martes, 27 de marzo de 2012

Cantando bajo la lluvia


El 27 de Marzo de 1952, hace hoy ya 60 años, se estrenaba en Nueva York “Cantando bajo la lluvia” (Singin’ in the rain), sin duda uno de los más grandes musicales de la historia del cine.


Producida por Arthur Freed para la Metro Goldwyn-Mayer, la película era magistralmente codirigida por Stanley Donen y Gene Kelly, dos auténticos maestros en la materia que tres años atrás ya habían coincidido en “Un día en Nueva York”, otro clásico título del musical que suponía, además, el debut de Stanley Donen y Gene Kelly en la dirección.


Donen ya nos había regalado “Bodas reales” antes de “Cantando bajo la lluvia”, título éste al que seguirían otros como “Siete novias para siete hermanos”, “Siempre hace buen tiempo” (también codirigida con Kelly), “Una cara con ángel”... y otras películas fuera del género musical como “Indiscreta”, “Charada” o “La escalera”. Todo un clásico  Stanley Donen.


Las especiales imágenes de “Cantando bajo la lluvia” nos llegaban de la mano de Harold Rosson, quien comenzó su andadura profesional en la gran pantalla en 1915 (ahí es nada) y ya nos había deleitado con su buen hacer a través de títulos tan míticos como “Tarzán de los monos”, “La isla del tesoro”, “Capitanes intrépidos”, “El mago de Oz“, La ciudad de los muchachos”, “Duelo al sol”, “Un día en Nueva York”, “La jungla de asfalto”... Otro genio.


Tanto la historia como el guión lo firmaban Adolph Green y Betty Comden, dos ilustres autores de comedias musicales cuya colaboración conjunta se extendió durante nada menos que sesenta años.


La relación profesional de Green y Comden comenzó a finales de  los años 30 a raíz de coincidir ambos en The Revuers, una compañía itinerante que les permitió además trabajar con otros grandes nombres como Judy Holliday o Leonard Bernstein. Compañía con la que obtuvieron tal éxito que les llevó directamente a Hollywood. Más adelante, el propio Bernstein les proponía como guionistas para la adaptación en Broadway de “Un día en Nueva York”, sí, ese primer título musical dirigido por Stanley Donen y Gene Kelly para la gran pantalla.


Y la extraordinaria banda sonora de “Cantando bajo la lluvia” nos llegaba de la mano de Nacio Herb Brown y Arthur Freed a partir de una serie de joyas que habían sido compuestas en años muy anteriores a este 1952. La magistral coreografía de Stanley Donen y Gene Kelly redondeaba los números musicales de la película.

Compuesta originalmente por Nacio Herb Brown y Arthur Freed
para la película “La melodía de Broadway” (1929)


Gene Kelly inició su carrera en el cine en 1942 siendo dirigido por Busby Berkeley en el musical “Por mi chica y por mí”. El actor y bailarín llevaba ya tras de sí otros títulos del género musical como “Las modelos”, “Levando anclas”, “El pirata”, “Un día en Nueva York” o “Un americano en París”.


Howard Keel fue, curiosamente, la opción original para dar vida a Don Lockwood, el protagonista de esta historia. Pero Keel fue reemplazado por Kelly al cambiar los guionistas la naturaleza del personaje: de ser un actor del western pasó a ser un cantante y bailarín.

Compuesta por Roger Edens, Betty Comden y Adolph Green
para “Cantando bajo la lluvia”


Donald O’Connor había debutado en la gran pantalla con tan sólo diez años en “It can’t last forever”, pequeño papel al que seguiría el de Huckleberry Finn en “Tom Sawyer, detective” y el de Beau Geste, de niño, en la mítica película de mismo nombre.

Compuesta originalmente por Al Hoffman, Al Goodhart y Arthur Freed
para la revista teatral “George White’s music hall varieties” (1932)


Nacido en una familia dedicada al vaudeville, Donald participó después en una larga serie de títulos del género musical, destacando muy pronto como bailarín y como actor cómico.

Compuesta por Nacio Herb Brown y Arthur Freed en 1948.
Cuando se pensó en darle una canción a Donald la elegida fue “The wedding of the painted doll”. Sin embargo, finalmente se decidió aprovechar la experiencia de O’Connor en el vaudeville y explotar su vis cómica con “Make ’em laugh”


Su personaje de Cosmo Brown en “Cantando bajo la lluvia” fue originalmente escrito para Oscar Levant. Afortunadamente fue O’Connor quien lo llevó a cabo, en otro caso nos hubiéramos perdido el lujo de disfrutar, en esta película, con uno de los más extraordinarios artistas del musical americano.

