lunes, 7 de marzo de 2011

Los inmortales

Nadie jamás ha sabido que estábamos entre vosotros… hasta ahora


El 7 de Marzo de 1986, hace hoy ya 25 años, se estrenaba en Estados Unidos “Los inmortales” (Highlander), una historia fantástica de Gregory Widen que fue llevada a la pantalla por Russell Mulcahy.

Los inmortales” fue presentada en Enero de ese mismo año en el Avoriaz Fantastic Film Festival, uno de los festivales de cine fantástico más importantes de Europa, creado en 1973 y clausurado en 1993, donde el propio Mulcahy había sido nominado el año anterior por su segundo título para la gran pantalla, “Razorback”. Entre las películas galardonadas en este festival se encontraban títulos hoy tan conocidos como “El diablo sobre ruedas”, “El hombre elefante”, “Cristal Oscuro”, “Terminator” o “Inseparables”.


Para interpretar al personaje protagonista de esta historia, Connor Mac Leod o Russell Nash (cambia su nombre según transcurre la historia en el pasado o en el presente), fue elegido Christopher Lambert, actor nacido en Nueva York pero criado desde los dos años en Ginebra (Suiza), lugar donde se mudó con su familia al ser destinado ahí su padre, diplomático estadounidense.

Lambert trabajó en varias producciones francesas antes de su primer proyecto americano, “Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos” (1984).


Dos años después, era elegido para el papel protagonista de “Los inmortales”. Durante el rodaje, Lambert pasó un tiempo con un entrenador de diálogo con el fin de desarrollar un acento que no sonara específicamente extranjero. Y es que en su única película anterior de habla inglesa, “Greystoke”, el actor tenía muy pocas frases de guión.


Mac Leod conoce su condición de inmortal gracias a Juan Sánchez Villa-Lobos Ramírez, otro inmortal de mayor edad que asume la tarea de adiestrarle en el arte de la espada, explicándole además el origen de los inmortales y el conjunto de sus reglas.


Sean Connery, ya entonces conocido mundialmente por su papel de James Bond y por haber participado en varios clásicos cinematográficos, se metía en la piel de Ramírez, aunque todas sus escenas tuvieron que ser filmadas en tan sólo una semana debido a su apretada agenda, circunstancia que dio lugar a una apuesta entre el actor, que sostenía que no daría tiempo a rodar lo previsto, y el propio director. Afortunadamente, ganó Mulcahy.


Connery le dio su gran presencia a este personaje y la fuerza y grandeza requerida. Y qué bien le sienta la inmortalidad a este actor, qué barbaridad…


Clancy Brown, actor americano que comenzó su carrera cinematográfica en 1983, compartiendo dos años después cartel con Sting y Jennifer Beals en “La prometida”, fue elegido para dar vida al crucial tercer personaje que cierra el círculo, el malvado Kurgan / Victor Kruger, papel que realmente borda este actor.

Durante el rodaje, Brown entabló una amistad que aún hoy perdura con Bob Anderson, veterano especialista y maestro en el arte de la espada en "Los inmortales" que entrenó a lo largo de su carrera desde al mismísimo Errol Flynn hasta los distintos personajes de las trilogías de "Star Wars" y "El señor de los anillos".


La otra baza importante de la película corría a cargo de su banda sonora, que conjugaba perfectamente dos estilos muy diferentes. La partitura venía de la mano de Michael Kamen, compositor americano también artífice musical de otros títulos como “Robin Hood, príncipe de los ladrones”, “Los tres mosqueteros” o “Don Juan DeMarco”.

Y las canciones eran aportadas, y perfectamente integradas en la historia, por el grupo británico Queen, ya entonces de sobra conocido y hoy sin ninguna duda inmortal.


En un principio, los componentes de Queen tenía previsto grabar una sola canción para la película, pero tras verla se decidieron a completar la banda sonora. Brian May escribió “Who wants to live forever?” durante el viaje en taxi a su casa tras el visionado del film y Roger Taylor utilizó la frase de la película “Es un tipo de magia” como base del título de su canción “A kind of magic”.

Por su parte, el tema “One year of love”, escrito por John Deacon, nunca fue lanzado como single en Europa o en los Estados Unidos, aunque sí fue un gran éxito en Japón. Junto a otros temas como “Princess of the Universe” o “Gimme the price”, aparecieron todos ellos ese mismo año de 1986 en el album del grupo titulado “A kind of magic”.


