miércoles, 6 de octubre de 2010

Espartaco

“La muerte es la única liberación para el esclavo. Por eso no la temen. Por eso venceremos”


Hace hoy 50 años, el 6 de Octubre de 1960, se estrenaba en Nueva York la película “Espartaco”.


Producida por Bryna Productions para la Universal Pictures y dirigida por Stanley Kubrick, esta película tenía como base la novela homónima de Howard Fast. El guión era firmado por Dalton Trumbo y, en sus escenas de batalla, por Calder Willingham.


Y por Peter Ustinov, ya que el propio actor reescribió algunas de sus escenas con Charles Laughton a petición de éste, que rechazaba rotundamente las escritas en el guión original.

Kirk Douglas, como coproductor del film junto a James C. Katz y Edward Lewis, insistió en contratar para el mismo a dos nombres de la Lista Negra de Hollywood.


Dalton Trumbo sería finalmente elegido como guionista, aunque durante un tiempo el estudio no quiso que apareciera en los títulos de crédito por estar en la citada lista. Kubrick afirmó entonces que él lo incluiría y Douglas utilizó toda su influencia para que Dalton fuera así reconocido.

Y también se contrató al actor Peter Brocco (en las mismas circunstancias que Trumbo) para un papel secundario  en el film. A Brocco le volveríamos a ver en 1967 como Claymare en la serie "Star Trek"  y en 1975 como uno de los maravillosos “locos”, al que llaman coronel, de esa delicia llamada “Alguien voló sobre el nido del cuco”.


La grandiosa banda sonora de “Espartaco” fue obra del prestigioso Alex North, artífice también de la música de “Papá, piernas largas”, “El tormento y el éxtasis”, “Vidas rebeldes” o “Cleopatra”.


Y Russell Metty fue el director de fotografía, que llegó a retirarse del rodaje por considerar que Kubrick no le dejaba hacer su trabajo. El propio Kubrick se encargó de realizar el resto y Russell incluso pidió que se retirara su nombre de los títulos de crédito.

Sin embargo, cuando al año siguiente el film obtuvo el Oscar a la mejor fotografía, le fue otorgada la estatuilla a Metty.


A Laurence Olivier le fue ofrecida la dirección de “Espartaco”, pero él prefirió concentrarse sólo en su actuación. Y realmente hace una composición prodigiosa de su personaje.

David Lean también fue considerado para dirigir esta película. “Breve encuentro”, “Oliver Twist” y “El puente sobre el río Kwai” eran motivos más que suficientes para elegirle. Lean también declinó la oferta.

Fue entonces Anthony Mann el seleccionado para dirigir este proyecto. Sin embargo, tras una serie de desavenencias con Kirk Douglas, éste lo cambió por Stanley Kubrick. Según cuenta Peter Ustinov, Mann fue el artífice de la secuencia de las minas de sal.


Y a Kubrick no se le otorgó durante el rodaje el control sobre el guión que él quería, al considerarlo demasiado moralizante en algunos aspectos. Kirk Douglas también tuvo encontronazos con Kubrick, hasta el punto de llegar a admitir más adelante el actor que se había equivocado al despedir a Anthony Mann. Cuando cinco años más tarde le ofrecieron a Douglas protagonizar “Los héroes de Telemark” accedió sólo con la condición de que Mann la dirigiera.

En 1959, Kirk Douglas estaba muy interesado en hacer el papel de Ben-Hur, pero William Wyler, el director del proyecto,  quería por encima de todo a Charlton Heston. Ofreció entonces a Kirk el papel de Messala, que finalmente hizo Stephen Boyd al rechazarlo Douglas por ser papel secundario.

El propio actor admitiría mucho más tarde que hizo “Espartaco” para demostrar a Wyler y a su equipo que era capaz de hacer una película épica romana comparable a “Ben-Hur”.


Espartaco” recoge un verdadero reparto de lujo. Con el fin de que actores de la talla de Laurence Olivier (Marco Licinio Craso), Charles Laughton (Sempronio Graco) o Peter Ustinov (Léntulo Batiato) aceptaran hacer en ella papeles secundarios, Douglas les ofreció a cada uno de ellos un guión diferente donde se enfatizaba su personaje en particular.


El personaje de Espartaco, como era obvio, lo interpretó el propio Kirk Douglas. Y le acompañaban actores que se estaban haciendo un camino en la gran pantalla, como Tony Curtis (Antonino) o John Gavin (Julio César).


El papel de Varinia fue rechazado por Ingrid Bergman, Jeanne Moreau, Elsa Martinelli e incluso Jean Simmons. La elegida originalmente fue la actriz alemana Sabine Bethmann, pero cuando llegó Kubrick se le volvió a ofrecer el papel a Simmons quien, entonces, sí lo aceptó. Su Varinia es, sin duda, uno de los personajes más bellos que ha dado la pantalla.

