martes, 20 de julio de 2010

El botones

La comedia cómica es un asunto muy serio. Si el tono cómico decae, de golpe y porrazo la situación se pone difícil. Es algo muy especial que sólo se entiende cuando se ha pasado por ello
(Jerry Lewis)


A principios de 1960, recién salido de su fructífera y exitosa unión con Dean Martin, tanto en la gran pantalla como en los escenarios americanos, Jerry Lewis se embarcaba valientemente en solitario en el mundo de Hollywood.

El título elegido para tal fin era “El Ceniciento”, listo para ser lanzado ese mismo verano. Pero Jerry prefería esperar para su estreno a la época navideña por tratarse de una película orientada a la familia.

La Paramount, productora entonces de los films de Jerry Lewis, accedió con recelo a tal petición siempre y cuando Jerry les entregara otro título para estrenar a cambio.


Aquella noche volé de Los Ángeles a Miami, pues estaba comprometido para la inauguración del Fontainebleau Hotel el 17 de Enero. Durante el viaje se me ocurrió una idea. Era la visión de un botones, interpretando su papel en clave de pantomima; el personaje era un símbolo de protesta contra las personas que miran a los botones, a los ascensoristas y a otros trabajadores uniformados como maniquís sin cara

Así que Lewis se comprometió a un nuevo y vertiginoso proyecto que él mismo, además de protagonizar, escribiría y dirigiría.

"Estuve ocho días y ocho noches sin dormir. No tuve ni un instante de sueño. Escribí 165 páginas, escena tras escena. En mi condición de director de mí mismo, tenía además el trabajo de contratar a otros actores


En los títulos de crédito iniciales de la película, el reparto viene encabezado por Jerry Lewis y a continuación aparece, entre el resto de un magnífico elenco, Joe Levitch, auténtico nombre del actor.

Y es que en la historia se da la curiosa circunstancia de que coinciden en el hotel Stanley, uno de los numerosos botones, interpretado por Jerry Lewis, y Jerry Lewis, la aclamada estrella de cine, interpretado por Joe Levitch.


Pero Lewis no es el único miembro del reparto que desdobla su interpretación. Otro de los botones del hotel es encarnado por el también cómico Milton Berle quien, a su vez, hace también de sí mismo como huésped de honor.


Actor cómico estadounidense, Milton es una de las figuras más legendarias del mundo del espectáculo norteamericano, aunque forjado más en salas de fiestas, y a través de la televisión, que en la gran pantalla.

En “El botones” nos encontramos asimismo con dos escenas homenaje a los hermanos Marx. Y es que Jerry llegó a entablar también una estrecha amistad con estos geniales hermanos a partir de una inicial carta que le envió Groucho en la que le animaba tras su ruptura con Dean Martin.

Una de estas escenas rinde tributo a la antológica del camarote de “Una noche en la ópera”, aquí a través de un sorprendente ascensor en el que van entrando un número interminable de personajes.


La otra secuencia de “El botones” va directamente dirigida a Harpo y, en especial, a uno de los múltiples trabajos que desempeñó de joven, el de botones en un lujoso hotel. Siendo además aleccionado por el gerente, que le había asegurado buenas propinas a través de Cecilia Langhorne, la famosa trágica inglesa y huésped del hotel, ya que cualquiera que sacara a pasear a su animal de compañía recibía siempre una propina de veinticuatro centavos.

Pero resultó que el animal de compañía de esta señora era un cachorro de leopardo que, a mitad de su primera salida con Harpo, descubrió a un perro y se deshizo de la correa. Harpo regresó al hotel y le entrego la correa a la afamada actriz contándole que un individuo recién salido de una armería había matado a su leopardo. Evidentemente, tuvo que cambiar de empleo.


En “El botones”, a Stanley no le es confiado un leopardo pero sí un sinfín de perros que se le escapan nada más salir del hotel. Perros que tranquilamente él sustituye por un mismo número de galgos listos para participar en una concurrida carrera que, evidentemente, debe ser anulada.


