lunes, 16 de febrero de 2015

Harold y Maude

“Yo no he vivido. He muerto varias veces”


El genuino Harold Chasen nos era presentado en esta historia a través del neoyorkino Bud Cort, quien había debutado en 1967 como actor a toda pantalla en “Contra corriente”, apareciendo después en diversas series de televisión y en otros títulos cinematográficos como “Noches en la ciudad”, “M.A.S.H.” o “El volar es para los pájaros”.




Bud nos ofrecía una extraordinaria creación de su peculiar personaje en “Harold y Maude”. Tras esta más que notable interpretación continuó apareciendo en la gran pantalla en otros títulos como “Los amantes de María”, “Heat”, “Dogma”, “El bar Coyote”, “Pollock”… y en un buen número de series televisivas.

“A mí me gustaría convertirme en un girasol, son tan altos y tan sencillos… ¿A ti qué flor te gustaría ser?”

Ruth Gordon nos regalaba una maravillosa composición de Maude, su mágico personaje en esta historia. 


Ruth aparecía ya en películas mudas de 1915 como “Madame Butterfly” o “Camille”, haciendo su debut en Broadway con la obra “Peter Pan” y pasando en los escenarios los siguientes veinte años de su carrera como actriz.


Volvía después a la pantalla en títulos como “Lincoln en Illinois” o “La mujer de las dos caras”. Y con su marido Garson Kanin comenzaba a escribir obras de teatro, colaborando los dos, más adelante, en algunos guiones de películas de Katharine Hepburn y Spencer Tracy como “La costilla de Adán” o “La impetuosa”. Hacia mediados de los años 60, Ruth volvía a la actuación cinematográfica en títulos como “La rebelde”, “La semilla del diablo”, “¿Qué fue de tía Alice?” o “¿Dónde está papá?”. 




Tras su soberbia interpretación en “Harold y Maude”, Ruth apareció en diversas series de televisión y en otros títulos cinematográficos como “Duro de pelar”, “La gran pelea” o “Maxie”.


Harold y Maude” suponía el segundo título tras las cámaras en la carrera del norteamericano Hal Ashby. Tras “Harold y Maude” llegarían a su filmografía como director otros títulos como “El último deber”, “Shampoo”, “Esta tierra es mi tierra”, “El regreso”, “Bienvenido, Mr. Chance” y “Ocho millones de maneras de morir”. 


Harold y Maude” suponía también el primer guión cinematográfico en la carrera de Colin Higgins, guión que se basaba en lo que fue en su día su tesis de la universidad. Después llegarían para Colin otros trabajos como guionista en títulos como “El expreso de Chicago”, “Juego peligroso”, “Cómo eliminar a su jefe” o “La casa más divertida de Texas”.


La británica Vivian Pickles daba sensacionalmente vida en “Harold y Maude” a Mrs. Chasen, la superficial madre de Harold. Rostro más conocido por la pequeña pantalla gracias a un buen número de series y telefilmes, Vivian ya había sido también vista en el cine en títulos como “Domingo, maldito domingo” o “Nicolás y Alejandra”.


Cyril Cusack interpretaba a Glaucus, artista y amigo de Maude. Cyril llevaba en el cine desde mediados de los años 30, si bien había aparecido ya en la gran pantalla con tan sólo 8 años en la aún silente “Knockagow” de 1918. Antes de “Harold y Maude”, Cyril había participado también en clásicos como “Larga es la noche”, “La isla perdida”, “El libertador”, “El jardinero español”, “El espía que surgió del frío”, “Retorno al pasado”, “La mujer indomable” o “Sacco y Vanzetti”. 


Charles Tyner era el tío Victor. A toda pantalla desde 1959, Tyner había aparecido ya en varias series televisivas y diversos títulos cinematográficos como “Punto límite”, “Lilith”, “La leyenda del indomable”, “La noche de los gigantes”, “Los rateros”, “El club social de Cheyenne” o “Casta invencible”.


Y Tom Skerritt nos regalaba una curiosa intervención como policía motorizado. Tom hacía su debut cinematográfico en 1962 compartiendo cartel con Robert Redford y Sydney Pollack en “War hunt”, para combinar después una gran cantidad de apariciones en series televisivas con otros títulos cinematográficos como “Those Calloways”, “M.A.S.H.” o “Dos hombres contra el Oeste”.


