domingo, 14 de septiembre de 2014

El artista, el pícaro y el galán

MICKEY ROONEY: El artista

Una leyenda, obviamente, pero algo más:
agradecido, gentil, vital y cálido
(Shawn Levy, director de “Noche en el museo”)


Como Ninian Joseph Yule, Jr. nacías en Brooklyn (Nueva York) el 23 de septiembre de 1920. Tan sólo unos meses después subías ya a los escenarios junto a tus padres, actores de vodevil.


En 1925 te mudabas junto a tu madre a Hollywood, iniciando tu andadura cinematográfica al año siguiente en el cortometraje “Not to be trusted”, donde aparecías con el nombre de Mickey McBan.



En 1927 conseguías en “Orchids and Ermine” tu primer personaje cinematográfico con nombre propio, Mickey McGuire, mismo nombre con el que figurarías en los títulos de crédito. Diste vida a este personaje con una extraordinaria y natural convicción y en una posterior y larguísima lista de cortometrajes.


Y entre los cortometrajes de Mickey McGuire, le prestaste tu voz en otros tantos cortometrajes al famosísimo personaje animado Oswald, the lucky rabbit. Qué honor para ambos.


En 1932, Mickey, comenzabas ya a aparecer en largometrajes en pequeños papeles, trabajando con figuras del momento como Buck Jones, Andy Devine, Tom Mix, Douglas Fairbainks, Jr. ... O Jackie Cooper, otro niño estrella de la época que contaba dos años menos que tú.


En 1934 dabas vida al personaje de Clark Gable de niño en “El enemigo público número 1”, apareciendo también en otra serie de títulos cinematográficos entre los que se encontraban “Encadenada”, de nuevo junto a Gable, y “La indómita”, esta vez junto a Jean Harlow y William Powell.

Y, a partir de 1935, y entre otros muchos títulos intermedios, comenzabas ya a imprimir tu huella en la historia del cine…


… como Puck en “El sueño de una noche de verano”…


Dick en “El pequeño Lord”, junto a Freddie Bartholomew, otro pequeño gran actor de la época…


Dan en “Capitanes intrépidos”, de nuevo junto a Freddie y rodeado por grandes figuras como Lionel Barrymore, Spencer Tracy, Melvyn Douglas o John Carradine…


... Whitey Marsh en “Forja de hombres” y “La ciudad de los muchachos”, con Spencer Tracy y el pequeño Bobs Watson como Boliche


... Huckleberry Finn en “Huckleberry Finn”…


Tom Edison en “El joven Edison”, junto a Virginia Weidler, otra maravillosa pequeña actriz del momento…


… o Mi Taylor en “Fuego de juventud”, junto a una jovencísima Elizabeth Taylor.

También te hiciste muy familiar a toda pantalla, Mickey, a través de tu inolvidable Andy Hardy, al que interpretaste por vez primera en “El honor de la familia” (1937) y repetiste posteriormente en más de una quincena de títulos.


En el cuarto de estos títulos, “Andy Hardy se enamora”, formabas pareja por vez primera con Judy Garland


… y junto a ella fuiste también Mickey Moran en “Los hijos de la farándula”…


Jimmy Connors en “Armonías de juventud”…


Tommy Williams en “Chicos de Broadway”…

“No éramos un equipo, éramos magia”


Danny Churchill, Jr. en “Girl crazy”…


… o Lorenz Hart en “Words and music”.

La década de los años 50 te trajo, Mickey, otra larga serie de títulos entre los que destacaron “Ruedas de fuego”, “Los puentes de Toko-Ri”, “Amanecer sangriento” o “Baby Face Nelson”…


… y entre los cuales te asomaste también a la pequeña pantalla, como Mickey Mulligan, con tu “The Mickey Rooney Show”.

En los 60 apareciste más frecuentemente en series televisivas…




… si bien nos dejaste para la historia del cine tus intervenciones en títulos como “Desayuno con diamantes”, “El mundo está loco, loco, loco” o “Secreta invasión”.

En los 70 continuaste alternando televisión y cine, dejándonos en la gran pantalla, a finales de esta década, mágicos personajes...




… como tu Lampie de “Pedro y el dragón Elliot”, tu Gus de “La magia de Lassie” o tu Henry Dailey de “El corcel negro”.



