viernes, 8 de noviembre de 2013

Robin Hood

En 1937, a poco de finalizar “Blancanieves y los siete enanitos”, Ken Anderson y otros animadores de los Estudios Disney intentaban encontrar la mejor manera de adaptar al cine de animación “Reynard, the fox”, una célebre leyenda medieval del siglo XII. Fueron escritos desde entonces numerosos tratamientos de la historia y algún que otro storyboard, pero poco a poco todos fueron desestimando el proyecto...


¿Todos? No. El bueno de Ken continuaba acariciando esta idea. En 1956 elaboraba un pequeño storyboard, en 1960 preparaba otro pequeño manuscrito basado libremente en la citada leyenda...

Y, finalmente, en 1973…



“Hace muchos, muchos años, el Rey Ricardo de Inglaterra partió hacia Tierra Santa en una guerra de cruzadas.

Durante su ausencia, su malvado hermano
el Príncipe Juan usurpó el trono…

El pueblo depositó su única esperanza en Robin Hood, quien robaba a los ricos para ayudar a los pobres.
Ha habido muchas leyendas y cuentos acerca de Robin Hood y todas diferentes. Bien, nosotros, los del reino animal, tenemos nuestra propia versión y es la historia de lo que en realidad sucedió en Sherwood…”




Alan-a-Dale, un juglar, un cantante de aquella remota época, nos hacía también de narrador de esta historia.  A través, claro está, de la voz de Roger Miller, cantante estadounidense de música country que tras prestarle su voz a este simpático personaje de “Robin Hood”, habló también a través del mismísimo Jolly Jumper de la película y posterior serie televisiva “Lucky Luke”.

Nosotros escuchábamos a Alan-a-Dale con la voz de Julio Salazar.




LITTLE JOHN: “Mira, Robin, lo que sí me preocupa es si somos gente buena o gente mala por eso de andar robando a los ricos para ayudar a los pobres…”
ROBIN HOOD: “¿Robando? Esa palabra es muy fea, nunca robamos, sólo… pedimos prestado lo necesario”
LITTLE JOHN: “¿Prestado?
Pues ya debemos bastante…”

Para la voz de Robin Hood fueron candidatos Terry Jones, miembro de la Monty Phyton, y el actor y cantante Tommy Steele.


Finalmente fue elegido Brian Bedford, actor británico que comenzó su carrera en el cine en 1957 para centrarse luego principalmente en películas y series de la pequeña pantalla.

A Robin Hood le oíamos en la versión latina a través de Rafael del Río.


Phil Harris era escogido como la voz de Little John. Phil debutaba a toda pantalla en 1933 y ya había sido también la voz de otros dos entrañables personajes de la factoría Disney: el oso Baloo y el gato arrabalero O’Malley.

En la versión latina, Germán Valdés, más conocido como “Tin Tan”, iba a ser el encargado de la voz de Little Johh al ser el equivalente de voz de Phil Harris. Tristemente, el actor mexicano fallecía ese mismo año de 1973 con lo que a Little John le prestó finalmente su voz Flavio.



SIR HISS: “Recordad que somos socios en este turbio complot y también que fue idea vuestra que hipnotizara a Ricardo y…”
PRÍNCIPE JUAN: “Ah, sí, lo recuerdo, y lo enviaron a esa descabellada guerra de cruzadas…”


SIR HISS: “Y contra los deseos de vuestra madre…”
PRÍNCIPE JUAN: “Sí… mami… mami siempre quiso a Ricardo más que a mí…”


El gran Peter Ustinov se encargaba de las voces del Rey Ricardo y del Príncipe Juan. Poca presentación precisa este extraordinario actor londinense que iniciaba su carrera como actor cinematográfico en 1942 y que ya había deleitado al público americano en clásicos como “Quo Vadis”, “Sinuhé, el egipcio”, “Un ángel pasó por Brooklyn”, “Espartaco”, “Topkapi”, “Los comediantes”… Muy grande. Ustinov se encargó también de doblar al Príncipe Juan en la versión alemana de “Robin Hood”.

Carlos Riquelme fue para nosotros el Príncipe Juan y oímos al Rey Ricardo a través de la voz de Francisco Colmenero.


