lunes, 21 de febrero de 2011

Hannah y sus hermanas

Tres hermanas de diferentes caracteres, hijas de un maduro matrimonio de actores, tienen vidas entrelazadas. Hannah, la mayor de ellas, es una actriz teatral de éxito y perfecta esposa de Elliot, un rico empresario. Lee vive con un intelectual pintor por el que siente más admiración que amor. Y Holly, la oveja negra de la familia, es una artista frustrada con un enorme complejo de inferioridad.


El 7 de Febrero de 1986, hace ya 25 años, se estrenaba en Estados Unidos “Hannah y sus hermanas” (Hannah and her sisters), uno de los títulos más completos de Woody Allen.

Producción de Jack Rollins y Charles H. Joffe para la Orion Pictures Corporation con guión original de Woody Allen, “Hannah y sus hermanas” combina la correcta fotografía de Carlo Di Palma con música clásica de Puccini y Bach y, cómo no, canciones americanas de los años 30 y 40 tan míticas como “You made me love you”, “Where o when”, “The way you look tonight” o “Isn’t it romantic”.

Y como suele ser habitual en el cine de Woody Allen, esta historia nos viene contada a través de un interesante plantel de grandes actores, en este caso sin ningún personaje que adquiera más protagonismo que otro.


Hannah, la hermana que da nombre al film, nos llegaba de la mano de Mia Farrow, entonces compañera sentimental del cineasta y musa de sus películas que ya había aparecido anteriormente en otros títulos suyos como “”La comedia sexual de una noche de verano”, “Zelig”, “Broadway Danny Rose” y “La rosa púrpura de El Cairo”.

Y volvería a aparecer tras “Hannah y sus hermanas” en otros como “Días de radio”, “Septiembre”, “Otra mujer”, “Edipo reprimido” (tercera historia de ”Historias de Nueva York”), “Delitos y faltas”, “Alice”; “Sombras y niebla” y “Maridos y mujeres”.


Lloyd Nolan y Maureen O’Sullivan nos ofrecían dos magníficas interpretaciones como los padres de las tres hermanas. Tristemente Nolan, actor clásico del cine y la televisión, no llegó a ver esta película pues falleció pocos meses antes de su estreno.


Maureen O’Sullivan, madre en la vida real de Mia Farrow, nos decía adiós en 1998, aunque siempre estará en nuestro recuerdo como la mejor Jane de Johnny Weissmuller, sin duda también el mejor Tarzán.

En “Hannah y sus hermanas” además aparecían cuatro de los hijos en la vida real de Mia Farrow. Dos de ellos como sus hijos en la película y los otros dos como jóvenes invitados al Día de Acción de Gracias.
 

Muchas de las escenas en las que sale Hannah fueron rodadas en el propio apartamento de Mia Farrow. Woody Allen contó un tiempo después que Mia tuvo una vez la extraña experiencia de estar viendo la película por televisión y, por tanto, su propio apartamento, mientras ella misma estaba en él.

Me producía una sensación extraña estar rodando escenas en mis propias habitaciones… mi cocina, mis cazuelas, mis propios hijos pronunciaban algunas frases, Michael Caine con un albornoz en mi cuarto de baño revolviendo mi botiquín, o yo tumbada besando a Michael mientras Woody miraba


A Lee, una de las dos hermanas de Hannah, la conocíamos a través de Barbara Hershey, excelente actriz californiana que llevaba ya una extensa carrera televisiva y a la que habíamos visto anteriormente en títulos cinematográficos como “El ente”, “Elegidos para la gloria” o “El mejor”. Tras “Hannah y sus hermanas” vendría su papel de María Magdalena en “La última tentación de Cristo” y otros títulos como “El ojo público” o “Retrato de una dama”.


Lee vive en esta historia con Frederick, personaje interpretado magistralmente por Max von Sydow, actor predilecto de Ingmar Bergman, gran cineasta idolatrado a su vez por Woody Allen.

Cuando Barbara y Max terminaron de rodar su última escena juntos, el equipo de la película se puso en pie para ovacionarles. Y no era para menos.