En 1981 le prestabas tu voz a Tod en “Tod y Toby” y en la pequeña pantalla eras Bill Sackter en el telefilm Bill”. 



También, en esta década de los 80, le prestaste tu voz a Mr. Cherrywood en la película “Los osos amorosos” y a Flip en “El pequeño Nemo”…


… apareciste en un episodio de “Las chicas de oro” dando vida a Rocco, un novio de Sofía


… y fuiste el abuelo de Erik en “Erik, el vikingo” .

En los 90 fuiste Barry Reilly en “La vida láctea”, Henry Dailey en la serie “El corcel negro” y Fugly Floom en “Babe, el cerdito en la ciudad”.


Y, ya en los años 2000, prestaste tu voz a Sparky en “La dama y el vagabundo 2”…


… y nos regalaste a tu Gus de “Noche en el museo”, formando un singular trío con Dick Van Dyke y Bill Cobbs (vaya tres leyendas)…


… así como tu anecdótica aparición en “Los Muppets”.

The Woods” (2012) ha sido tu última película estrenada, un thriller en el que compartiste cartel con Franco Nero. Y también nos dejas otros dos títulos en espera de estreno: “Night at the Museum: Secret of the Tomb”, de nuevo como Gus, y “Dr. Jekyll and Mr. Hyde” en el papel de Mr. Lois

“No me arrepiento de nada de lo que he hecho.
Ojalá hubiera podido hacer más”


A lo largo de tu extensísima carrera, Mickey, nos entonaste preciosas canciones como “Good morning”, “Oh, Susanna”, “Sweet Genevieve”, “The Yankee Doodle Boy” o “I got rhythm”. Y nos deleitaste con bailes en los que nos preguntábamos, atónitos, de dónde sacabas semejante energía…

Exquisita carrera la tuya que se vio recompensada con diversos premios y nominaciones…


En 1939, la Academia de Hollywood te otorgaba el Juvenile Award por tu significativa contribución al llevar a la pantalla el espíritu y la personificación de la juventud. Fuiste además nominado al Oscar por “Los hijos de la farándula”, “The human comedy”, “Amanecer sangriento” y “El corcel negro”.

En 1980 eras nominado como mejor actor al teatral Tony Award por el musical “Sugar Babies”. 


Y en 1983 recibías el Oscar Honorífico en reconocimiento a tus 50 años de versatilidad en memorables interpretaciones cinematográficas.

Obtuviste también dos Globos de Oro como mejor actor por el telefilm “Mickey” y la miniserie “Bill”. Así como un Premio Emmy por “Bill” y cuatro nominaciones más por otras tantas interpretaciones televisivas. Y en 1991 los Young Artist Awards te reconocían con el Former Child Star Lifetimee Achievement Award.


Muy tristemente, Mickey, te nos ibas a los 93 años de edad el pasado 6 de abril. Pero aquí nos dejas toda una vida de teatro, de cine, de televisión...


Y la indeleble y artística huella de un pequeño gran showman


ELI WALLACH: El pícaro

Un secundario tan brillante que siempre parecía el protagonista
(Carlos Aguilar, historiador cinematográfico)


Como Eli Herschel Wallach nacías el 7 de diciembre de 1915 en Red Hook, Brooklyn (Nueva York), en un barrio predominantemente italiano. Tras graduarte en la Universidad de Texas en Austin, regresaste a Nueva York para estudiar actuación, apareciendo ya en diversas obras. 

Tras la Segunda Guerra Mundial, entrabas en el Actor’s Studio de Nueva York coincidiendo allí, entre otros actores, con Marlon Brando, Montgomery Clift, Sidney Lumet o Marilyn Monroe.


Conocías también en el Actor’s Studio a Anne Jackson, actriz principalmente televisiva con la que compartirías ya el resto de tu vida…


… y en 1945 iniciabas exitosamente tu carrera teatral en Broadway, junto a Maureen Stapleton, con “La rosa tatuada” de Tennessee Williams, consiguiendo por tu interpretación un Tony Award en 1951. A esta obra siguieron otras como “Mr. Roberts”, “La casa de té de la luna de agosto” o “Mayor Bárbara”. Enfocabas así tu carrera interpretativa a los escenarios teatrales, representando junto a tu mujer diversas obras de Tennessee Williams. 

