domingo, 7 de agosto de 2011

NICHOLAS RAY

"Si todo ya estuviera en el guión, ¿para qué hacer la película?"
(Nicholas Ray)


Hoy se cumple el centenario del nacimiento del director norteamericano Nicholas Ray, figura esencial en la historia del séptimo arte.

Raymond Nicholas Kienzle nació en Galesville (Wisconsin) el 7 de Agosto de 1911. A los 16 años ganó una beca en la universidad que él eligiera tras presentar un proyecto de serie en una emisora de radio. En 1929, otra beca le permitía estudiar arquitectura junto al célebre Frank Lloyd Wright, evidente influencia posterior en la obra cinematográfica del director, sobre todo en la composición de la imagen y en la búsqueda de la línea horizontal que él definiría como “una determinada manera de emplazar la mirada sobre las cosas”.


Tras abandonar la arquitectura y trasladarse a Nueva York, Raymond se incorpora como actor al New York Theatre junto a un grupo de intérpretes, directores y autores preocupados por realizar un teatro centrado en mostrar y debatir los problemas sociales. En este grupo se encontraban los directores Elia Kazan y Joseph Losey y el dramaturgo Clifford Odetts.

En 1935 es dirigido por Elia Kazan en la obra “The young go first” y por Joseph Losey al año siguiente en “Injuction granted”, utilizando ya aquí su nombre artístico de Nicholas Ray.


Ese mismo año comienza a dirigir teatro y emprende estudios sobre la música folk americana, los cuales aprovechará a principios de los años cuarenta al trabajar en la radio en CBS creando junto a Alan Lomax el programa de radio “Back where I come from” dedicado a la música folk.

En 1941, el actor y productor estadounidense John Houseman es nombrado por la Office of War Information director del programa de radio de propaganda "La Voz de América", y coge a Nicholas Ray como su ayudante, trabajando juntos durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Y en 1944 le llega a Ray la oportunidad en Hollywood de colaborar como ayudante de dirección de su ya buen amigo Elia Kazan en “Lazos humanos".


Nicholas Ray debutó en 1949 como director en la gran pantalla con “Los amantes de la noche”, una producción de la RKO protagonizada por Cathy O’Donnell y Farley Granger que basaba su guión en la novela de Edward Anderson.

Ese mismo año, dirigió a Humphrey Bogart y John Derek en "Llamad a cualquier puerta". Y a Maureen O'Hara, Melvyn Douglas y Gloria Grahame (que había contraído matrimonio con Ray en 1948) en "Un secreto de mujer".


Y en 1950, repetía con Bogart y Grahame como protagonistas de “En un lugar solitario”, clásico hoy del género del cine negro basado en una historia de Dorothy B. Hughes.

Tras “Nacida para el mal” y “La casa en sombra”, ambas protagonizadas por Robert Ryan, Nicholas Ray le volvía a dirigir en “Infierno en las nubes” (1951), producción bélica de la RKO basada en una historia de Kenneth Garnet donde Ryan compartía cartel con John Wayne.


Y tras dirigir a Susan Hayward, Robert Mitchum y Arthur Kennedy en el western “Hombres errantes”, Nicholas Ray volvía en 1954 a este mismo género con “Johnny Guitar”, clásico del cine del Oeste cuya historia, basada en la novela de Roy Chanslor, su música, partitura inolvidable de Victor Young, y un excelente reparto en el que figuraban Joan Crawford, Sterling Hayden, Ernest Borgnine y John Carradine, entre otros, la han convertido ya en un referente del americano cine del Oeste. 

"Jimmy Cagney tiene una gran serenidad que no he visto en otro actor que no fuera Walter Huston"


En 1955, Ray dirigía a James Cagney, Viveca Lindfords y Ernest Borgnine en un nuevo western llamado “Busca tu refugio“, producción de la Paramount Pictures con un guión de Winston Miller basado en una historia de Harriet Frank Jr. e Irving Ravetch.

Me di cuenta de que James Dean necesitaba un clima especial para una colaboración exitosa. Necesitaba tranquilidad, tolerancia y comprensión"


Ese mismo año, Nicholas Ray rodaba otra película que sería con el tiempo otro clásico del cine, “Rebelde sin causa”. James Dean fue elegido por Ray para protagonizar esta película un año después de rodar “Al Este del Edén” a las órdenes de Elia Kazan.


Los dos compañeros de reparto de Dean en “Rebelde sin causa”, Natalie Wood y Sal Mineo, fueron nominados al Oscar por sus interpretaciones, así como el guión, firmado por el propio Ray.

En la segunda mitad de la década de los 50, Nicholas Ray dirigió los dramas “Más poderoso que la vida” y “Sangre caliente”, la bélica “Amarga victoria”, en coproducción con Francia, el western “La verdadera historia de Jesse James”, con guión de Nunnally Johnson, y el drama naturalista, producción de la Warner Bros, “Muerte en los pantanos”.


