miércoles, 17 de noviembre de 2010

El legado de Berlanga

Fernando Fernán Gómez, Rafael Azcona, Agustín González, José Luis López Vázquez, Manuel Alexandre, Berlanga… En los últimos años se nos están muriendo grandes de nuestro cine. Se pierde una gran generación de cómicos
(José Sacristán)


El pasado Sábado se nos iba, a los 89 años de edad, Luis García Berlanga, una página fundamental en la historia de nuestro cine.

  

Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación
(Pepe Isbert en “Bienvenido, Mr. Marshall)
 

"La primera sinopsis que escribimos Bardem y yo era un drama rural. Los productores nos dijeron que por qué no hacíamos algo más divertido. Posteriormente, nos decidimos por la historia de un pueblo que soporta la invasión a base de halagar a los invasores, hasta ir evolucionando hasta lo que finalmente es la película. Una vez que Juan Antonio Bardem y yo terminamos el guión, Miguel Mihura, con la aquiescencia nuestra, pule los diálogos y escribe las letras de las canciones. Mihura hizo un estupendo trabajo de dialoguista"
 

Nacido el 12 de Junio de 1921 en Valencia, Luis García Berlanga Martí nunca sufrió penurias económicas, ni en su Valencia natal ni en Madrid, adonde llegó pensando en ser pintor o arquitecto y donde acabó formando parte de la primera promoción que salió de la Escuela de Cine.

"Nos ofreció un espejo en el que mirarnos y ahí nos vimos diferentes por primera vez. Gracias a sus películas nos conocemos mejor"
(José Luis Borau)
 

"El sonido directo es lo más ‘antiberlanga’ que se ha inventado. Parece que lo inventaron para fastidiarme. Si tienes que mover el decorado de sitio para hacer esos planos-secuencia tan complicados míos y luego colocar todo en su lugar, se hace ruido y eso con sonido directo se oye todo. Hay gente que dice que mis películas hay que verlas dos o tres veces porque hay escenas simultáneas que se puedan perder en una primera visión, puesto que el espectador no es capaz de estar atento a tres cosas a la vez”


Los Jueves, milagro” se estrenó el 2 de Febrero de 1959 en el madrileño cine Capitol, donde tan sólo permaneció diez días en cartelera. La versión que se estrenó de la película estaba notablemente mutilada. Entre los cortes más notables, se suprimió la noticia sobre la Virgen de Fátima que aparece en el periódico que lee Don Ramón al comienzo del metraje.


¡Milagro!¡Milagro! A mí, a mí se me ha aparecido, yo lo he visto. Vendrá todos los Jueves, lleva corona y estrellas, y una palmera que anda
(Manuel Alexandre en “Los Jueves, milagro”)
 

Pepe Isbert era un verdadero monstruo como actor. Tenía una forma única de estar, de hablar, de mirar, de moverse. Nunca le tuve que explicar un personaje, lo cual era una gran ventaja para mí porque yo nunca sé qué decir a los actores de sus personajes. Se aprendía el papel enseguida y se amoldaba muy bien a mis improvisaciones


Berlanga ensayaba mucho antes de rodar y repetía las tomas tantas veces como podía. Y casi nunca por los actores protagonistas, sino por los que están en segundo plano, por el “ambiente”. Siempre creyó que la clave estaba en la atmósfera y que eso se creaba con los figurantes.
 

Como persona era la inteligencia en estado químico puro…
A veces era difícil seguirle…"
(José Sacristán)
 

Jose Luis - “¡No lo volveré a hacer! ¿Entiendes?”
Amadeo - “Sí, yo también dije lo mismo la primera vez...”
(Nino Manfredi y Pepe Isbert en “El verdugo)

Para su propia boda, Luis García Berlanga pidió una ceremonia sencilla. Como antes que la suya se había celebrado una boda de postín, mientras ellos se casaban los monaguillos iban retirando alfombras y flores de la iglesia. La escena real la plasmó después el director en la película “El verdugo”.

Berlanga era grande en sí mismo pero formando pareja con Azcona era una fórmula magistral, la combinación perfecta. Su cine es el mejor testimonio de la historia de España en la segunda mitad del siglo XX
(José Luis García Sánchez)


Todo el mundo me dice que Rafael Azcona y yo no debemos trabajar juntos, que a mí no me va, lo mismo que supongo que a Azcona le dirán sus hinchas que no le voy como director, que le va mejor Ferreri, no sé.. Pero el caso es que yo por ahora me siento adscrito a su manera de pensar y de sentir las cosas.
Rafael es el hombre más importante de mi vida. Se trata del concepto de amistad más profundo que pueda entenderse
 

Lo que yo he unido en la tierra no lo separa ni Dios en el cielo
(Agustín González en “La escopeta nacional”)


"Con este señor se trabajaba de una forma estupenda. Era perfecto, rodaba con mucha simpatía y tranquilidad. No es de los que llegaba sin saber lo que hacer
(José Sazatornil)
  

"Al llegar a mi cuarta película comprobé que en las dos anteriores, por azar, había metido la palabra ‘austrohúngaro’, que ya de por sí es muy rara, y había salido de una manera lúcida en esas películas. Entonces me dije: “Voy a adoptar esta palabra tan divertida que ya ha salido dos veces”, y la adopté como fetiche, como palabra talismán


Calabuch es ese lugar donde la gente aún puede vivir con sentido del humor, con amistad, esperando a la muerte como a una vieja amiga que llega a pie, sin prisas, llevándoselo uno a uno, en lugar de venir silbando por el aire y matar de un estallido a medio mundo. Esto es Calabuch.


