viernes, 8 de enero de 2016

Grandes clásicos del cine


Gregg Toland se iniciaba como director de fotografía allá por 1926 con “El murciélago”. Ese mismo año trabajaba a las órdenes de Henry King en “Flor del desierto” y, ya en la época sonora, bajo la batuta de Erich von Stroheim en “La reina Kelly”; de King Vidor en “La calle”; de Howard Hawks en “El camino de la gloria”, “Bola de fuego” y “Nace una canción”; de Gregory Ratoff en “Intermezzo”; de John Ford en “Las uvas de la ira” y “Hombres intrépidos”; de Orson Welles en “Ciudadano Kane”; de Henry Koster en “La mujer del obispo”… Incluso dejó su sello en las imágenes no animadas de “Canción del Sur”, de la factoría Disney. Y con el director William Wyler formó Toland un maravilloso tándem que nos regaló auténticas maravillas cinematográficas como “Esos tres”, “Rivales”, “Calle sin salida”, “Cumbres Borrascosas”, “El forastero”, “La loba” o “Los mejores años de nuestra vida”. Si tuviera nombre propio la perfección, se llamaría Gregg Toland.


John Carradine debutaba en el cine en 1930. A lo largo de su extensa carrera nos dejó títulos como “Tol’able David”, “El signo de la cruz”, “El hombre invisible”, “Satanás”, “Cleopatra”, “La novia de Frankenstein”, “María Estuardo”, “El jardín de Alá”, “Huracán sobre la isla”, “Corazones indomables”, “Aguas pantanosas”, “El capitán King”, “La mansión de Drácula”, “Johnny Guitar”, “Sinuhé, el egipcio”, “La vuelta al mundo en ochenta días”, “La historia de la humanidad”, “El gran combate”, “El último pistolero”, “Peggy Sue se casó”… Y también fue para nosotros Long Jack en “Capitanes intrépidos”, Bob Ford en “Tierra de audaces” y “La venganza de Frank James”, Hatfield en “La diligencia”, Casy en “Las uvas de la ira” o Aaron en “Los diez mandamientos”. Inolvidable, Mr. Carradine.


Las melodías de Irving Berlin sonaron en títulos cinematográficos como “El cantor de Jazz”, “Espejismos”, “Los cuatro cocos”, “El gran Ziegfeld”, “Laurel y Hardy en el Oeste”, “El orgullo de los yanquis”, “Holiday Inn”, “Un espíritu burlón”, “Cielo azul”, “¡Qué bello es vivir!”, “Desfile de Pascua”, “La novia era él”, “Navidades Blancas”, “Luces de candilejas”… Y a su ritmo bailaron Fred Astaire y Ginger Rogers en “Sombrero de copa”, “Sigamos la flota”, “Amanda” o “La historia de Irene Castle”. Maravilloso Irving Berlin, maravilloso, maravilloso, maravilloso…


En su filmografía como director, David Wark Griffith atesora un sinfín de cortometrajes. Y peliculas como “Judith de Betulia”, “La conciencia vengadora”, “El nacimiento de una nación”, “Intolerancia”, “La culpa ajena”, “Las dos tormentas”, “Las dos huérfanas”, “Sally, la hija del circo”, “Crimen y castigo”, “Las tristezas de Satán” o “La melodía del amor”. Aunque no haría falta decir nada más que... Griffith. Historia del cine.


Shelley Winters nos ha maravillado siempre como actriz en títulos como “Doble vida”, “Una vida marcada”, “El gran Gatsby”, “La torre de los ambiciosos”, “Soy una cámara”, “El diario de Ana Frank”, “Harper, investigador privado”, “Confidencias de mujer”, “La aventura del Poseidón”, “El quimérico inquilino”… O a través de su Lola Manners en “Winchester 73”, su Alice Tripp en “Un lugar en el sol”, su Willa Harper en “La noche del cazador”, su Charlotte Haze en “Lolita”, su Ruby en “Alfie, su ‘Ma’ Kate Baker en “Mamá sangrienta”… Extraordinaria Shelley Winters.


Max Von Sydow nos lleva deleitando con su interpretación desde 1949. En su filmografía, películas con la impecable firma de Ingmar Bergman: “El séptimo sello”, “Fresas salvajes”, “En el umbral de la vida”, “El rostro”, “El manantial de la doncella”, “Como en un espejo”, “Los comulgantes”, “La hora del lobo”… Pero Max también nos ha dejado un excepcional trabajo en otros títulos como “La historia más grande jamás contada”, “Los emigrantes”, “El exorcista”, “El lobo estepario”, “Los tres días del cóndor”, “Hannah y sus hermanas”, “Pelle, el conquistador”, “Las mejores intenciones” o, incluso, “La tienda” (de Stephen King). A mí Max Von Sydow directamente me hipnotiza. Y punto.