Compuesta originalmente por Nacio Herb Brown y Arthur Freed
para la película “Así ama la mujer” (1934)


Debbie Reynolds tan sólo llevaba cinco títulos en la gran pantalla cuando fue elegida para dar vida a Kathy Selden en “Cantando bajo la lluvia”.

Compuesta originalmente por Nacio Herb Brown y Arthur Freed
para la película “Los hijos de la farándula” (1939)


Judy Garland, June Allyson, Ann Miller, Jane Powell y Leslie Caron habían sido consideradas para este papel antes que Debbie. Hoy no nos imaginamos a otra Kathy.


Jean Hagen debutó en el cine en 1949 con “La costilla de Adán” y ya había aparecido en otro gran título clásico, “La jungla de asfalto.


El papel de Lina Lamont había sido escrito por Betty Comden y Adolph Green con su amiga Judy Holliday en mente. Holliday se encontraba aún saboreando su gran éxito con “Nacida ayer” y fue escogida finalmente Jean Hagen, actriz suplente de Holliday en la representación en Broadway de "Nacida ayer".


Y completaba el reparto Cyd Charisse, maravillosa actriz y bailarina que había debutado en el cine en 1941 en “Escort girl” y después había intervenido en otros títulos musicales como “Ziegfeld Follies”, “Las chicas de Harvey” o “Words and music”.


En la ya legendaria secuencia del Ballet de Broadway de “Cantando bajo la lluvia” iba en un principio a aparecer también Donald O’Connor. El actor, sin embargo, debía atender a otros compromisos televisivos y la sabia providencia hizo que fuera sustituida su aparición por la del personaje de Cyd Charisse en un número magistral. Cyd tuvo que adaptar su estilo de baile al de Gene Kelly, por ser muy diferente, y tuvo también que aprender a fumar como toda una vampiresa.


Antes de esta película, Charisse sólo había intervenido en el cine como simple bailarina. Su espectacular aparición en “Cantando bajo la lluvia” tuvo tanto éxito que la MGM decidió impulsar su carrera. Su siguiente película sería “Melodías de Broadway 1955”, junto a Fred Astaire, formándose aquí la pareja de baile más elegante de la gran pantalla.

Completaban el reparto otros nombres como Rita Moreno, que entonces tan sólo llevaba dos años en el cine, Mae Clarke o Kathleen Freeman.

Compuesta originalmente por Nacio Herb Brown y Arthur Freed
para la película “The Hollywood Revue of 1929” (1929).


Cantando bajo la lluvia” recibió tan sólo dos nominaciones a los  Premios Oscar, a la mejor actriz secundaria (Jean Hagen) y a la mejor banda sonora. Los Globos de Oro también la nominaron como mejor película, otorgando además a Donald O’Connor el premio al mejor actor.

A través de distintos personajes de la trama, eran parodiadas figuras auténticas del mundo del cine como Louis B. Mayer, Louella Parsons, Clara Bow, Pola Negri, Erich von Stroheim o Gloria Swanson.

Y se trataba también en la película  un tema real de la historia del cine en su paso del mudo al sonoro en cuanto al hecho de que muchos actores y actrices vieron truncadas sus carreras al no adecuarse sus voces al nuevo cambio cinematográfico.


En la historia, el personaje de Kathy que interpreta Debbie Reynolds debe doblar la voz del personaje de Lina Lamont que interpreta Jean Hagen por tener Lina una voz totalmente inapropiada. Sin embargo, en la realidad, no era Reynolds la que hablaba por Hagen, era la propia Hagen pues, al contrario que su personaje, gozaba de una hermosa y rica voz. Con lo que, en la realidad, era Jean Hagen la que doblaba a Kathy doblando a Lina.

Y algo similar ocurría en las canciones. En la película, Kathy también cantaba por Lina por motivos obvios. En la realidad, por Debbie cantaba Betty Noyes, actriz y cantante que fue también la voz cantarina de la madre de “Dumbo” y la de Ruth, una de las siete novias de esos míticos siete hermanos.


Terminamos con una última curiosidad. Al excelente repertorio que Kelly y Donen hicieron de populares canciones de los tempranos musicales se unió otro, en menor medida, de antiguos objetos y pertenencias del mundo del cine. Así, la casa en la que vivía en la película el personaje de Gene Kelly fue decorada con mesas, sillas, alfombras y otros objetos que aparecían en “El demonio y la carne”, película de 1926 protagonizada por Greta Garbo y John Gilbert.


Y el coche que conducía Debbie Reynolds en “Cantando bajo la lluvia” no era otro que el mismo que conducía nada menos que Andy Hardy, personaje inmortalizado por Mickey Rooney en varios títulos del género cinematográfico musical.


