viernes, 14 de junio de 2013

ALFREDO LANDA

Con él y con otros grandes, como José Luis López Vázquez o Agustín González, termina una generación que no tiene relevo
(Emilio Gutiérrez Caba)


El pasado jueves 9 de mayo nos dejaba a los 80 años de edad Alfredo Landa, una de las figuras más características de nuestro cine. Y por nuestra cabeza comenzaban a desfilar, irremediablemente, una larguísima serie de títulos a toda pantalla, títulos de la historia del cine español.


Alfredo Landa Areitio nacía el 3 de marzo de 1933 en Pamplona (Navarra), trasladándose a los doce años de edad con sus padres a San Sebastián. Más adelante iniciaba la carrera de Derecho, estudios que abandonaría tras sus incursiones en el Teatro Español Universitario, donde encontraría su verdadera vocación.

En 1956, Alfredo aparecía como extra en “La vuelta al mundo en ochenta días” y, dos años más tarde, era dirigido por Rafael J. Salvia en “El puente de la paz”.

Ya en Madrid, Landa fue escalando poco a poco en el mundo de los escenarios. Y en el Teatro María Guerrero, representando “Eloísa está debajo de un almendro”, captó la atención del director José María Forqué


… quien le ofreció su primer papel relevante, el genuino Castrillo de la genial “Atraco a las tres” (1962), donde Landa compartía cartel, además, con otros grandes de nuestro cine como José Luis López Vázquez, Cassen, Gracita Morales, Manuel Alexandre, Agustín González, José Orjas… Menudo plantel.



Landa volvería a trabajar a las órdenes de José María Forqué en “Casi un caballero” y “Las que tienen que servir”.


En 1963, Alfredo Landa aparecía en un breve papel como monaguillo en “El verdugo”, dirigido esta vez por un genial Luis García Berlanga.

Como actor era un fuera de serie, un superdotado en todos los géneros, el número uno por su fuerza, su vitalidad, su talento y su brillantez
(José Sacristán)


Más adelante, Landa coincidiría de nuevo con Berlanga en “La vaquilla”, compartiendo cartel con José Sacristán, Santiago Ramos, Guillermo Montesinos, Carles Velat y un larguísimo y extraordinario etcétera.


También en 1963, José Luis Sáenz de Heredia dirigía a Alfredo Landa en “La verbena de la Paloma”…



… y años después en “Historias de la televisión” y “La decente”.

No hay más que uno… Ése no se vuelve a repetir
(Manuel Zarzo)


Y en 1966, Landa formaba parte del reparto de “La ciudad no es para mí”, clásico del cine español dirigido por Pedro Lazaga


… quien volvería a dirigir a Alfredo en otros títulos como “Los guardiamarinas”, “Novios 68”, “Vente a Alemania, Pepe”, “París bien vale una moza”, “Vente a ligar al Oeste” o “Las estrellas están verdes”, películas en las que Landa trabajó junto a otros nombres de nuestro cine como Manuel Zarzo, José Bódalo, Arturo Fernández, Antonio Ferrandis, Erasmo Pascual, Josele Román o Charo López.


Alfredo Landa daba vida en 1968 a “El Torralba” en la divertidísima “Los que tocan el piano”, compartiendo cartel con Tony Leblanc, Concha Velasco y Manolo Gómez Bur, entre otros muchos, bajo la dirección de Javier Aguirre


… quien volvía a dirigir un año después a Landa, y a Tony Leblanc, a Concha Velasco y a Manolo Gómez Bur, en la no menos divertida “Una vez al año ser hippy no hace daño”.


Y a las órdenes de Ramón Fernández rodaba Alfredo en 1970 “Cateto a babor”, una versión del “Recluta con niño” de José Luis Ozores esta vez con el niño Ahui Camacho.


Ramón Fernández también dirigiría a Landa en otros títulos como “No desearás al vecino del quinto”, “El diablo Cojuelo” o “Los novios de mujer”.


En 1979, José Luis Garci dirigía a Alfredo Landa en “Las verdes praderas”.

Era un actor colosal desde el principio. Había hecho teatro y doblaje, donde aprendió a dominar los matices. Estaba dotado para la comedia, para el drama, la tragicomedia, el melodrama, podía hacer cualquier tipo de cine, lo mismo Chejov que Tennessee Williams


Landa y Garci volverían a trabajar juntos en otros títulos como “El crack” y “El crack II”, “Canción de cuna”, “Historia de un beso”, “Tiovivo c.1950” o “Luz de domingo”.


En “El poderoso influjo de la luna”, Alfredo Landa se ponía bajo las órdenes de Antonio del Real


… quien también le dirigiría más adelante en películas como “El río que nos lleva” o “¡Por fin solos!”.

