miércoles, 25 de diciembre de 2013

El golpe

Mientras trabajaba en el guión de la película “Material americano”, el reconocido guionista estadounidense David S. Ward comenzaba a darle vueltas a otro argumento que compartía enseguida con Tony Bill, Michael Phillips y Julia Phillips, los productores de “Material americano”, quienes, entusiasmados, no dudaban en producir también este nuevo guión de Ward que se basaba en parte en “The big con”, libro escrito en 1940 por el autor americano David Warren Maurer.


David S. Ward debutaba como guionista en 1973 con “Material americano”, título cinematográfico al que seguiría de inmediato “El golpe”. Mucho más adelante, en 1988, Ward nos regalaría también el impecable guión de esa mágica historia que nos contaba “Un lugar llamado Milagro”.


Ward escribía el guión de “El golpe” con Robert Redford en mente pero Robert, que acababa de estrenar “Tal como éramos”, rechazaba en un principio este nuevo proyecto de Ward.


Por su parte, el director George Roy Hill, que había debutado tras las cámaras en 1962 y llevaba ya tras de sí títulos como “El irresistible Henry Orient”, “Millie, una chica moderna”… y “Dos hombres y un destino”, se encontraba de forma casual con el guión de “El golpe” y pedía dirigirlo. Después, se lo mostraba a Paul Newman, quien aceptaba encantado.


Muy, muy, muy afortunadamente para la historia del cine (y sobre todo para mí, podéis creerme), Redford decidía entrar finalmente en este proyecto. Se juntaban así de nuevo, tras “Dos hombres y un destino”, George Roy Hill, Paul Newman y Robert Redford, sin duda alguna uno de los tríos más interesantes de la historia del séptimo arte.







Paul Newman iniciaba su carrera como actor en 1949 en diversas series de la pequeña pantalla, debutando en el cine en 1954 con “El cáliz de plata”.


También había sido visto ya en otros títulos cinematográficos como “Marcado por el odio”, “El largo y cálido verano”,  “El zurdo”, “La gata sobre el tejado de zinc”, “Éxodo”, “El buscavidas”, “Dulce pájaro de juventud”, “El premio”, “Cortina rasgada”, “La leyenda del indomable”, “Quinientas millas”… y “Dos hombres y un destino”, donde compartía por vez primera protagonismo con Robert  Redford.




Como cabía esperar, Paul nos ofrecía en “El golpe” una maravillosa creación de Henry Gondorff, su guapísimo y astuto personaje en esta singular historia. Tras “El golpe”, Newman volvería a ser dirigido por George Roy Hill en “El castañazo”.

Robert Redford iniciaba su carrera como actor en 1960 y en la pequeña pantalla, debutando en el cine en ese mismo año con “Me casaré contigo”.


También había sido visto ya en otros títulos cinematográficos como “La rebelde”, “La jauría humana”, “Propiedad condenada”, “Descalzos por el parque”, “Dos hombres y un destino”, “El candidato”, “Las aventuras de Jeremiah Johnson” o “Tal como éramos”.




Robert nos ofrecía también una espléndida interpretación en “El golpe” de su también guapísimo pero más ingenuo Johnny Hooker. Redford volvería a trabajar a las órdenes de George Roy Hill en “El carnaval de las águilas”.


El británico Robert Shaw debutaba en la gran pantalla en 1951 en “Oro y barras”, título al que siguieron otros como “Desde Rusia con amor”, “La batalla de las Ardenas”, “Un hombre para la eternidad”, “La batalla de Inglaterra”, “Caza humana” o “El viaje fantástico de Simbad”.


Shaw nos regalaba en “El golpe” una magnífica composición de Doyle Lonnegan. Tras esta sensacional película, le veríamos también en “Pelham 1.2.3.”, “Tiburón” o “Abismo”.


Extraordinario actor neoyorkino, Charles Durning debutaba a toda pantalla en 1962 y ya había sido también visto en “Hola, mamá”, “Yo vigilo el camino” o “Hermanas”, así como en diversas series de televisión.


Durning nos presentaba en “El golpe” a un impecable Teniente Snyder. Magistral.


