domingo, 16 de septiembre de 2012

HILTS

“Virgil, ¿no  es cierto?”
“Hilts, puede llamarme Hilts”


En 1963, un magnífico Steve McQueen nos presentaba a toda pantalla a HILTS, uno de los personajes más extraordinarios de la historia del cine. La película era, por supuesto, “La gran evasión” (The great escape), todo un clásico del séptimo arte magistralmente dirigido por John Sturges.

GOFF: “¡Eh, Virgil! Oye, ¿has visto la nevera?
Muchacho, es algo enorme”
HILTS: “Será que esperan muchos líos...”




El Capitán Virgil Hilts, el piloto norteamericano experto en fugas al que da vida McQueen en esta película, estaba basado en dos personajes de la vida real: el mítico oficial británico de la RAF Jimmy James, con trece fugas a sus espaldas y otros tantos intentos, y Davey Jones, único americano en el campo de concentración nazi Stalag Luft III que, tras la guerra, continuó su carrera militar en la OTAN, participó en el programa espacial de la NASA y colgó sus galones con rango de general.    

CORONEL VON LUGER: “Diecisiete tentativas de fuga...”
HILTS: “Dieciocho, señor”
CORONEL VON LUGER: “Un excavador, un ingeniero...”
HILTS: “Aviador”


CORONEL VON LUGER: “Mientras esté con nosotros le daremos ocasión de aprender modales. Diez días de aislamiento, Hilts”
HILTS: “Capitán”
CORONEL VON LUGER: “Veinte dias”
HILTS: “Muy bien… ¿Estará todavía aquí cuando yo salga?”
CORONEL VON LUGER: “Nevera”


Cuando John Sturges le ofreció a Steve McQueen el personaje de Hilts, éste se mostró indeciso pues los dos títulos más recientes en la filmografía del actor (“Comando” y “El amante de la muerte”) también pertenecían al género bélico y no habían obtenido buenos resultados en taquilla.

Steve ya había sido dirigido por Sturges tres años atrás en “Los siete magníficos” y el director le quería ahora para “La gran evasión”, así que trató de convencerle argumentando que el éxito de esta película estaba casi asegurado. McQueen tan sólo necesitó unos minutos para responder: “O.K, te debo una. La única buena película que he hecho hasta ahora ha sido ‘Los siete magníficos’, así que cuenta conmigo”.


Factores también determinantes para que McQueen decidiera entrar en este proyecto fueron el que no le salieran otros dos que tenía en mente, el que se le ofreciera por “La gran evasión” la cifra económica más alta que había tenido hasta entonces incluyendo, además, una bonificación extra por rodar en Europa…


Y el que Sturges aceptara su condición de que los guionistas escribieran expresamente una escena que incluyera una persecución en motocicleta para que Steve pudiera mostrar sus habilidades.

IVES: “¿Qué hacías en la universidad? ¿Estudiar educación física?”
HILTS: “Ingeniería química... Y corría sobre dos ruedas”
IVES: “¿Bicicletas?”
HILTS: “Motocicletas, en las ferias. Así pescaba un billete aquí y otro allá y pagaba mis estudios”



La motocicleta utilizada en esta ya mítica escena era una Triumph TR6 SS Trophy de 1962 que había sido convenientemente reformada simulando una moto alemana de los años 40. La marca Triumph era la favorita de McQueen.




A McQueen se le permitió rodar casi la totalidad de esta escena…


… exceptuando el salto final con la moto sobre la alambrada para el que, debido a problemas con la aseguradora, se debía buscar a un especialista que lo hiciera por él. El propio Steve escogió al que debía ser su doble: Bud Ekins, amigo suyo personal y propietario de una tiendo de motocicletas. Ekins también le doblaría más adelante en “Bullit” (1968).


La destreza con la motocicleta de los actores que interpretaban a los alemanes que perseguían a Hilts en esta escena era muy inferior a la de Steve McQueen. Para equilibrar un poco la balanza, John Sturges le permitió al actor que doblara en esta misma escena al oficial alemán que encabezaba a la tropa que perseguía a Hilts. Se podría decir, pues, que en esta secuencia McQueen perseguía a McQueen.   


Steve protagonizó un año después una anécdota que iba muy acorde con la imagen que tenemos todos de él. Invitado McQueen al programa de Johnny Carson para hablar de “La gran evasión”, el presentador le felicitó por el mítico salto final, a lo que el actor le corrigió diciendo: “No era yo, era Bud Ekins”. Esta espontánea y honesta confesión de McQueen en antena no le hizo demasiada gracia al estudio... Muy grande Steve, muy grande.




HILTS: “Wow!”
HENDLEY: “Wow!”
GOFF: “... wow...”