Me impresionó sin duda el compromiso de Robert Taylor. Trabajó para mí como un actor verdadero del método. Recuerdo que Taylor iba a un osteólogo, estudiando detenidamente los rayos X y haciendo la preguntas pertinentes para simular correctamente que el dolor que expresaba era debido a la pierna lisiada de su personaje"


Y “Chicago, años 30”, otro gran clásico del cine negro que reunía en su reparto nombres como Robert Taylor, Cyd Charisse, Lee J. Cobb o John Ireland.


Un soberbio Anthony Quinn protagonizaba en 1960 la película más entrañable de Nicholas Ray, “Los dientes del diablo”, una maravillosa coproducción entre Reino Unido, Francia e Italia que contaba también en su reparto con un excelente Peter O’Toole.

Ray firmaba también el guión de esta preciosa historia basada en la novela “El país de las sombras largas”, escrita en 1950 por el autor suizo Hans Ruesch.


En 1961, Nicholas Ray dirigía a Jeffrey Hunter en “Rey de reyes”, una gran producción de Samuel Bronston sobre la vida de Jesús con una majestuosa banda sonora de Miklós Rózsa.


Y en 1963 rodaba su último largometraje, “55 días en Pekín”, otra gran producción de Samuel Bronston que se convirtió con el tiempo en otro clásico fundamental de la historia del cine.

"Magnífica aventura dirigida por un Ray que día a día iba cambiando el guión, lo que, paradójicamente, no alteró el resultado final de la historia. Un clásico del cine de aventuras"
(Fernando Morales. Diario El País)


Charlton Heston, Ava Gardner y David Niven  protagonizaban  una historia épica envuelta en la siempre magistral música de Dimitri Tiomkin.


Como actor, Nicholas Ray fue dirigido en 1945 por Elia Kazan en “Lazos humanos”, por Milos Forman en 1979 en el musical “Hair” e incluso en 1977 por Wim Wenders en un cameo en “El amigo americano” compartiendo cartel aquí con Dennis Hopper. También apareció como actor en dos de sus propias películas, “Rebelde sin causa” y “55 días en Pekín.


Como cineasta, influyó en una generación de directores, principalmente europeos, tales como Jean-Luc Goddard o el propio Wenders. Y aunque rara vez apareció en los créditos como guionista, reescribió gran parte de sus guiones, por lo general con el apoyo de sus actores. Y también alentaba mucho la improvisación.


De sus propias películas, su favorita siempre fue “Rebelde sin causa”, siendo además la de mayor éxito comercial. Pero también estaba orgulloso de su trabajo en “Los amantes de la noche” y “Hombres errantes”.Y él mismo admitió que “En un lugar solitario” fue una película muy personal.

"Sabía que quería trabajar y morir trabajando
(Wim Wenders)


A finales de los años 70, ya enfermo terminal de cáncer, Nicholas Ray convenció a Wim Wenders para que viajara a Nueva York y rodara con él su epitafio cinematográfico. De un guión conjunto entre los dos cineastas surgió “Relámpago sobre el agua”, película documental sobre los últimos días del director americano donde hablaba de los distintos artistas que intervinieron en sus películas.


El 16 de Junio de 1979 nos dejaba, a los 67 años de edad, uno de los cineastas más personales de la historia del cine. Gracias, Nicholas.

"Cuanto más me acerco a mi fin,
más cerca estoy de reescribir mi comienzo"
(NICHOLAS RAY)

18 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Uno de los grandes con un final ciertamente triste. Alcohólico, ludópata, enfermo de cáncer y del corazón, encargó un documental sobre su decadencia a Wim Wenders, "Relámpago sobre el agua". Un final triste, sin duda.

Marcos Callau dijo...

Gran director Nicholas Ray. Incluso su primera película, "Los amantes de la noche", está entre las mejores consideradas en mi clasificación personal. Abrazos.

Clementine dijo...

Pues yo desconocía la existencia de ese documental, me he enterado ahora. Sí, era uno de los grandes, sin duda.
Un beso, Cahiers.

Gran director, Marcos, y tremendamente personal. Yo tengo aún pendiente "Los amantes de la noche". Mi favorita de él es "Los dientes del diablo", de siempre lo ha sido.
Y oye, qué casualidad,buen homenaje le haces tú ahora a Ray en la cabecera de tu blog, y a su señora esposa también, que creo que te gusta ligeramente, y no me extraña, ¿eh?... Más abrazos para ti.

miquel zueras dijo...