Holly, la otra hermana de Hannah, era interpretada por Dianne Wiest, actriz de una gran vis cómica y bastante habitual también en la filmografía de Allen, a la que habíamos visto ya en “La rosa púrpura de El Cairo” y volveríamos a ver después de “Hannah y sus hermanas” en otros títulos como “Días de radio”, “Septiembre” o “Balas sobre Broadway”.


Y por último, Elliot, personaje en apariencia secundario con una relevancia, sin embargo, crucial en esta historia. Papel hecho a la medida de Michael Caine, cuyas sobradas dotes para la comedia ya habíamos admirado en otros títulos como “California Suite” o “Lío en Río”.

El reparto se completaba a la perfección con nombres como Sam Waterston, John Turturro, Carrie Fisher o Daniel Stern.


Hannah y sus hermanas” obtuvo, entre otros muchos premios, el Oscar al mejor guión, al mejor actor de reparto (Michael Caine) y a la mejor actriz de reparto (Dianne Wiest). También fue nominada a la mejor película, director, montaje y dirección artística.

Woody Allen obtuvo un ALFS Award al mejor guionista del año en el London Critics Circle Film Awards y un premio como actor en los American Comedy Awards. También obtuvo un David di Donatello al mejor guión en lengua extranjera.


En los británicos Premios Bafta, “Hannah y sus hermanas” fue galardonada a la mejor dirección y mejor guión original, siendo también nominada a mejor película, mejor actor (Woody Allen y Michael Caine), mejor actriz (Mia Farrow y Barbara Hershey) y mejor montaje.

Los Globos de Oro también la reconocieron nominándola al mejor director, actor de reparto (Michael Caine), actriz de reparto (Dianne Wiest) y guión original.

Y fue también nominada como mejor película extranjera en los franceses Premios César y en los Premios de la Academia Japonesa.


En definitiva, una muy humana historia sobre la relación entre tres hermanas narrada a la perfección por ese genio cinematográfico llamado Woody Allen.

22 comentarios:

miquel zueras dijo...

Es cierto, ya no recordaba que aparecía brevemente John Turturro. Barbara Hersey -ex de David Carradine- demostró aquí que era muy buena actriz, estuvo maravillosa poco después en "El ojo público", una película que me encanta.
Recuerdo que Allen se mostró consternado por la muerte de Lloyd Nolan. Dijo que siempre se comportó como un profesional y que nada parecía indicar que estaba a punto de morir. Borgo.

JLin™ dijo...

No la he visto, como no he visto muchísimas películas de Woody Allen y es que siempre me cuesta mucho ponerme con él, aunque luego las que he visto me han encantado... será cosa de ver esta también y más después de leerte, como siempre :-)

Clementine dijo...

Barbara está aquí magnífica, miquel, y creo que sobresale entre los demás, que mira que es difícil con este plantel. Y lo de Nolan fue realmente una pena, qué gran personaje.
Es que para ver una película de Allen no te sirve cualquier momento, JLin, porque su cine requiere ver, oir y pensar al mismo tiempo. Y ya sé que tu lista pendiente de películas va creciendo pero si tuviera que recomendarte que colaras una de Woody, sería ésta, mi preferida.
Saludos a los dos.

Alicia dijo...

Pues yo, aprovechándome de mis influencias, expreso aquí mi deseo de ver esta peli otra vez. Y es que cuando hablas de uno de estos clásicazos consigues que se me despierte el gusanillo y la constatación de que ya casi no la recuerdo.
Qué talentazo el de Woody, Mari

El Tirador Solitario dijo...

Adoro esa película, es de mis favoritas de Allen, y no sé ni las veces que la habré visto.
Y es que bajo la forma de la exageración de la comedia hay retazos de la vida cotidiana.
¡Si es que hay cosas que hemos hecho todos!, o al menos yo, como forzar un encuentro con una chica que te guste (fabuloso Michael Caine).
O como muestra las debilidades, las infidelidades, pero sin cargar las tintas en demasía...
Esa noche de los Oscars me la tragué enterita, (estaba en el turno de tarde en la facultad y eso tenía sus ventajas)y me alegró mucho los oscars que le iban dando (aunque me mosqueó mucho que el de BSO se lo dieran a Hancock y no a Morricone).
Por cierto, en la peli sale Bobby Short cantando I´m love again, y Woody está divertidísimo, y...adoro, adoro esta película, y me ha encantado leer tu estupendo artículo...