A través de esta película, Jerry Lewis da las gracias, de una manera u otra, a sus predecesores en el mundo de la comedia cómica que tanto le ayudaron a forjarse como uno más de ellos.

Por eso, no podía faltar en “El botones” la referencia a uno de los mayores ídolos de Jerry: Stan Laurel.

Era un hombre agradable, cálido y sencillo que no pedía nada a nadie y que se limitaba al placer de dedicar sus últimos días a mirar el océano y a soñar en los tiempos en que las sonrisas eran más alegres y los amigos estaban más cerca.
Sí… Soy fan de Laurel y Hardy… lo he sido desde que puedo recordar. Y conocí a Laurel, que fue la alegría de mi vida, el estar sentado junto a él durante horas… y aprender


A Jerry, como tributo a un gran talento y a un maravilloso amigo.
Mi admiración siempre, Stan


Aparte del hecho de que el personaje del botones que interpreta Jerry responda al nombre de Stanley, la figura de Stan Laurel aparece intermitentemente a lo largo de toda la cinta, dedicada claramente a él, encarnada por el actor Bill Richmond.

Rostro conocido de la pequeña pantalla, guionista de cine y televisión, productor, actor y compositor americano, Richmond colaboró habitualmente como guionista en los trabajos posteriores de Jerry (“El profesor chiflado” entre otras) y en varios episodios de “The Jerry Lewis Show”.


El 8 de Febrero de 1960 comenzaba el rodaje de “El botones”, concluyendo tan sólo cuatro semanas más tarde. Jerry llevó a cabo el montaje de la película, entre el 10 de Marzo y mediados de Abril, paralelamente a un espectáculo que realizó para el Sands Hotel. Y en Mayo entregaba a la Paramount la película lista para su distribución.


Así fue como el 20 de Julio de 1960, hace hoy ya 50 años, se estrenaba “El botones”, una de las más ingeniosas comedias americanas de la historia del cine. Una serie continuada de gags y situaciones aparentemente espontáneos que eran, en realidad, producto de un ritmo desarrollado con una matemática precisión.

Contra todo pronóstico, sobre todo por parte de la Paramount, este proyecto produjo diez millones de dólares y fue entendido a la perfección por el público americano, que descubrió con agrado que su cómico favorito atesoraba un enorme talento como guionista, creador de gags y director.


Enhorabuena Jerry, una vez más desde “La Gran Pantalla”, por tu triunfal entrada en el mundo de Hollywood. Y gracias por regalarnos esta pequeña joya en forma de comedia comica.

viernes, 2 de julio de 2010

Aterriza como puedas. Edición especial

El 2 de Julio de 1980 se estrenaba “Aterriza como puedas”, una de las comedias más completas y disparatadas de la historia del cine.


Esta película, ingeniosamente dirigida por Jim Abrahams, Jerry Zucker y David Zucker, es una parodia de toda la serie de cintas de corte catastrófico que se rodaron en los años 70 con el nombre común de “Aeropuerto”.

Y, sobre todo, de la llamada “Aeropuerto 75” (1974), donde Karen Black daba vida a una azafata que debía encargarse de pilotar el avión tras estar incapacitados los pilotos, Linda Blair era una chica que necesitaba un transplante de riñón y Helen Reddy interpretaba a una monja cantante.


Pero “Aterriza como puedas” es también una parodia de “Zero hour!” (1957) cuyo personaje principal, interpretado por Dana Andrews, también se llamaba Ted Stryker. Curiosamente, uno de los coguionistas de “Zero Hour!” fue Arthur Hailey, autor de la novela “Aeropuerto” en la que se basa la saga de películas clásicas.


Entre otros títulos parodiados en “Aterriza como puedas” reconocemos algunos tan populares como "Tiburón", "Fiebre del Sábado Noche" o "De aquí a la eternidad”.

Es indudable que una de las grandes bazas de la película es el reparto, que combina actores poco conocidos con otros muy conocidos y con pequeñas intervenciones estelares de rostros más que populares para el espectador. Eso sí, todos ellos están espléndidos.