Era un hombre disciplinado y dominaba todos los registros. Era un hombre dotado para la interpretación y un gran trabajador que vivía para su oficio, que intentaba hacer bien cualquier trabajo y lo lograba con alegría, que era brillante… La composición de su personaje es una verdadera creación
(Mario Camus)


En 1984, bajo la magistral dirección de Mario Camus, Alfredo nos regalaba su maravillosa composición de Paco, el bajo, su personaje en “Los santos inocentes”. Francisco Rabal, Terele Pávez, Agustín González, Juan Diego, Mary Carrillo y Manuel Zarzo, entre muchos otros, redondeaban un reparto de auténtico lujo.


Ese mismo año, Alfredo Landa y Francisco Rabal recibían ex aequo el Premio de interpretación masculina en el Festival de Cannes por sus magistrales trabajos en “Los santos inocentes”.


Y en 1987, Alfredo daba vida a Malvis/Fendetestas en “El bosque animado”, otra gran interpretación en su carrera bajo las órdenes, esta vez, de José Luis Cuerda. El reparto se completaba magníficamente con Tito Valverde, Encarna Paso, Alicia Hermida, Amparó Baró, Manuel Alexandre, Luis Ciges, Miguel Rellán, María Isbert… Puro lujo.

Cada actor demanda una forma de trabajar distinta. Hay quienes me piden ensayos y hay quienes no. Con Alfredo Landa, por ejemplo, llegó un punto en el que nos bastaba con mirarnos para comunicarnos, para decirle si ir más arriba o más abajo… Un actor puro


Landa volvería más adelante a trabajar con Cuerda en “La marrana”, esta vez junto a un también extraordinario Antonio Resines.


A lo largo de su extensa carrera cinematográfica, Alfredo Landa trabajó también bajo la batuta de Manuel Summers en “La niña de luto“, de Juan de Orduña en “Nobleza baturra”…


… de Fernando Fernán Gómez en “Ninette y un señor de Murcia” o de Eugenio Martin en “Las leandras”.

Cuando se muere un actor tan estupendo es una pérdida. Al ser un actor fabuloso como él lo siento más, porque ha dejado una estela muy grande
(Lola Herrera)


Antonio Mercero le dirigió en “La próxima estación”, Basilio Martín Patino en “Los paraísos perdidos”…


… José Luis Borau en “Tata mía”…


… Francesc Betriu en “Sinatra”…


… Luigi Comencini en “Marcelino, pan y vino”…


… Manuel Gutiérrez Aragón en “El rey del río”…


… Miguel Hermoso en “La luz prodigiosa”…

Y en su filmografía encontramos también películas como “Amor a la española”, “¿Qué hacemos con los hijos?”, “Crónica de nueve meses”, Pero… ¿en qué país vivimos?“…


… “40 grados a las sombra”, “Los subdesarrollados”, “La dinamita está servida”, “Cuatro noches de boda”, “Soltera y madre en la vida”, “El alma se serena”…


… “Simón, contamos contigo”, “Préstame quince días”, “Aunque la hormona se vista de seda”, “No desearás la mujer del vecino“, “Los días de Cabirio”…


…“Manolo, la nuit”, “Jenaro el de los 14”, “Préstame tu mujer”, “Las autonosuyas”…


… “Bandera negra”, “¡Biba la banda!”, “Los porretas”, “El oro de Moscú”…

Pues eso… Historia del cine español.

Y también de la televisión porque a Alfredo Landa le pudimos ver igualmente en la pequeña pantalla a través de series como “Ninette y un señor de Murcia” (esta vez junto a Juanjo Menéndez), “Tristeza de amor”…


… “El Quijote” (bajo la impecable dirección de Manuel Gutiérrez Aragón y compartiendo cartel con un también sensacional Fernando Rey), “Lleno por favor”, “Por fin solos”, “En plena forma” o “Los Serrano”.


En 2008 Alfredo recibía el Goya Honorífico, siendo en ese mismo año nominado como mejor actor por “Luz de domingo”. Anteriormente, ya le había sido otorgado el Goya por “El bosque animado” y “La marrana”, y había también quedado candidato por “Sinatra”, “El río que nos lleva”, “Canción de cuna” y “La luz prodigiosa”.

La ADIRCAE (Asamblea de Directores y Realizadores Cinematográficos y Audiovisuales Españoles) le premiaba por “Sinatra” y “La marrana”, y el Círculo de Escritores Cinematográficos por “Las verdes praderas”, “El crack”, “Canción de cuna” y “Luz de domingo”, nominándole también por “Historia de un beso” y “La luz prodigiosa”

Asimismo, la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York (ACE) le galardonaba por sus trabajos en “Los santos inocentes” y “El rey del río”. Landa recibía también el Premio de la Unión de Actores por “Luz de domingo”.


