domingo, 13 de mayo de 2012

Maravillosas parejas a toda pantalla


En 1969, y dirigidos por un inmejorable George Roy Hill, Paul Newman y Robert Redford nos enamoraban en todos los sentidos a través de Butch Cassidy y Sundance Kid, sus atractivísimos personajes en “Dos hombres y un destino” (Butch Cassidy and the Sundance Kid).


En 1993 Jeremiah S. Chechik nos presentaba a Joon y a Sam a través de dos mágicos Mary Stuart Masterson y Johnny Depp en “Benny y Joon” (Benny & Joon). La encantadora relación que surgía entre ellos y la preciosa banda sonora de Rachel Portman hacían el resto.


Joseph Leo Mankiewicz firmaba en 1972 “La huella” (Sleuth), una auténtica obra maestra del cine que nos deleitaba con tan sólo dos personajes, Andrew Wyke y Milo Tindle, y a través de uno de los más extraordinarios duelos interpretativos de la gran pantalla a cargo de dos magistrales Laurence Olivier y Michael Caine .


En 1950 conocíamos a toda pantalla a una de las más deliciosas parejas imaginables. La formada por el encantador Elwood P. Dowd y Harvey, un distinguido y amistoso “pooka”. La correcta dirección de Henry Koster, el ingenioso guión de Oscar Brodney y Mary Chase (autora también de la obra teatral) y, sobre todo, la magia de un más que entrañable James Stewart convertían “El invisible Harvey” (Harvey) en todo un clásico del cine.


George Lucas nos presentaba en 1977 La guerra de las galaxias” (Star Wars) y con ella a una de las más míticas parejas de la historia del cine, Han Solo y Chewbacca, encarnados respectivamente por Harrison Ford y Peter Mayhew.


Richard Donner nos daba a conocer en  Lady Halcón” (Ladyhawke, 1985) a uno de los rostros más bellos de la gran pantalla. Michelle Pfeiffer nos enamoraba a través de Isabeau D’Anjou y su historia con Etienne Navarre, encarnado por Rutger Hauer, se convertía en una de las más mágicas de la historia del cine.


Robert Redford y Morgan Freeman unían su encanto y su talento como Eynar Gilkyson y Mitch Bradley, respectivamente, en “Una vida por delante” (An unfinished life), entrañable historia dirigida impecablemente por Lasse Hallström en 2005.


David Lean nos relataba en 1945 de manera prodigiosa “Breve encuentro” (Brief encounter), sin duda una de las más preciosas y románticas historias de la gran pantalla. Y Celia Johnson y Trevor Howard nos llegaban directamente al corazón a través de Laura Jesson y Alec Harvey, sus respectivos personajes.


En 1991 conocíamos en una cafetería a Frankie y a Johnny a través de una frágil Michelle Pfeiffer y un Al Pacino de lo más encantador. Y Garry Marshall los dirigía en “Frankie y Johnny” (Frankie and Johnny).


En 2003, Tim McCanlies firmaba para la gran pantalla “El secreto de los McCann” (Seconhand lions), una singular historia con dos peculiares y a la vez entrañables protagonistas, los hermanos Hub y Garth McCann, extraordinariamente interpretados, respectivamente, por dos excepcionales Robert Duvall y Michael Caine.


A través de un, como siempre, impresionante Sean Connery, Steven Spielberg nos presentaba en 1989 a Henry Jones, el ilustre padre del arqueólogo más atractivo de la gran pantalla. Connery y Harrison Ford como Indy se unían para ofrecernos una entretenida y emocionante historia en “Indiana Jones y la última cruzada” (Indiana Jones and the last crusade).


Lindsay Anderson nos hacía en 1987 un inmejorable regalo al dirigir en “Las ballenas de Agosto” (The whales of August) a esas dos leyendas de la interpretación que fueron Bette Davis y Lillian Gish. Anderson también nos regalaba una preciosa historia de amistad entre dos hermanas, Libby Strong y Sarah Webber, maravillosamente encarnadas por estas dos extraordinarias actrices.


En 1969 conocíamos a Ben Rumson y al Socio, unos entrañables Lee Marvin y Clint Eastwood que compartían en esta historia tanto el oro como a una misma mujer. Joshua Logan dirigía impecablemente este inolvidable musical llamado “La leyenda de la ciudad sin nombre” (Paint your wagon).