Habías ya aparecido, Eli, en diversas series televisivas como “Lights out”, “Danger” o “The Web”…


… cuando, en 1956, debutaste magistralmente en la gran pantalla con “Baby Doll”, dirigido por Elia Kazan, compartiendo cartel con Carroll Baker y Karl Malden y dando ya una excelente lección interpretativa a través de tu impecable composición de Silva Vacarro.

Otras muchas intervenciones televisivas tendrían lugar en tu carrera y dos apariciones cinematográficas más…


… antes de tu segunda gran incursión a toda pantalla, en 1960 y en el papel de Calvera, esta vez bajo la dirección de un magistral John Sturges…

“Siempre termino siendo el malo,
y yo no le haría daño a una mosca”


…y compartiendo cartel con figuras de la talla de James Coburn, Robert Vaughn, Steve McQueen, Yul Brynner, Horst Bucholtz, Charles Bronson y Brad Dexter… “Los siete magníficos”.


Un año después llegaba para ti Guido, tu personaje en otro hoy gran clásico del cine, “Vidas rebeldes”, dirigido por John Huston y con Clark Gable, Montgomery Clift y Marilyn Monroe encabezando el reparto. 





Más adelante fuiste Charlie Gant en “La conquista del Oeste”; el General en “Lord Jim”, junto a Peter O’Toole; el Sha de Khwarezm en “Genghis Kan” y David Leland en “Cómo robar un millón y…”, de nuevo junto a O’Toole y con una encantadora Audrey Hepburn.

Y en 1966… sí, ese Eli Wallach en el que están pensando todos mis espectadores… 




… tu extraordinario Tuco de “El bueno, el feo y el malo”. Y sobran más palabras oyendo, además, de fondo a Morricone…


Al año siguiente dabas vida a Mr. Freeze en la serie televisiva “Batman” protagonizada por Adam West y Burt Ward.

Tras otros tantos títulos cinematográficos como ”Los cuatro truhanes” o “El cerebro”…


… compartías con Gregory Peck y Omar Shariff cartel en “El oro de McKenna”, esta vez bajo la dirección de J. Lee Thompson.

Otros títulos cinematográficos más como “¡Viva la muerte tuya!”, “Permiso para amar hasta medianoche”, “De presidio a primera página”, “Abismo”, “Movie, movie” y otras tantas intervenciones televisivas en series como “Kojak” o “Séptima Avenida”…


… te llevaban hasta tu cinematográfico Richie Blumenthal en “Cazador a sueldo” (1980), título en el que volvías a coincidir con Steve McQueen.

Después, nuevas apariciones televisivas y otras tantas cinematográficas en títulos como “La salamandra roja”, “Otra ciudad, otra ley”, “Loca” o “The two Jakes”…


… y llegabas así, en 1990, a tu extraordinario Don Altobello en “El padrino III”. Soberbia interpretación la que nos regalaste aquí, Eli.

Otros cuantos títulos más a toda pantalla como “Paro clínico”, “Gente de Sunset Boulevard”, “La noche y la ciudad” y apariciones en series televisivas como “La ley de Los Ángeles” o “Ley y orden”…


… hasta tu cinematográfico Sheldon, el padre del personaje de Antonio Banderas en “Two much”, bajo la direccción de nuestro Fernando Trueba.

Después, otros títulos de la gran pantalla como “Sin invitación” o “Más que amigos” y tu participación en la serie “Urgencias”…


… y en 2003 dabas vida a Mr. Loonie en “Mystic River”, bajo la dirección de tu gran amigo Clint Eastwood. Sí, sí, a pesar de lo que pasásteis juntos en “El bueno, el feo y el malo”…

Más intervenciones televisivas y títulos cinematográficos como “La gran estafa”, dirigido por Lasse Hallström y compartiendo cartel con Richard Gere; o “Vacaciones”, junto a Kate Winslet y Jude Law…


… y llegaba para ti, en 2010, tu intervención en “El escritor”, dirigido por Roman Polanski y con Ewan McGregor, Timothy Hutton y Pierce Brosnan como compañeros de reparto. 

“El gran secreto de actuar está en escuchar a la gente”

Tus últimos trabajos como actor en la gran pantalla han sido “Wall Street 2: El dinero nunca duerme” y el cortometraje “The train”.


Y también nos dejas tu autobiografía, escrita en 1995 y muy acertadamente titulada “The Good, the Bad,and Me. In my anecdotage”.