Y otro grande, en este caso de la comedia, le prestaba su voz a la bífida Sir Hiss. Excelente comediante londinense, Terry-Thomas debutaba como extra en el cine en “La vida privada de Enrique VIII” (1933), título al que siguieron otros en su filmografía como “El fantasma va al Oeste”, “El maravilloso mundo de los hermanos Grimm”, “El mundo está loco, loco, loco” o “Aquellos chalados en sus locos cacharros”. La popular brecha en los dientes del actor inspiraba la misma característica en el diseño del personaje al que prestaba su voz… y facilitaba su siseante hablar.

Para nosotros Sir Hiss fue José Manuel Rosano.



LADY MARIAN: “Oh, estoy segura de que él sabe que aún lo amo…”
LADY KLUCK: “Por supuesto, querida, créeme, algún día tu tío el Rey Ricardo te obligará a ser la esposa de un bandolero…”
LADY MARIAN: “Querida… pero ¿cuándo, cuándo?”


A Lady Marian la escuchábamos con la voz de Monica Evans, simpática actriz británica que tres años atrás le había prestado su voz a la oca Abigail de “Los aristogatos”… Nancy Adams era la voz de la Lady Marian cantarina.


A Lady Kluck la oíamos con la voz de Carole Shelley, otra simpática actriz británica que, tres años atrás, le había prestado su voz a la oca Amelia de “Los aristogatos”…


Monica Evans y Carole Shelley ya nos habían sido presentadas, en 1968, como Cecily y Gwendolyn Pigeon, las divertidas hermanas vecinas de Jack Lemmon y Walter Matthau en “La extraña pareja”.


Lady Marian y Lady Kluck nos hablaban en la versión latina a través de Diana Santos (y Ximena en las canciones) y María Santander, respectivamente.



Pat Buttram nos hablaba a través del malvado Sheriff de Nottingham. Buttram debutaba a toda pantalla en 1944 y había aparecido ya en multitud de títulos cinematográficos y series de la pequeña pantalla. También había sido ya oída su voz a través del personaje de Napoleón en “Los aristogatos”. Tras “Robin Hood”, Buttram hablaría también a través de Luke en “Los rescatadores” y de Jefe en ”Tod y Toby”.

Francisco Colmenero le ponía la voz al Sheriff de Nottingham latino.


Al entrañable Fraile Tuck le prestaba su voz todo un clásico del cine llamado Andy Devine. A toda pantalla desde 1928, Devine ya se había ganado con creces su enorme popularidad gracias a un buen puñado de míticos títulos de la historia del cine. “Ha nacido una estrella”, “Chicago”, “La diligencia”, “La vuelta al mundo en ochenta días”, “Dos cabalgan juntos”, “El hombre que mató a Liberty Valance”, “La conquista del Oeste”, “El mundo está loco, loco, loco”… Qué maravilla.

Para nosotros el Fraile Tuck fue Pedro de Aguillón.


J. Pat O’Malley nos hablaba a través del herrero Otto. O’Malley, otro rostro clásico de la historia del cine que llevaba ya a sus espaldas títulos como “La cadena invisible”, “Testigo de cargo”, “El largo y cálido verano”, “Hello, Dolly”, “El club social de Cheyenne”… y ya había también prestado su voz en otros clásicos Disney como “La leyenda de Sleepy Hollow”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “101 dálmatas”, “Mary Poppins”, “El libro de la selva”… Qué lujo.

Esteban Siller era Otto en la versión latina.

Completaban el sensacional reparto de personajes y voces…


Mamá Conejo (Barbara Luddy Genoveva Pérez para nosotros)…


Skippy (Billy Whitaker y Edmundo Santos, Jr. para nosotros)…


Sis (Dana Laurita y Rocío Brambila para nosotros)…


Tagalong (Dori Whitaker y Tony Assael para nosotros)…


 Tiro Listo (George Lindsey y Luis Bayardo para nosotros)…


Lelo (Ken Curtis y Arturo Mercado para nosotros)…


Capitán Cocodrilo (Candy Candido y Francisco Colmenero para nosotros)…


Ratón Sacristán (John Fiedler y Luis Bayardo para nosotros)…


Ratoncita (Barbara Luddy y Cristina Camargo para nosotros)...


… y la Tortuga Toby (Richie Sanders y Gloria Martha Obregón para nosotros).


La preciosa banda sonora de “Robin Hood” venía firmada por George Bruns, excelente compositor norteamericano y otro buen nombre de la factoría Disney que ya nos había dejado otras maravillas musicales en titulos como “101 dálmatas”, “Merlin, el encantador“, “El libro de la selva” o “Los aristogatos”.