“Hace años que no volaba. No es culpa suya. Puede ocurrirle a cualquiera”
“A Clark Gable le pasó en una película…”


El protagonista de esta divertida historia es el piloto Ted Striker. Primer papel importante en el cine del actor Robert Hays tras múltiples apariciones en la pequeña pantalla.


Hays, por supuesto, repitió en "Aterriza como puedas 2". Más adelante, consiguió también sernos familiar en la pequeña pantalla con la serie "Starman".

“¿Qué es el cuartel general?”
“Pues un gran edificio donde se reúnen todos los generales. Nada, no tiene importancia”


La actriz Julie Hagerty se metía de lleno en el personaje de la azafata Elaine Dickinson, también su primer papel en la gran pantalla. Julie, era obvio, también repitió en “Aterriza como puedas 2”.


Después vendria “Saturday Night Live” y diversas intervenciones en cine y televisión, volviendo a destacar en la gran pantalla como actriz de comedia en la genial “¡Qué ruina de función!”.


Entre los actores veteranos que aparecen en el film nos encontramos a James Hong, rostro conocido del cine y la televisión (“Chinatown”, “Blade Runner”, “Kung Fu”…), aquí como el general japonés que se dedica un harakiri.

O Ann Nelson (actriz habitual del cine clásico conocida después también por la serie “Fama”) que da vida a la anciana que le hace una pregunta a Ted... y luego se arrepiente.


“¿Nervioso?”
“Sí”
“¿Es la primera vez?”
“No, he estado nervioso muchas veces”

De mediana edad destacan, entre muchos otros, Lorna Patterson, la otra azafata, Lee Bryant, mujer al que se le aplica la "terapia" de recibir una bofetada tras otra, pero sólo para tranquilizarla, y Nicholas Pryor, su marido, que nunca toma en casa una segunda taza de café, qué raro.


Y también geniales los niños. Joey (Rossie Harris), al que van dirigidas las sospechosas preguntas del comandante Clarence, y David Hollander, pequeño actor que da vida al más que correcto niño que invita a un café a la no menos correcta niña (Michelle Stacy), a la que le gusta “solo, como a los hombres”.


Y, por supuesto, Lisa, la niña que viaja con el objetivo de conseguir un trasplante para su corazón. Niña que está muy bien interpretada por Jill Wheelan en su primer papel en el cine, tras una pequeña aparición en una serie televisiva, y antes de ser conocida como Vicki, la hija del capitán Stubbing en “Vacaciones en el mar”.


El reparto también cuenta con una serie de intervenciones más que curiosas. Como la del famoso jugador de baloncesto de Los Ángeles Lakers Kareem Abdul-Jabbar.


Aunque él insista en que es el copiloto Roger Murdock.


O la primera intervención en la gran pantalla de David Leisure, actor que conocimos en el papel de Charlie, el vecino gorrón de los Weston en “Nido vacío”, y que hace aquí uno de los dos devotos "Hare Krishna" que viajan en el avión.


O Ethel Merman, entonces ya mítica cantante y actriz del teatro musical, que apareció en películas como “Luces de candilejas” o “El mundo está loco, loco, loco”, y hace aquí su último papel en el cine como "la mujer que se cree Ethel Merman” del centro psiquiátrico donde estuvo ingresado Ted Striker. Como dato curioso, el que la ya consagrada cantante insistiera en ser asistida por su propia peluquera en el rodaje.


Siguiendo con la música, señalar que la monja cantante del avión estaba estratégicamente interpretada por Maureen McGovern. Maureen fue la cantante del tema principal de la serie“Angie” (1979) que Robert Hays estaba coprotagonizando al tiempo que esta película.

Además, dos canciones interpretadas por ella habían sido galardonadas con sendos Oscar de la Academia. Canciones pertenecientes, precisamente, a dos clásicos del cine catastrófico: “La aventura del Poseidón” y “El coloso en llamas”.


Y como guinda en el reparto, cuatro intervenciones de excepción. Jim Abrahams, uno de los tres directores y guionistas de esta disparatada comedia, aquí como uno de los sectarios a los que aparta violentamente el comandante Kramer (Robert Stack).