Un no menos extraordinario Ray Walston daba vida a J. J. Singleton. Walston llevaba en el cine desde 1957 y tras de sí títulos como “Al sur del Pacífico”, “El apartamento”, “Lío en los grandes almacenes”, “Bésame, tonto” o “La leyenda de la ciudad sin nombre”, así como multitud de apariciones en series televisivas.


Eileen Brennan nos acercaba maravillosamente a Billie. Eileen se iniciaba en el cine en 1967 y ya había sido vista en títulos como “El novio de mi mujer”, “La última película” o “El espantapájaros” y en diversas series de televisión.


Harold Gould daba magistralmente vida al simpático Kid Twist. Harold llevaba tras de sí un buen número de intervenciones en series de la pequeña pantalla como “Los intocables”, “Dimensión desconocida”, “Perry Mason”, “El virginiano”, “Superagente 86”, “Mi bella genio”, “La chica de la tele”… y de títulos cinematográficos como “La rebelde”, “Harper, investigador privado” o “El compromiso”. Mucho más adelante, Harold se nos haría muy familiar en la pequeña pantalla como el paciente novio de Rose en “Las chicas de oro”.


Dana Elcar era para nosotros un excelente Agente del FBI. Dana había ya aparecido en títulos cinematográficos como “Punto límite”, “El estrangulador de Boston, “Péndulo” o “Soldado azul” y era también ya un rostro conocido de la pequeña pantalla por series como “Los defensores”, “Los invasores”, “Hawai 5-0”, “Ironside” o “El F.B.I.” Mucho más adelante, Elcar se nos haría tremendamente familiar como el jefe de “MacGyver”.


Y Robert Earl Jones nos presentaba al entrañable Luther. Padre en la vida real de James Earl Jones, Robert debutaba en el cine en 1939 en “Lying lips” y había sido visto ya en otros títulos cinematográficos como “Río salvaje”, “Víctima de la ley” o “Mississippi Summer”. Tras “El golpe”, le veríamos también en otras películas como “Entre pillos anda el juego”, “Cotton Club” o “Único testigo”.

Completaban este sensacional reparto John Heffernan (Eddie Niles), Jack Kehoe (Erie Kid), Dimitra Arliss (Loretta), James Sloyan (Mottola), Sally Kirkland (Crystal), Paulen Myers (Alva Coleman)…

“’El golpe’ es, indudablemente, una de las películas
con más estilo de la época
(Roger Ebert, Chicago Sun-Times)


Las extraordinarias imágenes de “El golpe” venían firmadas por el norteamericano Robert Surtees, quien había debutado a toda pantalla en 1943 y nos había ya deleitado a través de títulos como “Treinta segundos sobre Tokyo”, “Las minas del rey Salomón”, “Quo Vadis”, “Cautivos del mal”, “Mogambo”, “Oklahoma!”, “El cisne”, “El árbol de la vida”, “Ben-Hur”, “Rebelión a bordo”, “El graduado”,  “Dos mulas y una mujer”, “El otro”… Qué maravilla. Tras “El golpe”, Surtees volvería a trabajar con George Roy Hill en “El carnaval de las águilas”.


El no menos extraordinario montaje era obra de William Reynolds, que ya nos había demostrado su buen hacer en otros títulos como “Sitiados”, “Situación desesperada”, “Ultimátum a la Tierra”, “Desirée”, “Papá, piernas largas”, “Taras Bulba”, “Sonrisas y lágrimas”, “El Yang-Tsé en llamas” o “El padrino”. Qué lujo. Tras “El golpe”, Reynolds volvería a trabajar con George Roy Hill en “El carnaval de las águilas” y “Un pequeño romance”.


La magistral dirección artística corría a cargo del californiano Henry Bumstead, quien ya llevaba tras de sí títulos como “¡Vaya par de marinos!”, “Vuelve, pequeña Sheba”, “Un gramo de locura”, “Los puentes de Toko-Ri”, “El hombre que sabía demasiado”, “Vértigo”, “El botones”, “Matar a un ruiseñor”, “El valle del fugitivo”, “Joe Kidd” o “Infierno de cobardes”. Tras dejarnos realmente maravillados con su trabajo en “El golpe”, Bumstead coincidía de nuevo con George Roy Hill en “El carnaval de las águilas” y “El castañazo”.


