viernes, 24 de diciembre de 2010

El resplandor

"Todo el trabajo y nada de juego hacen de Jack un chico aburrido"

Al escritor Jack Torrance le es ofrecido el puesto de vigilante de un hotel de montaña durante los meses de invierno. Acompañado por su mujer y su hijo, Jack acepta el empleo, no sin antes ser advertido por el director del hotel del terrible asesinato que tuvo ahí lugar a manos de su precursor en el cargo.


Hace ya 30 años, el 23 de Mayo de 1980, se estrenaba en Estados Unidos “El resplandor” (The shining), mítico título del género cinematográfico de terror.


Producida por Stanley Kubrick para la Warner Bros., la película cuenta con un guión escrito por Diane Johnson y el propio Kubrick basado a su vez en la novela homónima de Stephen King, tercera del escritor tras “Carrie” y “El misterio de Salem’s Lot”.

El resplandor” de King se convirtió rápidamente en un best seller de gran éxito que le lanzó como un preminente escritor de novelas de terror.


Con anterioridad a la contratación de Diane Johnson como su coguionista, Stanley Kubrick había rechazado un guión escrito por el propio King, una adaptación mucho más literal de la novela, una película de terror mucho más tradicional que la película que Kubrick tenía en mente.
 

Traté por todos los medios de que la Warner y Stanley no contrataran a Jack Nicholson como actor. Ellos hablaron de Jack Nicholson desde un principio. Creo que Jack es un actor excelente y creo que hizo todo lo que Stanley le pidió en la película e hizo un trabajo tremendo, pero es un hombre que roza la locura. Yo quería que contrataran a Michael Moriarty o a Jon Voight. No quisieron. No fue negociable
 

King quería a Moriarty o a Voight para el papel de Jack Torrance porque pensaba que, al tener ambos un aspecto más “normal” que Nicholson e ir transformándose gradualmente durante la película hacia la locura, le daría un mayor empuje dramático a la historia. Robert De Niro, Robin Williams y Harrison Ford también fueron considerados, en un principio, para el papel.


Realmente me parece coherente este razonamiento de Stephen King. Pero, personalmente, no puedo evitar alegrarme de que finalmente se lo dieran a Nicholson. No me imagino a otro Jack Torrance que no sea él. 


Para interpreter a Wendy, la mujer de Jack, Stanley Kubrick quería a Shelley Duvall. Nicholson veía a Duvall demasiado frágil para el papel y sugirió a Jessica Lange. Finalmente la elegida fue Duvall, que realiza un magnífico papel que el propio Nicholson reconoció después como “el trabajo más difícil que había visto hacer a ningún actor”.


Y sí debió serlo. La propia Shelley contaba más tarde que, debido a que su personaje estaba casi constantemente rozando la histeria, se quedaba realmente sin lágrimas para llorar. Para superar esto tenía botellas de agua por todo el set de rodaje para poder mantenerse siempre hidratada.


La primera opción de Stanley Kubrick para el papel de Danny Torrance era Cary Guffey, el niño de “Encuentros en la Tercera Fase” (1977), pero los padres de Guffey rechazaron la oferta debido al tema de la película.

Aproximadamente 5000 niños hicieron la prueba para el papel de Danny en un período de seis meses. Las entrevistas se llevaron a cabo en Chicago, Denver y Cincinnati. A los elegidos se les pidió realizar alguna improvisación ante la cámara. Kubrick fue reduciendo la lista hasta quedarse con Danny Lloyd, un pequeño de siete años sin ninguna experiencia anterior ante las cámaras.


Debido a su corta edad, el niño fue muy protegido durante el rodaje de la película. De hecho, se le dijo que estaba haciendo un drama, no una película de terror. Sólo se dio cuenta de la verdad siete años más tarde cuando se le mostró una versión muy editada de la película. Y no vio la versión sin cortes de la película hasta once años después del rodaje.


Danny hace una increíble interpretación en este film. Incluso se aprovechó en la película la idea suya de mover un dedo cuando hablaba con Tony. El niño lo había hecho, de manera espontánea, en su primera audición para el personaje.


Cuando Scatman Crothers se enteró de este proyecto, le pidió a su amigo Jack Nicholson, con el que había trabajado cinco años atrás en “Alguien voló sobre el nido del cuco”, que hablara con Kubrick para que le hiciera una prueba para el papel de Dick Halloran, el cocinero del hotel que contrata a Jack.


Afortunadamente, Crothers fue elegido para este papel. La película, además, fue estrenada en los Estados Unidos el mismo día que él cumplía 70 años.