Magistralmente dirigidos por Mark Rydell,  Katharine Hepburn y Henry Fonda nos regalaban en 1981 a una de las parejas más mágicas de la gran pantalla en la maravillosa película “En el estanque dorado” (On golden pond). Ethel y Norman Thayer, Jr., sus encantadores personajes en esta historia, forman ya parte por derecho propio de la historia del cine.


George Roy Hill firmaba en 1973 otro gran título de la mano de Robert Redford y Paul Newman como los irresistibles timadores Johnny Hooker y Henry Gondorff de “El golpe” (The sting). Y de nuevo los espectadores caíamos rendidos ante semejante pareja. Pero qué barbaridad, qué dos hombres...

9 comentarios:

Pablo J. Álvarez dijo...

Una de mis favoritas es la de Walter Brenan y Jhon Wayne. Aunque comparto todas las que has puesto como las grandes.

homecinemaniaco dijo...

Lo son todas las que están, y de he hecho me has provocado ganas de revisitar alguno de esos títulos; pero también es evidente que no están todas las que son.

Yo añadiría a Humphrey Bogart y Katharine Hepburn, protagonistas absolutos a lo largo de todo el metraje de "La reina de Africa"

Saluditos

PEPE CAHIERS dijo...

Se deja usted en el tintero a los protagonistas de "Dos cabalgan juntos".

Pablo J. Álvarez dijo...

Vaya, anoche me acorde de la extraña pareja. W.M y J.L. Si no lo digo me entra picazón.

miquel zueras dijo...

Muy buena entrada dedicada a parejas de ambos sexos, distintos y hasta interplanetarias como Cheewbacka y Solo. Tomo nota de "Una vida por delante", película que no conocía. Creo que me quedo a Caine y Olivier por su pérfida y tramposa relación de amor-odio (así la veo yo) Besos. Borgo.

Alicia dijo...

Dan ganas de revisarlas todas, una tras otra.
Claro que faltan, pero son todas las que están, vaya que son..
Yo, para no variar, me quedo con PN, me da igual que venga o no en pareja. ¿puedo?

Clementine dijo...

¡Claro que faltan! Exactamente todos los que no salen, pero ¿a que estáis de acuerdo conmigo en que haría falta un blog entero para que salieran (casi) todos?

Pablo, John Wayne y Walter Brennan, así como Jack Lemmon y Walter Matthau, merecen su entrada especialmente dedicada a ellos, y la tendrán, la tendrán, no lo dudes.

homecinemaniaco, muy bienvenido. Bogart y Hepburn en África los tengo para una segunda tanda. Saludos.

Y lo mismo te digo con respecto a los otros dos que cabalgan juntos, mi querido Cahiers. Aunque ésos ya tuvieron su momento de gloria, y me refiero ahora a Stewart y Widmark, vaya usted a pensar otra cosa...

Gracias, Miquel. Toma, toma nota de "Una vida por delante", merece la pena, además con Freeman, que me encanta, y Redford que... ¿te hace falta que diga más? Caine y Olivier están desde luego para quedarse con ellos, y ¿lo que me gustaría a mí ver tu carátula particular de "La huella"?

Ganas dan, Alicia, ganas dan. Quédate con PN, siempre, que para eso es tuyo, pero me da que si va acompañado de cierto rubio (ése es mío) tampoco te importa...

Pablo J. Álvarez dijo...

!Que bueno¡ Con todos esos anuncios de futuras entradas, no voy a poder dejar de seguir este blog, que ya he puesto en mis favoritos. Ha ...anoche me acordé de otras dos..."Sal y Pimienta" (Sammy Davis y Peter Lawford) y ¿como no? Dean Martin y Jerry Lewis.

Jose Mari dijo...

Hombre, es que decir que te has dejado alguna pareja es una importante chorrada... porque el que cite alguna que las que te dejas, se esta dejando otras muchas. Son todas las que están, y están TODAS GENIAL.

Retomo una de las que citas, Han Solo y Chewbakka, y os invito a echar un vistazo a este reportaje de mis amigos de Cinemanía, sobre objetos cutrísimos de Star Wars encontrados en bazares chinos. Para pasar un muy buen rato.
Besos!
http://bit.ly/z9cFC8