El diseño de vestuario lo firmaba nada menos que Edith Head, excepcional modista de Hollywood que llevaba ya tras de sí una larguísima y exquisita carrera cinematográfica con títulos como “Alas”, “Beau Geste”, “Siguiendo mi camino”, “El crepúsculo de los dioses”, “Un lugar en el sol”, “Cuando ruge la marabunta”, “La ventana indiscreta”, “Una cara con ángel”, “El ceniciento”, “El hombre que mató a Liberty Valance”, “El profesor chiflado”, “La taberna del irlandés”, “Los cuatro hijos de Katie Elder”, “Descalzos por el parque”, “Dos hombres y un destino”, “El juez de la horca”… Y por citar algunos, ni os imagináis todo lo que me dejo. Tras su magistral trabajo en “El golpe”, Edith coincidiría de nuevo con George Roy Hill en “El carnaval de las águilas”.



Los maravillosos decorados de “El golpe” nos llegaban de la mano de James W. Payne, cuyo trabajo llevábamos admirando desde 1940 y en títulos como “Un espía en Hollywood”, “Samantha”, “Lío en los grandes almacenes” o “Los trotamundos”. Payne coincidiría después con George Roy Hill en “El carnaval de las águilas” y “El castañazo”.


Y mención especial merece Jerry ‘Jaroslav’ Gebr, ilustrador, pintor de retratos y artista escénico que nos deleitaba en “El golpe” con las ilustraciones que acompañaban a los títulos de crédito…







… y las que encabezaban cada una de las distintas partes de la historia de la película. Qué maravilla.


Todo ello venía redondeado por una banda sonora repleta de exquisitos temas musicales compuestos entre 1901 y 1909 por el extraordinario “rey del RagtimeScott Joplin


… que el no menos extraordinario compositor neoyorkino Marvin Hamlisch recogía y adaptaba en esta excepcional banda sonora…


Solace, The entertainer, Easy winners, Pinne apple rag, Gladiolus Rag… Un auténtico regalo para los oídos.

Magnífica, una película sin fecha de caducidad,
será extraordinaria siempre
(Will Laurence, Empire)

Gran parte del argumento de “El golpe” estaba inspirado en “Horse Play”, uno de los episodios del programa de radio de 1951 “La vida de Harry Lime” del mismísimo Orson Welles.

Los personajes de Henry Gondorff, Kid Twist, Eddie Niles y J. J. Singleton estaban basados en estafadores reales que actuaron en Chicago en la década de los 30.


Producción de Tony Bill, Julia Phillips y Michael Phillips para Universal Pictures, “El golpe” (The sting) era estrenada el 25 de diciembre de 1973, hace hoy ya 40 años, en Los Ángeles y Nueva York.

Un lujo decididamente imprescindible, gran éxito de taquilla
(Luis Martínez, Diario El País)




El golpe” obtuvo muy merecidamente el Oscar a mejor película, director, guión original, montaje, dirección artística, diseño de vestuario y banda sonora…



… siendo también nominada en estos galardones a mejor actor (Robert Redford), fotografía y sonido.




Asimismo, Robert Redford obtuvo el David di Donatello como mejor actor extranjero compartiendo este premio, eso sí, con Al Pacino por “Serpico”.

Y dos curiosidades más, que sé que os gustan tanto como a mí…



Como el que algunos de los personajes de la película aparecieran bebiendo cerveza de la marca Schlitz, mayor empresa cervecera durante la década de los años 30.

O que el logo de apertura de la Universal Pictures en “El golpe” fuera al estilo de los años 30 y no, como le correspondería realmente, en su versión de la década de los 70. Genial.


¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!

10 comentarios:

maslama dijo...