To Chez Morera with a smile on my face

miércoles, 21 de marzo de 2012

Sonrisas Disney

“Por cada risa, debe haber una lágrima”
(Walt Disney)


En “101 dálmatas”, la película más taquillera de 1961, participaron más de 150 artistas que dibujaron más de 113.000 fotogramas de todos los perros con sus casi 6.500.000 manchas.


En 1941, “Pinocho” se convirtió en el primer largometraje animado en conseguir un Oscar (mejor banda sonora y mejor canción, “When you wish upon a star”) en una categoría competitiva.


La primera aparición de Chip y Chop en la pantalla fue en “Private Pluto”, cortometraje de 1943 en el que las simpáticas ardillas aún no tenían nombre, si bien pronto pasaron a protagonizar sus propias aventuras.


La dama y el vagabundo” tenía su origen en un pequeño relato que escribió el propio Walt Disney en 1925 y que en 1939, concebido como cortometraje para sus “Silly Simphonies”, no llegó a realizarse.


El duelo de magia entre Merlín y Madam Mim en “Merlín, el encantador” es citado a  menudo por los expertos como la mejor escena de caracterización animada. En ella, ambos personajes sufren un sinfín de transformaciones pero en ningún momento pierden sus rasgos de identificación.


El animador Ward Kimball estuvo a punto de retirarse de “Blancanieves y los siete enanitos” al ser cortadas dos de sus escenas principales.  Walt Disney le convenció de que se quedara dándole el personaje de Pepito Grillo en la que iba a ser la siguiente película del estudio.


El origen de Winnie the Pooh y sus amigos lo encontramos en “Winnie-the-Pooh” y “The house at Pooh corner”, dos libros escritos en 1926 y 1928, respectivamente, por el autor británico A. A. Milne cuyos personajes estaban basados en los peluches de su hijo Christopher Robin, muñecos hoy exhibidos como auténticas piezas de museo.


El patito feo”, última Silly Simphony de la factoría Disney, fue reconocida en 1940 con el Oscar al mejor cortometraje de animación. Su deliciosa historia estaba basada en “The ugly ducking”, cuento escrito por Hans Christian Andersen en 1843.


La escena de la transformación del vestido hecho jirones en el espectacular vestido de baile de “La Cenicienta” era la escena de animación favorita de Walt Disney. Pura magia.


Walt Disney escogió para su "Mary Poppins" a Julie Andrews tras verla en Broadway en el musical “Camelot”. Al comunicarle ella que estaba embarazada, Disney se ofreció a esperar a que tuviera el niño para comenzar el rodaje e incluso le ofreció a su entonces marido, Tony Walton, trabajar en la película como diseñador de vestuario y decorados.


Basado en “The story of Ferdinand”, libro infantil escrito en 1936 por el escritor americano Munro Leaf, “Ferdinando, el toro” obtuvo en 1939 un merecidísimo Oscar al mejor corto de animación.


El animador estadounidense Wolfgang Reitherman fue también el director de “El libro de la selva”. Y su hijo Bruce le prestó a Mowgli su flequillo, sus gestos y su voz.


En la versión original de “Robin Hood”, Peter Ustinov nos hablaba a través de los personajes del Príncipe Juan y del Rey Ricardo. El actor también dobló al Príncipe Juan en la versión alemana de esta maravillosa película.


Jack Hannah, otro animador clásico de la factoría Disney, dirigió además la encantadora historia de “Lambert, el león cordero”, una auténtica delicia que fue en 1952 nominada al Oscar al mejor cortometraje de animación.


El personaje de Tambor no aparece en la novela homónima del escritor austríaco Felix Saltens en la que se basó "Bambi".  Fue añadido por Walt Disney para suavizar de forma desenfadada algunos fragmentos de la historia original.


La Bella y la Bestia” fue la primera película Disney donde se utilizó un guión completamente desarrollado previo al proceso de animación. En películas anteriores, la historia se había ido desarrollando a través de storyboards.


En la obra original escrita por J. M. Barrie en 1904, la mano que perdía el Capitán Garfio era la derecha. Los animadores de Disney pensaron que, para su "Peter Pan", las acciones de Garfio estarían demasiado limitadas con lo que se decidió cambiarla por la mano izquierda.


Bolt” fue la primera película de animación en 3D realizada por Disney, ya que las imágenes de sus anteriores películas en 3D se crearon mediante un proceso de conversión de postproducción realizado fuera del estudio.


Yo sólo espero que nunca perdamos de vista una cosa:
que todo empezó con un ratón
(Walt Disney)

Feliz Primavera a todos