Actor cómico, actor dramático… Actor cinematográfico, actor televisivo, actor teatral… Gracias, Alfredo.

Él decía que era un todoterreno,
en cualquier caso yo creo que lo era,  pero con un motor de Rolls Royce
(José Luis Garci)

11 comentarios:

miquel zueras dijo...

Conocí a Landa cuando rodaba en Barcelona "Sinatra" en la coctelería Boadas. Precisamente Garci decía que Landa preparaba el Dry Martini como nadie (Guardo su receta del libro "Beber de cine" de Garci)quién iba a pensar que al final se distanciarían tanto.
Tengo un magnífico recuerdo del trabajo de Landa en "La niña de luto", quizás lo mejor de Summers, es el humor de "La Codorniz" hecho cine.
Buenísima entrada, Clementine. Besos y muy buen finde. Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

Pues seguro que tiene razón Gutiérrez Caba...y es que incluso la generación ligeramente anterior, la de Prendes, Ismael Merlo o José Bódalo ya era fuera de registro.

Landa es de esos actores que tienen una interpretación tan natural, que parece que no hacen nada, que actúan sin ningún esfuerzo...es sencillamente prodigioso. A mi me encanta sus Cracks, e incluso la de Las Verdes praderas, son mis favoritas con Garci. Y curioso amiga mía...creo que nos has mencionada en ningún momento el término "landismo" ¿puede ser?

Clementine dijo...

Gracias, Miquel, ¿Y a quién no has conocido tú, es que estás siempre donde debes? Sí, he leído lo del Dry Martini de Landa. "La niña de luto" no tiene desperdicio, yo me la he vuelto a ver hace bien poco. Muy buen finde, Borgo, y besos.

Hoooola, Tirador... Mi Landa preferido está entre "Los santos inocentes" y "El bosque animado", me vale cualquiera de los dos. Pues mira, si te digo la verdad lo de no mencionar el landismo no ha sido para nada intencionado pero para mí que le he hecho caso a mi subconsciente porque en mi recorrido internetero (¿se puede decir esta palabra tan tonta?) para hacer esta entrada lo he leído por todos lados, incluso para muchos era lo único destacable de su carrera cinematográfica. Y yo que soy de natural rebelde (lo sé, parezco buena chica pero qué tendrá que ver) me he dicho: pues Alfredo Landa es mucho, mucho más que eso. Y en el post cito muchas películas que pertenecen a ese "landismo" tan resaltado por todo el mundo, pero yo voy y no lo digo. Así que ya ves, sí, puede ser :-)

PEPE CAHIERS dijo...

Soy un incondicional de los dos Cracks y de sus contundentes inicios, duros y violentos, para demostrar que se estaba enterrando al Landismo.

Clementine dijo...

No creo que fuera necesario enterrar nada, Cahiers, Landa era actor cómico y dramático, completo, tenía películas de ambas caras. Y además el landismo seguirá estando ahí y se seguirá resaltando haya hecho o no los dos Cracks. Al final me hacéis hablar de ello, cómo sois los del sur... Corcho.

PEPE CAHIERS dijo...

Claro que está ahí, pero tampoco hay que alucinar con un tipo en calzoncillos que perseguía suecas. Con el Crack demostró que era un actor polivalente, por encima del Landismo, que tampoco hay que rasgarse las vestiduras, que a todos nos divertía.

Clementine dijo...

Pues no veas cómo alucina la gente con ese tipo en calzoncillos y cómo muchos se quedan sólo en eso... Que también hubiera podido ser el "lopezvazquezismo" (qué término más incómodo me acabo de inventar), que también las tuvo este otro actor y a miles... A mí lo del "landismo" nunca me ha gustado, no sé si se me nota :-) Landa era uno más en ese tipo de comedias, creo yo, nunca he visto la necesidad de crear escuela con su nombre.

PEPE CAHIERS dijo...

Bueno, él estaba encantado con eso y es natural, no todos los días se transforma uno en un incono tan peculiar. Ya ve, amiga Clementine que estamos inmersos en dos tertulias a la vez, el landismo y el fútbol. No paramos, jeje.

Clementine dijo...

Y me parece bien que él estuviera encantado. Pero para mucha gente, desgraciadamente, y según lo que he leído por ahí, se queda en eso... Y Landa era también un gran, gran actor dramático.

Ya veo, amigo Cahiers, estamos en estéreo, y que nos dure, que nos dure :-)

Alicia dijo...

Yo coincido contigo en mi Landa favorito: Santos Inocentes y Bosque Animado.
Merecidísimo homenaje: un actor como la copa de un pino y un currante como la copa de dos. Hasta siempre, Landi (sí, Landi, qué pasa)

Clementine dijo...

Gracias, Alicia, me alegra coincidir en nuestro ¿Landi? favorito...