domingo, 26 de diciembre de 2010

Historias de Filadelfia

En la mansión de los Lord, se ultiman los preparativos para la celebración de la segunda boda de su hija mayor, Tracy. Una pareja de periodistas es invitada especialmente a dicha boda por C.K. Dexter Haven, el primer marido de Tracy…


El 26 de Diciembre de 1940, hace hoy 70 años, se estrenaba en Estados Unidos “Historias de Filadelfia”, una de las mejores comedias americanas de la historia del cine.

Producida por Joseph Leo Mankiewicz para la Metro Goldwyn Mayer, esta película contaba en la dirección con un maestro en la materia, George Cukor, sobre un excelente guión de Donald Ogden Stewart basado, a su vez, en la obra de teatro de Philip Barry.


La obra teatral había sido llevada anteriormente a los escenarios por Katharine Hepburn, a la que acompañaban en sus principales papeles Joseph Cotten, Van Heflin y Anne Baxter. Llegó con éxito a las 415 representaciones y otras 250 de gira. Ogden Stewart llegó a comentar que la obra original era tan perfecta que fue muy fácil su adaptación cinematográfica.


Katharine Hepburn adquirió los derechos de la obra para adaptarla a la gran pantalla, y tenía libertad absoluta para elegir el definitivo elenco cinematográfico. Y empezó por ella misma, obviamente, para el papel protagonista de esta historia.

Personaje que el guionista de la película diseñó basándose precisamente en la imagen pública de aquel momento de Hepburn. Imagen no demasiado popular para ella tras su reciente ruptura con su anterior estudio, la RKO.


Katharine compone un personaje perfecto de Tracy Lord, una diva, tal y como se menciona varias veces en la película, de porte aristocrático y elegante, que va bajando poco a poco del pedestal en el que se encuentra subida por su situación social.

Para los papeles masculinos principales, Dexter y Mike, Hepburn eligió en un principio a Clark Gable y a Spencer Tracy.


Pero ninguno de los dos estaban disponibles en ese momento y se optó en su lugar por Cary Grant y James Stewart, elección sin duda más acertada en ambos casos.
 

A Cary Grant se le dio a elegir en un principio entre los personajes de C.K Dexter Haven, marido anterior de Tracy, y Mike, el periodista visitante. Cary eligió el primero, sin duda más apropiado para él, personaje del que saca un buen provecho al conseguir por completo el favor del público espectador. En cuanto al provecho económico que obtuvo Grant en este film fue absolutamente para la British War Relief Fund, pues donó su íntegro salario a tal fundación.


James Stewart dio vida, por tanto, a Macaulay Connor, el periodista al que invita Dexter para que cubra la boda de Tracy. Más adelante, Stewart comentó que no se encontraba a gusto en la escena de la piscina en la que estaba en bata. Estaba seguro de que si hubiera ido tan sólo con un traje de baño habría sido el final de su carrera.


Tampoco se sintió nunca merecedor del Oscar al mejor actor que se le otorgó por este papel. Siempre sostuvo que el galardón tenía que haber ido a parar a su amigo Henry Fonda por su magistral Tom Joad en “Las uvas de la ira”. Y añadía que seguramente le dieron a él el Oscar como pago diferido por su trabajo un año antes en “Caballero sin espada”.


Cary Grant y James Stewart encajaron perfectamente sus mutuas interpretaciones en esta película. De hecho, tienen momentos comunes auténticamente mágicos. En la escena en la que Stewart, borracho, va a visitar a Grant a su casa, a James se le ocurrió simular un ataque de hipo sin decírselo a su compañero de escena. Grant tuvo que bajar la cabeza y aparentar no reírse... demasiado. Y entonces le contestó a Stewart con un "Usted perdone" que no venía en el guión, dejando aquí a Stewart en blanco. Evidentemente, se dejó esa primera y única toma. Hoy es de las escenas más entrañables y naturales de la película.


Destacaba también en la historia de esta película el personaje de Dinah, la hermana pequeña de Tracy. La única de la familia totalmente fiel a Dexter y con una frase irónica siempre a punto dedicada a su hermana mayor.
 