Clementine dijo...

A ver, Mari Alicia, si con eso de tus influencias no llegamos a que te tenga que pedir mis películas cada vez que quiera verlas... Noooo, es una broma. Ya te la paso, ya.
Besos.

Yo también la he visto muchas veces, Tirador, pero como es mi favorita de Allen tiene ciertos privilegios y me la volví a poner la semana pasada. Y la volví a disfrutar, creo que es de las más completas de Woody: historia, reparto, cotidianas y divertidas situaciones...
Y no me hables del Oscar de ese año a la banda sonora que yo no se lo he perdonado aún a la Academia. No dárselo a Morricone por "La Misión", la mejor banda sonora del cine según yo. Imperdonable.
Un abrazo, amigo.

El Tirador Solitario dijo...

Ja,ja,ja, mira Clementine, lo que paso ese año con lo de las BSO tiene una doble vertiente:
La de la Misión era fabulosa, excepcional, emotiva, (mi favorita es Vertigo, pero de eso hablaremos otro día) pero además, es que la de Round Midnigth, era en un porcentaje muy alto, standards, versiones de clásicos, por lo que en realidad, lo que compuso Hancock para el filme fue poquísimo...
Pero, bueno, lo voy a dejar ya, porque me parece que te estoy dando la noche, removiendo viejas heridas cinéfilas...

Roberto Béjar dijo...

Woody Allen es un director al que recientemente estoy poco a poco descubriendo, así que ésta que no la he visto me la apunto (gracias a este blog tengo ya una lista que asusta).

En verano vi "Manhattan", "Bananas", "Granujas de medio pelo", "Un final made in Hollywood", "Toma el dinero y corre", "El dormilón" y alguna más. Cada una en su estilo me encantó, sin embargo reconozco que a Allen le tenía en cuarentena desde que fui al cine a ver "La maldición del escorpión de jade" y que me pareció muy flojita.

Un abrazo!

Clementine dijo...

Pues me has rematado la faena, Tirador, porque no sabía que la banda sonora de jazz era en su mayoría versiones de temas ya compuestos. Más imperdonable aún.

Me parece muy bien ese ciclo que le has dedicado en verano a Woody Allen, Roberto. Yo te recomiendo mucho ésta de "Hannah..." y, si no las conoces, "Balas sobre Broadway" y "Desmontando a Harry".

Otro abrazo para los dos.

El Tirador Solitario dijo...

Le pido disculpas a la anfitriona por entrometerme.
Yo añadiría Delitos y faltas, y una que me parece deliciosa y divertidísima: Broadway Danny Rose.
(Y mil perdones, Clementine, que hoy estoy, muy, muy pero que muy pesado)

PEPE CAHIERS dijo...

Escena memorable: Woody Allen y Dianne Wiest asisten a un concierto punk. La cara de Allen un poema y sus palabras dedicadas al grupo que actúa: "Cuando termine el concierto nos tomarán como rehenes."

Clementine dijo...

Por Dios, o por Billy Wilder, Tirador, no te disculpes por comentar, que a mí me encanta que lo hagas y más si es para asustar aún más a Roberto con su lista.

Cahiers, las escenas de Woody y Dianne en esta película son todas divertidísimas. Y vaya dos actores.

Roberto Béjar dijo...

De verdad que se agradecen las recomendaciones, sobre todo si vienen de buenos cinéfilos y admiradores de Allen como vosotros, así que tomo buena nota.

Las siguientes que tengo en la lista son "Misterioso asesinato en Manhattan" (tengo curiosidad por ver a Alan Alda junto a Woody Allen) y "Annie Hall".

