sábado, 12 de abril de 2014

Jerry Lewis por Jerry Lewis


¡Hola! Sí, soy Jerry Lewis. Aparezco hoy aquí con mis mejores galas para unirme con todos los honores a la celebración de los cinco años de La Gran Pantalla

¿Y qué os podría contar? Si bien os parece, elegiré tres momentos importantes de mi vida. El primero de ellos, mi debut como espectador de cine, con tan sólo cinco años, allá por 1931…

El cine está lleno de niños. Nos movemos, nos insultamos, nos pegamos recíprocamente. Comemos bocadillos deliciosos, hinchamos las bolsas de papel y las reventamos de un golpe. De repente llega un ‘chisss…’ autoritario procedente de los mayores. Las luces se apagan, el telón se abre y la organista Henrietta Cameron empieza su introducción musical a ‘El circo’, de Charlie Chaplin…


… ¡Es algo extraordinario! Hace lo que quiere con la cara y con el cuerpo. Se comporta como un muñeco mecánico, da vueltas al bastón mientras camina por una cuerda, sale de la jaula del león y se vuelve chiflado… No hay nadie más divertido que Chaplin”

También os podría hablar de mi primera actuación en solitario tras separarme de Dean Martin, hacia 1957. Se trataba nada menos que de sustituir en una actuación en Las Vegas a Judy Garland, que en esos momentos sufría de una infección en la garganta y no podía cantar…

“En la sala, llena a rebosar, sonaron los acordes de ‘Over the rainbow’. A continuación se encendieron los focos y el coro de la orquesta anunció cantando:
‘Miss Judy Garland’.
Salí al escenario. Se oyeron exclamaciones de sorpresa que fueron creciendo hasta dar pie a un aplauso cerrado (…) Los aplausos eran cada vez más fuertes… cálidos, densos, emocionantes.
Era casi imposible pensar…
Cogí el micrófono y dije lo primero que se me ocurrió:
- No me parezco mucho a Judy, ¿verdad?– sonaron las primeras risas.


(…) Caminé hacia las bambalinas y saqué a Judy. Parecía que el edificio se venía abajo cuando nos abrazamos. A continuación la senté a un lado del escenario y empecé el espectáculo.
La adrenalina no dejó de subirme durante los cincuenta y cinco minutos en que estuve haciendo el payaso sin parar. No podía creer lo que estaba sucediendo: ¡estaba haciendo todo eso a solas, sin Dean! No sé cómo acabó aquello. El público no quería dejarme marchar. De modo que me volví a Judy:
- ¿Qué pieza cantas al final?
- “Rockabye your baby” – me dijo.
Y la canté, cayendo de rodillas como solía hacerlo mi padre… ¡Nunca en mi vida había estado tan a mis anchas en un escenario!
Cuando volví al camerino dejé tras de mí a una multitud gritando”

Y un tercer momento, mi candidatura al Premio Nobel de la Paz

“Estaba yo en una suite del Hotel Sahara – que se llamaba la Congo Room – ensayando unas piezas al estilo de Jolson cuando recibí una llamada telefónica de un periodista de la Associated Press. Necesitaba mi opinión sobre no sé qué. Le dije a Joey Stabile que bajaba a hablar con el tipo y que luego volvería a mis ensayos.


Al día siguiente figuraba lo siguiente en los periódicos:
‘Jerry Lewis es propuesto
para el Premio Nobel de la Paz’.
‘Sólo el hecho de encontrarme en semejante compañía es magnífico’, dijo Jerry Lewis al enterarse de que el republicano Les Aspin, diputado por Wisconsin, le había propuesto para el Premio Nobel de la Paz como reconocimiento de su labor en pro de la Asociación contra la Distrofia Muscular. A lo largo de once años, declaró el señor Aspin, los maratones televisivos del señor Lewis han recogido más de 95 millones de dólares para organizaciones contra la distrofia muscular. La propuesta ha sido aceptada por el Comité del Premio Nobel del Parlamento noruego para la concesión de 1978. Esta propuesta reconoce la sensibilidad y la dedicación que han permitido a millones de personas ‘expresar su profundo deseo de ayudar a los demás’.
Como suele decirse, uno pierde las cosas que quiere conservar y conserva para siempre las cosas que da”


Todo un lujo, Jerry, tu presencia hoy aquí entre nosotros y el que nos hayas confiado estos tres mágicos momentos. Mil gracias y hasta la próxima. 