Virginia Weidler fue la actriz encargada de dar vida a la extrovertida Dinah. Aquí ya con trece años, Virginia llevaba tras de sí toda una carrera cinematográfica que comenzó con tan sólo cuatro. Una maravillosa actriz infantil poco conocida en nuestro país pero afortunadamente muy valorada en el suyo.

El reparto se completaba magníficamente con Ruth Hussey como la fotógrafo que acompaña a Mike y comparte más que una amistad con el, John Howard como George, el estirado prometido de Tracy, Roland Young como el avispado tío Willie y Mary Nash como Margaret, la divertida madre de Tracy y Dinah.


Historias de Filadelfia” tan sólo obtuvo el Oscar al mejor actor secundario (James Stewart)  y al mejor guión (Donald Ogden Stewart) en los Premios de la Academia. Pero fue también nominada a la mejor actriz principal (Katharine Hepburn), mejor actriz secundaria (Ruth Hussey), mejor director y mejor película.


Su magistral dirección, su impecable guión, su divertida y amena historia, sus genuinos personajes y su maravilloso reparto son elementos más que suficientes como para hablar largo y tendido sobre esta exquisita comedia clásica.

Pero yo voy a optar por algo mucho mejor en este caso. Voy a celebrar su 70 aniversario volviéndomela a ver hoy, mañana o pasado, por centésima vez, eso sí, y volviéndola a disfrutar, seguro, como la primera vez que la vi, hace ya muchos, muchos años. 


Si a ti te pasa como a mi y ya la conoces, lo mejor que puedes hacer es volver a verla. Y si es de esos títulos de los que has oído siempre hablar pero aún no has visto, yo te invito con mucho gusto a disfrutar de unas maravillosas historias… de Filadelfia.

16 comentarios:

JLin™ dijo...

Peliculón así de grande. El trio protagonista... que decir, tres de mis actores preferidos, sobre todo ella. Katherine Hepburn no seŕia la más hermosa, ni la más glamourosa, ni la más sexy, no la más elegante, pero el conjunto de esta mujer era sencillamante espectacular. A mi se me cae la babita cada vez que la veo.
Uno de mis deseos secretos siempre ha sido ser tan elegante como el amigo Cary Grant... pero me parece que con él se romìó el molde y no hay manera...

Roberto Béjar dijo...

Me encanta esta película porque todos están sensacionales. Me cuesta imaginar en esta película a Clark Gable, la verdad, y la escena del hipo tronchante; más aún ahora que sé que fue improvisada.

También la banda sonora de Franz Waxman es destacable pese a ser una comedia. Sin muchos alardes, le da a la película ese aroma especial que emana el cine de la edad de oro.

Como tú, creo que volveré a ver esta película en estas fiestas, junto con alguna peli de mis admiradísimos hermanos Marx y las que me recomendaste del gran Jerry.

Besos cinéfilos.

Clementine dijo...

A mí también me encanta Katharine, JLin, y me parece hermosa, glamourosa, sexy, muy personal y tremendamente elegante. Una joya de señora, vamos. Y me gusta más verla en estas comedias clásicas que en otras ya más dramáticas.
James Stewart también me agrada, con esa pinta de buenazo, y aquí está muy bien como actor. Y Cary Grant, bueno, es una de mis debilidades, creo que en este tipo de comedia era único, y físicamente es obvio, no me extraña que ser como él sea uno de tus deseos secretos. Aunque estoy convencida de que tu molde es también de lujo, ¿a que no me equivoco?

Yo es que no me puedo imaginar aquí a Gable en lugar de Grant, Roberto, sería otra película totalmente distinta. Ni siquiera me imagino a Tracy en lugar de Stewart. Además, creo que la pareja Hepburn-Grant ha sido uno de los mejores aciertos de la comedia americana, se complementan a la perfección.
Ah, y ya sabía yo que mencionarías a Waxman ya que no lo he hecho yo. Menudo compositor, ¿verdad?
Buena elección "Historias de Filadelfia" en Navidad. Lo que yo decía.
Más cinéfilos besos.

