sábado, 10 de octubre de 2009

Dos hombres y un destino

A finales del siglo XIX operaba en Wyoming, y en sus alrededores, una de las últimas grandes bandas de forajidos. Conocida como "La Banda del Desfiladero”, era encabezada por el carismático Butch Cassidy, quien planeaba y dirigía los golpes. Su brazo derecho era Sundance Kid, un pistolero temido en todo el territorio.


Uno de sus grandes golpes fue el asalto al Flyer, un tren que llevaba la recaudación de la línea de ferrocarriles Union Pacific del potentado señor Harriman. A causa de este audaz golpe, los dos bandidos se vieron implacablemente perseguidos por los hombres de Harriman. Butch y Sundance huyeron primero a Argentina y después a Bolivia donde, tras robar una serie de bancos, consiguieron trabajo como escoltas de las nóminas de una compañía minera…


Tuve la suerte de ver por primera vez esta historia en el cine, a toda pantalla. ¿Que con quién fui? Pues con mi hermana Alicia, por supuesto. Y es que Paul Newman era y es su actor favorito. Y a mí, que me gustaba y me gusta Robert Redford más que a un tonto un lápiz, pues me supuso poco sacrificio el acompañarla.

Pero, a ver, tampoco me malinterpretéis. Durante la proyección, ella también se fijaba en el rubio, y yo en el moreno. Que no éramos tontas. De hecho, fuimos a verla en sesión continua y, cuando terminó, nos quedamos ahí sentadas para volverla a ver. Y porque teníamos una hora fija para estar en casa (éramos entonces unas jovencitas) que si no, ahí estaríamos todavía. Disfrutando con los primeros planos de Newman y Redford, la escena del precipicio, los diálogos, la escena de la bicicleta, los primeros planos de Newman y Redford…


Estrenada el 24 de Septiembre de 1969, hace ahora 40 años, y producida por la 20th Century Fox, “Dos hombres y un destino” (“Butch Cassidy and the Sundance Kid”) contaba con un quinteto de ases: George Roy Hill en la dirección, William Goldman en los diálogos, Burt Bacharad en la banda sonora, y Paul Newman y Robert Redford como los famosos forajidos. No es de extrañar, pues, que la película recaudara más de treinta millones de dólares, sólo en Estados Unidos, y se convirtiera en el western más taquillero de la historia.

 BUTCH: “Cuando se dividan, los atacaremos sin dificultad… ¿Qué opinas?”
SUNDANCE: “No lo sé…”
BUTCH: “Para ser pistolero, eres muy pesimista”

Todo comenzó en 1968, cuando Darryl Zanuck, presidente de la 20th Century Fox, decidió producir un ambicioso western. El sólido guión de William Goldman sería dirigido por George Roy Hill. La idea original del estudio era contratar a Marlon Brando para el papel de Butch y a Paul Newman para el de Sundance. Brando renunció y se pensó en Warren Beatty como Kid y en Newman como Butch. Pero Beatty también terminó rechazando el papel por considerarlo similar al de “Bonnie and Clyde” (1967).

El propio Newman cuenta que tuvo varias reuniones con el escritor William Goldman para ver el guión, que a Paul le pareció fantástico. Newman no volvió a saber nada del tema hasta que un día le llamó Steve McQueen y se lo enseñó. A Steve le habían ofrecido formar pareja con Newman pero, por circunstancias con su agente, McQueen quedó fuera del proyecto. Finalmente, Richard Zanuck, el hijo del productor, propuso a Redford como Butch, pero esta idea fue rechazada por no ser Robert entonces una gran estrella, como era el caso de Newman.


Me presenté para el papel de Sundance Kid. Por entonces, aún era un actor desconocido. El estudio no me quería porque no era famoso. Pensaban que quedaría muy desequilibrado con Paul. Pero en realidad, era a Paul a quien correspondía decidir, y me respaldó. Y fue una decisión muy generosa, porque él hacía hincapié en la interpretación. Y eso me llevó a un nuevo terreno. No olvido esa generosidad."
(Robert Redford)

Gracias a la insistencia de Newman y de George Roy Hill (benditos sean los dos), se inclinó finalmente la balanza a favor de Redford, quien acertadamente propuso hacer él de Sundance y Paul de Butch.


BUTCH: “¡Si me pagara lo que gasta para evitar que le robe, yo no le robaría!”

“Cuando entré en el proyecto, creí que Paul haría de Butch. Pero el resto pensaba que debería hacer de Sundance. Yo veía a Butch como un tipo cálido, abierto, amigable y Newman es exactamente así. Sundance era lo contrario de Butch en casi todo. Era un asesino implacable, un hombre de violencia repentina y enormes borracheras. Quería que Bob trabajara en la película. Tiene un talento interpretativo tremendo. Es un irlandés independiente y terco que va casi siempre a su aire. Esas cualidades iban muy bien con Sundance, incluída una calidez auténtica escondida bajo una imagen fría.” (George Roy Hill)

De hecho, el guión original de William Goldman se llamaba “The Sundance Kid and Butch Cassidy”, pensando en Newman como Sundance. Finalmente, se cambió el nombre del guión a “Butch Cassidy and the Sundance Kid”. Más lógico, también, teniendo en cuenta que "La Banda del Desfiladero” estaba liderada por Butch Cassidy.