Tu enorme huella como actor se ha visto recompensada con diversos premios y nominaciones…


… entre los que se encuentran el Oscar Honorífico que, a través de Clint Eastwood, te fue otorgado en 2011 por tus indelebles personajes a toda pantalla…


… así como el británico Premio Bafta por tu magistral composición en “Baby Doll”, interpretación por la que también fuiste nominado en los Globos de Oro


… y el Premio Emmy como actor de reparto por el telefilm “Poppies are also flowers”, siendo además candidato a estos galardones en otras cuatro ocasiones. 


El pasado 24 de junio, a los 94 años de edad, te nos ibas, Eli, derecho al firmamento estelar cinematográfico...


… pero tu gran profesionalidad y tu pícara sonrisa nos seguirán acompañando desde tu exquisita gran pantalla.


JAMES GARNER: El galán

Hombre de mirada socarrona, de aspecto galante, especialista en personajes de caraduras y en truhanes en el salvaje Oeste
(Gregorio Belinchón, periodista)


Como James Scott Bumgarner nacías el 7 de abril de 1928 en Norman, Oklahoma.


A los 16 años abandonabas los estudios y, tras probar suerte como modelo en Hollywood…

“Dejé el colegio porque trabajando como modelo de artistas ganaba 25 dólares la hora. ¡Más que cualquiera de mis profesores!”

… Bien me parece, James. Tras esto, decía, te enrolaste en la Marina Mercante y, tras la guerra de Corea, comenzabas ya tu carrera interpretativa en el teatro y la televisión.


Debutabas como actor en 1954 y en Broadway con la obra “El motín del Caine”. Sí, nada menos que junto a Henry Fonda, de quien afirmabas haber aprendido todo lo necesario de la interpretación.

Tras una pequeña intervención en la serie televisiva “Warner Brothers Presents”, debutabas a toda pantalla bajo la dirección de Mervyn LeRoy…


… y compartiendo cartel con William Holden y Lloyd Nolan en “Al borde del infierno”, título al que siguió otro, “El hijo de mamá”, y después tu intervención en tres series televisivas… 


… hasta llegar en 1957 a tu Capitán Bailey de “Sayonara”, bajo las órdenes de Joshua Logan y junto a Marlon Brando, Martha Scott y Red Buttons.

En ese mismo año de 1957 dabas vida en la pequeña pantalla, por vez primera y tan sólo en un epidodio de la serie televisiva “Sugarfoot”, a Bret Maverick… 


… personaje al que darías ese mismo año ya buena forma, y buena fama, y ya como protagonista, en la serie televisiva “Maverick”, a lo largo de nada menos que cinco temporadas. 

Otros títulos cinematográficos como “Los jóvenes invasores”, “Infierno bajo las aguas” o “El potentado”…


… te llevaban a 1961 y a tu Joe Cardin de “La calumnia”, un excelente remake de “Esos tres” dirigido también por William Wyler en el que compartías cartel con dos extraordinarias Audrey Hepburn y Shirley McLaine.


Un año después, la divertida “Una vez a la semana” te daba la oportunidad de interpretar a Fred Williams y compartir cartel con Tony Randall, Howard Morris, Howard Dufff… y una bellísima Kim Novak.

Y en 1963, bajo la extraordinaria dirección de John Sturges y junto a unos sublimes Steve McQueen, Richard Attemborough, James Coburn, Charles Bronson, Donald Pleasence, James Donald, Gordon Jackson, David McCallum, Angus Lennie y John Leyton…




… dabas vida en “La gran evasión” a tu inigualable y genuino Hendley “El Conseguidor”, un personaje que sólo tú podías interpretar, transmitiéndonos con él, además, esa misma simpatía, naturalidad y cordialidad que nos transmites personalmente como actor.

Vendrían después otras películas, entre las que se encontraban “Apártate, cariño”, “La americanización de Emily” o “Duelo en diablo”…


… y en 1966, a la órdenes de John Frankenheimer, protagonizabas “Grand Prix” junto a Eva Marie Saint, Yves Montand, Toshirô Mifune… y Françoise Hardy.


