sábado, 21 de noviembre de 2009

Terence Hill y Bud Spencer

Vi por primera vez a Terence Hill y a Bud Spencer a la edad de 12 años y a toda pantalla, en una sesión doble de cine a la que me llevaron. La primera película de dicha sesión, “Los trotamundos”, protagonizada por James Garner y Louis Gossett, Jr., era un entretenido western del que guardo buen recuerdo pero no he vuelto a tener noticia. La segunda película, “Dos super-policías”, también muy entretenida, la tengo ahora en DVD.


Pero no me reencontré con Bud y Terence hasta hace unos años, cuando tuve la oportunidad de conocer sus otros títulos en común. Películas todas ellas sin más pretensión que entretener, que realmente lo hacen, y divertir al espectador durante un par de horas.

Ya más adelante tuve noticia de sus carreras individuales, antes y después de coincidir en la pantalla. Aunque, por supuesto, Terence y Bud pasarán a la posteridad como una peculiar pareja cinematográfica.


Carlo Pedersoli nació en Nápoles el 31 de Octubre de 1929. Campeón mundial de natación en 1948, fue también el primer nadador italiano en rebajar el muro del minuto en los 100 metros libres. Representó a Italia en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, en los Juegos Olímpicos de Melbourne de 1956 y en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960.


En 1955 se licenció en Derecho y habla un total de seis idiomas. Su pasión por la aeronaútica le llevó a obtener la licencia de piloto privado tanto de avioneta como de helicóptero. Y en 1981 fundó la línea aérea de carga Mistral Air, que pertenece ahora al Correo Italiano.

Su primera aparición en el cine fue en “Quo Vadis?” (1951) en el papel de guardia del Imperio Romano. Cambió su nombre por el de Bud Spencer porque le gustaba Spencer Tracy y la cerveza Budweiser. Y ha sido el autor de alguna de las canciones que aparecen en sus películas.


Sobre él mismo, dice cosas como: “En algún momento pesé 160 kilos. Mi caballo se tiraba de espaldas, desesperado, en cuanto me veía venir”. Y sobre sus films, afirma: “Durante mis películas, jamás vi a un niño salir corriendo de la sala. Los chicos se ríen porque no se toman en serio la violencia. Nadie se muere y casi no corre sangre. Cuando en mis films se golpeaba a la gente, la mayoría de las veces las personas vuelven a levantarse y salen corriendo".


A lo largo de su carrera, llegó a rechazar papeles inteligentes porque lo habrían apartado de la figura artística Bud Spencer. En la actualidad da vida a un comisario de policía en la serie italiana "Los delitos del cocinero".


Mario Girotti nació en Venecia el 29 Marzo de 1939. De padre italiano y madre alemana, inició su carrera de actor a los 12 años con “Vacanze col gangster”, y continuó actuando para pagarse sus estudios (estudió durante tres años Literatura clásica en la Universidad de Roma) y sus diversos hobbies.


Continuó en el mundo del cine, rodando en 1963 “El Gatopardo”. Y más adelante firmó un contrato para actuar en Alemania. En 1967 regresó a Italia y cambió su nombre por el de Terence Hill. Eligió este nombre entre una lista de 20 que le ofrecieron por tener las iniciales del nombre de su madre. Curiosamente, una de las razones por las que le elegían para los westerns era por su parecido con otro actor italiano: Franco Nero.


Cuando Nero no estaba disponible, los productores italianos llamaban a Hill. Así se hizo un nombre por sí mismo en el mundo del cine.

De sus películas con Bud Spencer, comenta: “Cuando Bud y yo filmamos juntos, simplemente hace “click” y somos graciosos”.


Terence vive actualmente con su mujer en Massachussets, dedicado a la producción de películas. Trabajo que combina con "Don Matteo", una serie de éxito en Italia.


Terence Hill y Bud Spencer, dos actores italianos que hicieron westerns, películas de acción y hasta alguna “de barcos”, y que consiguieron juntos llenar las taquillas. Por eso, desde La Gran Pantalla, yo les felicito.

¡Felices 80, Carlo! ¡Felices 70, Mario!

