miércoles, 30 de julio de 2014

Miradas de cine


Los extraordinarios ojos azules de Henry Fonda destacaban ya en el cine en blanco y negro. Con ellos, el actor nos supo transmitir tanto la dignidad de Tom Joad como la angustia de Manny Balestrero o la integridad del Jurado Nº8. O la crueldad sin límites de su malvado Frank. Impresionante mirada de cualquiera de las maneras.


Los ojos de Bette Davis… O los ojos de Regina Giddens, Margo Channing, Apple Annie o Baby Jane. Míticos ojos de la gran pantalla.


Clint Eastwood, la mirada más atractiva del spaguetti western, con el permiso de Lee Van Cleef, Gian María Volonté y Aldo Sanbrell. Eastwood también nos atrapó con su mirada a través de otros personajes como Harry Calahan, Bill Munny o su maravilloso Robert Kincaid.


Michael Caine o la mirada inteligente del cine. Alfie, Milo Tindle, Peachy Carnehan, Elliot, Lloyd Fellows, Scrooge…Todos ellos genuinos personajes a través de un extraordinario actor, un hombre maravilloso, una inteligentísima mirada. 


Conocimos la excepcional mirada de Elizabeth Taylor ya en su más tierna infancia, como amiga de Lassie o como compañera de Jane Eyre. Después, esos mismos ojos siguieron luciendo en violeta a través de personajes como Amy March, la Rebeca de Ivanhoe o la mismísima Cleopatra.


La cristalina mirada de Peter O’Toole nos acercó a figuras tan legendarias como Enrique II, Lord Jim, Don Quijote, Robinson Crusoe… y, por supuesto, Lawrence de Arabia.


Steve McQueen… La mirada de Vin Tanner, de Hilts, de Cincinnati Kid, de Thomas Crown, de Bullit, de Michael Delaney, de Junior Bonner, de Papillon… Pues eso, Steve McQueen.


Espectacular belleza de una más que expresiva mirada, Claudia Cardinale nos llegó a hipnotizar, literalmente, a través de inolvidables personajes femeninos como su Ginetta entre los hermanos de Rocco, su Angelica entre Tancredi y Fabrizio o su maravillosa Jill del lejano Oeste.


Y, cómo no, Paul Newman, una mirada realmente maravillosa a la que admiramos a través de personajes tan clásicos de la historia del cine como Eddie Felson, Chance Wayne, Luke Jackson, Butch Cassidy, Henry Gondorff o Frank Galvin. Una preciosa mirada que, además, nos sonreía.

9 comentarios:

Frank Jones dijo...

La verdad que el color de ojos de Elizabeth Taylor era algo fuera de lo común.. preciosos.

La mirada de Anthony Hopkins siempre me ha parecido bastante inolvidable también.. ese punto inexpresivo y rodeado de arrugas.. jeje

Clementine dijo...

¡Hola, Frank, feliz verano!
Anthony Hopkins... a mí me llega a hipnotizar. Otra mirada inteligente, sin duda. Esta vez me he quedado en el cine más clásico (defecto que tiene una, o debilidad, no sé), pero aparecerán por aquí muchas más miradas, de antes y de ahora. No será porque no hay... :)

PEPE CAHIERS dijo...

De miradas sabía mucho Sergio Leone con esos primerísimos primeros planos, eternos y marca indiscutible de la casa. Yo hubiera incluido a Robert Mitchum y esos ojos como medio entornados. Y, bueno, también a Marty Feldman por razones más que obvias.

Marcos Callau dijo...

Hasta una canción le dedicaron a los de Bette Davis! Mmmmm ¿pero no falta un ojos azules por aquí? jejeje Besos Clementine!

Clementine dijo...

Ya te digo, Leone era todo un maestro en eso, y mira que le han intentado imitar pero ni por ésas, era único y lo seguirá siendo. Sí, Mitchum y Feldman también serían buenos candidatos, lo que es el bueno de Marty se lleva el primer premio y todo... Mis saludos, Pepe Cahiers ;)

Y bien que se merecía esa canción, Marcos. ¿Que falta un ojos azules? No caigo, no caigo, y mira que le estoy viendo en tu foto :) ¡Besos, Callau!

miquel zueras dijo...

Una entrada muy original, Clementine, los ojos de los actores... realmente la mirada es muy importante para interpretar. Se podría añadir el estrabismo de Christopher Lambert aunque no sea de mis actores prederidos.
Inconfundibles los ojos violeta de Liz Taylor y los ojos de Bette Davis me recuerdan a aquella canción de Kim Carnes "Bette Davis Eye´s" que tanto sonaba a principios de los ochenta.
Muchos besos, Clementine! Borgo.

Clementine dijo...

Gracias, Miquel. Sí, desde luego, la mirada de Christopher Lambert es también muy personal... Muchos besos, Borgo.


Voy tomando nota, ilustres cinéfilos, no os creáis que no :)

Alicia dijo...

No te olvides de tu mirada, que es la que nos hace volver aquí una y otra vez.

Y me crees si te digo que, en cuanto he visto de qué iba el post, he sabido que PN no podía faltar. Menudo ojo el tuyo...

Clementine dijo...

Oh, Alicia, qué bonito, oh...
¿Y cómo me voy a dejar a PN... estás tonta?