Al año siguiente, dirigido de nuevo por John Sturges y compartiendo cartel con Jason Robards y Robert Ryan, dabas vida en “La hora de las pistolas” a Wyatt Earp


… y ya en 1969 te metías en la piel de Jason McCullough, un genuino personaje que se movía entre otros no menos genuinos que eran interpretados por figuras de la talla de Walter Brennan, Jack Elam, Bruce Dern o Harry Morgan. La película se llamaba “También un sheriff necesita ayuda” y era una divertidísima parodia del género cinematográfico del western, una auténtica delicia dirigida por un más que acertado Burt Kennedy.


Ese mismo año dabas vida a Philip Marlowe en “Marlowe, detective muy privado”, junto a Rita Moreno, Jackie Coogan… y Bruce Lee.




Tras dar vida a Luther Sledge en “Cabalgando al infierno”, a Látigo en “Látigo” y a Quincy en “Los trotamundos”, los tres westerns con los que iniciabas los años 70, y tras algún que otro título cinematográfico más…


… protagonizabas para la pequeña pantalla el otro personaje televisivo por el que serás siempre recordado: tu Jim Rockford de “Los casos de Rockford” (1974), al que interpretaste a lo largo de seis temporadas.


Y, ya a finales de esta década, volvías a dar vida, también en la pequeña pantalla, a Bret Maverick en el telefilmThe New Maverick” y en un episodio de la serie “Young Maverick”.

Comenzabas los años 80 con dos películas para el cine y una para la televisión…


… tras las cuales volvías a aparecer en la pequeña pantalla como Maverick en la serie “Bret Maverick”, esta vez durante tan sólo una temporada.

“Sobre el personaje de Bret Maverick, siento que me interpreto a mí mismo. Él era un holgazán y yo también. De hecho me gusta holgazanear”


Y en 1982 nos regalabas otro de tus más conocidos personajes cinematográficos, tu King Marchand de “¿Victor o Victoria?”, divertido musical con banda sonora de lujo donde, dirigido por Blake Edwards, compartías cartel con unos sensacionales Julie Andrews y Robert Preston.

Nuevos títulos en el cine y la televisión…


… y en 1985 llegaba tu maravilloso Murphy Jones de “El romance de Murphy”, bajo la dirección de Martin Ritt y junto a una no menos maravillosa Sally Field.


Un año después, en la pequeña pantalla, coprotagonizabas junto a James Woods el telefilmLa promesa”, una preciosa historia dirigida por Glenn Jordan que nos contaba una más que mágica relación entre dos hermanos. Una pequeña maravilla para recordar. 


Dos años después dabas vida de nuevo a Wyatt Earp, pero esta vez bajo la dirección de Blake Edwards y acompañado por Bruce Willis y Malcolm McDowell, en “Asesinato en Beverly Hills”.

Otras tantas apariciones televisivas en telefilms y series y otros tantos títulos cinematográficos…


… te llevaban a 1994 y, una vez más, al universo de Brett Maverick, aunque esta vez el personaje era interpretado por Mel Gibson, dando vida tú al Mashal Zane Cooper, en una divertida historia en la que también participaban Jodie Foster y tu viejo amigo James Coburn. 

Después apareciste en diversos telefilmes donde interpretaste a tu otro personaje televisivo, Jim Rockford


… y en 1998, dirigido por Robert Benton, dabas vida a Raymond Hope en “Al caer el sol”, una buena historia coescrita por Benton y el novelista norteamericano Richard Russo en la que compartías protagonismo con actores de la talla de Paul Newman, Susan Sarandon o Gene Hackman. Puro lujo.


Y, tras otras apariciones televisivas, en 2000 formabas de nuevo un exquisito elenco con Clint Eastwood, Donald Sutherland y Tommy Lee Jones en “Space Cowboys”, un título a tener en cuenta en tu filmografía en el que, dirigido por el propio Eastwood, dabas vida al genuino Tank Sullivan.

Después vinieron otras apariciones televisivas en telefilmes como “El cuarto poder” o “La gran aventura de la vida de Mark Twain”; en series como “First Monday” o “No con mis hijas” …



… y el prestarle tu voz a personajes animados como el Comandante Lyle Tiberius Rourke en “Atlantis: el imperio perdido”, a Pat en “En busca del valle encantado 10: el viaje de los cuellilargos”, a Doron en “Objetivo Terrum”… 


… o al mismísimo Dios en la serie televisiva “God, the Devil and Bob”.