El papel de Lloyd, el camarero, iba a ser interpretado originalmente por Harry Dean Stanton, pero no pudo ser por su compromiso con “Alien, el octavo pasajero” (1979). En su lugar lo interpretó un magnífico Joe Turkel.


The Timberline Lodge en Mt. Hood (Oregon) fue utilizada para el exterior frontal pero la parte posterior e interior fue construído especialmente en los Elstree Studios en Londres.

La gestión del Timberline pidió a Stanley Kubrick que no utilizara el 217 como número de habitación (tal como se describen en el libro), por temor a que nadie quisiera quedarse en ella. Kubrick cambió el número por el inexistente 237.

Para construir el interior del hotel Overlook, Stanley Kubrick y su diseñador de producción, Roy Walker se basaron en partes y piezas de hoteles reales, para lo que Kubrick envió hacer diversas fotos de estos hoteles. Como dato curioso, los candelabros, ventanas y chimeneas son tan parecidos a los del Hotel Ahwahnee, en Yosemite (California) que los visitantes de este hotel preguntan a menudo si ése es el hotel donde se rodó la película.




El bate de béisbol con el que Wendy amenaza a Jack está firmado por Carl Yastrzemski, jugador del Red Sox. Stephen King es un gran fan de los Red Sox.


Hubo tantos cambios en el guión durante el rodaje que Jack Nicholson sólo leía las páginas nuevas que le daban para cada día.




Para la escena en que Jack rompe la puerta del baño, el departamento de utillería construyó una puerta que pudiera romperse con facilidad. Jack Nicholson había trabajado como jefe de bomberos voluntarios y la rompió con demasiada facilidad. El departamento de utillería tuvo que construir otra puerta más fuerte.


El famoso laberinto de la película no era en realidad tan grande como parecía ya que se utilizó para ampliarlo visualmente una pintura mate. Pero era lo suficientemente grande como para requerir un mapa detallado. De hecho, muchos miembros del equipo se perdieron en él.


La conocida, y temida, imagen de las dos niñas gemelas en el pasillo del hotel se inspiró en la fotografía de Diane Arbus "Identical Twins”, New Jersey (1967).


Garret Brown en “Rocky” y en “El resplandor”

Al operador de la cámara steadicam, Garrett Brown, se le aseguró que su trabajo se haría en seis meses, tiempo en el que tenía que estar libre para rodar otro proyecto, “Rocky II”. Pero pasados los seis meses, aún no se había completado la mitad de “El resplandor”, con lo que Brown trabajaba una semana en Londres y otra en Filadelfia para cubrir las dos películas, desplazándose los Domingos en un Concorde.


Para las escenas en las que vemos escribir a Jack, pero no vemos lo que escribe, Kubrick registró el sonido real de la máquina escribiendo las mismas palabras que escribe una y otra vez Torrance para asegurar la autenticidad del sonido de las teclas correspondientes.


La fotografía antigua que aparece en la película es una foto auténtica de entonces, con la cabeza de Jack Nicholson en el cuerpo del hombre que está en la foto. Stanley Kubrick había previsto inicialmente hacer la foto él mismo con una serie de extras pero creyó que así se vería más real.


El actor James Mason visitó el plató de “El resplandor”. Kubrick no solía permitir visitas que no pertenecieran al equipo, pero hizo una excepción con Mason, al que había dirigido memorablemente en 1962 en “Lolita”.

Esta película se rodó en el estudio de cine que se utilizó para "El Imperio contraataca" (1980). De hecho, gran parte de la misma nieve falsa utilizada en la primera fue aprovechada para la segunda.

El rodaje de la película se alargó más de lo previsto. Con lo que también hubo de retrasarse los rodajes de “Rojos” y “En busca del arca perdida” pues se iba a rodar en los mismos Elstree Studios.


El resplandor” obtuvo en 1981 el Saturn Award al mejor actor secundario (Scatman Crothers) en los premios americanos de la Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Film. Fue también nominada a mejor película de terror, director y música (Béla Bartók).


¡FELIZ NAVIDAD!

8 comentarios:

Alicia dijo...

Y a las temidas hermanas aún no les habrán dejado ver toda la peli, ¿no?. Yo no se la pondría hasta que pasen, por lo menos, 30 años más.
Estarás conmigo, Clementine...

PEPE CAHIERS dijo...

Debo felicitarla una vez más por su espléndida disertación, siempre amena y que nunca cansa. Lo cierto es que Nicholson parece siempre estar a borde de la locura, pero yo tampoco veo a otro actor realizando este papel. Creo que el mismo Kubrick se hizo cargo del casting para el doblaje en España, de ahí la extraña voz que dobla a Nicholson, muy parecida a la suya. Otra anécdota es que los paisajes aéreos del principio se utilizaron también para el final de "Blade Runner".

