miércoles, 30 de septiembre de 2015

La magia musical de James Horner

Hemos perdido a una persona maravillosa, con un corazón enorme
y un talento increíble
(Sylvia Patrycja, asistente personal de James Horner)


James Horner, uno de los más extraordinarios compositores de la historia del cine, se nos iba el pasado 22 de junio, a sus 61 años de edad, para trasladarse a ese maravilloso y eterno paraíso musical que se nos está formando, poco a poco, ahí arriba.

“Soy diferente de algunos otros compositores porque yo no veo esto como un simple trabajo. Creo que la música es arte”

Como James Roy Horner llegabas a este mundo el 14 de agosto de 1953 en Los Ángeles, California…


Tu padre, Harry Horner, fue director artístico de títulos cinematográficos como “La heredera” o “El buscavidas”. Con ambos obtuvo el Oscar, siendo también nominado por su impecable trabajo en “Danzad, danzad, malditos”.

Así que el arte, James, te corría por las venas… A los cinco años ya tocabas el piano y seguiste formándote después, en Londres, en el Royal College of Music. Más adelante, te doctorabas en Teoría y Composición de Música en la Universidad de California…


Comenzaste componiendo la banda sonora de películas estudiantiles para el American Film Institute a finales de los 70, lo que allanó el camino hacia la composición musical para películas de pequeña escala. “The Watcher” (1978) fue la primera película estrenada con una banda sonora tuya…


… aunque compusiste primero la música de “La dama de rojo” (1979). Llegaron después otros títulos cinematográficos como “Humanoides del abismo” o “Los 7 magníficos del espacio”… 


… y en 1981 firmabas la banda sonora de “La mano”, thriller que basaba su historia en la novela homónima del escritor británico Marc Brandel y era dirigido por Oliver Stone e interpretado por Michael Caine y Andrea Marcovicci…

“Cuando compuse esa música no sabía quiénes eran Jerry Goldsmith o John Williams. Si en mi trabajo se nota la influencia de la pasión de Goldsmith por las grandes orquestaciones – hecho que es cierto – , probablemente se deba a que quienes me contrataron querían esa clase de sonido. Y yo no estaba en posición de protestar”



También creabas ese año la música para “Lobos humanos” y “Bendición mortal”, esta última dirigida por Wes Craven.

Tras algún que otro título para la pequeña pantalla y otros para el cine… 


… te llegaba la ocasión de componer la banda sonora de “Star Trek II: La ira de Khan” (1982), bajo la dirección de Nicholas Meyer y con William Shatner, Leonard Nimoy, DeForest Kelley, Ricardo Montalbán y tantos otros en el reparto… incluído tú, sí, como tripulante del Enterprise

En ese mismo 1982 componías también la música de “Límite: 48 horas”, película interpretada por Nick Nolte y Eddie Murphy.


Y, sí, en 1990 firmarías también la de su secuela, “48 horas más”…


En 1983 creabas la banda sonora de “El carnaval de las tinieblas”, película dirigida por Jack Clayton y basada en “La feria de las tinieblas”, novela de Ray Bradbury, quien también firmaba el guión cinematográfico.




Y, en ese mismo año, componías la música de “Krull”, film del género fantástico dirigido por Peter Yates; de “Proyecto Brainstorm”, protagonizada por Christopher Walken y Natalie Wood; de “Testamento final”, película basada en una historia de Carol Amen…




… y de “La sombra del actor”, con Albert Finney y Tom Courtenay; de “Gorky Park”, con Lee Marvin, William Hurt y Brian Dennehy; y de “Más allá del valor”, con Gene Hackman, Patrick Swayze y Robert Stack.


Iniciabas 1984 componiendo la banda sonora del drama “The stone boy”, protagonizado por Robert Duvall y Glenn Close…


… y de “Star Trek III: En busca de Spock”, bajo la dirección del mismísimo Leonard Nimoy.