7 comentarios:

Wolffo dijo...

Ostrás, Bud Spencer y Terence Hill... yo los relaciono con películas en Primera Sesión, los sábados después de comer y con mi amigo Nano diciendo ¿has visto la peli de hoy? Era de (léase según se escribe) Butes Penser y Terrence Gil"
Hace poco, escribía yo no sé dónde que lo que me llamaba de las pelis de estos dos notas es que se daban los trompazos más impresionantes y nunca había sangre, así que leérselo al enorme Bud me ha hecho ilusión.
Yo les tenía olvidados hasta que en un anuncio alguien (de nuestra generación, seguro, si no, no se explica) decidió usarle para un anuncio en un papel ridículamente inapropiado para su edad y su bonhomía. Asi que me alegra especialmente este homenaje lleno de bondad, buenos sentimientos y buen gusto que les haces tú, mi dulce y cinéfila colega de blogosfera.
Un beso y gracias.

Clementine dijo...

Pues sí, Wolffo, sus películas las pasaban en Primera Sesión, me acuerdo yo de eso.
Ahora me veo alguna de vez en cuando ya en DVD, que voy coleccionándolas poco a poco. Y lo de las peleas es verdad, son peleas, como digo yo, acrobáticas y de dibujos animados. Con Bud peleándose con dos o tres a la vez, y Terence haciendo piruetas entre puñetazo y puñetazo. Y saliendo todos los malos corriendo y sin morirse ninguno.
Pues me apetecía hacerles un homenajillo a estos dos, fíjate, que también están en la historia del cine. Y bien majos que son.
Beso cinéfilo, pues.
PD: Muy bueno lo de tu amigo Nano.

DRMOÑÍN dijo...

Recuerdo haber visto casi todas sus películas en el cine, pero en TV no me suena que las hayan puesto nunca.¿Donde estaba yo?, si sigo en este planeta. Supongo que no las pondrian todas juntas el mismo sábado, porque tienen unas pocas.
Y muertos, algunos dejaron en sus películas del oeste, que aún tratadas con sentido del humor, no dejaban de ser del oeste, género que nunca se ha tratado en plan moñoño; ni siquiera en Bonanza pudieron evitarlos, y mira que eran lerdos los bonanzos.

Cartelia dijo...

¿Italianos? ¿Bud S y Teren H italianos? ¿Pero, cómo que italianos?
Atónita me quedo, creía que eran yanquis y que eran más jóvenes.
Ay, bloguista, qué de cosas aprendo y, me temo, qué de cosas se me van a olvidar otra vez...

Clementine dijo...

Razón tienes, Demoñín, que en sus películas del Oeste dejaron algún muerto. Pero como eran los malos malísimos importaba menos. Y, ¿dónde estabas tú cuando ponían sus pelis en la tele? ¿Eh?
Y sí, Cartelia, estos dos elementos son muy, muy italianos y así de jóvenes.
Qué cosas.

Jose Gil Espéncer dijo...

Pues lamento no poder aportar gran cosa a este post, aunque lo debería lamentar en todos, porque por muchas cosas que digo nunca tengo la sensación de aportar nada. Lo que quiero decir hoy es que a mí Terence Hill y Bud Spencer nunca me gustaron, ni me hicieron demasiada gracia, ni sus mamporros consiguieron jamás que me quedara enganchado a sus películas. El anuncio del que habla Wolffo, que creo que era de un banco, da la sensación de que fue pensado al revés, o sea: "tenemos a Bud Spencer, a ver qué coño grabamos ahora". Porque la excusa de que Bud va por la calle soltando leches porque se ha enfadado con su banco habría valido para anunciar ropa, crema de queso o patatas fritas paja.
Bueno, está bien no estar siempre de acuerdo en los gustos ¿no? Si no, alguien podría pensar que somos hermanos...

Anónimo dijo...

Mi padre alquilaba cintas para betamax que peliculas señores hoy que hay tegnologia demas los recuerdo en cada pelicula grandes señores espero sigan los reconocimientos para estos grandes del 7mo arte felicidades