Y David y Jerry Zucker, los otros dos responsables de la cinta, a los que podemos ver como los operarios que dirigen, mal, el avión contra la sala de espera.


E incluso Charlotte Zucker, la mismísima madre de estos dos hermanos, aparece aquí como la mujer que fracasa una y otra vez en su intento de maquillarse. Charlotte repitió papeles similares en "Top Secret" y en la trilogía de "Agárralo como puedas".


“Mi estómago… No me he sentido tan mal desde que vimos aquella película de Ronald Reagan…”

Ahora, como buena cineclásicoapasionada, quiero hacerles un pequeño homenaje a cuatro grandes actores de toda la vida que demuestran aquí con creces que lo son, pues cuentan los cuatro con una filmografía anterior muy lejana al cine de comedia y en esta película bordan sus respectivos papeles.

“Elegí un mal día para dejar de fumar… Escogí el peor día para dejar de beber… Escogí un mal día para dejar los tranquilizantes… Elegí un mal día para dejar de oler pegamento”


Lloyd Bridges nos deleita durante toda la película como Steve McCroskey, el hombre que eligió un mal día para todo.


Bridges ha sido un habitual del cine clásico. “Solo ante el peligro”, “Wichita” o “La conquista del Oeste” son algunos de los títulos de su filmografía. Y en la pequeña pantalla se nos hizo familiar en series como “Raíces”, “Norte y Sur” o “George Washington”. A principios de los 90, Lloyd volvió a deleitarnos en las dos entregas de “Hot Shots”, otra maravillosa locura dirigida por Jim Abrahams.

"Quiero al mejor hombre que haya disponible. Un hombre que conozca a fondo los aviones y que no se desmorone bajo ningún concepto”
"¿Qué le parece Lindbergh?”


Robert Stack nos entusiasma en el papel de Rex Kramer, personaje al que se le encomienda la difícil tarea de intentar aterrizar en condiciones al avión.


Habitual de la gran y pequeña pantalla desde principios de los años 40 (espléndida su intervención en el clásico de Ernst LubitschSer o no ser”), Stack alcanzó mayor popularidad como Eliot Ness en la serie televisiva “Los intocables”.


En “Aterriza como puedas” nos demuestra, una vez más, su excelente vis cómica. En 1974 fue escrito el borrador en el que ya aparecía Robert como primera opción para interpretar al comandante Kramer. Los tres directores le contaron a Stack su intención de hacer una referencia burlona a su personaje de Eliot Ness a través de los discursos de Rex Kramer, similares a los de Ness en la serie. Lejos de ofenderse, Stack entendió la broma y llevó a cabo un personaje redondo.

“Joey, ¿habías estado antes en una cabina?... ¿Ni has visto nunca a un hombre adulto desnudo? ¿No has ido nunca a un gimnasio? ¿Te gustan las películas de gladiadores? ¿Has estado alguna vez en una prisión turca?”


Peter Graves no se queda atrás como el Comandante Clarence Oveur, principal responsable de tan original vuelo y responsable también de tan insólitas preguntas.


Graves participó en títulos del cine hoy tan clásicos como “Traidor en el infierno”, “La noche del cazador” o “Wichita” (donde coincidió con Lloyd Bridges). En la pequeña pantalla protagonizó y consiguió fama mundial con series como “Misión imposible” o “Furia” donde, curiosamente, o no tanto, su hijo también se llamaba Joey, como el niño que es invitado a visitar la cabina de vuelo.


"Comandante, ¿cuándo podremos aterrizar?”
“No puedo decirlo”
“A mí sí. Soy médico”


“Hay que llevar a esa mujer a un hospital”
“¿A un hospital? ¿Qué es, doctor?”
“Un gran edificio lleno de enfermos. Y a veces no hay camas”

Y qué decir de Leslie Nielsen. Pues que está a la altura de todos ellos, no iba a ser menos, como el Dr. Rumack, médico a bordo del avión.


Entre múltiples intervenciones en series, Nielsen rodó títulos cinematográficos tan clásicos como “Planeta prohibido”, “Furia en el valle” o “La aventura del Poseidón”.