La buena relación establecida entre Connor y Ramírez a lo largo de la historia traspasó también la gran pantalla. Lambert y Connery se llevaban tan bien durante el rodaje que se llamaban entre sí por los nombres de sus personajes, incluso cuando no estaban filmando.

Y fue por insistencia de Lambert el que Connery fuera seleccionado también para “Los Inmortales II: el desafío” (1991).

Del amanecer de los tiempos venimos. Nos hemos movido silenciosamente a través de los siglos, viviendo muchas vidas secretas hasta completar el número de los elegidos esperando la hora del combate final. La hora ha llegado: sólo puede quedar uno…”

28 comentarios:

JLin dijo...

Esta pelícual me impactó de jovencito, me encantó por la temática y los paisajes. En cuanto a la música... QUEEN, mi grupo, el grupo, los más grandes; temas aunténticamente inolvidables. Curioso que destaques "Princess of the Universe" una auténtica joya que la gente suele olvidar.

Clementine dijo...

Es que fue muy importante en su momento, yo la vi en el cine y también salí entusiasmada. Y me la he vuelto a ver ahora y, a pesar del tiempo transcurrido, sigue estando muy decente y muy entretenida. Y menudos paisajes en plano general...
Buen gusto tienes tú en cuanto a tu grupo musical, JLin. Esperaba tu rauda visita, para que te voy a engañar...

natsnoC dijo...

¡¡ME ENCANTA!! Y como JLin, habré escuchado su banda sonora decenas de veces. No sé qué canción me gusta más... pero "Princess of the Universe" es por supuesto genial.

Clementine, debo reconocer que no esperaba ver esta peli aquí, pero como siempre eres capaz de dar detalles que difícilmente encontramos en otro lado.

miquel zueras dijo...

Creo que fue el último papel relevante de Lambert. Me gustaría destacar la película que mencionas: "Razorback" muy buena y poco conocida. Borgo.

Clementine dijo...

Mi truco consiste, natsnoC, en concentrarme en el cartel de la película en cuestión y de ahí me salen todos los detalles. Es que tengo una mente privilegiada, ya ves. Qué sería de mí sin Internet. Eso sí, le pongo mucho empeño, que de eso me sobra...
En La Gran Pantalla te puedes encontrar cualquier película que se merezca estar en la historia del cine y creo que ésta es una de ellas.

Sí, Miquel, una pena lo de Lambert, que aunque sigue trabajando en el cine no ha destacado en ningún título más. Y a mí me gustaría ver “Razorback” que siempre he oído hablar de ella y todo bueno

Gustavo dijo...

La película es espectacular. Me impactó mucho en su momento. Hubo una época en que, con mi walkman, me ponía música por la noche, en la cama, justo media horita antes de dormir, para, en silencio, disfrutar de la música. Recuerdo que "Who wants to live forever" me ponía los pelos de punta, especialmente casi al final, con la voces de todo el grupo, el punto de May, la batería... una pasada!

Gracias, Clementine, por recordarnos estos momentos!

Clementine dijo...

De nada, Gustavo, para mí también ha sido un placer recordar esta película. "Who wants to live forever" es una de mis canciones favoritas de Queen, entre otras cosas porque la relaciono directamente con esta película, que para mí es muy entrañable.

DEMOÑÍN dijo...

Yo, como los grandes, haciendo de mi mismo.

La verdad es que esta película está entretenida, pero si te pones a pensar, el argumento no tiene piés ni cabeza.
"Durante siglos alguien se encarga de buscar a siete elegidos para que se peleen entre sí, se maten, y solo quede uno para dejar de ser inmortal y las cosas queden como estaban."
Empezaba la sinrazón de las películas, que ahora llaman de acción.

Eso sí, dejando la demonización a un lado, Clancy Broum tiene un morro que se lo pisa, y crea un malo que no te puede caer mal nunca. Es muy bueno, mejor incluso que Lambert.
Y de Sean Connery, pues que está como siempre, llenando pantalla cada vez que sale.