Desde el verano pasado me ha dado por la comedia. He vuelto a ver las pelis de los Hermanos Marx, las de Jerry Lewis que no conocía (gracias a la anfitriona), alguna pendiente del dúo Matthau/Lemmon ("Aquí, un amigo", "La extraña pareja") y la filmografía de algunos cómicos franceses (De Funes, Bourvil, Fernandel...). Ah, y en teleseries, "Cheers". Genial.

Mucha comedia, pero ayuda a sobrellevar los tiempos que corren, je, je, je...

Y por cierto, totalmente de acuerdo en que a Morricone se le hizo una auténtica injusticia. Los 80 crearon mucha polémica con el óscar a la mejor banda sonora. En 1981 se lo llevó Vangelis por "Carros de fuego" cuando mucha gente apostaba por Alex North. Y en 1983 se lo llevó Bill Conti por "Elegidos para la gloria", habiendo utilizado música de Gustav Holst y al parecer también de Henry Mancini.

Clementine dijo...

Sigue, sigue con las que tienes en tu lista, Roberto, vas muy bien. Y apúntate detrás "La rosa púrpura de El Cairo", "Maridos y mujeres" y "Poderosa Afrodita", esta última divertidísima.
Y genial también que te veas comedias de ese nivel. Yo me pongo de vez en cuando "La extraña pareja" porque me encanta, y también otra del mismo autor teatral, Neil Simon, que es "Descalzos por el parque". Menudo genio este Simon.
Y ahora mismo, aunque no te lo creas, me estoy volviendo a ver "Cheers".
Y oye, sigue asomándote por aquí que tus aportaciones nos son muy valiosas, y lo digo también en nombre de todos los caballeros y damas de esta tabla cinéfila que hemos formado aquí.
Tengo razón, tengo razón, razón, razón...

Dickson dijo...

También yo mantengo, desde siempre, cierta resistencia a ver las películas de Allen, sobre todo de una época determinada, aunque lo cuentas tan bien que se merece una revisión por mi parte.
Por cierto, estoy totalmente de acuerdo con Tirador respecto a la banda sonora de Vértigo, que no tiene desperdicio.
Muchas gracias.

Clementine dijo...

Gracias a ti, Dickson, por asomarte. Y verás como no te arrepientes de ver ésta de Allen.
En cuanto a la BSO de "Vértigo" creo que basta con decir que es de Bernard Herrmann.

El Tirador Solitario dijo...

Pues fíjate, Clementine, a mi me encanta Frasier, (que surgío de Cheers), es junto con los X-Files mi serie favorita de TV, cada una en su estilo, claro...

Clementine dijo...

A mí también me encanta "Frasier", Tirador, pero ahora que estoy viendo otra vez "Cheers" me alegro de no tener que elegir...

El Tirador Solitario dijo...

Yo es que Cheers la veía cuando la ponía Hermida por las tardes, ya ves, te estoy hablando del pleistocenio medio, y dsde esa época no la he vuelto a ver, ni revisar.
Y Fraiser...a veces utilizo expresiones grandilocuentes de ese tipo, pero mira, el año pasado, por estas fechas, que no estaba en mi mejor momento, esa serie me alegro muchísimo la vida...

Clementine dijo...

Pues mira, ya que estamos hablando de Woody Allen, te recomiendo que te revises "Cheers" porque no ha perdido nada, nada.

PEPE CAHIERS dijo...

Gran tentación la de replantearse los premios de la academia. Así de repente me apunto sobre todo al oscar a Paul Newman por "Veredicto final". Hace un año realicé un repaso, año por año, de los premios y si eran justos o no. Fue un trabajo que tenía algo de galimatías, entre fechas, títulos, actores y directores, hasta tal punto que me salté un año y ni me dí cuenta. Suerte que el amigo Tirador se percató del asunto y pude enmendarlo. Aquí te dejo el enlace, por si te interesa:
http://pepecahiers.blogspot.com/search/label/OSCAR

Clementine dijo...

Claro que me interesa, Cahiers. No recuerdo haberme leído yo esta entrada tuya.
Gracias, me asomo seguro.