí Jack Warden.

Besos a los dos.

Mario dijo...

He visto "Sérpico" y "Tarde de perros" de Lumet y mira que tengo
"12 angry men" y aún no la he visionado, leyéndote me han entrado unas ganas imensas de verla, cuando leo una reseña de la calidad de la que has expuesto quiero romper mis listas y saltearme pero si lo hago dejo de ver otras, pero con ésta seguro y hago una excepción y me adelanto, más como despedida de éste magnífico director. Excelente eso de describir la carrera de los 12 actores, la mayoría tienen buenas películas en sus espaldas, se ve que Lumet se dió el tiempo de seleccionarlos y cada uno tiene un perfil de cierta trayectoria lo que seguramente encaja con las representaciones pero ya lo descubriré. Un abrazo.

Mario.

Mario dijo...

Feliz semana santa por si no lo escribí, que no he visto mi mensaje. Un abrazo.

Mario.

Clementine dijo...

Mario, en primer lugar, muchas gracias por todo esto que dices sobre mi entrada, eres muy amable.
Y en segundo lugar, si tienes "Doce hombres..." mirátela hoy mismo, sin que se entere el resto de tu lista, porque te vas a alegrar un montón de haberlo hecho. Si te sirve de algo, te diré que yo la vi la semana pasada precisamente como homenaje a Lumet y me dieron muchas ganas de colar esta película en la lista de entradas que tengo previstas en el blog. Y al final, tuvo la "culpa" JLin de que saliera este post ya.
Lo de la elección del reparto, fíjate, me da a mí que sería cosa de Lumet y de Fonda, porque éste, como productor y promotor del proyecto, se involucró del todo en el mismo. Eso sí, se consiguió un elenco perfecto y, como bien dices, cada uno muy apropiado para su papel.
Feliz Semana Santa para ti también. Otro abrazo.

Stardust dijo...

Siempre me han apasionado las películas con juicios el proceso Paradine, Testigo de cargo, Matar a un Ruiseñor,...) y además de una buena dirección, es clave los protagonistas ya que son los que generan la atmosfera de la película que además sule tener muy pocas localizaciones. En este sentido creo que las películas clásicas están a años luz de las modernas (aunque alguna buena también hay. Es increible lo bien que transmiten la tensión de la situación (la música de fondo, los primeros planos, las expresiones de los protagonistas,..).
Me viene a la cabeza el libro El Jurado de John Grisham que es buenísimo y la pelicula, a pesar de contar con John Cusack y Gene Hackman, no está a la altura.
s2!!

Susan Lenox dijo...

DOCE HOMBRES SIN PIEDAD, simplemente
una obra maestra......

miquel zueras dijo...

Felicidades, Clementine, cómo te lo has currado presetádonos uno por uno a esos doce sin piedad.
Qué buen actor era Lee J Cobb. Me encantó su gangster violento y sentimental de "Chicago años 30" y el policía de "El exorcista". Besos. Borgo.

Clementine dijo...

De acuerdo contigo, Stardust, el cine clásico tiene buenos títulos con juicio de por medio. Y yo creo que es precisamente por lo que apuntas, tanto los directores de entonces como los actores, y los guionistas, eran verdaderos profesionales.

Tal cual, Susan, una obra maestra.

Muchas gracias, Miquel, pero ha sido un curro de lo más apasionante. Lee J. Cobb era muy grande, ya se asomará por aquí, sin duda.

Besos a los tres.

Roberto Béjar dijo...

La película es magistral, y si no has visto la versión que se hizo en España, verás que no defrauda porque también contó con un plantel de soberbios actorazos.

Todos están muy bien. Coincido en que Fonda se sale y Cobb y Warden sensacionales.

Saludos.

natsnoC dijo...

Menudo repaso Clementine, a estos sí los tienes bien fichados (¿seguro que no eran los acusados en vez del jurado?), y qué gran puñado de películas juntan entre ellos.

JLin, ¿qué les das? ;) Hoy ya no es hoy, pero te lo mereces en cualquier caso.

Clementine dijo...

Sí, Roberto, tengo en mente ver algún día la versión española, menudo plantel también. Fonda está aquí maravilloso, ¿y cuándo no?

Sí, natsnoC, a estos los tengo bien fichados, la mayoría son de toda la vida...
A mí JLin me da sólo alegrías. Es tremendamente majo, pero eso ya lo sabes tú.

Besos a los dos.

Alicia dijo...

Pedazo de peliculón, claro que sí. ¿Por qué no nos has contado nada sobre el argumento y los valores morales que defiende?, ¿eh?, ¿porque no te ha dado la gana?, ¿porque no hallas tales valores?, ¿porque yo casi no me acuerdo de todo el tiempo que hace que la ví?,¿es por eso?
Bueno, lo diré de otra manera: Clementine, me gustaría volver a ver a estos 12 hombres sin piedad.
Gracias

Clementine dijo...

Pues no he contado el argumento y demás, Alicia, pensando precisamente en los que no la han visto o en los que casi no se acuerdan, como tú. Es una película, creo, que merece la pena ir descubriendo según se ve.
Y, vale, mujer, la podrás volver a ver pronto. De nada.