Y de Queen, que me perdone JLin, son de los más grandes, no los más grandes.(Esto me recuerda a Byll Murray en "Atrapado en el tiempo", cuando dice que es un diós no El Diós"

Saludos a todos.

Clementine dijo...

El que cae bien, Demoñín, es el actor que hace de malo (actorazo, eso sí), y no el personaje. El personaje te puede caer bien porque le ves ahí, en la pantalla. A ver si se te pone enfrente, con todo lo grande que es, y te empieza a hacer picias, qué tal te acaba cayendo...

Y, creo que no me equivoco, esta película se ve de distinta manera si ya la has visto antes, de jovenzuelo, que si la ves de primeras. Si ya la has visto antes, te queda un algo especial hacia ella que te lleva a permitirle ciertas licencias, sobre todo de argumento, aunque no hay que olvidar que estamos en el terreno fantástico. No sé si me he liado yo sola, pero creo que se me entiende lo que quiero decir.

El Tirador Solitario dijo...

Yo también soy de esa generación que la disfrutó de joven, en mi caso siendo un apuesto y recién estrenado veinteañero, y la verdad es que me encantó al verla en pantalla grande, en los Multicines Centro de Granada, luego al año siguiente la volví a disfrutar en VHS...y hasta ahora...lo que quiere decir que hace 24 años que no veo esa película, por lo que sea no me he vuelto a encontrar con ella, pero ya que la anfitriona dice que no ha envejecido mal, es cuestión de hacerse el encontradizo con ella (con la película).

Y muy bien dedicarle un post tan estupendo, Clementine, porque pasamos en esta Gran Pantalla, del arte y ensayo, al cine fantástico de los 80. Usted sí que sabe...

Clementine dijo...

Es que el cine fantástico de los 80 nos ha dejado títulos muy recordables. Cristal Oscuro, La historia interminable, Legend, Willow...
Y siempre hay que hacerle un hueco a la buena fantasía, Tirador, es primordial.

PEPE CAHIERS dijo...

Lo primero que tengo que decir es, que yo sepa, el Tirador jamás fue un apuesto veinteañero. Respecto a la película, recuerdo aquellos planos que cambiaban de escenario con un movimiento de cámara, desde, por ejemplo, el Madison Square Garden a la Escocia medieval. Este fue el principio del fin para la carrera de Lambert. Destacaría también el doblaje que tuvo Clancy Brown con esa voz ronca realmente estupenda. Este actor lo recuerdo también en su papel de guardían sádico en "Cadena perpetua".

Clementine dijo...

Sí, estaban bien esos planos de transición entre una y otra época. Y razón tienes, Cahiers, en que también estaba Clancy en Cadena perpetua. Razón tienes también en destacar su magnífico doblaje en Los inmortales, aunque poca falta le hace, que ya impone lo suyo con su presencia, es genial.
En cuanto a la supuesta apostura veinteañera del Tirador, no te doy la razón ni te la quito porque lo desconozco, aunque soy consciente de esa ausente modestia que le caracteriza por escrito...

Roberto Béjar dijo...

Una mítica película de la época, aunque Lambert no es santo de mi devoción, el contar con Sean Connery en el reparto le da muchos puntos a la película.
De acuerdo en que no ha envejecido mal. Lo que no sé es qué tal funcionaron las secuelas,. porque no he llegado a ver ninguna.
Saludos.

fossie dijo...

Una gran película. Es curioso como van pasando los años y nos damos cuenta de todas las grandes películas que han pasado por nuestras vidas.

Los inmortales tiene un poco de todo, fantasía, mágia, romance, aventura, acción... es una película que entretiene y que además cuenta con grandes actores. Tanto Sean Connery como Christopher Lambert lo hacen genial y se nota que había una buena amistad entre ellos. Y respecto a Clancy Brown pues también debo decir que lo hacia genial, incluso reconozco que me daba hasta miedo ;)

Gracias Clementine por mantener vivos nuestros recuerdos.

Clementine dijo...

Sean Connery aporta siempre mucho a sus películas, aparte de por su impresionante físico, porque es de los actores que llenan la pantalla haga o no un papel principal. Y yo tampoco he visto las secuelas, Roberto, no me ha surgido esa inquietud, prefiero quedarme con el recuerdo de esta primera.