¡Felices fiestas!

A. dijo...

Qué de curiosidades! Por eso siempre me leo tus entradas del tirón :)

Si ya debe de ser difícil grabar una peli con niños imagínate de terror jaja

Se me hace raro que no se estrenase en Navidad o en invierno al menos... ¿tenían miedo de que bajasen las reservas?

Nicholson está gneial como Torrance. Pero es difícil imaginarse a otro actor ahora que está tan metido en nuestro cerebro. Pero lo raro de este personaje es verle doblado por alguien que luego no le dobló más.

Madre mía si se alargó. Me parece que Kubrick lo quería todo controlado al milímetro... buf.

Oh! ya me han contado el final de Blad ey no la he visto jaja xD

Saludos de navidad en casa :)

Clementine dijo...

Estoy contigo, Alicia, aunque realmente a mí dan "mejor rollo" las temidas hermanas que la señora de la bañera, por ejemplo. A esa señora no sé si le dejarán ver la película o no en toda su vida.

Una vez más le quedo agradecida, Pepe Cahiers, por sus palabras. Nicholson es uno de los actores que mejor han sabido utilizar esa cara de loco que tiene en potencia en cuanto hace el mínimo gesto. A mí me encanta. Pero no me gusta esa extraña voz que le dobla aquí. Y la de la mujer, aunque lo hace bien, se nota demasiado que es Verónica Forqué y a mi me distraía eso también demasiado. Una pena. En cuanto a lo que dices de Blade Runner no lo recuerdo pero le pongo remedio ya, que a mi Blade Runner me encanta. ¡Felices Fiestas para ti también!

A., sí que debe ser difícil rodar una peli con niños y encima que sea una peli de terror. Pero tú, además, súmale a esto juntar en el mismo plató a Stanley Kubrick, muy especial en sus rodajes, dicen, a Stephen King, un señor con todas esas ideas de sus libros en la cabeza, y a Jack Nicholson, un actor idóneo para hacer ese papel y todos los que estén relacionados con las historias de King. Cuentan que decía King en una entrevista que Kubrick le llamaba a las tantas de la madrugada para hacerle preguntas como "¡Tú crees en Dios?". Debió ser un rodaje como para hacer otra película... de terror, claro. Y al final, encima, les queda bien.
¿Ya sabes lo que tienes que hacer con Blade Runner, verdad, y con su banda sonora? A la lista, a la lista...
Más saludos de navidad en casa.

Roberto Béjar dijo...

¿Te querrás creer que todavía no he visto este peliculón? Habrá que solucionarlo. Y sobre Nicholson, el papel parece hecho a su medida. Quizás ese es el problema de trabajar junto al autor del libro, que éste y el cineasta pueden tener una concepción muy distinta de lo que debe de ser la película: el primero que sea lo más fiel posible al libro, y el segundo moldearla a su gusto.
Cuando Kubrick rechazara el guión del propio King me choca que no saltaran chispas.
Un abrazo.

Clementine dijo...

Sí, Roberto, sí saltaron chispas. King estuvo tentado a escribir el guión de la película, pero decidió retirarse nada más empezar porque veía que no iba a conseguir lo que él quería. Decidió mantenerse al margen entonces y tengo entendido que no le apasiona demasiado la película.
Míratela si tienes ocasión porque es muy curiosa como película de terror de hace ya treinta años.
Otro abrazo para ti y Felices Fiestas.

JLin™ dijo...

¡¡¡Se ma había pasado esta entrada en tu blog!!! Imperdonable sin duda, pero seguro que tu me perdonas ;-)
Esta película (junto con El Exorcista) las recuerdo con 12/13 años como verdaderamente terroríficas, cada una en los suyo. Una con lo que se ve y otra, esta con lo que se intuye, con la sensación que transmite.
Un alástima el doblaje en castellano que nunca me gustó ni me convenció... hoy me parece aberrante y no lo soporto.

Clementine dijo...

Pues yo, JLin, hace tiempo que no me veo "El exorcista" pero "El resplandor" me la acabo de ver y me ha sorprendido para bien, creía que habría envejecido peor. Eso sí, el doblaje es de echar de comer aparte, a mí tampoco me gusta.
Y te perdono, te perdono, pero hazme el favor de no saltarte ni una sola más de mis entradas. Que tus comentarios me son ya muy imprescindibles. A mí y a la Gran Pantalla.