SUNDANCE: “Sigue pensando, Butch… Es lo tuyo”

El rodaje comenzó el 16 de Septiembre de 1968. Los grandiosos paisajes de la primera parte de la película pertenecen al estado de Utah, mientras que los ambientes más cálidos y sureños de la segunda parte se rodaron en Nuevo México.

Durante el rodaje, el equipo recibía a menudo la visita de la hermana del real Butch Cassidy, que les contaba pequeñas historias sobre las huídas de su hermano. El nombre auténtico de la banda era “The Wild Bunch” (Grupo salvaje). Sin embargo, al ser realizada unos pocos meses antes la película del mismo título de Sam Peckinpah, hubo que cambiar el nombre de la banda en el film de Roy Hill por el de “Hole in the Wall Gang”, con el fin de no ser confundido con el de Peckinpah.

 BUTCH: “No había cabalgado tanto desde que robaba ganado. Era un trabajo miserable, de la mañana a la noche sin dormir, mala comida…”


Al mismísimo Bob Dylan le fue ofrecido interpretar la canción “Raindrops keep falling on my head”, que ilustra la hoy ya clásica escena de la bicicleta. Afortunadamente, al menos para mí, Dylan rechazó la oferta, pasando a la posteridad con esta canción B.J. Thomas.

 “Cuando George Roy Hill me proyectó un montaje provisional de “Dos hombres y un destino”, dije : “¿Qué hace esa canción ahí?¿Qué es éso? ¿Que caen gotas de lluvia? ¡Si no llueve!”. Dije: “Va a estropear la película”. No lo comprendía y vaya error el mío, porque después tuve que oír la canción en las diez más vendidas durante seis meses.”
(Robert Redford)


Esta escena musical, junto a otras dos que aparecen en el film, fue incluída con el objetivo de darle mayor protagonismo a Etta Place, la novia de Sundance. En las tres escenas musicales nos hacemos una exacta idea de la relación que mantenían los tres personajes. Y sin una sola palabra. Y en esa misma escena de la bicicleta, se dio otra curiosa circunstancia. Se había contratado a un especialista para que doblara a Newman en sus acrobacias. Incomprensiblemente, este especialista no sabía hacer estas cosas. Excepto la caída final, que la hizo el propio director de fotografía, fue Newman finalmente quien lo hizo todo.


“Dejé a Butch muy libre. A algunos personajes los tienes muy controlados. Les das muy poca rienda. Pero no quería tener una opinión formada sobre Butch y utilicé muchas cosas de mí mismo en el papel.”
(Paul Newman)

Para la también clásica escena del precipicio, sí se contó con dos verdaderos especialistas. Redford y Newman terminaban la escena saltando ellos mismos pero cayendo en una cornisa que hicieron para la ocasión. Seis meses más tarde, y en otro acantilado, se rodó la impresionante caída con dos especialistas que se tiraban desde lo alto de una grúa.


Una inolvidable escena de apenas dos minutos que a mí me sirvió para ilustrar un trabajo, sobre narrativa cinematográfica, que hice en la Facultad. Sí, mi familia seguro que se acuerda de esto. Y yo me sé el diálogo de esta escena de memoria.

“A mí me interesaba, más que nada, la relación entre los dos hombres. Era única, divertida, buena.”
(Robert Redford)

Dos hombres y un destino” recibió 4 Premios Oscar: al mejor guión original, mejor canción original (“Raindrops keep falling on my head”), mejor Banda Sonora Original y mejor fotografía. Fue nominada, además, a mejor película, mejor director y mejor sonido. Y también obtuvo el Globo de Oro a la mejor Banda Sonora Original y el Premio Grammy a la mejor Banda Sonora para Cine.


“Creo que trataba de algo más que de dos tipos con los días contados. Trataba de una especie de vínculo y una especie de conexión, que es la amistad verdadera. Cuando puedes incluir eso en una película de un modo muy real, cálido y entretenido, creo que llega a todo el mundo. Yo creo que eso tiene algo que ver. Tal vez seamos Paul y yo juntos.”
(Robert Redford)

Paul Newman y Robert Redford. Dos hombres, y qué hombres, y un común destino. El de ser mucho más que dos estrellas del cine, a nivel profesional y personal. Y dejar su huella en la gran pantalla como actores y como directores.

Aportándole, además, algo bueno a este mundo a través de sus filantrópicos compromisos. Newman, con sus campamentos para niños y sus innumerables obras benéficas. Redford, con su Sundance Institute y sus múltiples esfuerzos ecológicos por salvar la Naturaleza.