Y en 1985, además de ambientar musicalmente títulos cinematográficos como “Curso del 65”, y telefilmes como “Supervivientes”…


… le añadías toda tu magia musical al episodio “El flautista de Hamelin” de la serie televisiva “Cuentos de hadas”…


… y a esa inolvidable historia cinematográfica llamada “Cocoon”, tu primera colaboración con el director Ron Howard…

“Veo la película y trato de asimilar lo que el productor y el director quieren. Muy a menudo no saben exactamente lo que quieren o lo saben pero no la manera de expresarlo. Trato de averiguar lo que el director o productor siente, y trato de conseguir que me lo expresen en términos no musicales, para que no haya malentendidos. Luego, en base a lo que ellos quieren, lo hago en mi propio idioma, poniendo a la banda sonora lo que quiero que tenga. No se puede tener la partitura completa antes de tiempo, una gran parte de ella va apareciendo mientras la estás escribiendo.
Las ideas vienen a ti”




Ese mismo año de 1985 le ponías fondo musical a “Voluntarios”, la producción de Disney “Natty Gann” o “Comando”…


… y después al episodio “Alamo Jobe” de los televisivos y mágicos “Cuentos asombrosos” de Steven Spielberg.


Ya en 1986, componías la banda sonora de “Aliens (El regreso)”, tu primera colaboración con el director James Cameron…


Y después unías tu carrera por vez primera a la del director Jean-Jacques Annaud al componer tú la banda sonora de su adaptación cinematográfica de “El nombre de la rosa”… Magistral trabajo musical, James.

“No utilizo ordenador cuando escribo ni uso el piano. Escribo trazos muy generales y notas como los colores de una paleta. Pienso muy en abstracto cuando estoy escribiendo. Entonces cuando el proyecto avanza se va convirtiendo más en escultura”


Ese mismo año de 1986 le ponías fondo musical a la entrañable y animada “Fievel y el Nuevo Mundo”, dirigida por el también fabuloso Don Bluth… 



… en 1987 nos llegaban tus bandas sonoras para “Proyecto X” y “Nuestros maravillosos aliados”…


… y, ya en 1988, nos regalabas esa maravilla musical que creaste para el mágico “Willow”... Extraordinaria banda sonora, y tan mágica como su protagonista. 



Este mismo año le ponías música a otros títulos como “Danko: Calor rojo”, “El misterio de la pirámide de oro”…


… a “En busca del valle encantado”, otra producción animada dirigida por Don Bluth…


… y a “Cocoon: El retorno”, donde nos reencontrábamos con los entrañables personajes que encarnaron en la primera parte de la historia los actores Don Ameche, Wilford Brimley, Hume Cronyn o Jack Gilford.


Iniciabas 1989 componiendo la banda sonora de “Campo de sueños”. Kevin Costner, Amy Madigan, Gaby Hoffman, Ray Liotta y James Earl Jones en el reparto y tu magia musical añadida a estos sueños. 



De este mismo 1989 eran también títulos de tu filmografía como “Mi padre” o “Tiempos de gloria”…


… y de 1991 otros como “Querido intruso”, dirigida por Lasse Hallström y con unos sensacionales Richard Dreyfuss y Holly Hunter… 


… “Acción judicial”, Gene Hackman y Elizabeth Mastrantonio bajo la dirección de Michael Apted…


… o “Rocketeer”, otra producción Disney con Billy Campbell, Jennifer Connelly y Alan Arkin en el reparto. 


Luego volvías a ponerle música a este simpático ratoncillo en “Fievel va al Oeste”…




… y ya en 1992 componías, entre otras bandas sonoras, las de “Corazón Trueno”, “Juego de patriotas” o “Sneakers, los fisgones”. 



Y en 1993 nos ambientabas musicalmente hablando otros títulos cinematográficos como “Rebeldes del swing”, “Un lugar muy lejano”…


… la animada producción de Hanna-Barbera “El bosque de colores”…



… “En busca de Bobby Fischer”, “El hombre sin rostro” (dirigida e interpretada por Mel Gibson)…



… la producción animada de Steven Spielberg “Rex: Un dinosaurio en Nueva York” y “El informe Pelícano”, con Denzel Washington y Julia Roberts bajo la dirección de Alan J. Pakula. 