El reparto se completaba con actores ya consagrados en el cine clásico como John Ireland (Crixus), Nina Foch (Helena Glabrus) o Woody Strode (Draba). Y Richard Farnsworth, que hacía doble trabajo como especialista. También otros actores hacían aquí su debut, como George Kennedy en el papel de  uno de los soldados que grita: “¡Yo soy Espartaco!


Espartaco” reúne también una larga serie de curiosidades. Como el que en la escena en la que Graco (Laughton) es encontrado culpable de la revuelta contra los romanos, Craso dijera: “En cada ciudad y provincia, la lista de los desleales ha sido compilada”, dirigiéndose en realidad  esta frase a Joseph McCarthy y su caza de brujas con respecto a Dalton Trumbo (uno de los diez incluídos en la Lista Negra).

O el que el propio Trumbo quisiera en el reparto a Orson Welles para el papel de Tigranes Levantus, que finalmente interpretaría Herbert Lom. O el que Tony Curtis se rompiera, durante el rodaje, el tendón de Aquiles jugando al tenis con Kirk Douglas, retrasándose sus escenas hasta su total recuperación.


La versión original incluía una escena en la que Craso (Olivier) intenta seducir a Antonino (Curtis). El Código de Producción y Administración de la Legión de la Decencia se opuso a esta escena y finalmente fue cortada, aunque se recuperó en la restauración de la película de 1991.

Sin embargo, se había perdido la banda sonora y el diálogo debía ser doblado de nuevo. Curtis así lo hizo con su papel pero Olivier ya había fallecido. Joan Plowright, su viuda, propuso a Anthony Hopkins para doblar a Olivier y Anthony aceptó. En los títulos de crédito de la versión restaurada se le agradece a Hopkins su colaboración.



El personaje de Draba, magistralmente interpretado por Woody Strode, es asesinado tras atacar a uno de los senadores y su cuerpo es colgado boca abajo para escarmiento de los otros esclavos. En un principio se iba a colgar una réplica de Strode pero el efecto no era satisfactorio, con lo que es el propio actor el que permanece ahí todo el tiempo sin mover un sólo músculo.

Según cuenta Kalai Strode, el hijo del actor, la réplica no utilizada estuvo colgada en la entrada de los Universal Studios durante varios años.


Y según cuenta el productor James B. Harris, Stanley Kubrick vio en varias ocasiones a Charles Laughton, Peter Ustinov y Laurence Olivier susurrando durante los descansos del rodaje. Suponiendo que estarían hablando sobre él, se acercó a ellos. Cada uno estaba leyendo su parte de guión en voz alta.


Espartaco” obtuvo 4 Oscar de la Academia. Al mejor actor secundario (Peter Ustinov), mejor fotografía, mejor dirección artística y mejor diseño de vestuario. Y también fue nominada al mejor montaje y mejor banda sonora.


Los Globos de Oro también la reconocieron como mejor película, nominando además a Kubrick, a Laurence Olivier, a Peter Ustinov, a Woody Strode y a Alex North como compositor de su banda sonora.

Peter Ustinov y Kirk Douglas recibieron también un Laurel Award por su trabajo y le fue también otorgado a la película el Golden Reel Award en los Motion Picture Sound Editors a la mejor edición de sonido.


16 comentarios:

JLin™ dijo...

Grandísima película que de niño me impactó muchísimo, sobre todo la escena de los crucificados por marco Craso. La vi con 13 años o así y creo que me enamoré de Varinia/Simmons que está sencillamente preciosa. La volví a ver hace poco y aunque no me fue lo mismo sigue siendo un peliculón.

Clementine dijo...

Pues yo la vi por primera vez bastante más mayor que tú, JLin, pero cada vez que me la encuentro haciendo zapping en la tele ya me quedo hasta el final. Y me quedo también hipnotizada con las interpretaciones de Olivier, Ustinov y Laughton. Qué grandes. Y también con Varinia, qué mujer más guapa.
Desde luego sigue siendo una gran producción.

DEMOÑÍN dijo...

¿Kirk Douglas no era un poco narcisista?
Lo digo porque la mayoria de las veces que le he visto actuar, (se que venia del mundo del circo) se exhibe más que actua, quizá en esta película actue más que se exhiba, pero tendria que verla de nuevo, no me acuerdo bién.

Clementine dijo...

No es que Kirk fuera un poco narcisista, Demoñín, es que se ha creído siempre "el rey del universo", según cuentan los más allegados a él incluído su hijo Michael. De hecho, en la época en que hizo "Espartaco", también preparaba un proyecto similar Yul Brynner y Douglas consiguió de "malas maneras", dicen, que Brynner se echara para atrás.
Humilde, humilde, te digo yo que no es, aunque sea el "hijo del trapero" como reza su autobiografía.
Pero a mi "Espartaco" me sigue gustando porque además él está bastante decente como actor. Y el resto del plantel es como para pasar desapercibido.
¿Cuándo la volvemos a ver, dices?