La fotografía de “Harold y Maude” corría a cargo de John A. Alonzo, norteamericano procedente del mundo del documental que ya se había asomado como actor en algunas series televisivas. Antes de “Harold y Maude”, John firmó la fotografía de “Mamá sangrienta” y “Punto límite: cero”, después firmaría la de “Chinatown”, “Dos pillos y una herencia”, “Adiós, muñeca”, “Los picarones”, “Norma Rae”, “Tom Horn”, “El trueno azul”, “El precio del poder”, “Magnolias de acero”, “Asuntos sucios” o “El arpa de hierba”.


La banda sonora de “Harold y Maude” incluía una serie de temas de Cat Stevens como “Where do the children play?”, “On the road to find out”, “Don’t be shy”, “Tea for the tillerman”, “Miles from Nowhere”… Y, por supuesto, “If you want to sing out, sing out”.

Completaban el sensacional reparto de esta película Eric Christmas (como el sacerdote), G. Wood (como el psiquiatra de Harold), Ellen Geer (Sunshine Doré), Judy Engles (Candy), Shari Summers (Edith)…


… el propio Hal Ashby en una pequeña aparición en la escena del parque de atracciones…


… o el mismísimo Cat Stevens en una también breve intervención en uno de los entierros a los que asisten Harold y Maude.


Producida por Colin Higgins para la Paramount Pictures, “Harold y Maude” (Harold and Maude) era estrenada en Estados Unidos el 20 de diciembre de 1971.

Tan sólo obtuvo dos nominaciones a los Globos de Oro: a mejor actriz (Ruth Gordon) y a mejor actor (Bud Cort), siendo Bud también nominado en los Premios Bafta al mejor actor promesa. Más adelante, en 1974, la película fue galardonada con la Espiga de Oro en la Seminci (Semana Internacional de Cine de Valladolid).

Y no, no nos vamos sin apuntar algunas curiosidades. Sí, a mí también me gustan. Como el que Henry Dieckoff, que interpreta en esta historia al mayordomo de la señora Chasen, fuera el mayordomo real de Rose Court Mansion (Hillsborough, California), lugar que sirvió como escenario de la mansión Chasen que aparece en esta película. 


O que Harold y su psiquiatra fueran a juego en la ropa, incluso en la corbata. O que en la escena en la que Harold y Maude se suben en la moto del policía, Bud se golpeara accidentalmente en la cabeza con una pala siguiendo adelante como si nada para no tener que cortar el rodaje.


O que Bud improvisara más de una reacción de su personaje, como en la escena en la que, junto a su madre, mira a cámara. O que en todas y cada una de las escenas en las que Maude conduce un coche, éste fuera en realidad remolcado porque Ruth no sabía conducir.




Y ya no os cuento más. Porque “Harold y Maude” es de esas películas que no se deben contar… porque se deben ver. 

Tiende los brazos, corre el riesgo. Aunque sufras, pero… vive lo más que puedas. Adelante, siempre. Dame una ‘v’, dame una ‘i’, dame una ‘v’, dame una ‘e’… vive… ¡vive! Si no, no tendrás de qué hablar con los amigos…
(Maude en “Harold y Maude”)


A deWitt.
If you want to sing out, sing out…

20 comentarios:

Dr. Pepper dijo...

Howdy, Clem! Vaya película curiosa. Gracias por el descubrimiento. Creo que me haré un ciclo de Hal Ashby. Sólo por su pinta de hippie fumeta y ser el director de Bienvenido Mr. Chance, seguro que merece la pena. Además tengo ganas de ver Shampoo: aparte de los interesantes Warren Beatty y Julie Christie, aparece su mujer Joan Marshall; con intimidades matrimoniales (parece que no perdonadas) en el guión de la película.

Clementine dijo...

Howdy, Pepp! Sí, es una película muy original que estoy (casi) segura te va a gustar, ya me contarás. El director mola un montón, parece todo menos director de cine por lo que merece aún más ese ciclo que le vas a dedicar. A mí también me gustó Bienvenido, Mr. Chance, de hecho es la que más me gusta de Peter Sellers (que no me gusta demasiado, la verdad). La de Shampoo la recuerdo aburrida pero hace muchísimo que la vi y puede que ahora la vea de otra manera. Y oye, qué puesto estás en matrimonios actorales. Y sus entresijos.

