domingo, 9 de septiembre de 2012

No molestes más

“Lo sé, lo sé, Carla me dijo que me quedase en mi habitación.
Lo siento, no molestaré más”


Tras permanecer dieciocho años en una institución psiquiátrica, Augusto Scribani, ex director de un banco, regresa a su casa para vivir ahora con su nuera y con su nieta Rosa, una niña de nueve años con la que pronto entabla una profunda amistad.


En Marzo de 1990 se estrenaba en Italia “No molestes más” (Tolgo il disturbo), la última colaboración a toda pantalla de dos grandes clásicos del cine italiano: Vittorio Gassman y Dino Risi.



Dino Risi había debutado en la gran pantalla como director en 1953 y llevaba ya tras de sí títulos como “El signo de Venus”, “Pan, amor y...”,  “Sabela”, “La mujer del cura”, “Sábado inesperado” o “Teresa”, además de sus inolvidables trabajos con Vittorio Gassman: “El estafador”, “La escapada”, “La marcha sobre Roma”, “Monstruos de hoy”, “En nombre del pueblo italiano”, “Perfume de mujer”… Cine en mayúsculas.

Coproducción italofrancesa para la United International Pictures, “No molestes más” nos relataba una historia escrita por Enrico Oldoini, Bernardino Zapponi y el propio Dino Risi a través de una discreta fotografía de Blasco Giurato, un acertado montaje a cargo de Alberto Galliti


… y una preciosa banda sonora firmada por Francis Lai, excelente compositor francés que había comenzado su carrera cinematográfica en 1965 y ya nos había dejado su arte musical en bandas sonoras como “Un hombre y una mujer”, “Mayerling”, “Love story”, “Un amor de lluvia”, “Bilitis”, “Ojos negros”...

“¿Dr. Peruzzi? Ah, sí, sí, me hacía el electroshock… 
También me rompió una vértebra, era estupendo…”


“Arroz amargo”, “Rufufú”, “El juicio universal”, “La escapada”, “En nombre del pueblo italiano”, “Perfume de mujer”, “Nos habíamos querido tanto”, “La terraza”, “La familia”... Vittorio Gassman ya era un monumento nacional en el mundo de la interpretación cuando dio vida en esta película a su elegante y encantador Augusto Scribani. Sencillamente maravilloso.


AUGUSTO: “¿Sabes que donde yo estaba había uno
que comía flores?”
ROSA: “¿Flores?”
AUGUSTO: “¡Sí!”
ROSA: “¿Tú también comías?”
AUGUSTO: “Alguna vez”
ROSA: “¿Con hoja y todo?”
AUGUSTO: “Claro, es lo más rico”




La pequeña actriz alemana Valentina Holtkamp debutó como actriz en esta película dando vida a Rosa, la nieta de Augusto Scribani y su mejor amiga. Posteriormente, Valentina tan sólo se asomaría a un par de títulos más y a la serie italiana “Don Mateo”.

AUGUSTO: “Un día empecé a tener en mi cabeza una idea que no era mía… Y después empecé a oír música, un vals,
el Vals de los patinadores…”
ROSA: “Entonces es bonito volverse loco”
AUGUSTO: “Bueno, hay a quien le gusta…”


Carla, la estricta madre de Rosa, era interpretada por Dominique Sanda, actriz francesa que había debutado en el cine en 1969 y ya había aparecido en “El conformista”, “El jardín de los Finzi Contini”, “Confidencias”, “Novecento”...

AUGUSTO: “En el hospital, Alcide y yo dormíamos en una sala muy grande. Una mañana se me acercó furioso y me gritó: ‘¡Ladrón, ladrón, devuélveme mis pies!’”
ROSA: “¿Los pies?”
AUGUSTO: “Sí, se le había metido en la cabeza que estos pies,
los míos, eran suyos…”
ROSA: “¿Y tú se los devolviste?”
AUGUSTO: “¿Eh? No estoy tan loco…”


Elliot Gould era Alcide, gran amigo de Augusto y antiguo compañero de hospital. Gould llevaba en la gran pantalla desde 1964 y gozaba ya de cierta popularidad por títulos cinematográficos como “M.A.S.H”, “Un largo adiós”, “California Split”, “Un puente lejano”... y por su participacion en diversas series de televisión.


Margarita, la antigua secretaria de Scribani, nos llegaba a través de Monica Scattini, actriz italiana que ya había intervenido en películas como “Corazonada” o “La sala de baile” y ya había también coincidido con Vittorio Gassman en “La familia” dando vida a la tía Milina.

DIÓGENES: “Encantado de conocerle. Mi nombre es Diógenes,
me llamo así porque soy un gran filósofo”
AUGUSTO: “¿Diógenes? Ah, sí, aquél que buscaba a un hombre…”
DIÓGENES: “En cambio, yo aún estoy buscando a Dios y si un día lo encuentro juro, juro que le pongo un ojo morado…”



Y al peculiar Diógenes le conocíamos gracias al actor australiano Donald Falaise-Hodson, quien debutó en la gran pantalla en 1976 con “El Casanova de Fellini”, mítico título al que siguieron otros como “El corcel negro”, “Lady Halcón”, “La última tentación de Cristo”...


Completaban el reparto Eva Grimaldi como Inés, la novia de Alcide; Maurizio Fardo como Giorgio, el novio de Carla; Veronica Dei como Deborah, la hija de Giorgio; Firmine Richard como Anita, la criada de la familia, y Maria Teresa Piaggio en el papel de la Dra. Camonti.