PEPE CAHIERS dijo...

Buena entrada Clementine. Dicen, las malas lenguas, que una de las razones por las que Mann fue despedido era por su escasa autoridad y es que, por lo visto, en el rodaje, todo el mundo se ponía a dirigir detrás de la cámara, desde Olivier a Ustinov, pasando por Laughton. Douglas será un narcisista, pero aquí está espléndido. Nunca olvidaré la famosa escena de cuando gritan todos ¡Yo soy Espartaco! y una lágrima se derrama en su rostro derrotado.¡Sublime!.

Clementine dijo...

Pues me creo que a Mann le quitaran la autoridad desde Olivier a Ustinov, pasando por Laughton, porque estos tres tampoco se quedaban mancos en falta de humildad, seguro. Pero eran muy grandes los tres y yo les perdono todo.
Esta película a mí me sigue gustando, aunque casi me atrae más todo lo que la rodea. Debió ser un rodaje bastante movidito.
En cuanto a Douglas, de acuerdo contigo en que aquí lo hace bien como actor, incluyendo la escena de ¡Yo soy Espartaco! Por eso he vinculado esta escena al final de la entrada.

Layna dijo...

Como siempre Clementine, tus entradas son excelentes, llenas de contenido y detalles. Yo recuerdo Espartaco de haberla visto de pequeña y de no tan pequeña pero sobretodo me quedo con la escena final de "Yo soy Espartaco"

Clementine dijo...

Gracias, Layna, y por tu visita también. Sí, es que esa escena está muy bien. Yo me quedo también con el reparto, sobre todo el secundario, que es una auténtica maravilla.

A. dijo...

Gran cita con el cine, desde luego. Ignoraba que hubiese un primer director Mann y que Kubrick quisera modificar un poco el guión.

Así como la manera de convencer a los actores para hacer papeles secundarios jaja eso sí, debió de resultar pelín violento cuando te dicen que tu personaje no es tan importante.

Hace unos días vi la escena de I'm Spartacus' y no recuerdo por qué, maldita no-memoria :S

Y esa escena repuesta y tantas cosas. Gracias :)

Saludos.

Clementine dijo...

Gran cita con el cine, A., sí señor. Y tú, que sabes de estas cosas, ¿qué me dices de la gran banda sonora?
Saludos.

Roberto Béjar dijo...

Cuánto talento junto en esta película. Desconocía el carácter narcisista de Douglas, pero en la película crea un personaje muy sólido; se nota que está detrás del proyecto.
Simmons, con luz propia. Su belleza tuvo que cautivar a Alex North, quien escribió uno de los temas de amor más bellos del cine, y que contrasta con el resto de la banda sonora. Otro tema muy bello es el del campamento de esclavos antes de la batalla. Precioso. Acentúa la emotividad de las imágenes.
Una maravilla de película en todos los aspectos.

Clementine dijo...

Es que esta película es grande en todos los aspectos, incluyendo la banda sonora.
Pues sí, Roberto, mucho talento junto. Así da gusto ver cine.

Alicia dijo...

Huy, veo que ya está casi todo comentado.
A mí también me ha hecho gracia lo tramposillo que era Douglas, eso de preparar un guión diferente para cada uno...
Me gusta todas esas cosas que cuentas sobre el cómo llegaron a quedarse los que fueron y cómo se quedaron fuera los que tendrían que haber sido. Luego no me acordaré de nada, pero es interesantísimo.

Vinga, me uno a ese "Yo soy Espartaco, qué paisa"

Clementine dijo...

Ah, pues si se te olvida te lo vuelves a leer, que yo no lo quito de aquí.
La verdad, Alicia, es que hay un abismo entre la película que finalmente se ve y todo el proceso hasta llegar a ella. Estos entresijos son lo que más me gusta a mí.
Menudo el Espartaco-Douglas, cómo se lo montaba, ¿eh?

Angel dijo...

Ayer la volvi a ver en television y despues de tanto tiempo para mi no ha perdido ni un apice de grandiosidad.
Sigue siendo un peliculon, estoy de acuerdo con la categoria de los maravillosos secundarios, pero yo incluiria ademas al gran Woody Strode que creo que nunca se le dio la notoriedad que merecio.

Clementine dijo...

Ah, pues yo no me enteré de que la ponían, porque seguro que la veo de nuevo.
Estoy de acuerdo contigo, Angel, en que a Woody Strode no se le ha considerado nunca como merece. Pero eso va a tener solución en La Gran Pantalla, porque es un actor que a mí me ha gustado mucho siempre. Antes o después, le caerá una entrada, fijo.