Iniciabas a toda pantalla 1994 poniéndole fondo musical a “Peligro inminente”, (de nuevo con Jack Ryan como personaje protagonista), a la más que curiosa “El guardián de las palabras”…


… y después llegaba, bueno, mi favorita de tu extensa y extraordinaria filmografía, la maravillosa y magistral “Leyendas de pasión”. Auténtica pasión la mía por esta banda sonora tuya, James, auténtica pasión. 

“El estado de ánimo de una película dicta un cierto sonido en mi cabeza y trato de conectar con el camino correcto antes de empezar a escribir melodías o tiempos. Trato de encontrar una orquestación para el film que exprese lo que yo quiero decir musicalmente. En todas las películas en las que trabajo, siempre hay un ‘¿Cuál es el corazón de la película?’ y a eso me ciño”


Y comenzabas 1995 regalándonos “Braveheart”, otra prodigiosa obra musical de tu filmografía…


… a la que seguía en este mismo año “Casper”, simpática y encantadora banda sonora que acompañaba a la perfección al clásico fantasmita...




… y otros títulos cinematográficos como “Apolo 13” (nueva colaboración con Ron Howard), “Jade”, “Jumanji”…


… y “Balto”, otra producción animada de Steven Spielberg. 


En 1996 le ponías banda sonora a “En honor a la verdad” y a otros títulos cinematográficos como “La historia del Spitfire Grill”. O “Rescate”, una vez más en colaboración con Ron Howard.


Y en 1997, tras “La sombra del diablo”, nuevamente trabajando con Alan J. Pakula…


… llegaba “Titanic”, quizá la más popular de tus bandas sonoras cinematográficas, en la que trabajabas de nuevo junto a James Cameron. 

“Mi trabajo – y esto es algo que siempre discuto con James Cameron – es estar seguro de que en todo momento la película es algo que el público puede sentir con su corazón. Cuando perdemos a un personaje, cuando alguien gana, cuando alguien pierde, cuando alguien desaparece… en todo momento me quedo con la pista, constantemente, de lo que se supone siente el corazón. Éste es mi principal papel”




1998 nos traía de tu mano las músicas de “Deep impact”, “La máscara del Zorro” y “Mi gran amigo Joe”.

Y en 1999, entre diversos trabajos televisivos y documentales…


… nos llegaba tu banda sonora para “El hombre bicentenario”, historia protagonizada por Robin Williams que estaba basada en la novela de Isaac Asimov. 



Iniciabas el año 2000 con “La tormenta perfecta” y “El Grinch”, una nueva colaboración con Ron Howard…




… en 2001 nos llegaban tus notas musicales de “Enemigo a las puertas” (nuevo trabajo junto a Jean-Jacques Annaud), “Una mente maravillosa” (colaborando una vez más con Ron Howard) e “Iris”…



… en 2002 “Códigos de guerra” y “Las cuatro plumas”, esta última basada en la novela clásica de A.E.W. Mason.

Y tras otros títulos cinematográficos en 2003 como “Me llaman Radio” o “Casa de arena y niebla” y , ya en 2004, algún que otro corto documental…


…le ponías tu música a “Troya”, producción cinematográfica inspirada en la obra de Homero y dirigida por Wolfgang Petersen. 




En 2005 conocíamos tus bandas sonoras para las películas “Plan de vuelo: Desaparecida”, “La leyenda del Zorro”, “El nuevo mundo”…



… en 2006, las de “Todos los hombres del rey” y “Apocalypto” (nueva colaboración con Mel Gibson)…



… y en 2008, “Las crónicas de Spiderwick” y “El niño con el pijama a rayas” (adaptación de la novela de John Boyne).