En 1951 iniciaba su andadura como compositor cinematográfico Elmer Bernstein. La película fue “El ídolo”, a la que siguieron después otras muchas: “El hombre del brazo de oro”, “Los diez mandamientos”, “La colina de los diablos del acero”, “Chantaje en Broadway”, “Cazador de forajidos”, “Los bucaneros”, “Como un torrente”… Y “Los siete magníficos”, “Los comancheros”, “La gata negra”, “El hombre de Alcatraz”, “Matar a un ruiseñor” (mi debilidad musical tuya, Elmer, lo sabes), “La gran evasión”, “La batalla de las colinas del whisky”, “Los cuatro hijos de Katie Elder”, “Millie, una chica moderna”, “Valor de ley”, “Amanecer Zulú”, “El don del coraje”, “¡Aterriza como puedas!”, “Elegidos para la gloria”, “Los cazafantasmas”, “Mi pie izquierdo”, “La edad de la inocencia”… Transmitiendo energía y sensibilidad a partes iguales. Un genio musical Elmer Bernstein. Y la mar de simpático.


Irving Thalberg debutaba en lo suyo, la producción cinematográfica, allá por 1921. En su filmografía, grandes títulos mudos como “El jorobado de Notre Dame”, “Avaricia”, “La viuda alegre”, “El gran desfile”, “Ben Hur”, “El demonio y la carne”, “Y el mundo marcha”… Ya en el sonoro, otros tantos como “La melodía de Broadway”, “Anna Christie”, “El campeón”, “Mata Hari”, “La parada de los monstruos”, “Tarzán de los monos”, “Gran hotel”, “Rasputin y la zarina”, “Una noche en la ópera”, “La tragedia de la Bounty”, “Romeo y Julieta”, “Margarita Gautier”, “Un día en las carreras” o “María Antonieta”. Imprescindible Irving Thalberg en la historia del cine.


Perteneciente a una de las más grandes familias de los escenarios teatrales, Ethel Barrymore iniciaba en 1914 su carrera cinematográfica con “The nightingale”, título al que siguieron otros como “The white raven”, “Rasputin y la zarina” (donde compartía cartel con Lionel y John, sus dos hermanos), “Un corazón en peligro” (preciosísima historia y maravillosa su interpretación), “La escalera de caracol”, “Un destino de mujer”, “El proceso Paradine”, “Jennie”, “Pinky”... Una auténtica dama del teatro y del cine que a mí siempre me ha fascinado.


Ingmar Bergman nos regaló como director títulos como “Tres mujeres”, “Sonrisas de una noche de verano”, “El séptimo sello”, “Fresas salvajes”, “El rostro”, “Como en un espejo”, “Persona”, “La hora del lobo”, “Pasión”, “Gritos y susurros”, “Cara a cara al desnudo”, “El huevo de la serpiente”, “Sonata de otoño” o “Fanny y Alexander”. Sin duda, uno de los más grandes narradores cinematográficos de la historia.


A toda pantalla desde 1916, Max Steiner nos dejaba su maravillosa música en títulos cinematográficos como “La melodía de la vida”, “Ave del paraíso”, “Doble sacrificio”, “King Kong”, “Gloria de un día”, “Las cuatro hermanitas”, “La patrulla perdida”, “El delator”, “El pequeño Lord”, “La carga de la Brigada Ligera”, “Ha nacido una estrella”… Y “Las aventuras de Tom Sawyer”, “Jezabel”, “Ángeles con caras sucias”, “La solterona”, “El sargento York”, “Murieron con las botas puestas”, “Casablanca”, “Arsénico por compasión”, “El sueño eterno”, “Belinda”, “El manantial”, “El halcón y la flecha”, “El motín del Caine”, “Centauros del desierto”, “El árbol del ahorcado”… Qué maravilla, Max.


Thomas Mitchell iniciaba su carrera como actor cinematográfico allá por 1923. Pronto fue rostro conocido de la gran pantalla a través de titulos como “Horizontes perdidos”, “Huracán sobre la isla”, “La diligencia” (extraordinario su Doc Boone), “Sólo los ángeles tienen alas”, “Caballero sin espada”, “Lo que el viento se llevó” (espléndido como el padre de Scarlett O’Hara), “Esmeralda, la zíngara”… Y “Seis destinos”, “El forajido”, “Las llaves del reino”, “¡Qué bello es vivir!” (maravilloso su Tío Billy), “Solo ante el peligro” o “Un gángster para un milagro”. Un grandísimo profesional Thomas Mitchell y tan entrañable como su Tío Billy.