Matías tiene a veces su mal genio, como todo el que tiene que mandar. Pero en el fondo no es malo, no es tan fácil ser carabinero. Yo estuve a punto de serlo, pero había que estudiar tanto…
(Franco Fabrizi en “Calabuch)


Su cine resiste al tiempo porque está hecho seriamente, de verdad. Se reconoce al autor sin que sus señas de identidad sean exageradas. Prevalece el talento y eso es un intangible sobre las historias que cuenta
(Gonzalo Suárez)


En este mundo no hay caridad, ni nunca la ha habido, ni nunca la habrá
("Plácido")

Plácido” se iba a haber llamado “Siente a un pobre a su mesa” pero la censura de la época no se lo permitió a Berlanga. El director fue nominado a la Palma de Oro en el Festival de Cannes y el film candidato a la mejor película extranjera en los Oscar de Hollywood. La ganadora fue “Como en un espejo” de Ingmar Bergman.

No se puede explicar, ni entender el cine español sin Berlanga
(Imanol Uribe)
 

A lo largo de su fructífera carrera, Luis García Berlanga recibió, entre otros galardones, el Premio Nacional de Cinematografía, la Medalla de Oro de las Artes, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, el Premio Especial Homenaje de la ADIRCAE (Asamblea de Directores y Realizadores Cinematográficos y Audiovisuales) y el Premio Goya Honorífico.


Gracias, Luis, por hacernos herederos de tu valiosísimo legado cinematográfico. Gracias por “Plácido”, “El verdugo”, “Los Jueves, milagro”, “Calabuch” y “Bienvenido, Mr. Marshall”, cinco auténticas joyas del cine español.


Gracias por haber unido tu maestría a la de otro fenómeno de nuestro cine, Rafael Azcona, con quien, estoy segura, ya estás preparando un nuevo proyecto ahí arriba.


Y gracias también por “Esa pareja feliz”, “Novio a la vista”, “¡Vivan los novios!”, “La escopeta nacional”, “Tamaño natural”, “La vaquilla”…

Un Berlanga no se aburre nunca. Le basta con su cabeza

(LUIS GARCÍA BERLANGA)

10 comentarios:

JLin™ dijo...

Grande no, inmenso, se va un director enorme, un auténtico gigante con un sentido del humor único. La Escopeta Nacional, LA vaquilla, el Verdugo... yo qué sé, son tantas las películas suyas que me han marcado y recuerdo con tanto carió que no podría elegir una.
Esperaba tu pequeño homenaje como siempre :-)

PEPE CAHIERS dijo...

En la famosa escena de la boda en "El verdugo", aparte de quitar las flores, también apagan casi todas las velas, hasta el punto de que el cura apenas si puede leer la homilía.

Clementine dijo...

Y cómo me voy a perder yo esta cita, JLin, con un director tan inmenso. Y con unos guiones tan brillantes, un reparto de auténtico lujo y unas ingeniosas historias que no te cansas de ver una y otra vez.
Ese tipo de escenas, Pepe Cahiers, es lo que hacía tan grande el cine español de esta época. Inmejorable.
Porque las películas españolas de entonces estaban a la altura de las mejores a nivel mundial. Cine en estado puro.

natsnoC dijo...

Yo como JLin llevaba varios días pasándome sabiendo que tardaras horas o semanas merecería la pena.

No me he equivocado.

Clementine dijo...

Gracias, natsnoC, me llena de orgullo esto que me dices.
Pero el mérito no es en absoluto mío. Con el material de lujo de Berlanga no puede salir nada mediocre.
Un beso acompañado de una cerveza doble (a compartir con JLIn, claro).

Alicia dijo...

Vaya racha de despedidas que llevamos.. Y se están yendo los que llevaban aquí desde siempre y parecía que se iban a quedar para siempre, parecían como de la familia

Bonito homenaje, Clementine

Layna dijo...

Precioso el homenaje que le haces con tu maravilloso post. Besos

Clementine dijo...

Pues sí, Alicia, vaya racha. Pero ahí quedan todos, en todas esas inmortales películas que seguiremos disfrutando, seguro.
Me alegra que os haya parecido bonito el homenaje a ti y a Layna, porque realmente era ésa mi intención. Qué menos.

Roberto Béjar dijo...

"Plácido" es mi película favorita de Berlanga, aunque no he visto, por ejemplo, "Calabuch", y tengo ganas de volver a repasar "El Verdugo". ¡Qué películas y qué recuerdos! Ese Pepe Isbert disfrazado de San Dimas con la palmera andante, Sazatornil y Luis Escobar geniales en "La escopeta nacional", las peripecias de Sacristán, Landa, Ramos y compañía en "La vaquilla"...
Ojalá se realizaran más películas de este tipo, pero la genialidad en este mundo no abunda.
Un abrazo.

Clementine dijo...

Coincido contigo, Roberto, también es "Plácido" mi favorita de Berlanga. Creo que es la más completa. Pero le sigue muy cerca en mi lista "Los Jueves, milagro" que me la he visto miles de veces y me sigue pareciendo genial, con un maravilloso Luisito Varela de quince años con la misma cara que ahora. No dejes de ver "Calabuch", una especie de cuento muy entrañable e ingenioso.
Sí, una pena que no salgan más títulos así. Pero para eso haría falta que hubiera ahora otros Azcona, Berlanga, Isbert...
Besos.