“Me gustan las partituras dramáticas. Yo no soy una persona de discoteca ni soy una persona de rock and roll. Supongo que me podría considerar más como compositor clásico, y mis bandas sonoras son más de sonido clásico. No he escrito ninguna banda sonora de jazz. Existe una pobilidad de que pueda incluir algo de jazz sinfónico y música moderna seria, que pueda estar interesado, pero no en escribir una partitura pop… También me gusta hacer historias muy tiernas con un subrayado dramático”


En 2009 volvías a componer para una producción de James Cameron, en esta ocasión para su “Avatar”.



Y llegaban después “The Karate Kid” (2010) y “Oro negro” (2011), esta última en nueva colaboración con Jean-Jacques Annaud…



… en 2012, oíamos tu música en “Cristiada”, “The amazing Spider-Man” y en diversos cortos y documentales...


... y ya en 2015, tu música aparece en títulos como “El último lobo”, tu último trabajo con Jean-Jacques Annaud…


… o “Southpaw”. Según cuenta Antoine Fuqua, director de esta película, a ti te encantó este film y querías ponerle la banda sonora. Pero Fuqua no contaba con un gran presupuesto y así te lo dijo. Y tú compusiste la banda sonora sin cobrar nada a cambio e incluso pagaste a tu propio equipo musical de tu propio bolsillo… Qué grande, James.

Él era una leyenda, un artista y un gran amigo… Era mágico trabajar con él y me siento bendecido por haber tenido la oportunidad de colaborar juntos
(Antoine Fuqua)


Aún podremos disfrutar, James, de tu maravillosa música en 2016, cuando se estrene el remake de “The magnificent seven”, dirigida también por Antoine Fuqua. 


Aunque a lo largo de tu carrera recibiste infinidad de premios y nominaciones, tan sólo obtuviste dos Premios Oscar a la mejor banda sonora original y a mejor canción (“My heart will go on”) por “Titanic”, si bien fuiste también nominado a estos galardones por “Aliens (El regreso)”, “Fievel y el nuevo mundo”, “Campo de sueños”, “Braveheart”, “Apolo 13”, “Una mente maravillosa”, “Casa de arena y niebla” y “Avatar“. 


En 2013 se te otorgaba muy merecidamente el Premio Max Steiner en el Festival de Música de Cine Hollywood in Vienna, por tus logros excepcionales en el arte de la música cinematográfica. 


Coincidiste en diversas ocasiones con Ron Howard. Y con Jean-Jacques Annaud o James Cameron. Y con Mel Gibson y Alan J. Pakula.

¿Y qué más podemos decir de ti, James? Pues que, aunque estudiaste piano, no te considerabas buen pianista. O que compusiste en la década de los 80 una pieza de concierto clásico llamada “Spectral Shimmers”, que fue estrenada por la Indianapolis Symphony Orchestra.


O que escribiste el tema para el logotipo de Universal Pictures utilizado entre 1990 y 1997. O que siempre citabas a Dimitri Shostakovich como una de tus principales influencias…

Sin dejar de ser tú, en ocasiones aparecen en tu música pinceladas de Ennio Morricone, de John Barry, de Maurice Jarre, de Jerry Goldsmith… Pero siempre sin dejar de ser tú. El extraordinario, magistral, mágico James Horner. 


Gracias, James. Por tu maestría, por tu grandeza, por tu magia, por tu tremenda sensibilidad, por tu arte, por tu elegancia... Gracias por ser tú. Gracias por ser James Horner. 

8 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Uno de los grandes del cine de las últimas décadas, junto a John Williams, Jerry Goldsmith y Danny Elfman.

Saludos CLementine

Clementine dijo...

Y Ennio Morricone, que sigue componiendo y dando conciertos :) Totalmente de acuerdo contigo, Cahiers, James Horner es uno de los grandes.
Un abrazo.

Frank Jones dijo...