Thelma Ritter debutó en el cine en 1947, en un pequeño papel y compartiendo cartel con Maureen O’Hara, Edmund Gwenn y Natalie Wood en “De ilusión también se vive”. Después aparecía junto a Kirk Douglas en “Carta a tres esposas”, con Bette Davis en “Eva al desnudo”, con James Stewart y Grace Kelly en “La ventana indiscreta” (inolvidable su Stella), con Fred Astaire en “Papá, piernas largas”, con Rock Hudson y Doris Day en “Confidencias a medianoche”... Y junto a Marilyn Monroe, Montgomery Clift y Clark Gable en “Vidas rebeldes”, con Burt Lancaster en “El hombre de Alcatraz”, con Gregory Peck en “La conquista del Oeste”, con Paul Newman y Joanne Woodward en “Samantha” o con Tony Curtis y Jerry Lewis en “Boeing Boeing”. Y siempre que aparecía en escena, no podías dejar de mirarla… Magistral Thelma Ritter.


Dejando a un lado sus sobradas aptitudes como actor (lo sé, Vittorio, te debo una entrada), Vittorio De Sica nos ha regalado un buen número de extraordinarias historias como director. Tras las cámaras desde 1940, llevan su firma títulos cinematográficos tan maravillosos como “El limpiabotas”, “Ladrón de bicicletas”, “Milagro en Milán” (mi debilidad, bien lo sabes, Vittorio), “Estación Termini”, “Dos mujeres”, “El juicio universal”, “Matrimonio a la italiana”, “Los girasoles”… Un cineasta en letras mayúsculas de la mejor época del cine italiano. Grazie mille, Vittorio.


Y cerramos este recorrido de grandes clásicos del cine con otro tipo de magia, el de las palabras. Y de la mano de Robert Riskin, uno de los mejores guionistas de la edad dorada de Hollywood. A toda pantalla desde 1931, Riskin nos dejó su huella escrita en títulos como “La jaula de oro”, “El carnaval de la vida”, “Pasaporte a la fama”, “El hombre delgado vuelve a casa”, “Ciudad mágica”… Y formó equipo de lujo con el director Frank Capra en “La locura del dólar”, “Dama por un día”, “Sucedió una noche”, “Estrictamente confidencial”, “El secreto de vivir”, “Horizontes perdidos”, “Vive como quieras” (maravilloso, maravilloso, maravilloso) o “Juan Nadie”. Mil gracias, Robert.

6 comentarios:

Éowyn dijo...

Magnífica entrada! Grandes actores sin duda con grandes interpretaciones.
¡Saludos!

Clementine dijo...

¡Gracias, Éowyn! Menudas filmografías, ¿verdad?
¡Saludos!

miquel zueras dijo...

Sí, todos muy buenos pero -para mí- inolvidables John Carradine y Thomas Mitchell. Ayer los disfruté viendo (creo que ya van catorce veces) "La diligencia". Carradine fue uno de los secundarios fijos de Ford como Harry Carey y Ward Bond... y tantos otros. Por cierto que durante el rodaje de "La diligencia" el equipo se puso tensa por una bronca terrible de Ford al novato John Wayne. Mitchell le dijo: "Cálmate, Daddy (así llamaban a Ford) que he visto María Estuardo..." y es que la película anterior de Ford, con Kate Hepburn, había sido un rotundo fracaso.
Saludos!
Borgo.

Clementine dijo...

Qué bien eliges, Miquel, Carradine y Mitchell, total nada. ¡Yo también me vi el otro día "La diligencia"! Y por ... ¿millonésima vez? Muy buena anécdota la de Thomas Mitchell y John Ford. Yo te cuento otra de Ford: "Dos cabalgan juntos" fue la primera película que rodaba James Stewart con Ford y le preguntaron a Stewart si sabía de la mala fama que tenía Ford en los rodajes. El bueno de James dijo que sí, pero que él no tenía ninguna intención de montar bronca. Y así fue, es más, Ford rodó después otros dos westerns ("El hombre que mató a Liberty Valance" y "El gran combate") y en los dos contó con James Stewart.

Alicia dijo...

Mola el criterio de este post: "A ver, los que tapan al resto que se vengan para acá,que los voy a retratar"
O algo así ha sido, ¿no?

Clementine dijo...

Son todos los que están, no están todos los que son... Esto ha sido tan sólo, Alicia, una humilde selección. Porque siempre hay otros muchos más que se asoman por detrás diciendo: - ¡Y yo, y yo! Y les dices (porque tienen toda la razón): - ¡Y tú, y tú! Ya te saco en otra entrada, si eso...