“Los actores pueden ser un fastidio cuando están celosos unos de otros, pero en esta película, pese a que no se conocían, Bob y Paul establecieron una relación excelente. Eso incluía a Redford riéndose de los chistes malos de Newman y a Newman consintiendo que Redford siempre llegara 10 ó 15 minutos tarde. Tener este tipo de relación detrás de las cámaras es muy importante porque luego se nota en la pantalla.”
(George Roy Hill)

Newman y Redford. Una maravillosa química en la gran pantalla que les convierte en una de las mejores parejas cinematográficas de todos los tiempos.


“Paul y yo hemos recorrido un largo camino juntos. Hemos saltado por precipicios. Hemos robado trenes. Hemos dado uno o dos golpes… Para que se hagan una idea de la clase de amigo que ha sido para mí… Hubo una época en la que intentaba conseguir apartamento en Nueva York, así que escribí a unos amigos para que me dieran referencias.  Me gustaría compartir con ustedes la carta de recomendación que escribió Paul: “A quien pueda interesarle: El señor Robert Redford me debe ciento veinte pavos desde hace tres años. Se niega a asumir su obligación pese a la amenaza de la pérdida de una amistad y del honor. En conciencia, no puedo recomendarlo para nada”.”
(Robert Redford)

8 comentarios:

Silvia dijo...

Yo recuerdo la escena, la escena, la escena, la escena, la escena, la escena, la escena, OHHHHHHHHHHHHHHHHHHH.........

Alicia por hoy dijo...

Fue en el cine Juan de Austria, en la llamada entonces General Mola ¿a que de eso no te acordabas?. Y cuando en la primera secuencia, en blanco y negro, aparecía un primerísimo primer plano de Paul, todo el cine lanzaba un AHH admirativo. Las dos veces que vimos la primera secuencia. Y las dos veces nos daba la risa nerviosa (pero a todo el cine, ¿eh?)para disimular un poco el estremecimiento de ver a ese pedazo de tío a ese pedazo de tamaño.
Debe ser la peli que más veces he visto. Y estoy de acuerdo en que gran parte del encanto está en la relación que existe entre los dos protagonistas, ese respeto mutuo y lealtad a prueba de balas.
..Y en lo buenísimos que están los protagonistas en si mismos, por dios, que te vuelves a enamorar de ellos aún sabiendo que se los cargan en cosa de una hora.
También recuerdo, como no, el "I can't swim!!", y lo trabajoso del proceso en aquella época, sin cámaras digitales, dvd, ni ná.
Gracias bloguista por el buen rato que he pasado leyendo este post.Ha sido un enoooorme placer. ¡Que alguien diga 1-2-3!

Clementine dijo...

¡1-2-3!

Wolffo dijo...

Qué delicia... qué delicia, Cleminova, de post, de peli y de recuerdos... ¡Habría dado dinero por ir con vosotras dos al cine a verla!
Por entonces estaba mal visto el que a un chico (a mí) le gustara ver a actores tan sumamente atractivos y guapos. Pero veía esa peli con mi hermana Paloma (que es rendida admiradora de ambos, pero más de Paul) y hacía míos sus comentarios admirativos sobre los hombres y la peli. Es una de mis películas favoritas y es que yo creo que Paul Newman y Robert Redford son dos actores enormes, de los que hacen suyas las pelis en las que simplemente, salen. No son de los directores, ni de los directores: su impronta es tan poderosa que las hacen suyas.
Goldman, además... menudo escritor.
Gracias por esta entrada, que s una especie de bombón para mí y aprovecho la coyuntura para decirle a Alicia que la he llamado hoy y que no estaba en casa, pero que he descubierto que ha cambiado de operador telefónico. Un beso a ti y otro a ella, que es mi amiga favorita.

Teresa dijo...

Yo no fui con vosotras a verla al cine pero el efecto que os causó la película, y mucho más esos dos actores, nos lo ha causado al 99% de las mujeres del mundo entero ya hayan visto la peli en el cine, tv o deuvedes.Si en vez de Paul y Robert los actores hubieran sido, un suponer, Pajares y Esteso , no habría marcado igual al público femenino ¡Me juego los brazos, las piernas y el novio!.

Clementine dijo...

Celebro que todos vosotros tengáis en el recuerdo esta película.
La escena, escena, escena del OHHHHHHHH...; el cine en el que yo la vi con mi hermana y la inolvidable primera secuencia; la enormidad de Goldman, Newman y Redford; y el 99% de las mujeres que nos apoyan.
¿Si hubieran sido Pajares y Esteso? Yo no la hubiera visto nunca en cine, tv o deuvedé. Yo soy así. ¿Y si hubieran sido Eddie Murphy y Richard Pryor? Pues seguro que tampoco.
Evidentemente, Paul y Robert son... Paul y Robert. Mi pareja de cine favorita.
Saludos a los cuatro y a vuestros valiosos comentarios.
Y enhorabuena, Wolffo, por recuperar telefónicamente a tu amiga favorita.

Jose Cassidy dijo...

Poco puedo añadir a este post. Pero sí querría decir unas palabras: No sé nadar. Katherine Ross. Trenes o bancos. Bolivia. Uno-dos-tres. Raindrops. Beso. Vaca. Revólver o cuchillo. Disparos. Silencio.
Ah, y gracias.

Clementine Kid dijo...

THE END