Yo encantada de mantener vivos vuestros recuerdos, Fossie, que además son también los míos. Y a lo mejor lo que mantiene entretenida hoy a esta película es precisamente lo que has apuntado, que tiene un poco de todo, incluso buenos actores que hoy en día es de muy agradecer.

Saludos a los dos.

Alicia dijo...

Yo sólo tengo una pregunta: ¿cómo puede estar tan bueno Sean????

A ver si encuentras respuesta indagando en la red, anda, Clementine..

Clementine dijo...

Ahí, ahí, Alicia, ésa es la pregunta, sí señor. Pues la única respuesta que se me ocurre, sin indagar por la red ni nada, es que tiene ya muchas tablas en eso y como está ya acostumbrado a estar bueno, pues no le cuesta trabajo alguno.
Eso o que ha hecho un pacto con el diablo...

El Tirador Solitario dijo...

Vamos a ver, ante todo debo decir, que es posible que comparada con mi espléndida madurez, mis veinte años queden algo ensombrecidos, pero no por ello son menos interesantes.

Mi estimada amiga Clementine, a mi no me gusta arroparme en una falsa modestia, me parece una impostura de pésimo gusto, y yo sé que los lectores, y especialmente las lectoras, lo saben apreciar en su justa medida...

Clementine dijo...

Yo no he hablado de falsa modestia, Tirador, sino de ausente...
Entonces, ¿te pareces a Sean Connery, un poco?

El Tirador Solitario dijo...

Muy bien visto y bien apuntado, mi querida amiga, me gana por la mano en las puntualizaciones.
¿Sean Connery? Yo tengo más bien, mi propio estilo...

Clementine dijo...

Ah, bien, bien, pues ya me dejas más tranquila...

Layna dijo...

¡¡La he visto, la he visto!! Ya no me siento tan "fuera de lugar" en tu blog!! En su día la vi y me gustó. La banda sonora me encantó, la escuché un montón de veces. Pero de todos modos leer tus post es motivador y los comentarios que aquí aparecen de lo más diviertos. Un beso Clementine

Clementine dijo...

¿Ves, ves? Si ya te lo decía yo, que no tenías que dejar de pasarte por este blog. Y mientras estés aquí dentro no estarás nunca fuera de lugar.
Otro beso, Layna.

PEPE CAHIERS dijo...

¿¿¿¿espéndida madurez???. Vamos a dejar el tema, porque, al final, vamos a hablar más del cuestionable atractivo del Tirador que de la mirada estrábica de Lambert.

Clementine dijo...

Eso, menos mal que estás tú aquí,Cahiers, para poner un poco de orden...
Y para hablar de espléndida madurez siempre, siempre tenemos a Sean Connery... Insisto, siempre.

Jose Mercury dijo...

Pues yo debo decir, con una amable sonrisa en los labios superiores, que nunca me volvió loco esta película, en parte porque yo ya vanía loco de serie, y en parte porque he de reconocer ¡oh sacrilegio! que me aburrí bastante durante un buen ratete. Pero claro, por ejemplo el miércles vi Torrente 4, así que siempre hay cosas peores.
De las canciones de Queen qué puedo decir... lo único que se me ocurre es que uno de los días más trágicos de la historia de la música fue el día que Freddy decidió que el tampoco quería vivir para siempre.
Y sobre Christopher Lambert, aparte de que hoy sería un buen reclamo para aquel programa de Paco Lobatón, sólo puedo añadir que mi amigo Jorge se parecía a él de jovencito, pero hoy ya no. Ambos se han expandido. Y que un estrabismo puede llegar a ser muy sexy. Pero mientras no llega a serlo es una faena, caramba.

Clementine dijo...

Dichosos los ojos que te ven aparecer de nuevo por aquí, Jose Mercury.
No considero sacrilegio que te aburriera la película, aquí se respetan todas las opiniones, incluso la tuya. Sobre la triste marcha de Freddy te doy toda la razón y sobre Lambert te diré que ha sido muy atractivo incluso siendo estrábico, ¿verdad, Alicia?, pero a mí me gusta mucho más con el pelo corto que con esas melenas que nos saca en la película.
Lo que sí me parece un sacrilegio es que hayas ido a ver "Torrente" y encima la 4. Mira que te tengo dicho que no hace falta que nos lo cuentes aquí todo...
Besos.