Dr. Pepper dijo...

Don´t you like Sir Peter?
Mira al doctor Strañoamor de Mr. Kubrick please.

Clementine dijo...

Uy, cuánto inglés voy a aprender contigo, qué bien :)
La de Kubrick del teléfono la he visto, hace tiempo, y también me gustó. Pero no, Sir Peter no me gusta en exceso, de hecho tengo pendiente ver de nuevo El guateque, a ver si esta vez le veo la gracia que le hace a los demás, porque no recuerdo que me hiciera mucha a mí. Me gustó por ejemplo en Un cadáver a los postres, pero es que de esa película me gusta todo.

PEPE CAHIERS dijo...

Pues desconocía absolutamente esta película. Tomo nota amiga Clementine.

Dr. Pepper dijo...

Ok...yo te recomendaria oir y escuchar a Peter (alguna entrevista de tv o programa de radio en la web). Y para los entresijos, Servicio completo de Scotty Bowers.

Clementine dijo...

Toma nota, amigo Cahiers, es una película fuera de lo común... y con mensaje. Merece mucho la pena echarle un vistazo.

Clementine dijo...

Ya me contarás, Dr. Pepper, cómo has hecho para colar tu comentario entre el de Cahiers y el mío, que antes no estaba así... Esto no lo sé hacer ni yo :)

Y vamos a lo que vamos... Peter en persona, tal cual, en entrevista o radio, es otra cosa muy distinta, yo me refiero a él en sus películas, a mí me hace algo de gracia, a veces, pero no siempre y desde luego no tanta como a los demás.
En cuanto al tal Scotty Bowers, no sé quién es. ¿Con quién te relacionas tú? Así estás como estás...

Dr. Pepper dijo...

you must read the Scotty stories, Clemmy.

Clementine dijo...

And where are they... Peppy?

Dr. Pepper dijo...

in a book.

Clementine dijo...

In Spanish? ¿Lo tienes? ¿Me lo dejas? ¿Me lo regalas? In Spanish?

Dr. Pepper dijo...

Yes. No. No. Mmm... no se. Creo que no aparece Peter en el libro? O si... con Shirley MacLaine, o con Sofia Loren??...Editorial Anagrama 2013.

Clementine dijo...

No lo tienes pero lo consultas, ¿verdad? Bueno, pues me lo apunto hasta que me lo regales, que veo que ese punto no lo tienes muy claro...

deWitt dijo...

Oh! Sabes que esta noche dormiré con una sonrisa?

Mil gracias!!

Un abrazo grande, grande, Maude;-)

Clementine dijo...

Bueno, he vuelto a ver esta película gracias a ti, así que...

Un super abrazo, Harold ;-)

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Confieso que no he visto esa película -pronto le pongo remedio- aunque recuerdo a Bud Court de otra película de culto: "El volar es para los pájaros" de Robert Altman.
Me gustan las películas de Ashby, especialmente "El último deber" (Jack Nicholson en un papel inolvidable) y "Bienvenido Mr.Chance".
Charles Tyner es un villano que he disfrutado en muchos westerns con su cara de aguilucho y aquí Tom Skerrit parece un miembro de los Village People.
Besos y muy buen finde!
Borgo.

Clementine dijo...

Jajaja... lo de Village People es buenísimo, Miquel, porque además es verdad :)
¡Hola! Y qué raro que no hayas visto tú esta película, sí, ponle remedio porque a ti te va a gustar fijo.
¡Muy buen finde y muchos besos, Borgo!

Alicia dijo...

Uy, ¿yo qué digo?

Clementine dijo...

Pues, Alicia, di...

"No la conocía, ni siquiera por el título... ¿Y crees que me gustará? ¿Sííííí? ¿Y por qué? ¿Porque es muy original, porque está (muy bien) interpretada, porque la banda sonora es preciosísima, porque la historia transmite un mensaje (muy) importante? Pues dejámela, anda, y me la veo..."