ROSA: “Y a ti, ¿te da miedo la muerte?”
AUGUSTO: “No, yo ya estoy acostumbrado.
Te voy a decir un secreto: yo ya estoy muerto, desde hace mucho tiempo”
ROSA: “No lo entiendo, estás conmigo...”
AUGUSTO: “Sí, porque de vez en cuando me dan permiso”


No molestes más” suponía el regreso de Vittorio Gassman a la interpretación tras recuperarse de una segunda depresión aguda (diez años atrás superó la primera) que le había mantenido alejado del cine y del teatro.

A Gassman le atormentaba profundamente el tema de la muerte, detestaba la idea de la muerte “porque con ella se acaba la palabra. Sí. A ese silencio siniestro temo. Y la muerte es demasiado corta. Uno empieza a morir y ya está, se acabó...


En “No molestes más” Vittorio daba vida a “un deprimido melancólico con intereses humanísticos y, en consecuencia, con peligrosas inclinaciones hacia el mundo de la fantasía”. El actor añadía, con su inigualable sentido del humor, que había recuperado un poco las ganas de vivir, mejoría que le gustaba poco a Dino Risi puesto que en la película hacía el papel de un enfermo.




Augusto Scribani, el personaje que nos regala Gassman en esta película, es el más vulnerable de toda su filmografía, el más tierno, el más entrañable, el más auténtico. Está tan lleno de magia que si no supiéramos que viene firmado por Dino Risi le ubicaríamos sin dudarlo en el universo de Vittorio De Sica. 

Y De Sica, por supuesto, estaría encantado con este personaje. ¿Y quién no lo iba a estar?

“Para amar la vida, cuando se es presa de una fuerte angustia, hay que pensar que se está muerto, pero que, algunas veces se puede gozar de permisos especiales, paréntesis excepcionales en los que es posible hacer algunas cosas, encontrar amigos, volver a ver a un viejo amor…”
(Vittorio Gassman)

8 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Para que luego no se diga, apuntaré esta película en una lista similar a la que usted tiene de pendientes.

Clementine dijo...

Y harás muy bien, Cahiers, aunque te digo ya que no te va a ser fácil encontrarla. Se estrenó tan sólo en Italia y en Francia y no se le ha dado la importancia que merece, yo la tengo grabada en VHS de la tele desde hace muchos años y no la he vuelto a ver ni por televisión, ni en video ni en DVD. Vamos, que la guardo como un tesoro.
Bien es verdad que no es una gran producción, ni siquiera es una gran película, pero tiene dos nombres en ella, Dino Risi y Vittorio Gassman, que deberían ser suficiente motivo para darla más a conocer. Porque los temas que trata esta historia, el de ver a la gente mayor como una molestia y el de locura, son tan reales como tremendamente tristes y esta película, sin restarle importancia a ninguna de las dos cosas, les añade unas pinceladas de humor, y de magia, que nos hacen ver estos dos temas desde otro prisma. Y esto sólo podían conseguirlo Risi y Gassman, dos auténticos maestros de la comedia clásica italiana.
Menudo rollo te he soltado, Cahiers, eso te pasa por ser el primero en aparecer por aquí. Pues eso, que no dejes de apuntártela por si algún día les da por sacarla en DVD, que es lo que deberían hacer, hombre.

PEPE CAHIERS dijo...

Gracias por tan portentosa información, más aún siendo una película no demasiada conocida, un tesoro en VHS de los tiempos heroicos de los cinéfilos.

Clementine dijo...

De nada, Cahiers, para eso estamos. Y ahí, ahí, tiempos heroicos de los cinéfilos, cómo te lo sabes...

El Tirador Solitario dijo...

Tras una somera investigación, puedo atestiguar que la admirada Clementine no exagera sobre el carácter peculiar del filme. En Filmaffinity sólo la han puntuado ¡diez personas! en una de las plusmarcas más insólitas que recuerdo. En dvd sólo aparece una edición conjunta con otras obras de Dino Risi, pero está descatalogada, y la edición italiana, que es posible adquirir, no incluye subtítulos en castellano...incluso en emule, donde suelo conseguir (y poner yo mismo en circulación incunables de todo tipo) sólo circula esa misma edición italiana...

Clementine dijo...

Pues ya sólo te falta verla... Qué bárbaro, más que de Expediente X pareces del CSI Motril. Yo también la he encontrado en italiano sin subtitular y esto no es poca cosa porque oír a Vittorio Gassman es uno de los mayores placeres de esta vida, menuda voz y menuda manera de recitar las palabras. Pero claro, si no controlas el italiano (aún entendiéndose bastante), te pierdes mucho texto y en esta película los diálogos son especialmente importantes.
Debería estar ya acostumbrada, pero me sigues sorprendiendo, Tirador... ¡Santos Ángeles Custodios!

Alicia dijo...

Yo tampoco había oído nada de esta peli, y por lo que decís es algo parecido a lo que me pasó con "Nos habíamos amado tanto", ¿te acuerdas?

Otra cosa mariposa, bajé de emule "mesas separadas" y la ví, y ocurre algo curioso y bastante molesto. En las escenas más subiditas de tono no hay sonido alguno, aunque los actores mueven correctamente sus labios. Y es que, claramente, fueron escenas censuradas y no llegaron a doblarse. Incluso creo que el doblaje está algo confuso.. En fín, es bueno ver que estos tiempos que corren son mucho mejor que otros anteriores.

Clementine dijo...

Sí, me acuerdo, Alicia, no sé en qué se basan para ignorar una serie de películas aunque tengan su buena dosis de calidad. Lo de "Mesas separadas" es más que curioso, yo aún no la he encontrado en DVD, no sé cómo estará la copia si es que la sacan algún día...