¡ay madre, esta vez me he quedado aturdida con tantos datos! (y lo peor es que es interesantísmo, no puedo dejar de leer). En fin, mientras leo y releo tu post para irme empapando bien, paso para desearte unas felices fiestas y buena entrada de año

PD. anoto también Los dientes del diablo, ya buscándola, gracias por el consejo :))

besos,

PEPE CAHIERS dijo...

No hay experiencia más divertida que la primera vez que se ve El golpe. Luego ya se pierde el factor sorpresa, pero sigue siendo una fenomenal película.
Feliz Navidad Clementine!!!!!!!!!

miquel zueras dijo...

Qué maravilla de ilustraciones... creo que aquí Redford y Newman tenían aún mejor química que en "Dos hombres y un destino". Recuerdo que en la época de su estreno vino la moda de las películas de esa época como "El gran Gatsby" (también con Redford) o "Dillinger". Robert Shaw era un maravilloso actor, qué pena que muriera tan pronto, justo después de su papel de pescador Quint en "Tiburón".
Eso sí: la música de ragtime conseguía momentos inolvidables: Charles Durning corriendo por la ciudad intentando atrapar a uno de la banda...
¡Y muy Felices Fiestas!
Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Buena entrada de año también para ti, maslama, y mil gracias por tus palabras.
PD: Verás como te encanta, es preciosa :)) Besos.

Siempre que la vuelvo a ver, Cahiers, y ya van... pienso que me gustaría verla de nuevas para que me sorprendiera una y otra vez. Pero sigue siendo genial, como bien dices.
¡Feliz Entrada de Año, eremita de lujo!

Ya sabía yo que tú ibas a decir algo sobre las ilustraciones, las he puesto por ti... bueno, la verdad es que no, las he puesto porque al verla ahora de nuevo pensaba cada vez que salía una de ellas: "¿y quién será el artista?", y resulta que es más conocido de lo que yo creía, así que ya me lo he apuntado para dedicarle entrada, si no aquí en Noelio, ya te avisaré :)
Esa escena de Durning persiguiendo a Redford es de mis favoritas, y qué bien corre Robert, qué bien... todo :)
¡Muy Feliz Entrada de Año para ti también, Borgo, y muchos besos!

Marcos Callau dijo...

Grandiosa comedia en toda su extensión. Una ambientación y una banda sonora sublimes. Está entre mis películas favoritas de todos los tiempos. Besos.

Clementine dijo...

Grandiosa, Marcos, yo no me canso de verla. Bien es verdad que la pareja protagonista es inmejorable pero si no hubieran sido Newman y Redford hubiera tenido también buena dirección, guión, montaje, ambientación, banda sonora... Es redonda de principio a fin, también está entre mis favoritas. Besos, Callau.

Roberto Béjar dijo...

¡Una película redonda donde las haya! Todo el mundo delante y detrás de las cámaras está perfecto, y yo tyambién soy de la opinión que hay más química aquí entre Redford y Newman que en Dos Hombres y un Destino.
Una genialidad emplear la música de Joplin. Lo que no sé si fue idea del compositor o del director.

Como ves no he querido escapar la ocasión para desearte un 2014 repleto de cosas buenas para ti y los tuyos.

Besos!

Clementine dijo...

¡¡Roberto Béjar, qué alegría más grande!! Supongo yo que lo de adaptar a Joplin sería idea de Hamlisch que tampoco se quedaba atrás como genio musical.

Gracias por asomarte a esta gran pantalla, también yo deseo lo mejor en este 2014 para ti y para los tuyos. Y síguete asomando por aquí que me encanta.

¡Muchos besos y hasta la próxima!

Alicia dijo...

Qué decir de El Golpe.. Sin duda una de mis pelis favoritas, y reconozco que sus protagonistas tienen mucho que ver en que sea así.

Bueno, no voy a desear feliz Navidad a estas alturas, pero es un momento perfecto para desearos:

¡¡MUY FELICÍSIMO MES DE FEBRERO!!

Clementine dijo...

Qué bien te diriges a tu público, Alicia, qué gusto... ¡MUY FELICÍSIMO FEBRERO PARA TI TAMBIÉN!
Los protagonistas de El golpe... ya me dirás qué tienen de especial :)