Citas de Jerry extraídas de 
Jerry Lewis por Jerry Lewis. Memorias. Parsifal Ediciones. 1983

9 comentarios:

Jose Ramon Chantres dijo...

Fabuloso homenaje a un actor genial. A mí me hizo pasar muy buenos momentos, pero creo que no está adecuadamente valorado por el público.

karin rosenkranz dijo...

Para mi Jerry Lewis es uno de mis comediantes preferidos de mi infancia. Como emitían siempre sus películas y las volvían a repetir, me las conocía de memoria. Y todavía si veo alguna, recuerdo esos momentos de alegría.
Buena elección, sin duda.
saludos

PEPE CAHIERS dijo...

¿Premio nobel de la paz? No tenía ni idea, aunque sólo por haber hecho reír a tantas generaciones ya se lo tenía más que merecido.

miquel zueras dijo...

Lewis era toda una institución cuando era niño. Veía por aquella Telefunken en blanco y negro "El show de Jerry Lewis" (con la voz en español de Miguel Ángel Valdivieso) y su versión en dibujos animados. La semana pasada emitieron en TV-3 la muy curiosa "El botones" donde Lewis no habla hasta el final de la película.
Besos, Clementine y que tengas muy buena Semana Santa.
Borgo.

Marcos Callau dijo...

Muchas felicidades por tu quinto aniversario, Clementine. Has elegido una figura muy adecuada para cualquier celebración. Bien es cierto que, cuando estaba junto a Dean Martin, yo prefería al italiano, por su elegancia y su manera de cantar. Pero Jerry siempre estuvo ahí. Mi escena favorita es la que simula escribir en una máquina de escribir inexistente. Es una conocida escena, muy simple, pero genial, de todo punto de vista. Felicidades Clementine!!! Te deseo muchos años más. Besos.

deWitt dijo...

Pues, antes de nada, felicidades por tu primer lustro en el mundo blog. Espero que podamos leernos durante, al menos, otros cinco años.

No tenía ni idea de que Lewis había sido propuesto para el Nobel. La anécdota de su primera vez en solitario me ha encantado.

Un abrazo

miquel zueras dijo...

¡Hey, muchísimas felicidades por tu quinto aniversario! No sé cómo ni porqué pero se me había escapado. Que sean muchos más disfrutando de La Gran Pantalla.
Besos! Borgo.

Alicia dijo...

¡¡Muchísimas felicidades!!Aunque yo creo que nos dices que es tu aniversario cada tres meses para tener una excusa para invitar a Jerry.
Y no me extraña, porque hay que ver qué interesante es todo lo que cuenta este hombre..

Japiverdi, Clementine, y que cumplas muchos lustros más.

Clementine dijo...

Muchas gracias, José Ramón, bienvenido. Quizá no esté bien valorado porque no se le conoce en todas sus facetas, lo completo que es. Un beso.

Gracias, karin, y bienvenida. Yo también me veía todo lo que ponían de él... ahora me lo pongo yo :) Saludos.

Yo tampoco lo sabía, Cahiers, hasta que lo supe, exactamente el día que inaugure este blog con él. Di que sí, merece eso y más.

Telefunken en blanco y negro... :)
"El botones" es mi preferida de Lewis, la considero una pequeña obra maestra. Besos, Borgo.

¡Muchas gracias, Marcos! Y tú que lo veas :) Jerry me acompaña todos los años, ya no podría hacer este blog sin él. Esa escena de la máquina de escribir es antológica. Besos, Callau.

Gracias, deWitt, pues firmo contigo por cinco años más, y cómo no :) Su primera vez en el cine es preciosa, con Chaplin, ya ves... Otro abrazo para ti.

¡Hey, muchísimas gracias, Borgo! Si es que no estás en lo que tienes que estar :) ¡Muchos besos!

¡¡Muchas gracias, Alicia!! Vaaaale, me has pillado, yo celebro los aniversarios cada tres meses, como la palabra ani versario indica...
¡Qué looooca estás!