He tenido la suerte de poder ver "en directo" a Goldsmith (en Sevilla) y a Williams (Londres y Boston).. pero Horner siempre era lo mas complicado, ya que nunca daba conciertos. Sin embargo.. en los ultimos años algo parecía estar cambiando y sentia que pronto podriamos disfrutar de su música en alguna ciudad Europea.. así que me quedé k.o con lo de su triste accidente. Pese a ser durante años "machacado" por copiarse a sí mismo... o componer temas "demasiado parecidos" a los de otros músicos, su buen hacer y sus grandes trabajos estaban ahí, siempre en mi mente y corazón. Me encantan Krull, Star Trek II, El Zorro, Iris, Fievel y el Nuevo Mundo, En Busca de Bobby Fisher, Bravehearth o incluso su primeriza Los 7 Magníficos del Espacio. Y El Último Lobo también es muy interesante... en fin, una lástima.

Clementine dijo...

¿Suerte de haber visto en directo a Goldsmith y Williams, Frank Jones?¡Un gran privilegio, ya ves!
Sí, ya sé que le han dado mucho la lata con lo de copiarse a sí mismo y a los demás, en fin...

James Horner era, es y será UN GENIO. Y punto :)

¿Un secreto? Yo lloré cuando me enteré de su pérdida. Y he vuelto a llorar ahora mientras hacía la entrada, al escribir sobre él y por tener, mientras escribía, su música de fondo. Es uno de los compositores que más directamente me llegan al corazón (junto a Morricone). James Horner en esto del corazón era... es todo un maestro. Y por eso nos acompañará siempre, siempre, siempre.

miquel zueras dijo...

Curioso que coincidiera en tres joyas del cine de terror ochentero hoy injustamente olvidadas: "La mano", "Bendición mortal" y "Lobos humanos". Supongo que ya sabes que Horner arrastraba la fama de ser el músico del Parabaraaa y de ser un compositor del cine más comercial pero también es cierto que demostró su gran sensibilidad y buen oficio en "El nombre de la rosa" y "Willow". Un recuerdo para "Gorky Park", no por la música sino por el cartel de la película (ya estoy con lo mismo otra vez) que me encanta.
Besos, Clementine!
Borgo.

Clementine dijo...

Sí, Miquel, a mí también me ha parecido curioso encontrármele en esos tres títulos de terror de los ochenta que, por cierto, no he visto.
Y, sí, también sé que arrastraba esa fama pero no estoy en absoluto de acuerdo. Escribiendo esta entrada me he escuchado las bandas sonoras que tengo de él, creo que son siete las que tengo, y... vamos, que de comercial nada, es un compositor CON MAYÚSCULAS.
Y haces bien en fijarte en el cartel de "Gorky Park", aquí cada uno a lo suyo :)
¡Muchos besos, Borgo!

Dr. Pepper dijo...

Howdy Clem! Parece que te estas especializando en obituarios recientes... Louis Jordan, Amparo Baro. Me parece estupendo. Aunque sea en un momento triste de despedida, creo que es una buena ocasión para conocer, descubrir o comprender mejor la obra del fallecido. Y bueno, de este compositor (y siguiendo el comentario de Frank Jones), no me sorprende que no diera conciertos... debía estar las veinticuatro horas del día componiendo para su siguiente película. Porque seguro que siempre había otra película mas en su agenda. Este hombre nunca decia no a un director. Incluso por amor al (séptimo) arte. Es decir, gratis; en la película Southpaw (la has visto?). En cuanto a la banda sonora mas popular suya puede que sea Titanic (también por la que recibió los oscars), pero no había casa donde me invitaran y ahi estaba el cd de Braveheart. Recientemente disfrute del celestial fracaso del Apollo 13.

Clementine dijo...

Howdy, Dr. Pepper! Y todavía me queda hablar de Omar Sharif...
No, no he visto "Southpaw". Y aunque en todas las casas estuviera "Braveheart" (en la mía también, es una maravilla), yo te recomiendo mi favorita que, curiosamente, prácticamente nadie la cita cuando hablan de su obra y a mí es la que más me gusta y más me emociona: "Leyendas de pasión"... ¿la has visto? Porque en la propia película está muy, muy presente la música.
Un abrazooooo...