Siento que hemos creado a Frankenstein, que le pusimos los tornillos y la batería y ahora anda por ahí aterrando al mundo… Creo que tiene mucho talento y un gran sentido del humor y es una persona muy buena llena de peculiaridad, de sinceridad, de espontaneidad, de locura… todo en una misma mente. Estaba escrito que nos uniríamos porque era perfecto para el estilo de humor que creamos donde el actor no demuestra que es una comedia
(Jerry Zucker)

Leslie se descubrió en “Aterriza como puedas” como un excelente actor cómico, tanto que ya no abandonó este tipo de papeles, que borda como nadie, en películas como “Agárralo como puedas” y sus secuelas, “Reposeída”, “Espía como puedas”, “Scary Movie 3 y 4” o la reciente “Spanish Movie”.


La comedia no le llegó a través de las actuaciones dramáticas, sino a través de un comediante que siempre había existido
(Jim Abrahams)

El disparatado Dr. Rumack fue el primer papel de comedia en la carrera de Nielsen, que comentó más adelante que estaba encantado con esta oferta, pues ya temía que sólo se le ofrecieran papeles de “abuelo en edad avanzada”.


En cuanto a Otto, el piloto automático del avión, terminó desinflándose tras permanecer durante años en el garaje de Jerry Zucker.

David Zucker cuenta que, años después del estreno del film, Woody Allen se le acercó en un partido de los New York Knicks para decirle que adoraba esta película. Zucker, a su vez, le comentó que tanto él como los otros dos coguionistas y directores de “Aterriza como puedas” estuvieron muy influenciados por sus primeras comedias.

Curiosa anécdota a la que se unen otras como el que el Mustang utilizado en la escena en la que el comandante Kramer llega al aeropuerto perteneciera al propio Robert Hays. O el que el Boeing 707 utilizado en la película fuera en realidad un avión de la TWA repintado. O el que el modelo de avión utilizado para las tomas de vuelo se encuentre ahora expuesto en un museo de los Estudios de Las Colinas (Texas).


También resulta curioso saber que la mayor parte de la conversación “jive talk” que entablan los dos pasajeros negros del avión fuera improvisada por ellos mismos porque el equipo ZAZ (Zucker-Abrahams-Zucker) no conocía lo suficiente este “lenguaje de la calle”.


O el que el tema “Stayin’ alive” que sirve como base para la magnífica escena de baile fuera acelerado en su ritmo, con permiso incluído de los Bee Gees, por supuesto.

O que la foto que aparece impresa en el periódico con el titular “Niño atrapado en el refrigerador se come su propio pie”, perteneciera a Billy Koch, nieto del productor del film, Howard W. Koch. Su abuelo le llamó un día y le pidió una foto. El niño se la dio, pero hasta que vio la película no supo para qué la quería.


Jim Abrahams, Jerry Zucker y David Zucker

Aterriza como puedas” obtuvo el WGA Award en los Writers Guild of America a la mejor comedia. También fue nominada al mejor guión en los Premios Bafta y a la mejor película en los Globos de Oro.

Y los niños Rossie Harris (Joey) y Jill Whelan (Lisa) fueron asimismo reconocidos en las nominaciones de los Young Artist Award.


Haré una última mención especial para la banda sonora de este film, hoy más que reconocible y rica en diferentes registros.


Y obra de Elmer Bernstein, magnífico compositor americano de maravillas como “Los diez mandamientos”, “Matar a un ruiseñor”, “Los siete magníficos”, “La gran evasión”, “Valor de ley”, “Mi pie izquierdo” o “La edad de la inocencia”, que permaneció en activo hasta el 2004, triste año en que nos dejó.

Como broche de oro, desde La Gran Pantalla os dedico a todos vosotros la ya mítica escena del baile.


Aterriza como puedas” celebra hoy su 30 aniversario. Y esto merece un homenaje en toda regla. Elige un buen día para ver esta película. Ah, vale. Pues entonces como yo, para verla otra vez.


Sólo quiero desearos que lo hayáis pasado genial leyendo esta entrada. Contaba con vosotros.