La banda sonora de “Robin Hood” recibía una nominación al Oscar en la categoría de mejor canción original (“Love”) y otra nominación a la banda sonora en su conjunto a un Premio Grammy como mejor grabación para niños.


Robin Hood” era fabulosamente dirigida por Wolfgang Reitherman, animador estadounidense de origen alemán que llegaba a los Estudios Disney en 1933 y en 1934 ya participaba en “Funny little bunnies” y otras tantas Silly Shimponies. Reitherman fue el responsable de la animación del Espejo Mágico de “Blancanieves y los siete enanitos”, formando también parte importante del equipo de animadores de cortos y mediometrajes tan clásicos como “El dragón chiflado”, “Saludos, amigos”, “Mickey y las judías mágicas”, “Las aventuras de Bongo”, “La leyenda de Sleepy Hollow”, “Franklin y yo”… y de extraordinarios largometrajes como “Pinocho”, “Fantasía”, “Dumbo”, “La Cenicienta”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “Peter Pan” o “La dama y el vagabundo”.


Además de “Robin Hood”, Reitherman nos dejaba también como director otras tantas joyas Disney: “101 dálmatas”, “Merlín el encantador”, “El libro de la selva”, “Los aristogatos”, “Los rescatadores” o los cortos de Winnie Pooh.

Mágico, mágico, mágico Wolfgang Reitherman. Maravilloso.


Producida por el propio Wolfgang Reitherman para Walt Disney Productions, “Robin Hood” se estrenaba en Nueva York, hace hoy ya 40 años, el 8 de noviembre de 1973.




Otra maravilla Disney que no me canso de ver.

A Ken Anderson.
Por convertir tu sueño en nuestra ilusión.

8 comentarios:

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Me has traído recuerdos del cine Atlántico en las Ramblas de Barcelona donde vi esta película después de un Festival Tom y Jerry. Casi he podido percibir el fuerte ambientador de limón de aquel local.
Ahora que he conseguido la versión en DVD he podido disfrutar de las voces de Ustinov y Thomas. Ah y de las inolvidables "Hermanas Periquito" de la "Extraña pareja". Creo que Germán Robles fue también la voz de Baloo.
Besos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Aunque de una factura algo inferior a la habitual, tiene un buen sentido del humor, sobre todo en la pareja de malvados, Juan sin tierra y su secuaz la serpiente, lo mejor de la película.

Marcos Callau dijo...

De cuando Disney era grande. Me gustaba mucho esta película de aventuras, más allá de ser una de animación. Y es curioso cómo se parece la vestimenta de este Robin Hood al interpretado por Errol Flynn. Abrazos y besos.

Clementine dijo...

Hola, Miquel. Pues me alegro de haberte traído esos buenos recuerdos, yo no recuerdo haberla visto en el cine, eso sí, me la he visto muchas veces. Besos, Borgo.

Inferior según y cómo, Cahiers (sí, ya estamos), no es comparable a Blancanieves pero sí superior a muchas otras. De acuerdo contigo, mira, en lo del rey y la serpiente, de hecho el Príncipe Juan es mi personaje favorito de esta película.

De entonces, Marcos, de entonces. Mira tú que yo también la he considerado siempre una buena de aventuras aparte de ser de animación y ahora vas y lo dices tú :-) Buena observación también lo que comentas de Errol Flynn. Besos, abrazos y besos, amigo Callau.

PEPE CAHIERS dijo...

Inferior en animación, no parece demasiado currada, aunque sea divertida.

Clementine dijo...

Sí, ya me imagino que hablas de la animación, Cahiers. Bueno, bien es cierto que tiene algunas escenas que directamente fueron "copiadas" de otros títulos anteriores como "El libro de la selva" o "Los aristogatos", que, vamos, los movimientos de algunos personajes son clavados... Por ahí sí, tiene menos curro, claro, pero "Robin Hood" tiene unos fondos que ya quisieran muchos otros títulos que están en general mejor considerados que éste, creo que se la debería valorar más. De todas maneras, Cahiers, "Robin Hood" tiene escenas preciosas en cuanto a dibujo, como la de la canción "Jamás en Nottingham" que canta el narrador, es maravillosa...

Alicia dijo...

Cuánto Robin Hood hace falta en el mundo!!!

Clementine dijo...

Bien, bien, Alicia, sacando moraleja, bien, bien...