McQueen abandonó brevemente el rodaje de “La gran evasión” por considerar que su papel no era lo suficientemente extenso. Afortunadamente para la historia del cine, dos de sus compañeros de reparto, James Garner (al que le unió siempre una gran amistad) y James Coburn le convencieron para que volviera.

MACDONALD: “Hola, Hilts”
HILTS: “Hola, Mac… ¿Cuándo?”
MACDONALD: “Esta noche... creí que no te iban a soltar nunca...”
HILTS: “Yo también... Vamos a ello”




La extraordinaria interpretación de Steve McQueen como Hilts, “el Rey de la Nevera”, le valió el galardón como mejor actor en el Festival de Cine de Moscú.

La evasión en la vida real del campo de concentración nazi Stalag Luft III tuvo lugar en la noche del 24 de Marzo de 1944. McQueen nacía en 1930... un 24 de Marzo.


“Bueno, si quieren saber si voy a escaparme otra vez... así es”
(HILTS, el Rey de la Nevera)

11 comentarios:

miquel zueras dijo...

Qué entrada más interesante, Clementine. Hervé, el especialista en escenas motorizadas que conocí no me dijo nada del especialista Ekins pero es posible que no se acordara. Davey Jones, el verdadero Hilts, decía que no le gustó la película por tomarse varias licencias como la de no mencionar el frío que pasaron durante la fuga que resultó ser de los mayores inconvenientes. Hace poco vi una película bélica de MacQueen "Cuando hierve la sangre" con Sinatra como compañero de reparto y ambientada en el Pacífico y era muy decepcionante. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Gracias, Miquel. Yo no he encontrado referencia alguna al bueno de Hervé, quizás porque finalmente no participó en esta película. Pero sí he leído que a McQueen se le permitió intentar una vez el salto final y no le salió bien, al menos como requería el director y supongo que no se quisieron arriesgar más con él y tiraron finalmente de Ekins. "Cuando hierve la sangre" tampoco es de mi agrado, no me dice gran cosa. Oye, Borgo, es la ¿tercera? vez que coincidimos. Besos.

Pablo J. Álvarez dijo...

Creo que como tantos, quemó su vida muy rápido, y quiso frenar cuando ya era tarde. Me gustó su papel en "El coloso en llamas", y también en "Las 24 horas de Lemans", en Bullitt, supo mantener el suspense, pero no es uno de mis favoritos. Es que los años 60 cambiaron mucho el tipo de héroe en la pantalla, demasiado para quien se crió viendo los sábados a Herrol Flynn, a Bogart, a Alan Ladd etc, etc

Pablo J. Álvarez dijo...

Huy se me olvidaba, gracias por esta increíble entrada y desvelarme lo de la moto, de lo que no sabía nada.

PEPE CAHIERS dijo...

Escena para recordar. El soldado alemán que acompañaba siempre a Hilts a la nevera y al que le quita las llaves la primera vez, siempre tiene cara de palo, pero al final se le queda mirando y se adivina cierta admiración hacia un hombre obstinado en escapar.

Clementine dijo...

Gracias a ti, Pablo, por sumarte con tu comentario. Yo creo que este personaje de Hilts es el mejor en la carrera de McQueen, que a mí sí me gusta muuuuuucho... Y como actor también, me parece buenísimo.

Curioso, Cahiers, siempre que veo la película (y ya van...) y llego al final pienso lo mismo que dices tú sobre ese personaje alemán. Qué cosas.

El Tirador Solitario dijo...

Menuda película tan entretenida, tan bien rodada, y con un reparto coral tan fabuloso...yo siempre recuerdo a McQueen botando una pelota de béisbol en esa película.
La verdad es que las películas de fugas dan mucho juego...en ese sentido me gusta destacar "Evasión o victoria", muy futbolera ella, y claro, la que quizás sea la obra maestra del género..."la evasión" de Jacques Becker.

A-B-C dijo...

Entretenidísima peli, genial McQueen -uno de mis favoritos-, estupenda entrada y me gusta tu cambio de registro enfocado ahora al personaje.
Saludos

Clementine dijo...

Peliculón en toda regla, Tirador. Evasión o victoria es muy simpática pero La evasión ya son palabras mayores...

Gracias, A-B-C, me alegra verte por aquí. Hacía ya tiempo que rumiaba yo lo de presentar aquí también a los personajes de las películas y siendo Hilts uno de mis favoritos no me he podido resistir a comenzar con él. Saludos.

Alicia dijo...

También para mí se trata de uno de mis personajes y actores favoritos. Bueno, a lo mejor no actor favorito, aunque es muuuy bueno, sino como persona y como tiarrón.
Así que, por todo esto que digo, me ha encantado el post.
Gracias, Clementine.

Clementine dijo...

Amiga Alicia, a ti te estaba yo esperando. Gracias a ti y sí, todo un tiarrón este McQueen.