Es una pena que este gran director fuera recordado en sus últimos años por el escándalo que provocó el hecho de que su ex mujer Gloria Grahamme se casara con su hijastro, un hijo que Ray tuvo de otra relación. Parece que llegó a obsesionarse con la figura de James Dean y afirmaba que se hablaba con él a través de un medium.
Como actor me impresionó en "El amigo americano" que vi en un programa doble junto "Relámpago sobre el agua", te la recomiendo.
También me gustó un western "The Lusty Men" que rodó con Robert Mitchum. La protagonista, Susan Hayward, contó que Mitchum y Ray estaban borrachos durante la mayor parte del rodaje.
Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Miquel, qué barbaridad, qué de información en un solo comentario. A mí sólo con que aparezca el nombre de Nicholas Ray en alguna película me merece la pena asomarme. Y te aseguro que yo le recordaré siempre por su cine, es lo que me interesa realmente de él. Besos, Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

Chicago años 30, es una película que siempre me ha fascinado, con una Cid Charisse espectacular, con unas piernas que quitaban el hipo...y En un lugar solitario me parece alucinante, con un Bogart desequilibrado (confío que no sea el retrato tipo de los guionistas).

Nickel Odeon le dedicó un número fabuloso en Noviembre de 1999 (Nicholas Ray, el amigo americano), que es de lo mejor que se ha publicado sobre el cineasta.

Besos estivales.

Clementine dijo...

Téngolo, téngolo, Tirador, ese número de Ray de Nickel Odeon. Que también tengo una muy buena hermana que tuvo a bien regalarme toda la colección de esa revista-libro-tocho de cine. Venga vale, besos estivales, que es lo que toca ahora.

A-B-C dijo...

Excelente reportaje. Aunque pueda resultar triste su último trabajo en colaboración con Wenders, me apetece mucho verlo, no lo conocía.
Un saludo Clementine,

Clementine dijo...

Gracias, A-B-C. Sí, yo también quiero ver ese último documental. Porque me lo recomienda Miquel y porque viniendo de quien viene y firmado por estos dos cineastas no será cualquier cosa, todo lo contrario. Otro saludo veraniego para ti.

Roberto Béjar dijo...

A ver si consigo hacerme con el documental de Wenders, que es un género que me gusta mucho, sobre todo cuando se biografía a un personaje como Ray.
Qué bueno lo de que llegara a trabajar en el estudio de Frank Lloyd Wright; a eso no llega un cualquiera. ¿Por qué daría un giro a su vida hacia el cine?
A ver si también localizo el western de James Cagney que me apetece mucho.

ATTICUS dijo...

Excelente director,un sobervio
debut con "Los amantes de la noche",que ya nos indicaba cual era su manera de entender el cine,
reflejando su maximo interes por la adolescencia y la carga romantica,ahi sus demostraciones
en sus mejores films.
He visto la mayoria de su filmografia,menos 2 o 3.
A mi personalmente me encanta
"En un lugar en solitario" ,
"johnny Guitar" , "55 dias en Pekin" y "Los dientes del diablo".

Clementine dijo...

Sí, Roberto, era todo un personaje. Pues ya ves lo que nos hubiéramos perdido si no llega a dedicarse al cine. Un beso.

Era muy personal en su modo de entender el cine y sus películas siempre tienen una buena factura. Un saludo, Atticus.

Lala dijo...

Un gran hombre que entendía el cine de manera muy humana y así lo supo transmitir.

Muy buena reseña, muy trabajada. Me ha gustado mucho, como todas las tuyas.

Un besote

Clementine dijo...

Gracias, Lala. Sí, nos transmitió siempre un cine muy humano y personal. Otro beso para ti.

Alicia dijo...

Qué de cosas se aprenden y qué de cosas aportan tus lectores. Yo no.
Pero qué maja la hermana esa de los Odeon, hay que ver.

Clementine dijo...

Sí, muy maja esa hermana, que también aporta lo suyo, ya ves.

Jose Kingsfield dijo...

Normalmente en estos homenaje, tus cada vez más numerosos y fieles "comentaristas" nos dedicamos a deir cuál es nuesra película favorita en este caso de Nocholas Ray. Yo esta vez voy a hacer honor a mi personalidad desconcertante y solamente te voy a formular una pregunta:
¿Es el actor y productor estadounidense John Houseman el mismo que interpretara en los años 70 al temible profesor Kingsfield en la serie "Vida de estudiante"?
Ahí queda eso.
Besos (y que sepas que promociono tus posts en mi hermoso Twitter).

Clementine dijo...

Sí, desconcertante Jose Kingsfield, es ese mismo John Houseman que también era amiguete en su juventud de Orson Welles, ahí queda eso otro. Y que ganó el Oscar y el Globo de Oro por su interpretación de ese temible profesor, Houseman digo.
Besos (y gracias por promocionar mis posts en tu hermoso twitter)