M. de Tejón dijo...

Sin duda es una de las mejores comedias Norteamericanas donde pueden lucirse una vaz más, Katherine Hepburn y Cary Grant.
Pero no se puede pasar por alto la discreta actuación de Virginia Weidler, que destaca sobremanera cada vez que sale a escena.
Hace muchos años que descubrí a esta pequeña actriz y desde entonces no he dejado de admirar sus actuaciones por pequeñas que sean. Lástima que nos dejara tan pronto.

Clementine dijo...

Yo conocí a Virginia Weidler precisamente en esta película, y me encantó. Desde entonces no le he perdido la pista y la he ido viendo, más mayor o más pequeña, en muchísimos clásicos americanos.
Una pequeña gran actriz como bien dices, M. de Tejón, a la que le haremos aquí justicia. Permanezca atento a esta Gran Pantalla.

Alicia dijo...

A mí también me parece que es una de las mejores comedias que se han hecho. Me encanta y me uno a la moción de verla en estas fechas, que para eso tengo el DVD.
Muy ameno e interesante todo lo que cuentas, lady Clementine.

Clementine dijo...

Gracias, lady Alice. Yo acabo de hacer realidad esa inteligente moción que mencionas. Y mira, me ha gustado taaanto como siempre. Es una alta comedia de lujo.

fossie dijo...

Es una gran película. Mi padre nos inculcó el gusto por el buen cine y debo decir que esta es una de esas películas por las que no pasa el tiempo. Una comedia genial con un reparto genial.

Gracias por los datos Clementine, no sabia que Grant había donado todas sus ganancias. Si es que no solo es uno de los grandes del cine sino que también tenia su puntito de generosidad.

Clementine dijo...

Pues bravo por tu padre, fossie. Realmente, es una gran comedia que no ha perdido nada de calidad. En cuanto a Grant, debía ser además muy divertido rodar con él. Era un señor genial.

JLin™ dijo...

Me sonrojo ante tu suposición amiga Clementine ;-)
Feliz Año Nuevo!!!

Clementine dijo...

¡Feliz Año Nuevo, JLin! Y no te sonrojes, amigo, que sobre moldes no hay nada escrito.
¡Feliz 2011 a todos!

Gustavo dijo...

Sé que es una película con una gran historia por detrás, pero no he tenido el placer de verla!! Así que en estos días a ver si puedo sacar un hueco en esta ajetreada vida y la veo.

Muchas gracias por el aporte Clementine, estoy descubriendo en estos días tus blogs y no tengo palabras. La cantidad de cosas que ignoramos. Desde luego antes las películas tenían todo el glamour detrás.

fossie dijo...

¿No has visto la peli Gustavo? pues ya estas tardando!!!! tira tira... ;D

Es una gran película. El cine ha decaído mucho aunque aún hay alguna película que se salva.

Clementine dijo...

Pues eso te iba a decir yo, Gustavo, pero se me han adelantado. Tira, tira... Y que te lo tenga que decir el propio fossie, ya te vale, ya.
Muy bienvenido a esta Gran Pantalla de cinéfilos sin remedio.

Gustavo dijo...

Muchas gracias, Clementine por tu buena acojida. Estoy mirando según puedo los post anteriores. No sé si has comentado en algún sitio "El bazar de las Sorpresas", quizás, con "Regreso al Futuro" mi película favorita.
Sí he visto, por ejemplo, a Bill Murray en su día de la marmota en tu post de hace unos días... como decía aquel actor secundario con gafas en aquella "Tengo razón? Tengo razón? Tengo razón?" jajaja. Me encanta esa película.
Saludos y gracias de nuevo! Me encanta tu blog!!

Clementine dijo...

No, aún no he hablado de esas dos películas, pero tomo nota, tomo nota. que en La Gran Pantalla también se conceden las peticiones del lector. En cuanto a Bill Murray y su día de la marmota es de lo mejor que le ha pasado a la historia del cine.
Y gracias a ti por unirte a este blog.