Y así llegabas a tu último gran papel para la gran pantalla a través de tu precioso personaje de Duke en “El diario de Noah” (2004), dirigido por Nick Cassavetes y junto a una también maravillosa Gena Rowlands.


En 2006 rodabas tu último título para el cine, “El último regalo”, dando vida a “Red” Stevens y compartiendo cartel con Bill Cobbs, otro grande, y con Abigail Breslin, por aquel entonces recién descubierta como la pequeña y genial Olive de “Pequeña Miss Sunshine”. Y tras aparecer en el cortometraje “First night” y prestarle tu voz a Shazam en dos videos de DC, te retirabas de la actuación en 2010.

“Actuar es una profesión para vagabundos. Si no estás cualificado para hacer nada en este mundo… siempre puedes ser actor”


A lo largo de tu carrera, James, y entre muchos otros premios y nominaciones, obtuviste el Globo de Oro en 1958 a la mejor promesa compartido con John Saxon y Patrick Wayne. También ganaste este galardón por las misiseries “Decoration day” y “Barbarians at the gate”, siendo además nominado en estos mismos galardones en otras nueve ocasiones más, entre ellas por tus personajes televisivos Rockford y Maverick, así como por tus interpretaciones en “El romance de Murphy” y el telefilm “La promesa”.


Te fue asimismo otorgado el Emmy por “Los casos de Rockford” y por “La promesa”, siendo además candidato a estos premios en otras doce ocasiones. Los Oscar te nominaron como mejor actor por “El romance de Murphy” y en 1999 se te concedió el Golden Boot Award.


Fuiste buen amigo de Henry Fonda, Clint Eastwood, Dick Van Dyke, James Coburn, Paul Newman y Joanne Woodward, Mickey Rooney… Jugabas al golf con James Woods y Bill Bixby. Y eras el actor favorito de Lauren Bacall. 

“Yo pertenezco a la escuela de Spencer Tracy: llega a tu hora, con tus diálogos aprendidos, ponte en las marcas que te digan y di la verdad. No tengo teorías sobre la interpretación y no pienso en cómo hacerlo, excepto que un actor no debería tomarse demasiado en serio a sí mismo. Actuar es sentido común. Y no es complicado si te pones a ti mismo a un lado y haces lo que el guionista escribió”

Muy tristemente, James, te nos ibas el 19 de julio de 2014 a los 86 años de edad.


Tu maravillosa sonrisa nos acompañará siempre.



El artista, el pícaro y el galán. Mickey Rooney, Eli Wallach y James Garner. O tres extraordinarios clásicos de la gran pantalla.

6 comentarios:

miquel zueras dijo...

Tres estrellas que nos dejaron este año y les has dedicado un estupendo homenaje. Pobre Rooney, el último superviviente del cine mudo, un hombre que se arruinó infinidad de veces y que protagonizó una curiosa película dirigida por Arrabal "El emperador de Perú".
Wallach se despidió de manera brillante en el Padrino-3. Inolvidable la escena en que se envenena comiendo canollis (qué ricos que son, por cierto) en la Ópera.
Y Garner, al que me gusta recordar como "El que consigue cosas" en la estupenda "La gran evasión" donde se fugaba con el gran Donald Pleasence.
Besos, Clementine!
Borgo.

Clementine dijo...

Muchas gracias, Miquel. No conocía ese título de Rooney, aportas siempre algo nuevo a mis entradas...
¿Vaya tres, verdad?
Muchos besos, Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

No se que ocurre que su blog no se me actualiza en el mío, donde aún figura su entrada de John Wayne que dice que es de hace 7 meses, una marcianda de blogger que no tengo idea porque se produce.

Clementine dijo...

Anda, esa marcianada es nueva, no la conocía... En fin, que no pretenderás a estas alturas que te pueda yo explicar los expedientes X de blogger, eso si acaso lo podrá hacer tu amigo Tirador... Bueno, el caso es que está usted aquí. ¡Saludos, Cahiers! :)

Anónimo dijo...

Vaya tres, efectivamente. Precioso y merecidísimo homenaje.
Qué gracioso Micky, xactamente la misma cara a los 5 meses que a los 90 años. Qué cosas..

Clementine dijo...

Muchas gracias. Sí, siempre fue fácil reconocer a Mickey, siempre con la misma cara... :)